La antigua Estación Marítima de Melilla


Acción contra el derribo de la antigua Estación Marítima


La antigua Estación Marítima de Melilla ha sido santo y seña de la ciudad durante décadas. Ahora, desde hace un año, la quieren derribar porque sí. No hay otro objeto que el de apilar contenedores de mercancías. ¿Se puede permitir cualquier cosa en una ciudad, por personajes ajenos a la misma, incluso de ella, que no entienden la historia de la ciudad, y que la abandonarán, probablemente, en cuanto acaben aquí su vida laboral?. Se ha permitido el derribo de casi todo. La ciudad está despersonalizada y sin referentes. Todo es ladrillo nuevo y cemento. Este edificio siguen siendo útil, entre otras cosas porque la nueva, flamante y mil millonaria Estación Marítima de nuevo cuño, solo permite el atraque de una barco de mediano calado. Las dependencias de la estación marítima que se quiere derribar, sigue alojando servicios portuarios y podría tener un nuevo eso, o servir para otros menesteres. como zona de ocio, o comercial. Melilla no puede quedarse sin su emblemática torre del reloj, que ha visto tantos y tantos desembarcos, solo porque alguien quiera apilar allí contenedores.
Una de dos, o el pueblo de Melilla no tiene ya carácter, o se lo han ido arrancando poco a poco. No puedo entender tanta indolencia y desentendimiento acerca de lo que ocurre y están haciendo con esta ciudad.
En El Alminar tendremos la oriflama de la libertad levantada, hasta que acaben con ella. El asalto ya ha empezado.

22 comentarios en “La antigua Estación Marítima de Melilla

  1. Aunque no me gusta, por gratuita y excluyente, la expresión ‘personajes ajenos a la misma’ [Ciudad], tomo el aviso del mantenedor, que, fiel a sus principios y con el amor bien demostrado que tiene por esta ciudad, busca evitar el derrribo de la antigua (?) Estación Marítima.
    Es palmario que en este espacio -nada ruinoso aunque abandonado a su suerte, como tantas cosas aquí-, se puede hacer muchas cosas: desde salas ocio-culturales a un complejo comercial, pasando por el tralado allí de La Casa del Mar (on lo que el actual edificio, atractivo y céntrico, que la alberga podría quedar para cultura o docencia, entre otros usos a definir).
    Sea cual fuere la idea o ideas que alguien con algo de cacumen y una pizca de imaginación pudiera señalar para la Estación -y aquí bien entraría el pospuesto y desechado GEIS (Gabinete de Estudio de Ideas y Sugerencias [del pueblo]) del que ya hablé en otra entrada-, resulta inadmisible que, una vez más y personalmente en persona, que diría Gila, un señor, amigo de otro señor, ambos caciquiles, se levante un día y diga: ‘Pues, mira, a lo mejor tiro abajo la Estación Marítima y así me entretengo.’ ¡Pues no, que esa Estacion lejos está de venirse abajo y, en su día, la pagamos todos, como todo! Bien, pues, por el aviso y la oriflama de Hospitalario, y por todos los que, con sus oportunos comentarios, alumbran este antiiconoclasta Alminar (excepto yo, que no cuento, claro).

    Aprovecho para preguntar sobre otra ‘feliz idea’ del magnífico, ejem, portuario: ¿Qué piensa la parroquia de las nuevas, y caras, y feas, pérgolas levantadas en el Puerto Deportivo? El fin no queda claro y el resultado no puede ser más desolador: ninguna función ni utilidad pública a la vista. Quitar las casetas, casetones, de los pubs -que estos, al parecer, sin ser suyo el terreno, realquilaban a terceros- era lógico y hasta sanitario. Pero hacerlo desnundando sin más un espacio aprovechable, se ve, no sé, como algo tonto; o de tonto. ¿Lo creen así?

  2. Hola M.I.G. Me quedé muy sorprendido al ver la bandera…de la salve marinera. Acabo de verla y por complacerte, iba a incluir una fotografía de la procesión del Carmen en Melilla. La que se ha celebrado hoy. Creo que es apropiado el tema. No pensé en la coincidencia al escribir la entrada.

  3. Ha sido pura casualidad, M.I.G. No tengo filtros a esos niveles. No entiendo por qué no entró el mensaje. A veces ocurre que alguien escribe desde un ordenador portátil o fijo, y luego responde desde un teléfono móvil. Al identificar una IP distinta, el sistema lo pone en espera de autorización, por si se trata de otra persona. sin embargo, este no ha sido el caso.
    Yo controlo a posteriori y solo autorizo el primer comentario. Lo dicho, casualidad, y por una vez en nuestro favor. Hubiese sido un escándalo la salve marinera, con el escudo del águila de San Juan.

    • Äguila de San Juan, aguilucho, piojo, pato, Uuuf ¡ ¡ Que susto ! Normalmente uso el IPad para todo, pero esta vez por eso de mandar el vídeo me pasé al ordenador fijo y he tenido que dar otra vez los datos. Serä por eso.

  4. Veo en este muro de lamentaciones muchas ave marías. Nada que objetar pero no es lo mío, ateo, hereje y todo eso. Me siento como desplazado.

    • No te sientas desplazado, amigo José Luis, que no hay tantas “ave marías”. El alminar es también la suma de los comentaristas y I.M.G. ha creído o pensado apropiado colocar la salve marinera, y tampoco desentona tanto.
      Lo que ocurre es que estamos descolocados, en este mundo que están formando. Un mundo sin ideologías y casi completamente desactivado en el aspecto social y reivindicativo.Las personas ya solo se mueven por causas pequeñas. La posibilidad de la revolución ha desaparecido.

      • Pues tengo que seguir en el muro de las lamentaciones: siento que le haya molestado la salve, es verdad que ha quedado un poco como cada uno a su bola, pero no creo que evite que otros comentaristas hablen de la Estación Marítima. Yo no puedo hacerlo, no tengo datos, aunque en este caso me pondría de parte de lo que ustedes dos digan.

        • No hablo, MIG, de su salve, que ni siquiera he abierto, aunque la conozco, sino de otras muchas salves, y de redentores de buena fe empeñados en redimir. Pero, en fin, esto es también un mundo donde cabemos todos, incluso yo. Creo.

        • Yo tampoco tengo datos para opinar de muchas cosas de este blog, porque hace muchos años que no vivo en Melilla, pero tengo mi propio criterio. Y cuando se plantea algo, puedo comentar qué me parece o incluso aportar algo de cuanto yo recuerdo. No obstante siempre hay otros temas que nada tienen que ver con la ciudad, tipo reflexiones, historias, etc…

  5. No te preocupes, M. I. G., aquí se han desviado temas hasta los confines del sistema solar. Un muro de las lamentaciones es también eso, que cada uno meta en la rendija aquello que quiera. Gracias por colaborar y quedarte con nosotros.

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .