Archivo de la categoría: política

Yugoslavia, Cataluña, España


               La cuestión nacionalista y secesionista

    En Estados democráticos no caben asaltos a la legalidad, bien sea mediante insurrecciones armadas, revoluciones, o declaraciones de secesión. Estás tres cosas le pasaron a la II República Española (intento de golpe de Estado de Sanjurjo, revolución anarquista de Casas Viejas, revolución de Asturias, e independencia de Cataluña). Todos estos sucesos fueron minando y socavando la capacidad de respuesta del Estado, pero nada justifica el asalto armado encabezado por Franco en julio de 1936.

        En el caso del Golpe de Sanjurjo la respuesta del Estado fue débil, y en el de Casas Viejas desproporcionada, y éste es el primer parámetro para afrontar el desafío secesionista del nacionalismo. La acción de Estado debe ser contundente, pero nunca proporcionar más alimentos a las llamas. El Estado debe buscar ante todo, convencer, pero precisa de ser defendido. Se puede discutir todo en una democracia, incluso la propia forma del Estado, pero nunca su composición. El nacionalismo catalán, legítimo como ideología, no puede ser combatido con el nacionalismo español, pues ambos se retroalimentan. Es obvio que existe el sentimiento nacionalista catalán, y su hecho diferencial histórico y lingüístico, pero no lo es menos que Cataluña se ha forjado y formado siempre dentro de del conjunto de la historia peninsular o de España, al igual que el resto de sus comunidades y/o regiones. Solo Portugal se separó del resto de la evolución histórica peninsular y formó una nación distinta. El problema está en que el sentimiento y la política independentista no atienden a razones de ningún tipo, pero hasta llegar a este punto, ha habido una serie de clamorosos errores, dilatados a lo largo de los años.

    La política de “no hacer nada”, y de  minusvalorar la capacidad de desafío del independentismo, que es la que ha llevado a cabo Mariano Rajoy en los últimos cuatro años, ha traído al conjunto de la Nación, a un abismo del que será muy difícil alejarse, o no caer en el.  Alimentar al cocodrilo soberanista, como se hizo en la etapa socialista de Rodríguez Zapatero y el fallido Estatuto catalán, tampoco lleva a ningún lugar, porque el Estado llega a sus límites, pero el soberanismo independentista no, pues jamás retrocede en los pasos que avanza.

       Llegados a este punto el Estado y los partidos de ámbito estatal, deben diferenciar entre los partidos nacionalistas catalanes, y los independentistas o soberanistas, que se han juntado en una “coalición contranatura”. La derecha burguesa catalana y  nacionalista, no puede ir junta con partidos de izquierda independentista, como los anticapitalistas de la CUP (Candidatura d´Unitat Popular. Es incomprensible y contradictoria esta alianza. Las legítimas aspiraciones republicanas y catalanistas de Esquerra Republicana, son antagónicas con las aspiraciones de la burguesía catalana de derechas.

     La acción del Estado y de todos los partidos estatalistas que lo integran, que debe ser muy fina, debe ir encaminada a forzar la desunión de estas fuerzas antagónicas. No hay otra vía posible que explotar las contradicciones de esa unión, buscando acuerdos con las fuerzas catalanistas no soberanistas, o lo que es lo mismo, reintegrar a la mayor parte posible de la derecha nacionalista y burguesa, al lado de la federación estatal, aunque eso suponga modificar la forma del Estado. Hay que aislar, políticamente, al soberanismo, siempre y cuando se crea en el Estado y su concepto.

     El inmenso error de alargar la legislatura, pensando solo en los intereses propios, los del Partido Popular, y no en los del conjunto del País, ha conseguido que el desafío soberanista se lleve a cabo frente a un gobierno en funciones y sin legitimidad parlamentaria. El nacionalismo siempre busca la posición de debilidad del Estado al que se enfrenta.

            Se necesita un siglo para construir un Estado, y una hora para reducirlo a polvo. Lord Byron

        Un partido con la aspiración de dirigir una nación, debe presentarse en todo el ámbito estatal bajo las mismas siglas y la misma ideología. Podemos debería haberse presentado con sus siglas inequívocas en todo el territorio español, ya que ahora corre el riesgo de sufrir escisiones en la periferia, o de entrar en contradicciones según los territorios. Aun así, su fuerza es muy grande y tienen una oportunidad única  para llevar a cabo la diferente opción que representan. En ellos descansa parte de la oportunidad que todavía tiene este país para salir adelante sin escisiones, aunque en el camino se dejen algunos diputados,  los de las compañías políticas de la periferia estatal. Nunca se deben hacer rebajas en la ideología de izquierdas, porque al independentismo le  vale todo.

        Siempre traigo a colación a la antigua Yugoslavia, porque no fue un Estado fallido, sino uno al que hicieron fallar. A la muerte del mariscal Tito, era un Estado muy sólido. Una república federal, con la jefatura del Estado rotatoria. ocurrió que en su peor momento , se encontró con los peores dirigentes políticos posibles. También existían intereses políticos y económicos tras aquella forzada ruptura. Alemania representaba a uno de los responsables del estallido yugoslavo.

         Si el camino que se ha iniciado hoy en Cataluña es solo la voluntad escapista de algunos de los actores políticos, todavía se está apunto de reconducirlo, pero no con Mariano Rajoy al frente. Si hay actores políticos y económicas tras este escenario, la situación se tornará algo más complicada.

Anuncios

El Pacto, la vaca y el futuro de Melilla


                    Contar con un instrumento propio de expresión, en el que se ha recogido todo lo sucedido en la ciudad en los últimos cinco años es muy útil, porque todo está ahí escrito. En  enero de 2012 el entonces presidente del Consejo de La Juventud de Melilla, José Valdivieso-Morquecho, asombró a Melilla entera denunciando una supuesta trama de corrupción, que afectaría a importantes áreas de gobierno del Partido Popular de Melilla. La credibilidad de aquella denuncia radicaba que se hacía desde dentro del propio partido, por el que había sido uno de los más firmes defensores, casi un autentico fan, del presidente Imbroda. Toda Melilla le creyó, o le creímos, porque aportaba y mostraba abundante documentación sobre pagos desorbitados de la Administración Local, a empresas de servicios, subsidiadas al efecto invernadero de lo Publico.

                 Seguidamente, aparecieron las colecciones de reportajes de la revista Interviú, nunca tan leída y comprada en la ciudad de Melilla. Unos la comprábamos para leerla y otros para evitar que se leyera. Tras aquello, como consecuencia o no, siguieron los registros en dependencias del Ayuntamiento de Melilla, por parte de la Unidad Contra el Crimen Organizado de la Guardia Civil, y las célebres operaciones Ópera y Tosca.

                     El joven Valdivieso era además de un estudiante con curriculum brillante y un futuro prometedor, un artista, que llenó toda la ciudad de coloreadas vacas. Tras sus denuncias, empezaron a desaparecer de las calles y también fue denunciado el hecho. En El Alminar también dimos cuentas de la insólita desaparición de las vacas pintadas. El mundo político conocido parecía desmoronarse en aquellos. Apenas unos meses antes, había desembarcado en Melilla el ex presidente Ignacio Velázquez, con un grupo político llamado Populares en Libertad, lo que quería decir que existían otros populares, pero esclavizados, supuéstamente por el entonces y hoy presidente del Partido Popular, Juan José Imbroda. La verdad, es que los melillenses no respaldaron nunca demasiado a los populares libres y prefirieron seguir siendo cómodamente esclavos, en el sentido político.

                                               El pacto de las vacas

              ¿Qué fue de las vacas?, ¿qué ocurrió con todas aquellas operaciones judiciales y toda aquella documentación incautada?. Las vacas ya solo quedan unas pocas, como testigos de algo insólito y que ya casi nadie recuerda. El PPL ya no existe y se ha desintegrado y disuelto dentro del partido al que ferozmente combatieron. Incluso el propio artista lácteo trabajo hoy para su fantasmal grupo político en dependencias municipales. De lo ocurrido en los juzgados nada se ha vuelto a saber, pese a las decenas de políticos imputados por delitos bastante graves.

                  Cuando por error se publicó en la página del Partido Popular el contenido del pacto de gobierno con los populares libres, decidimos guardarlo, pero solo como curiosidad. Nunca esperamos que algo de aquello fuera a ser algún día cumplido. David venció a Goliat, pero solo en el relato bíblico y mediante un truco, con una honda y a suficiente distancia. La clave de aquel pacto de las vacas, esperábamos verla plasmada en la lista de candidatos del Partido Popular a las presentes elecciones generales. La selección de candidatos muestra quién sigue siendo el “amo del calabozo azul”, y que solo entra o sale quien él decide. Hoy queda claro que aquello no fue un pacto, sino una rendición incondicional. De todo lo prometido y dicho por el PPL, ya no queda nada.

                           La solución para Melilla está en lo que suceda en Madrid. El fin del bipartidismo abrirá forzosamente un nuevo tiempo. El poder estatal  cambiará de manos, y con ello todos sus representantes en nuestra ciudad. Esa nueva política que se va a abrir paso, marcará si nuestra tiene un futuro con esperanza. Nada volverá a ser lo mismo después del 20 de diciembre. Todo ha llegado demasiado lejos en España y claro está, en Melilla. La vida de cualquiera, incluso de aquellos que tienen o tenemos trabajo, ha empeorado mucho en estos cuatro últimos años.

 

Nota: (1) https://elalminardemelilla.com/2012/01/14/liquida-a-una-vaca/. (2) https://elalminardemelilla.com/2011/05/18/la-defensa-de-la-democracia/

El presidente frente a la Arciprestal


Elecciones en el Año de La Misericordia

           Intentamos evadirnos y alejarnos de la realidad, pero no se posible. Encontrarse con el presidente de Melilla, Juan José Imbroda,  iniciando la primera mañana electoral frente a la iglesia Arciprestal, en el inicio del Año de la Misericordia, no es algo que se pueda eludir. Es una imagen que quiere enviar un mensaje. Es un mensaje que debe recoger un lugar como El Alminar.

           En la mañana de San Juan Damasceno, ocultado por los cañonazos de Santa Bárbara, patrona del Arma de Artillería, el presidente de La Ciudad convocó una rueda de prensa bajo los tenues rayos solares. Son tiempos fríos, de cambios en el panorama político. El próximo gobierno ya no será monocolor. El bipartidismo se ha acabado, al menos para unas cuentas legislaturas.

          Frente a La Arciprestal, que vive horas muy bajas y que todavía no tienen colocadas las estelas del Año de La Misericordia, inaugurado por el Papa Francisco en África, el continente negro, Juan José Imbroda, presidente de Melilla, iniciaba la campaña electoral que va a transformar el país. Los creyentes solicitan el perdón en La Iglesia, los partidos políticos en las urnas. Da igual que cumplan o no  sus promesas, que lleven a cabo su programa electoral, o lo conviertan en papel mojado. Que cumplan o no la penitencia o que aprendan de los errores cometidos.

      Si los votantes otorgan a un partido la estela de ser el más votado. o sea, la victoria electoral, poco se puede hacer luego. Es hora de pedir perdón por los pecados y faltas, pero también debe existir el propósito de enmienda. En caso contrario, de nada vale toda esta parafernalia.

     Es hora de cambiar las cosas, de mandar al “purgatorio” de la oposición al que se lo haya merecido. Es el momento y la ocasión, y sobre todo, hay un modo de hacerlo, que es castigando incumplidor retirándole los votos, y premiando o votando al que prometa hacer algo distinto, en beneficio de todos. Esta vez las opciones son muchas. Eso sí, cada uno tendrá una idea distinta de lo que ha sucedido en los cuatro últimos años.

En la plaza de Les Halles


         Condena absoluta del terrorismo como forma de acción política

              El terrorismo como forma de acción política es rechazable y condenable, porque en realidad es solo una forma más del crimen. Da igual que lo lleven a cabo grupos radicales en nombre de cualquier causa o bajo cualquier justificación, porque las víctimas de las acciones terroristas solo son personas inocentes. El terrorismo de Estado también existe y lo rechazamos de igual manera. Existen también acciones criminales de política internacional, como la “destrucción de Iraq” en 2001, en la que no solo no participó Francia, sino que lideró a los países que estaban en contra de aquella guerra, causa de los actuales males que sufren muchos Estados, como el propio Iraq o Siria. Acciones muy condenables y rechazables son las represalias llevadas a cabo por el gobierno de Israel, contra la inerme e indefensa población civil de Palestina.

           Sin embargo, nada de esto justifica el causar víctimas inocentes en el propio Israel, el haber destruido el Estado de Siria por muy condenable que sea el régimen dictatorial de El Assad, o traer la muerte y la destrucción hasta el corazón de Francia o en Madrid en el año 2004. Salvaje y brutal fue la acción del Ejército ruso en Chechenia, pero salvajes y brutales fueron los atentados chechenos en  Moscú.

                                    Les Halles, el nuevo corazón de Paris

               Les Halles es una amplia y bella plaza, de lo que pretende ser el nuevo y moderno centro de París. Hace un año estábamos allí. Hoy es noticia por ser unos de los lugares golpeados por las acciones terroristas que han llenado de víctimas y de muerte la capital de Francia. Debajo de la superficie de Les Halles existe un Centro Comercial de 4 plantas y una inmensa estación de metro que comunica y enlaza todos los ramales y líneas del metro parisino. París quiere luchar contra la contaminación automovilística, creando la mayor red de metro del mundo. Sus líneas alcanza cualquier punto de la capital francesa. Es una verdadera alternativa al automóvil.

                La irracionalidad del terror y de la guerra ha golpeado de nuevo a la capital de Francia, apenas un año después del brutal atentado contra el semanario Charlie Hebdo. Una vez más, mostramos nuestra solidaridad con las víctimas, siempre inocentes y que todos/as aquellos que luchan por buscar y crear un mundo diferente, al imperante de la lógica de la guerra.

Doce, par y pacta


La aventura equinocial de Ignacio Velázquez

          Ignacio Velázquez siempre se ha movido en claves de derecha y de Estado. Su viaje es perfectamente comprensible  y explicable. Es un político que siempre ha estado y estará en el entorno de la derecha popular. En 1998 una conjura palaciega, dirigida por Juan José Imbroda puso fin a sus excesos como gobernante, que fueron muchos. En 2015, en una batalla abierta iniciada en 2011, y a la vista de todo el mundo, Ignacio Velázquez ha puesto fin a los excesos de Juan José Imbroda, que también han sido muchos.

          La derecha política nunca renunciará a Melilla y toda esta batalla, que ha sido muy feroz, debe analizarse desde este prisma. Es verdad que a Ignacio Velázquez y su PPL (Populares en Libertad), no le han salido las cuentas, pero tampoco a la derecha popular de Imbroda, que se ha quedado en 12 diputados y sin mayoría absoluta.

            En las elecciones de 1999, con un PP presidido por Ignacio Velázquez y que se quedó con 5 diputados, la UPM (Unión del Pueblo Melillense), de Imbroda, con solo 2 escaños, consiguió  hacerse con el Partido Popular completo, instalándose en 2000 en la Presidencia de Melilla. Ahora, en 2015, y con una agresividad nunca vista en su contra, y mantenida en intensidad a lo largo de cuatro años, el partido de Ignacio Velázquez, con solo un escaño, el de Paz Velázquez Claravana, ha conseguido atar a Polifemo con una cadena, de la que no será capaz de desatarse.

          La gente, los electores melillenses, pudieron votar menos al PP de Imbroda, pero no lo hicieron. Había otra alternativa posible, pero algunos no se atrevieron a otorgar la Presidencia de la ciudad a un candidato de Coalición por Melilla. Ahora, no es posible lamentarse o rasgarse las vestiduras por este resultado. Siempre hay otras alternativas, pero hay que hacerlas o votarlas.

                                           La Paz de Velázquez

              El primer consejero de presidencia de Imbroda fue Ignacio Velázquez, al que nombró para ese puesto tras derrocar a Mustafa Aberchán en la moción de censura del año 2000. Las navidades se prometían felices pero la sentencia de la inhabilitación definitiva del que fuera primer presidente de Melilla se conoció en aquellas fechas. El disgusto del ya presidente Imbroda fue inmenso, según reflejan las crónicas. Las cañas de entonces se han tornado hoy lanzas y la marea ha cambiado de sentido.

                 El Alminar surgió a la vez que el desembarco de Ignacio Velázquez en Melilla, y dimos cuenta de el de modo pormenorizado. Cuando todos los medios de comunicación vetaron a Ignacio Velázquez, aquí publicamos una carta suya dirigida al presidente Imbroda. También tenemos una colaboración dedicada a la figura de Fidel Pagés. Fuimos los únicos que publicamos la fotografía completa de su presentación en Melilla junto a Fernando Arrabal, el melillense más insigne de todos los tiempos. La fotografía publicada eliminó siempre su presencia junto al escritor.

              No le han salido las cuentas a nadie. La presencia de la izquierda en Melilla es testimonial, y el votante melillense es mayoritariamente de derechas. Estamos asistiendo a algo más que a un pacto de gobierno. Estamos ante el posible relevo generacional en el PP de Melilla, y también en el del Poder. La maniobra es muy profunda. Imbroda deberá renunciar en algún momento a lo largo de los próximos cuatro años, y su sucesor no estará ya ni en el entorno familiar, ni en el de los políticos procedentes de la UPM.

             La libre designación en la derecha ya se ha acabado. De momento dos importantes nombres, Miguel Marín y Mª Antonia Garbín, ya están fuera. La puerta no volverá a abrirse en sentido contrario. En los próximos meses, La Ópera seguirá dejando fuera a muchos nombres. En 2019 la renovación será completa en el PP. Su futuro está en paz.

      Nosotros seguiremos apostando por  un futuro en el que la izquierda tenga presencia  en nuestra ciudad.

  Nota: https://elalminardemelilla.com/2012/04/01/cartas-al-director/

Camino del Gobierno en Melilla


       El camino parece despejado para que la derecha popular de Melilla, con solo 13.000 votos, pueda volver a gobernar en la ciudad, aunque en minoría, por primera vez desde el año 2003. Los partidos de la oposición pese a sumar 17.000 votos y 13 diputados, no han conseguido llegar a un acuerdo para formar un gobierno alternativo, que es lo que quería la mayoría de los melillenses, tal y como expresaron en las urnas el pasado 24 de mayo.

                  El gobierno alternativo al partido Popular de Juan José Imbroda tenía dos obstáculos, el primero que ninguno de los grupos minoritarios, Partido Socialista y Ciudadanos, querían asumir una presidencia que les ofrecía Coalición por Melilla, y que entendían que los melillenses nos les habían refrendado de modo suficiente con sus votos.

El otro obstáculo insalvable era que ninguno de  los tres partidos minoritarios (PSOE, Cs y PPL), estaba o está dispuesto a asumir un gobierno presidido por Coalición por Melilla, pese a tener 7 escaños y ser la segunda fuerza política de la ciudad.

              La desunión de las fuerzas políticas de la oposición, nunca existió un frente anti popular, y también la falta del coraje  político suficiente para asumir la constitución de un acuerdo a cuatro bandas, como ya se hiciera para derrocar a Ignacio Velázquez  en 1998, provocarán que Melilla siga en la misma senda y tónica política que hasta ahora. El poder absoluto del que había disfrutado  hasta ahora la derecha melillense se verá mermado y recortado, y tendrá que consensuar cualquier medida, proyecto y sobre todo, los presupuestos.

                      En los últimos días se hablaba de hacer “borrón y cuenta  nueva”, pero la impresión existente es que no va a haber ninguna de las dos cosas. El refrán o dicho que viene más al caso es el de: “los unos por los otros y la casa sin barrer”. Parece que todo va a quedar en este último. El obstáculo temporal del recurso por presunto fraude del voto por correo ha desaparecido, igual que en 2011; y el posible acuerdo de los grupos de oposición parece diluirse también, como la humedad de la tierra en junio.

         El entorno de la plaza Menéndez y Pelayo es un espacio de análisis político y social de primer orden. Allí se reúnen a diario personas conocidas de la ciudad, políticos ya retirados,  e integrantes del consejo asesor oficioso del entorno presidencial. Han sido días de mucha actividad e incertidumbre política.

                     PD: Coalición por Melilla lo había ofrecido todo, desde la Presidencia, hasta una posible renuncia de Mustafa Aberchán para dar paso a su número dos y facilitar un gobierno alternativo de coalición. Nadie se ha atrevido a aceptar ninguna de las dos cosas. Junio parece haber agostado cualquier esperanza de cambio.

Podemos en Melilla


¿Por qué hemos apoyado a Podemos?

       La revolución  democrática que ha propuesto Podemos también ha llegado a Melilla. Las siglas del partido morado, el color del Alminar desde su origen, están ya presentes en nuestra ciudad. Para poder votar a un partido hay que constituirlo, y exponerse públicamente, en una ciudad pequeña, en donde casi todo el mundo se conoce, y en donde se vota tanto a favor como en contra, no es una cosa fácil, ni que todos/as estén dispuestos a hacer.. Es una satisfacción haber proporcionado cobertura a Podemos Melilla, y también haber formado parte de esa revolución democrática, de ese cambio que se abrirá a partir del domingo 24 de mayo de 2015. Hemos colaborado y nos hemos comprometido. El Alminar surgió en un mayo electoral del año 2011 y cuatro años después seguimos estando aquí. Nunca hemos obviado nuestro compromiso político, porque estamos en Democracia y porque tenemos derecho a escoger. Todos nuestros artículos siguen aquí para quien quiera leerlos y rebuscar en ellos, para quien quiere seguirnos, y para quien no quiera hacerlo. Existíamos mucho antes de que surgiera Podemos, y esperamos seguir existiendo, pero ya no sin ellos.  Por eso publicamos esta carta de Podemos, dirigida a los medios de comunicación, animando a la ciudadanía a votar.

            La hora de votar en conciencia y con memoria

          Cada cuatro años nos convocan a las urnas, y este es nuestro momento. Es nuestro momento porque en la soledad de la cabina electoral, debemos pensar en qué han convertido nuestro presente y qué han hecho de nuestro pasado, ese que conquistamos con tanto esfuerzo y sacrificio, para convertirlo en un presente de dolor y fraude. En la cabina, en ese instante a solas, en que el que nadie pueda ver o manipular nuestro voto, debemos votar pensado en qué futuro queremos, recordando qué han hecho de nuestro presente y quienes han sido responsables de ello.

         Debemos votar teniendo en cuenta lo que hemos visto, lo que hemos oído y de todo aquello de lo que hemos sido testigos. En Melilla han conseguido pervertir el instante democrático supremo, que es el del propio día de las votaciones. Desde el lejano 1989, venimos recordando, escuchando y leyendo noticias sobre compra de votos, o incluso repetir una elecciones completas, como sucediera en 1993. Siempre han sido los mismos, y como en su inicio no se atajaron, por la Justicia o por la clase política esos desmanes, hemos llegado a la situación política actual, que es de descrédito absoluto.

        La manipulación del voto por correo se inició en 2007 de modo masivo, y los grandes partidos se ofrecieron como agencias s tramitadoras del voto por correo. Pervirtieron la esencia de este tipo de voto, que no es otra que la de facilitarlo a aquellos que deben desplazarse fuera de la localidad, o que no pueden acercarse a las mesas electorales por causas física o laborales. Los grandes partidos son los responsables de la corrupción de este tipo de voto. Melilla solo está ofreciendo imágenes bochornosas al resto de La Nación.  Quienes han convertido a nuestra ciudad en Venezuela, son los mismos que se rasgan las vestiduras antes las noticias procedentes posibles fraudes electorales que atribuyen  a Nicolás Maduro. No nos han dejado muy lejos de las democracias populistas que ellos mismos critican, porque en esencia, y aunque algo más disfrazados, lo que nos ofrecen es prácticamente lo mismo.

                       Es la hora del futuro y del voto responsable

          Desde Podemos invitamos a la participación electoral, a acercarse a las urnas por primera vez, o una vez más. Esto es lo único que no pueden quitarnos, porque el acto de la votación es lo que diferencia a una Dictadura de una Democracia, aunque sea imperfecta. En esta ocasión nadie podrá quejarse o argüir que no hay opciones, que no hay a quien votar. En Melilla hay 9 listas electorales de otras tantas opciones políticas.

          Hay que responsabilizarse del voto, pensar que nuestro voto tiene consecuencias, no solo para nosotros, sino también para todos los demás. Con nuestro voto podemos seguir haciendo que el pasado siga siendo nuestro presente, o conseguir que todos formemos parte del futuro. Nunca se ha visto, dicho u oído que nadie se haya visto a obligar a introducir determinada papeleta en la urna. El 95% de los ciudadanos acude a votar de manera física o presencial, o sea,  que sí es posible cambiar las cosas con nuestro voto y eso es lo que pedimos: que se acuda a votar; con conciencia, con memoria, en libertad.