Archivo diario: 10 junio, 2013

Rumbo a Melilla


Barco Gendarmeria Real marroquí

El extraño caso de la patrullera marroquí en aguas de Melilla

      Una lancha de la Gendarmería Real de Marruecos, penetró en días pasados en las aguas del Puerto de Melilla, y desembarcaron en el mismo, en una persecución que se inició en la ciudad marroquí de Saidia. El hecho es que persiguieron a la embarcación, se supone matriculada en Melilla, pensando que llevaba algún tipo de alijo, según las sospechas de los agentes marroquíes. Culminaron la persecución en la dársena pesquera de Melilla, provocando cierta confusión en los agentes de la Guardia Civil, que en principio no sabían que hacer con tan extraño caso. Los aduaneros marroquíes desembarcaron en Melilla sin sus armas reglamentarias, que dejaron en su embarcación, pero al parecer, un tercer agente marroquí, se introdujo en la ciudad española de Melilla, en donde desapareció.

         El caso es tan insólito y tiene tanta complejidad diplomática, que es difícil analizarlo sin cometer errores. La información en Melilla está completamente silenciada y hemos podido enterarnos de algo, a través del periódico digital Nadorcity, que publica una fotografía de la lancha de la Gendarmería Real, en la que se divisa perfectamente Melilla en el horizonte.

        La información publicada en un lado y otro del puerto, habla de que los agentes marroquíes registraron la embarcación perseguida, pero no hallaron nada de lo que presuntamente buscaban: ¿fue arrojada al mar la supuesta carga?, ¿cuál ha sido el procedimiento para reintegrar a los aduaneros marroquíes y su embarcación a su país?, ¿qué ha sido del agente desaparecido en Melilla?. Cuando leí la noticia, la primera impresión fue recordar las antiguas noticias de embarcaciones soviéticas, que atracaban en puertos occidentales para luego solicitar el asilo político?.

       Entiendo que el asunto es complicado, aunque anecdótico, pero lo que no tiene justificación es el impenetrable silencio de las autoridades españolas ante esto suceso. Toda Melilla se pregunta cómo hubiese reaccionado el Partido Popular, si el hecho se hubiese producido con los socialistas en el Gobierno de España. Todavía se recuerda a José Mª Aznar en la frontera de Melilla, defendiendo a la ciudad de las amenazas a su soberanía por parte del Reino Alauita.

    Nota: http://www.nadorcity.com

  PD: En una entrevista concedida por el representante del Cuerpo Nacional de Policía, se calificaba el hecho como una violación completa de los tratados internacionales en materia de seguridad.

El barrio de Reina Regente


 

            

          Esta es la zona poblada más alta de Melilla (87 metros de altitud), salvo el poblado legionario del que también hemos escrito. Este es el monte de Reina Regente, con su mezquita y alminar del losetas blancas, frente al fuerte o torreta de Reina Regente, uno de los llamados “fuertes exteriores”, que constituían el cinturón defensivo de Melilla, y que se encuentra ubicada sobre el llamado cerro de La Carga. Por aquí cerca, se encontraba el poblado bereber de “Cabrerizas”, cuyos restos todavía pueden apreciarse. Desde Cabrerizas, en sus vaguadas y barrancos, los bereberes mantenía un poblado, desde mucho antes de la llegada de los castellanos en 1497, y participaban en las guardias de la “mezquita de la higuera”, de su santuario y alcazaba, conjunto que conocemos hoy como monte o cerro de Santiago, y después de  la conquista y hasta los acuerdos de 1860. Toda esta zona estaba a resguardo de la artillería española. En la zona más elevada, y en posición de dominio visual sobre todo el territorio de Melilla, se encuentra el acuartelamiento de La Legión, del que hemos escrito en días atrás.

       Todo este entorno es una zona arqueológica, pero el melillense no suele venir por este territorio. Está muy descuidado y el barranco de Cabrerizas fue objeto de especulación inmobiliaria, en uno de los proyectos más descabellados que se han podido escuchar en los últimos años. Todavía nada de este entorno está a salvo. Yo vuelvo por aquí siempre que puedo o tengo ocasión. En verano no es aconsejable porque el calor es sofocante. Es una zona natural, ya encajonada entre los barrios de Reina Regente y Cabrerizas, pero en la que siempre se descubre un detalle nuevo, algo que no se conocía. En algunos puntos ya hay vertido ilegal de escombros. Muchas veces no escribimos de las cosas, o no las mostramos de un modo más claro, para no echarlas a perder. Eso es lo que ocurre con toda este paraje. La progresión del cemento es una maldición bíblica, que sancionara como “mandamiento” el próximo Plan General de Ordenación Urbana.

          PD: La bandera de chapa metálica que ondea sobre el Torreón, esta casi desconchada. Quienes se ocupan de esas cosas, deberían reparar esta mala imagen. Los pequeños detalles son siempre importantes.

                Hace cuatro años, en un atardecer rojizo y de cielo despejado, obtuve una imágen del alminar de la mezquita de Reina Regente, con el Sol cayendo sobre uno de sus lados y cubriendo de color rojo las losetas blancas. Hoy puede comprobrarse como el alminar parece más encajonado, con una nueva edificación que se le aproxima. La fotografía fue publicada en El diario El Faro y también en El Alminar. Este efecto se produce cada  mes de Abril.

     Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/05/08/el-barranco-de-cabrerizas/