Archivo de la etiqueta: Apocalipsis

Tiempo de profecías y de profetas


                       Propone Miguel, un integrante de la comunidad del Alminar, que seleccionemos un texto procedente de la “Biblia prohibida” o Reina-Valera, y hay recursos que nunca fallan: El profeta Isaías y el Apocalipsis de Juan. Hacemos esta selección previa y luego damos la opción al azar para que nos proponga los textos adecuados.

          Isaías 24. Juicio del Señor sobre la tierra

        4 La tierra estuvo de luto y se marchitó, enfermó, se amustió el mundo; se marchitaron los nobles del pueblo de la tierra. 5 Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque transgredieron las leyes, violaron el estatuto, quebrantaron el Pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra. 10 Quebrantada está la ciudad desolada, toda casa se ha cerrado para que no entre nadie.

        Juan 6. Apocalipsis

      1 Y vi cuando el Cordero abrió uno de sus sellos. Ven y mira. 2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una “corona”, y salió venciendo y para vencer.

        Poco hay que añadir a la selección del texto de Isaías. El Pacto sempiterno es el que relaciona al ser humano con la naturaleza, que es su origen y habitat. Se han violado todas las leyes y todas las reglas de la relación humana con su entorno natural, y en solo un mes, el covid-19, la peste del siglo XXI, ha devastado toda la economía mundial, acumulando cientos de miles de enfermos y de víctimas mortales. Ni un solo día antes, nadie era capaz de predecir semejante desastre planetario. Toda la economía de consumo, todo el sistema del capitalismo depredador, ha sido puesto en estado de alarma, por algo que ni siquiera puede verse. Es una amenaza que está en cualquier lado, que cambiará nuestro modo de relacionarnos y de vivir, a partir del primer día que salgamos a la calle.

          El segundo texto, el de Juan, es siempre más enigmático, pero menciona una palabra clave, la corona, que el es ofrecida al primer jinete, y que le fue dada para vencer. ¿Se vencerá al virus de la corona?. Parece que sí, aunque reaparecerá una y otra vez. Este es el motivo por el que cambiará nuestro modo de vivir y nuestra economía. Los virus no son seres vivos, pero mutan y se transforman, reapareciendo como nuevas amenazas de modo periódico. Los recursos de los países ya deberán prepararse para enfrentar estas oleadas. Se vencerá esta vez, y por ello el día 1 de abril apareció el arco en el cielo. La naturaleza, de momento nos avisa. En un solo mes, la salud del Planeta ha mejorado más que en toda la última década, de medidas y acuerdos contra el Calentamiento Global. El impacto de la vida humana sobre el clima es un hecho irrefutable. La alteración de la naturaleza solo trae estas consecuencias, el envenenamiento universal.

Hacia el 20 de diciembre


                      El doble arco iris del apocalipsis  

      “Sube acá, y te mostraré lo que ha de ser después de esto. Al punto fui arrebatado en espíritu, y he aquí que un trono estaba puesto en el cielo, y sobre el trono, uno sentado, y el que estaba sentado era semejante a una visión de color piedra, jaspe y cornalina, y un arco iris cercando el trono, semejante a una visión esmeraldina”. Apocalipsis 4 (revelación), 1-4

              Los signos de cambio y del fin de un tiempo serán visibles para todos. Eso es lo que diferencia una visión (que se muestra solo ante una persona), de una señal, o auspicio, que es visible para todos, pero que necesita ser interpretada. Las señales serán mostradas preferentemente en los cielos, mediante fenómenos que antes nunca había sido vistos, como este doble arco iris, uno de ellos potentísimo y muy nítido, y otro más elevado pero también más tenue.

               Hace exactamente cuatro años le vaticinamos una catástrofe electoral al gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, que escogió la fecha del 20 de noviembre de 2011 para la convocatoria electoral. En esta ocasión y alterando en un mes el tiempo máximo de duración de una legislatura, el gobierno popular de Mariano Rajoy ha convocado las elecciones para el 20 de diciembre de 2015.

         Rodríguez Zapatero escogió el día de la muerte de Francisco Franco para su convocatoria electoral (36º aniversario), y Mariano Rajoy ha escogido el día de la muerte, en atentado terrorista de Luis Carrero Blanco (42º aniversario), del que fuera mano derecha del dictador. Es una coincidencia extraña, probablemente no pensada, en vincular las dos últimas convocatorias electorales, a las dos fechas que marcaron el declive del franquismo (asesinato de Carrero Blanco), y su final (muerte de Franco). El bipartidismo sella ahora su fin, de manera similar.

              Igual que en aquella ocasión (14/10/2011/, volvemos a escribir exactamente lo mismo. No entendemos la razón última de convocar las elecciones el 20 de diciembre, pero nada volverá a ser lo mismo después del 20 de diciembre de 2015. Vamos de un fin hacia otro.

              Notas: (1)https://elalminardemelilla.com/2011/10/14/hacia-el-20-de-noviembre/. (2)https://elalminardemelilla.com/2011/11/21/el-sindrome-de-casandra/

2011, el año de El Alminar


            Termina el año de El Alminar e iniciamos la nueva era, la oscura. El año 2011 queda marcado por muchas cosas, para cada uno tendrá un significado diferente, aunque habrá elementos o puntos de referencias comunes, que serán identificables para todos. Este año que concluye es también el año de El Alminar y he querido concluirlo con la imagen, o más bien el nombre de Juan el  Bautista.

Juan es el  nombre, tanto de el Bautista, como del discípulo amado, el del Apocalipsis. Las referencias hacia ellos en Los Evangelios son escasas, no nos permiten saber quiénes fueron o qué hicieron realmente. De los dos, es el Bautista el más enigmático, llamado también “el anunciador”. Él es el iniciador del bautismo como elemento purificador ritual, y lo traigo a colación, porque vamos hacia un proceso nuevo, en donde ya nada será como lo habíamos conocido. Ocurre que esta vez nos van a echar al estanque del Jordán, lo queramos  o no.

Los ricos, las clases altas, los económicamente poderosos han sido, con su inmensa avaricia, con su desmedida codicia, los causantes de la crisis mundial, sin embargo, hasta este momento, no han pagado ni una sola de las consecuencias de la crisis económica, que ha sido y es crisis, pero también un saqueo generalizado, tanto de lo público como de la privado. Lo paradójico de todo esto es cómo “el pueblo” en general, ha pedido a los lobos que se hagan cargo del cuidado del rebaño de ovejas, que somos todos. Lo triste ha sido ver como ha sido el pastor, el que ha derrumbado la cerca para que el lobo entre sin dificultades, le ha allanado el terreno y marcado el camino.  

Juan es el nombre, del que salvo error,  jamás ha tenido un rey español, aunque sí los reyes de Portugal, quizá sea esa la razón, Nos amparamos en ambos, en el Bautista y en el profeta del Apocalipsis, para que la luz de El Alminar, siga llegando a todos y que no nos faltan fuerzas para mantenerla encendida, aunque va a ser difícil verla. Nada va a ser fácil a partir de ahora. Los signos de la oscuridad  son claros.

     Nota: Fotografía de la parroquia de San Juan Bautista, Málaga.