Atrapados en las redes


 

                                           La tecnología que nos gobierna

                 En la serie televisiva de Cañas y Barro, de Vicente Blasco Ibáñez, un agricultor de la albufera valenciana malgastaba su vida y su salud desecando a capazos una laguna que le habían vendido como terreno cultivable. Luchar o pretender ir en contra de la redes sociales es un esfuerzo perfectamente inútil que no vamos a emprender en modo alguno. No es este el objeto de nuestra reflexión. Hay que conocer todo y utilizarlo de la manera más conveniente, intentando evitar que altere nuestras vidas, porque se trata de modos de comunicación que alteran nuestros hábitos cotidianos. Empleamos una determinada cantidad de tiempo gestionando todo lo relacionado con las redes sociales y los mensajes que nos llegan. Aunque sean mínimas, todos/as debemos hacer algunas concesiones.

              Cuando decimos que cada vez tenemos menos tiempo para las cosas, se debe, entre otras, a todo el tiempo que empleamos en descargar y almacenar fotografías, leer mensajes, ordenar archivos, reponer la carga de las baterías, y en atender la información que nos llega a través de ellas. Es lógico, son redes de comunicación y al otro lado hay personas, nuestros conocidos y familiares. Algún beneficio en nuestro favor deben tener. No se trata de convertirse en un huraño ni en un eremita. Nada de lo que escribamos o podamos decir tendrá efecto alguno sobre el devenir del mundo. Si se escucha una sirena o se ve una columna de humo, se quiere saber qué pasa al instante y en apenas un minuto, ya habrá colgadas en las redes decenas de fotografías del supuesto suceso y de sus posibles explicaciones.

               Las baterías de móviles y dispositivos electrónicos tiene una autonomía limitada. En viajes largos, sobre todo en tren, hay que gestionar adecuadamente la carga, si no se quiere estar en apagón total en la última hora de trayecto. Siempre se puede realizar una carga furtiva en el lavabo del tren o tirado en la estación, si se encuentra un enchufe libre. La ansiedad y sensación de desamparo de que genera el quedarse sin batería o sin cobertura, aunque sea por un breve tiempo, resulta injustificable si se piensa que seguimos dentro de una ciudad y sus múltiples recursos. Ocurre que ya no hay nada gratis, y si se quiere recurrir a una cabina se necesitan monedas, y tampoco recordamos la mayor parte de los móviles que almacenamos en la agenda.

                                                La nueva ferralla tecnológica

                    En un hogar normal, de cuatro personas, en donde tenga a su disposición dos teléfonos móviles, un cámara de vídeo , una o dos televisiones (salón y dormitorio), una cámara fotográfica, un reproductor dvd, y una o dos consolas de juegos para los niños/as, necesitan al menos un cajón, para almacenar todos los cables, cargadores y ferralla diversa relacionada con todos esos aparatos. Nos dicen que la comunicación es inalámbrica, que todo navega por el aire y se almacena en la nube, pero nadie advierte del soporte terrestre de todo eso. El o la cabeza de familia encargado de mantener todo eso operativo, debe tener controlado en todo momento la posición de cables, cargadores y mandos, o perderá el juicio entrando de una habitación en otra buscando un elemento indispensable perdido. Nunca mejor dicho, todo depende de un hilo, o de un cable, el del router anclado a la roseta de la pared de la que dependen todas las comunicaciones de la casa. Cualquier fallo en este sistema, una caída de red, provoca reclamaciones sin fin hacia la persona encargada de mantener todo en orden. Si el fallo o la pixelación de la imagen se produce durante la emisión de una serie o programa de máxima audiencia, el lío está servido. Una caída de red provoca una crisis y nos hace sentir incomunicados, cuando en realidad no es así. Nos han creado esas necesidades.

                 Así pues, la más potente red de comunicaciones jamás conocida, depende, finalmente de una cable y de la electricidad. Es un gigante, pero con los pies de barro, o de cobre, si se quiere ser más exacto. Toda la gestión y almacenamiento de ese caudal de comunicación está controlado a su vez por un puñado de servidores. Todo es fácil de controlar. La desaparición del secreto de las comunicaciones se han volatilizado delante de nuestros ojos, y con nuestra colaboración y consentimiento. No controlamos nada y nos controlan todo.

              Las cokies informan detalladamente de qué cosas nos interesan o visitamos, de nuestros hábitos y horas de conexión y de nuestros tendencias. La posición Gps de los móviles y de las fotografías realizadas nos indican qué lugares son más visitados y de las calles más transitadas, en donde luego se instalarán las tiendas y restaurantes de moda.

                              Las redes que carga el diablo

                El nombre está muy bien puesto, pues se trata de redes de arrastre, como las de los barcos, que atrapan tanto a peces grandes como a chicos. No solo los pertenecientes al pueblo llano estamos inmersos en ella, cada uno/a con un grado distinto de implicación, sino también los políticos e incluso jefes de Estado. Ya no falta ni el Papa en ellas. Decía Juan Luis Arsuaga, que nuestra capacidad de establecer relaciones se sitúa entre 100 y 150 personas. Más allá de esa cifra no hay posibilidad de gestionarlas. Por tanto el tener varios cientos, mil, decenas de miles, e incluso centenares de miles de contactos o agregados, no resulta ni útil ni posible.

               Si le diablo existe o existiese, la inspiración de las redes sociales se le debe atribuir sin duda alguna. Somos nosotros mismos, nuestros familiares cercanos y conocidos, los que llenamos el capazo de la pesca. La inmensidad de los blogs red también están dentro de esa red de arrastre, Dan la oportunidad de expresarse al margen de los medios de incomunicación de masas, pero también se cobran su precio temporal.

                  Son muchos los que dicen que el diablo no existe, incluso la propia Iglesia niega su existencia y la del infierno, pese que constituye una piedra fundamental de la predicación evangélica. Si no existe el diablo ni quien  intente hacernos descabalgar de nuestros proyectos y propósitos, con sus constantes acechanzas, tampoco existe Dios, ni santos que nos ayuden.  Entonces estaríamos solos, frente a la red de redes. 

                                            

Anuncios

35 Respuestas a “Atrapados en las redes

  1. Empezamos entonando el “mea culpa” y asumiendo la responsabilidad de una conversación que no debió llegar tan lejos. No es la primera vez que cometemos el error de autorizar, en aras de la libertad de expresión, un comentario que llega con el hacha desenvainada hacia El Alminar y su creador. La conversación se dirigió desde el principio hacia direcciones que nada tenían que ver ni con la entrada ni sus propuestas.
    Siempre hacemos propósito de enmienda, y siempre volvemos a caer en el error. No volverá a suceder más. Hemos procedido al borrado de 37 comentarios. Cuando la cizaña crece junto al trigo, no queda más remedio que hacer tábula rasa.
    Acabamos haciendo aquello que detestamos, que es borrar comentarios. No nos guía otro objetivo que la preservación del blog. Nunca se había podado tanto, pero nunca ha sido tan necesario.

  2. Todo lo sucedido muestra claramente la sensatez de lo escrito en esta entrada. Amparadas en el anonimato que otorgan las redes sociales, cada vez más, multitud de personas muestran tanto su agresividad, como sus desequlibrios en cualquier lugar en el que pueden, haciendo objeto de sus fobias personales a todo y todo/as los que pillan por medio. Eso sí, luego no son responsables de nada. Todo lo hemos causado los otros.
    Mi culpa es doble, una por admitir el primer comentario, la otra por seguir su desvariado hilo hasta casi el final, cuando debió haber sido cortado por la raíz.
    Viene hasta aquí “enviados”, con objetivos y fines que no confiesan, porque saben que éste es el único lugar en el que se lee. Tenemos opciones y recursos para evitar todo esto, pero solo serviría para restringir el acceso al blog a aquellas/os, que lo usan de manera pacífica y lúdica.
    Nunca haremos pagar a justos por pecadores.

    • Es muy penoso que a todo se le encuentre utilidad para hacer el mal.
      De todas formas, aquí lo verdaderamente importante es lo que dicen las entradas y a eso siempre tendríamos acceso.

  3. No confundas una parte con el todo, porque eso, lo pretendas o no, te llevará a hacer afirmaciones falaces o equivocadas. Una cosa es que se puedan usar las redes para controlar a las personas y otra es que sean instrumentos de control. Se pueden usar para una cosa y la contraria pero gran parte de la responsabilidad de su uso recae sobre el propio usuario de las redes sociales. Es como si me dices que los coches son instrumentos para asesinar y me pones ejemplos de atropellos. O si me dices que los colegios infantiles son instrumentos de control y me pones ejemplos que seguro los hay, y muy buenos. Puedo afirmar sobre las redes sociales, que han provocado un fenómeno de despertar de las conciencias rompiendo las cadenas de la estupidez mediática.Tu afirmación satanizando las redes sociales simplemente no se sostiene.

  4. Te imagino conocedor, Argus, de todo lo dicho por Assange o Snowden sobre las redes sociales y su control. El que ha dicho que el teléfono móvil es un instrumento de control es Julian Asange, en el enlace que he colocado. Te imagino también conocedor de todo lo sucedido en Estados Unidos con los datos, encriptados, de todos los servidores y buscadores de internet.
    Hay una cosa que hago siempre, y es que apoyo mis afirmaciones o entradas en documentación y fuentes que considero sólidas.
    Aun así, siempre puedes discrepar de lo que yo opino o propongo. Otra cosa es que digas de entrada que realizo afirmaciones falaces o equivocadas. Tú tienes tus opiniones sobre las redes sociales y yo la mía, pero yo las tuyas ni las juzgo ni califico. Espero que entiendas la diferencia.
    En cuanto a esta entrada, creo que no has entendido correctamente lo que he querido decir. Siempre hay dos interpretaciones, una reduccionista y otra amplia. Creo que utilizo y conozco las redes sociales, pero que tengo mucha prevención sobre el uso de las mismas y sobre qué ocurre con los datos que nosotros mismos proporcionamos.
    Todo eso lo he escrito. En cualquier caso, no se repetirá lo que sucedió ayer.

  5. Julian Assange: “Es una pantomima, no habrá justicia, será peor que Guantánamo”, dice sobre el juicio a Manningel fundador de Wikileaks, activista y fugitivo | “Lo que metes en Facebook y Twitter es público, cualquier ‘hacker’ puede verlo”

  6. Estimable Hospitalario continúas confundiendo una parte con el todo. Nada tiene que ver el problema al que se refiere Julian Assange con lo que dices tú. Si te documentas no hagas interpretaciones libres de lo que lees porque se te da fatal. Crees que hablas de lo mismo y no es así, compañero. El móvil está siendo utilizado desde los poderes públicos para escanear conversaciones y toda Internet también, pero las redes sociales, pese a que pueden ser escaneadas y hackeadas, no pueden ser manipuladas. Son más un elemento de libertad que de control. Son más un instrumento para tumbar dictaduras y combatir la corrupción que instrumentos de control social. A las redes sociales les debemos fenómenos como la primavera árabe. Las redes sociales son noticia recientemente porque se está legislando para controlarlas. Si fueran instrumentos de control, no haría falta controlarlas.

    Los instrumentos de control en Internet son los sistemas informáticos como SITEL. Yo no puedo penetrar en tus ideas hospitalario si no es a través de tu forma de expresarte. Las redes sociales no son instrumentos de control. Las escanean, las espían e intentan controlarlas. Si no ves la diferencia yo no tengo la culpa. Y me duele que creas que los demás somos tontos.

    PD. Creo que estamos debatiendo dentro de un exquisito respeto.

    Saludos.

  7. ¿Estás seguro de que soy yo el que no interpreta bien las cosas, Argus?. Te dejo también el enlace.
    Julian Assange: “Pienso que Facebook es algo abominable y extremadamente peligroso. Es gente poniendo literalmente millones de horas de trabajo gratuito al servicio de la CIA. Metiendo a todos su amigos y parientes en una base de datos centralizada para que sea accesible para las agencias estadounidenses”, declaró.
    ** http://www.cooperativa.cl/noticias/tecnologia/redes-sociales/facebook/julian-assange-califico-a-facebook-de-abominable-y-lo-comparo-con-la-cia/2012-09-24/132836.html

  8. En cualquier caso, tú tienes tu opinión y yo la mía, que es la que he expresado aquí. Podemos dar mil ejemplos a favor y mil en contra y eso no cambiaría nada. Insisto en que la entrada está muy claramente expresada.

  9. Nunca una entrada dió tanto de sí.Estupendo discrepar desde el respeto.

  10. “Dejad que se destilen los venenos que acechan en el lodo”. Yo Claudio.

  11. Hospitalario de verdad crees que los medios de comunicación solo profieren el engaño y la mentira? Hay nuevas tecnologías, redes sociales que no todo es humo negro y espionaje.

    Un cordial saludo.

    • Afortunadamente no todo es negrura, Amatista. Yo tampoco había escrito eso. Los oscuros nubarrones que nos acechan tienen muchas grietas por donde entra la luz. No son tan espesos

  12. Hasta desde Google ya alertan contra las adicciones a las nuevas tecnologías. Esta entrada causó un gran escándalo y una virulencia incomprensible en los debates.
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/06/13/actualidad/1402684336_601452.html

  13. Nuestro consejo es que en la medida de lo posible, se mantengan lo más alejados posibles de toda esa inmensa tela de araña y de manipulación que son las redes sociales. Todo hay que conocerlo, pero no todo es provechoso.

  14. Siempre habrá quien niegue que el ser humano haya llegado a La Luna, o que no crea en la expansión del Universo, o que el caballo de Santiago no sea blanco, pero las redes sociales, bajo una apariencia, esconden otra cosa muy distinta.

  15. Entonces debemos equiparar redes sociales=tela de araña?

  16. En mi criterio, Ego, sí. Red es algo que enreda, igual atrapa una tela de araña o las arenas movedizas. Pocas moscas salen de una tela de araña. Tenemos que convivir con todo eso, pero, y espero que se me entienda, porque estoy utilizando un símil, “al diablo no se le puede convertir ni doblegar”. Que nadie piense que puede dominar todo eso que se está abriendo ante nuestros ojos.

  17. Curioso que menciones las arenas movedizas pues esta misma tarde me han venido a la mente como un recuerdo que antes solía aparecer en numerosas películas. Norma número uno: Si caes en ellas muèvete lo menos posible o lo único que conseguirás en hundirte más en ellas sin remedio.

    • Gracias por el consejo. Leemos y valoramos todos. Hay personas que dedican parte de su tiempo a ofrecernos protección. Sabemos donde estamos y por donde nos movemos. Nos mandan recados de modo constante. Sabemos que nos siguen y que están atentos a cualquier movimiento que se produzca en El Alminar. Un solo error y se está perdido.

  18. El Alminar no se perderá nunca, y si se pierde, encontrará su carretera, franquicia, verdad, combate para la justicia, todo eso no puede desaparecer

  19. de nada hospitalario, siento hay algo de importante que defender …con todo mi reconocimiento

  20. El bien más preciado es la LIBERTAD hay que defenderla con fe y con valor. Hospitalario vosotros lo haceis en el Alminar cada día. Eso molesta a los que ponen continuamente palos a las ruedas del carro del progreso y la justicia social.Sé que no lo tenéis fácil, sois como unas bellas amapolas rodeadas de cardos espinosos por todas partes.Mi solidaridad y apoyo desde la distancia para tí y todas/os los que haceis posible un Alminar solidario y libertario.

  21. ¿Quién decía que Hospitalario se inventaba las cosas, que no sabía interpretar lo lo que leía?. Las redes son lo que son y está hechas para lo que están hechas, por mucho que no se quiera ver. Nuestra misión es predicar en el desierto, pero no por ello vamos a dejar de hacerlo.
    http://elpais.com/elpais/2014/07/14/icon/1405331653_604963.html

  22. Las redes sociales son el mayor engranaje de espionaje del mundo y lo peor es que las personas se someten voluntariamente a ellas. No solo controlan, sino que además condicionan nuestra conducta.
    http://elpais.com/elpais/2014/10/01/ciencia/1412119659_400766.html

  23. Maestre de Puerta

    Todo lo relacionado con las redes sociales es espionaje y control y la gente acude a ellas para colaborar con ese gigantesco atrapamoscas.
    http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2014/10/24/actualidad/1414149387_515443.html

  24. Están cambiando hasta nuestra forma de pensar. Caminamos hacia el control absoluto, con la colaboración de la mayoría de los usuarios.
    http://www.msn.com/es-es/noticias/virales/%c2%bfqu%c3%a9-est%c3%a1-haciendo-internet-con-nuestra-inteligencia/ar-AA7wN2o

  25. En China existe un control sobre las redes sociales y toda la red. Garzón ya intentó adoptar este tipo de medidas como ya ha puesto en marcha China. Eso es como poner puertas al campo. No entiendo ese empeño de colocar grilletes y cadenas a la gente.
    Hospitalario me cuesta creer que no utilices el wasap o ninguna red social. Desconozco cuánto tiempo le dedicas a internet y a todo lo demás que mencionas, de hecho ya utilizas el blog y eso es también una red social.

  26. Utilizo las redes lo menos posible. Son lo que son. Están cambiando el modo de vida de los humanos. Su fin último lo desconocemos.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s