Archivo de la etiqueta: arbolado en Melilla

El último árbol muerto


 

                 A partir del sábado habrá que empezar a reconstruir la ciudad. Todo está agotado, sin futuro, en abierta y visible decadencia. La desidia y la dejadez han podido con todo, con el ánimo de los/as melillenses y con la naturaleza, que es la que más resiste. Es muy difícil acabar con la naturaleza, pero en Melilla se ha conseguido. Cada semana se tala un árbol en cualquier parte de la ciudad. Crece el cemento.

                    Las talas indiscriminadas, brutales, devastadoras, constantes, suelen acabar secando el tronco del árbol, y o bien cae, o su fin último es la tala. El deterioro de los cinamomos y acacias de tres espinas de la calle del general Villalba, en el barrio del Real han deteriorado el arbolado hasta un punto irreversible.

                   Hemos escrito tanto sobre este tema, que resulta una labor costosa encontrar títulos nuevos para iniciar nuevos artículos. La imaginación y las opciones lingüísticas se ven limitadas por la intensidad de la devastación. Quedan las imágenes de árboles caídos, desplomados, secos, serrados por su base, hasta el tocón. Quedan sus huecos en las calles de nuestra ciudad.

                   Ahora ha surgido un movimiento ciudadano se ha plantado frente a las podas de árboles en cualquier época. Las de verano, que nos dejan sin la necesaria sombra, las de anidaciones de los pájaros, que nos dejan sin fauna y que hace que proliferen mosquitos y otros insectos.

                         En El Alminar llevamos fotografiándolo todo desde hace 8 años, siempre con la bendita perseverancia del borrico en la noria, siempre los mismos pasos, siempre las mismas vueltas.  Es una labor ingrata, demoledora, agotadora, sin tregua posible. Solo así hemos podido documentar todo lo que ha sucedido en todo este tiempo. Tenemos reflejados casi la totalidad de la década melillicida.

               Hemos visto desaparecer muchas cosas, y en el principio del Alminar estábamos más arropados. Han desaparecido blogs, periodistas, diarios digitales, foros en las redes sociales, televisiones alternativas, emisoras de radio, e incluso un semanario impreso. Frente a todo esto, ha quedado solo este blog, y algunos periodistas aislados. El agente naranja ha convertido todo en un territorio yermo.

       Nota:https://elalminardemelilla.com/2016/05/31/los-arboles-cenidos-del-real/

Anuncios

Donde hubo árboles


            Las imágenes son elocuentes, pero solo como testimonio. Las podas descontroladas, constantes y severas deterioran la calidad de los árboles. Jamás pensé que se pudiera ver a través de los árboles, pero en nuestra ciudad sí. El tronco se va secando y dejando oquedades amplias. Las ramas altas están secas y crecen nuevas por la parte baja. En donde hubo árboles ahora solo hay maleza, muñones, troncos muertos y árboles que permanecen en pie pero que solo son leña seca o un tótem. Mala calidad de los árboles, mala salud arbórea, huida de aves urbanas y abundancia de insectos.

            Siempre escribimos sobre lo mismo, siempre las mismas vueltas, con la bendita perseverancia del borrico en la noria.

 

El imperio del cemento en Melilla


                  Los restos de zonas verdes de Melilla en peligro

          El cemento se extiende en Melilla. en un palmo de terreno, junto al antiguo cuartel de Automovilismo, se van a construir 60 nuevas viviendas de VPO. El índice de viviendas vacías en nuestra ciudad es elevadísimo. La empresa municipal de la vivienda (EMVISMESA), todavía no ha conseguido colocar ni el 10% de las cosntruidas en el Barrio del Rastro. Las viviendas en construcción de la calle Villegas salen a licitación con un precio muy elevado y además, ni siquiera han conseguido elaborar un reglamento para acceso a las mismas. El proceso final de adjudicación será por sorteo, con lo cual, veremos como algunos propietarios de viviendas, consiguen adjudicarse nuevas viviendas de protección oficial. El nuevo PGOU, no solo no servirá para poner fin a la especulación, sino que probablemente la disparará. Hay tres cuarteles y 100.000 m² de terreno dispotibles.

         Lo que preocupa al Alminar es la posible desaparición de esta magnífica zona verde que se ha mantenido indemne durante décadas. Son árboles fuertes (pinos, palmeras, ficus), que ofrecen sombra y que rebajan la temperatura de forma notoria. Ultimamente está de moda plantar árboles ornamentales, tropicales, naranjos, que no ofrecen sombra ninguna y que tienen un crecimiento muy limitado. Hoy era una mañana calurosa, y estar allí sentado ofrecía un alivio instantáneo. Este pequeño resto arbóreo, que no se sabe si se conservará, está junto a la calle de Francisco de Pizarro y la calle de Ramiro de Maeztu, en la parte baja de Batería Jota.

            En poco tiempo habrá allí dos nuevos bloques de 60 viviendas, que concentrarán más la aglomeración urbana. En las zonas depauperadas se hacen macizamientos de población, mientras que en las de clase alta solo se construyen viviendas unifamiliares. Eso sí, la sombra y el arbolado de verdad, el que refresca y proporciona sombra, brilla por su ausencia en casi todos lados. Estamos bajo el imperio del cemento.

   Nota:Viviendas de Emvismesa en el Rastro de Melilla. https://elalminardemelilla.com/2011/12/15/en-el-rastro-de-emvismesa/