Archivo de la etiqueta: antigua estacion maritima

La torre sin reloj


Torre sin reloj

Muy pronto dejará de verse esta estampa. La vieja estación marítima de Melilla desaparecerá para siempre. Melilla tiene un emperador y un virrey:  el singular D. Arturo. El primero reina sobre la tierra y los cielos, el segundo sobre las aguas, siempre turbias, del Puerto de Melilla. A D. Arturo no le gustaba nuestra vieja estación y se empeñó en tirarla, y contra el parecer de todos,  lo está llevando a cabo, solo para dar más cabida a los contenedores de carga, que al fin y al cabo es el maná del que subsiste, y bastante bien,  nuestra ciudad.  Fluyendo ese dinero a chorros, todo lo demás sobra. Nadie puede parar a las termitas. Muchos hemos intentado evitarlo, pero no se ha podido. Aquí despedimos el tema, la torre y su reloj.

PD: Para algunos, y no lo decimos en sentido físico, ese reloj vacío, que ya no marcará más horas, equivaldrá a su principio del fin. Aquellos que no pueden ser derrotados por otros, solo pueden derrotarse a sí mismos. El orgullo y la vanidad pueden jugar muy malas pasadas. Dentro de poco más de un año, recordaremos esto. La gente no puede cerrar los ojos por más tiempo.

Melilla se cae y la tiran


 

          Se inicia el derribo de la antigua estación marítima

Están acabando con cualquier referencia anterior de la ciudad de Melilla. El pasado anterior a ellos les molesta. Este gobierno local empieza a parecerse a una plaga bíblica, o a los caballos de Atila, que por donde pasaban no volvía a crecer la hierba.  Les da lo mismo que se trate del mercado de Cabrerizas, que una estación marítima con apenas 40 años de antigüedad,  o un edificio de Enrique Nieto en el Barrio del Real, del que ya hemos hablado. Acaban con todo como las termitas. La desfiguración de la ciudad que hemos conocido es absoluta.

La antigua estación marítima de Melilla, situada en el muelle de Villanueva, era un edificio de 1670 m² de planta y constaba de dos pisos, que fue inaugurado en 1970. El interior constaba de mosaicos murales de los que ignoramos el paradero o su destino final. Da igual todo, pues según nos han comentado fuentes autorizadas, el forjado estaba en perfectas condiciones. Simplemente sale más barato tirar que conservar o rehabilitar para otros fines. Una vez más dejamos constancia de que las entidades y personas que deberían decir algo en estas cuestiones, siguen manteniendo un silencio cómplice en todas estas demoliciones. La política de hechos consumados se impone una vez más.

En el barrio del Real, en la calle Valencia, existe un edificio con firma de Enrique Nieto que también está próximo a desaparecer. Hace ya tiempo que se retiró el cableado y se cerraron las llaves de paso de las conducciones de agua. En los primeros días de esta semana se ha iniciado el proceso de retirada de marcos de puertas interiores y exteriores, así como de los elementos de forjado. Cualquier día llegará la excavadora y procederá a la demolición del edificio, uno de los últimos representantes del modernismo obrero del Barrio del Real.  La diferencia estriba en que en este caso, en la fachada principal, está colocado el sello con la firma de Enrique Nieto, pero ya sabemos, que esto ya no preserva de nada. Es más bien un estorbo y más si se trata de barrios periféricos, en donde nadie ve nada.

PD: Si comparan con el enlace de junio, se aprecia como se ha intentado borrar,  de modo grosero la firma de Enrique Nieto.

Nota: ya habíamos escrito sobre esto, en el mes de junio.  

(1)      https://elalminardemelilla.com/2013/06/05/el-modernismo-en-el-barrio-del-real/

(2) https://elalminardemelilla.com/2013/07/16/la-antigua-estacion-maritima-de-melilla/

La antigua Estación Marítima de Melilla


Acción contra el derribo de la antigua Estación Marítima


La antigua Estación Marítima de Melilla ha sido santo y seña de la ciudad durante décadas. Ahora, desde hace un año, la quieren derribar porque sí. No hay otro objeto que el de apilar contenedores de mercancías. ¿Se puede permitir cualquier cosa en una ciudad, por personajes ajenos a la misma, incluso de ella, que no entienden la historia de la ciudad, y que la abandonarán, probablemente, en cuanto acaben aquí su vida laboral?. Se ha permitido el derribo de casi todo. La ciudad está despersonalizada y sin referentes. Todo es ladrillo nuevo y cemento. Este edificio siguen siendo útil, entre otras cosas porque la nueva, flamante y mil millonaria Estación Marítima de nuevo cuño, solo permite el atraque de una barco de mediano calado. Las dependencias de la estación marítima que se quiere derribar, sigue alojando servicios portuarios y podría tener un nuevo eso, o servir para otros menesteres. como zona de ocio, o comercial. Melilla no puede quedarse sin su emblemática torre del reloj, que ha visto tantos y tantos desembarcos, solo porque alguien quiera apilar allí contenedores.
Una de dos, o el pueblo de Melilla no tiene ya carácter, o se lo han ido arrancando poco a poco. No puedo entender tanta indolencia y desentendimiento acerca de lo que ocurre y están haciendo con esta ciudad.
En El Alminar tendremos la oriflama de la libertad levantada, hasta que acaben con ella. El asalto ya ha empezado.