El modernismo en el barrio del Real


 

La piqueta señala a un edificio de Enrique Nieto en El Real

         Los edificios modernistas caen un día sí y otro también, en el centro de la ciudad, en donde se miran y vigilan de un modo más constante, pero la marca modernista ya sobra. Se quedarán con una docena de edificios que mostrar y al resto lo lanzarán a la escombrera. La presión inmobiliaria es muy potente y además infla las ávidas fauces de las finanzas autonómicas, siempre necesitadas de recaudar para luego poder gastar. Si en el centro urbano se dejan caer los edificios, lo que ocurre en el resto de los barrios ya no tiene nombre. Allí simplemente se derriba, porque nadie del gobierno transita por los barrios periféricos, ni los ciudadanos suelen darse cuenta de las que sucede, entre otras cosas, porque el derribo es muy rápido.

                   Un edificio de Enrique Nieto en el objetivo demoledor

          Lo que sucede con este edificio de Enrique Nieto, situado entre las calles de Valencia e Infanta Cristina, está dejando mucho rastro. En primer lugar fueron desapareciendo los vecinos, hasta seis familias que vivían en el inmueble. Luego todo quedo deshabitado y empezó su deterioro, aunque el edificio es fuerte y no aparenta ruina. En días pasados, llegaron operarios de la compañía de electricidad Gaselec, y retiraron el cableado de la fachada, para lo que instalaron dos postes, en situación muy irregular, y de los que hemos hablado hace apenas unos días.

        Los trabajos prosiguen a lo largo de estos días y constantemente se ven operarios diversos, entrar y salir del edificio. La demolición parece estar muy cerca. El edificio está firmado con el sello de Enrique Nieto en su fachada, algo que ya hemos dicho que no es garantía de nada, y menos de conservación. Quedan unas cuantas joyas modernistas, del modernismo obrero, en el barrio del Real. Urge catalogarlas y declararlas como Bienes de Interés Cultural. A este inmueble quizá ya se llegue tarde.

         Mal está tirar edificios que constituyeron el “santo y seña” de barrios como el del Real, pero siempre hay algo peor,  y es el urbanismo desaforado, sin orden ni concierto, que ha convertido a un barrio emblemático, casi en una prolongación de la zona fronteriza de Beni- Enzar. Hemos escrito mucho de eso, pero como casi todo, con nulo resultado. Seguimos dejando constancia de la realidad.

     Notas: (1) https://elalminardemelilla.com/2012/02/10/la-ley-del-derribo-en-melilla/, (2) https://elalminardemelilla.com/2011/10/08/la-desaparicion-del-viejo-real/, (3) http://surdealboran.blogspot.com.es/2013/04/el-modernismo-obrero-del-barrio-del-real.html

22 Respuestas a “El modernismo en el barrio del Real

  1. José Luis Navarro

    Seamos justos. El barrio de El Real se formó para albergar los muchos obreros, artesanos y comerciantes de pequeño cuño que trajo la expansión de Melilla a inicios del XX. Eran, pues, casas de y para obreros, casamatas decimos hoy, que ellos mismos, escatimando la cal, levantaron. Esas molduras y remates que vemos, salían de los moldes abandonados por los arquitectos del centro. Cuesta creer que Enrique Nieto, más allá de firmar (si lo hacía) el obligado proyecto, diseñase esos pequeños y deslucidos edificios; y no es de extrañar que algún osado maestro de obra se atreviera a plantar su placa en la fachada. La casa, que fui a ver, no posee gracia arquitectónica alguna y nada de historia ni arte se perderá si la demuelen.
    Lo verdaderamente lamentable, es que la estupidez, arrogancia e intereses politicos, llevasen a incorporar el barrio al espacio de Interés histórico-artístico, provocando con ello que no se pudiera tocar un ladrillo y condenando al barrio a no crecer y modernizarse. Aún más, que a a causa de ello y por falta de terreno, se levantasen grandes edificios más allá de la línea roja, la calle Mar Chica y Altos del Real.
    Siempre opiné y opino que fue la capullada de un capullo; y que, de una vez por todas, hay que enmendar esa ley y ceñir sus límites a lo que corresponde. Tal vez sea la solución para el hoy populoso y desmañado barrio. Eso sí, salvando lo que hay que salvar, que es bien poco.

  2. No puedo estar de acuerdo con eso, amigo José Luis. Molduras y escayolas birriosas son también las de los edificios del centro de la ciudad. No entiendo porqué hay que conservar unas cosas en unos barrios y en otros no, salvo porque en el centro las plusvalía es mayor, y entonces con esto volvemos a lo de siempre. Para los potentados la excelencia y para el resto la excrecencia.

  3. Esas pequeñas casas es el carácter y la esencia del barrio. Es el pasado de la ciudad y el espíritu de cada zona. Puesto así: ¿por qué ha habido que rehacer el Kursaal?. Se podía haber tirado, y ya puestos, Melilla entera. Hay que poner freno a la especulación urbanística y conservar la esencia de cada barrio. En el Real, queda al menos una docena de edificios a conservar. Para lo demás, ya tenemos el urbanismo de Beni-Enzar o del Barrio Chino, sin que suponga menosprecio alguno para esa forma de urbanismo descontrolado.
    El Kursaal en el Centro y para los blancos, para los demás la ruina y el urbanismo amorfo.

  4. En el Real tenemos el Cine Español, que es mucho mejor que el Kursaal, total, para los que vivimos aquí (trabajadores, obreros y morisma), es más que de sobra.
    No va contigo el enfado, José Luis, pero has abierto el frasco. En Melilla, todo es escaparate y lemas, el modo de pensar, el fondo ideológico, es este que expreso.
    Esto ya lo escribió el gallego Ben Cho Shey o Xose Ramón Fernández Oxea, en las mejores crónicas que se hayan escrito nunca sobre Melilla y su espíritu, recogidas ALGUNAS, en el libro “Mujeres en Melilla”, de MA Sánchez Suárez.
    Por cierto, jamás se han editado en Melilla esas crónicas. Solo apareció una edición mutilada, en las que se hurtaban las más certeras.

  5. Ya que haces alusión a ese libro, que no tengo pero que he leído entero a través de un enlace del blog de hace tiempo, quiero desde estas líneas felicitar a su autora, M. Ángeles Sánchez, por su extraordinaria recopilación de datos biográficos, reseñas históricas y esas cartas de aquellos que se despedían de sus familias antes de su ejecución. Me quedé con el recuerdo de dos mujeres, Carmen Angoloti, Duquesa de la Victoria, por su labor a los heridos de la campaña de Marruecos. Extraordinaria vida de dedicación. Y con el amargo y estremecedor relató de la vida de Carmen Gómez Galindo, de su corta vida y trágico final. Enhorabuena por ese trabajo a su autora.
    Yo también “doy por mi y por mi compañera”.

  6. Pongamos las cosas claras. Si un edificio lleva la firma y la placa de Enrique Nieto, no se puede tirar, ya sea el Kursaal o una choza, ya haga medianería con la casa del alcalde o con la de su chofer, ya esté en el centro de la urbe o en el más infame de los suburbios.

  7. José Luis Navarro

    Creo que, aun sin querer, pecas de demagogia. Cuando digo un barrio obrero, hecho para y por ellos con el material a su alcance y las formas que, en esos tiempos, eran habituales a su condición social, no defiendo las edificaciones burguesas del centro, hoy ya convertido en una city comercial y financiera, sino que marco una realidad histórica, tal es el caso del Polígono, el barrio judío o el más cercano en el tiempo de San Francisco.
    La urbanización del Real, trazada por el general del mismo nombre, está forzada y tiene una visible intención estratégica de seguridad: cuadrículas para un mejor control, desinterés por las formas, exigencia de una planta, dos a los sumo en las arterias principales.
    Es un barrio artificial, pensado para cubrir las necesidades de una población obrera foránea arribada. Que luego sus moradores le dotaran de una amable identidad, no quita que, de no haber sido frenado por una ley ridícula, hoy el barrio tendría un aspecto más moderno y confortable, evitándose, entre otros defectos, esos horrendos bloques de la calle Mar Chica.
    Respecto a las molduras (chambranas de vanos, pues ménsulas apenas hay), Nieto se encargó de destruir los moldes de las mejores salidas de su lápiz, quedando, como bien dices, las birriosas.
    Y no insultes la inteligencia tus seguidores hablando de excelencias, excrecencias, obreros, morisma y demás, ya que hasta cuando montas en ira apreciamos la tuya y a ti.

    • José Luis Navarro

      Mi anterior comentario va dirigido a Hospitalario, al que todos en El Alminar valoramos, tanto por su denodado esfuerzo en mantenerlo a día -aunque a veces corrar en las entradas-, como por su personal valía.
      Lo apunto por si otro ‘seguidor’ se sintiese aludido. Aunque tambien aquí vale lo de ‘todos para uno y uno para todos’.

  8. Gracias José Luis, entendí tu cariñoso mensaje. Voy a fotografiar todo el modernismo del Barrio del Real, el que queda, el que habría que proteger. Ya te dije que el enfado no iba contigo, pero me ha servido para hacer algo que tenía en mente. Fotografiar el modernismo del barrio, ponerlo aquí y así servirá de Acta Notarial, que luego certificará nuestro Notario Mayor, Imparcial.

    • José Luis Navarro

      Feliz idea. Aun así, permíteme apuntar que, al poco de llegar yo a Melilla (de Barcelona), admirado por sus edificios modernistas de los que nada sabía, gasté algunos carretes en los miradores -algo que apenas se ve ni destaca en la Ciudad Condal.
      Hice tres copias en diapositiva: una la envié al arquitecto catalán Joan Bassegoda (murió el pasado año), experto en modernismo y amigo mío, que, asombrado como yo, me dio las gracias y prometió visitar la Ciudad (lo haría años después); otra, a la Dirección Provincial de Urbanismo, que ni se molestó en darme las gracias; y una tercera que me quedé y luego presté a un entonces joven arquitecto local (omito su nombre) para una tesis o ensayo que no creo que llevase a cabo; tampoco me devolvió las fotos.
      Te lo digo para que tomes cuenta y obres con mayor pericia y malicia que yo.

  9. Aproximación a un estudio sobre lo ornamental en la arquitectura
    de Melilla. El barrio del Real: un ejemplo de la impronta modernista
    Revista Aldaba, nº 5. Melilla: Centro Asociado a la UNED., 1985; p. 35 a 53.
    A. Bravo y J. Sáez
    Enlace descarga del pdf en formato zip
    http://www.abravo.es/pdfs/Articulo_revista_5.zip

  10. Llanto por la destrucción del Cine Español. Gracias a quien ha conseguido paralizar la total destrucción.

  11. El edificio de la fotografía era de Enrique Nieto y lo tiraron. En unos días, cuando se compruebe la declaración de ruina, lo acabarán de demoler.

  12. betty berges y marie las francesas

    Qué pena de tener que demoler este antiguo ciné , son todos los recuerdos de lugares o había vivido mi madre, cuando tenía 20 años,yo había visto tambien la casa dondé ella vivia , con su familia…Péro porqué? que podían hacer de nuevo las fachadas y la pintura,NO? ya que no costaría tanto barato ..!!!.que hacer nuevos edificios!!!!

  13. Pobre de la ciudad que no cuide su patrimonio cultural .Melilla junto a Reus y Barcelona son buenas representantes del “Modernismo”.Y es obligación de las autoridades, su defensa,conservación y rehabilitación de todos los edificios.Y no esperar a que acaben siendo víctimas de las excavadoras y de los intereses de los que no valoran los bienes culturales,sino el beneficio económico.

  14. Todas las demoliciones de edificios históricos están avaladas por la Comisión de Patrimonio de Melilla. Sobre ente ya hemos escrito mucho en El Alminar. Todos los que la integran son los que avalan éstas demoliciones. Nadie ha dimitido de ella.

  15. betty berges y marie las francesas

    un edificio como el ciné del bario réal , requiere una atención particular, su historia se puede imaginar, todas las personas que fueron a ver las películas todas las días, y la arquitectura también es interesante, ¿cómo se puede destruir todos estos viejos edificios, donde muchas personas, han experimentado algunos momentos difíciles en sus vidas, y serían distraer en al el cine del bario, ¿por qué destruir un lugar mítico por lo que es verdadero este barrio real, se crea una herida en la memoria de las personas que han conocido la Mélilla de antes…., pero es possible, qué algunos quisieran, que sé olvidado complètamente , el bario réal, y todo lo qué éra Mélilla durante muchos anos..es la hora de la destruccion, qué tristeza… si,.es La Hora de la destrucción y de el olvido, allí o hay oportunidades de hacer dineros, no hay lugar para los sentimientos..

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .