Archivo de la etiqueta: censura de prensa

Fernando Arrabal en Melilla


                                          La promesa incumplida 

       Fernando Arrabal Terán, el melillense más insigne de todos los tiempos, estuvo por última vez en su ciudad natal en enero de 2011, cuando todavía no existía El Alminar. Llegó traído de la mano de Ignacio Velézquez, que presentaba la fundación FEDESME (Estudio y Desarrollo de Melilla). Fue un importante respaldo al que fuera primer presidente de la ciudad de Melilla. Entorchado con galones, como Napoleón, el dramaturgo y emperador melillense de las letras Fernando Arrabal,  ofreció una conferencia en la que lanzó este gran mensaje: “No tengan miedo, atrévanse a ser ustedes mismos”. Dicho por el hijo del Teniente Arrabal, un oficial republicano represaliado y encarcelado por el franquismo, era una gran consejo. La esperanza pareció volverse a abrir en la ciudad de Melilla.

        Ha pasado ya un lustro y todo ha quedado en nada. Melilla sigue envuelta en tinieblas, el miedo está presente en cada parcela ciudadana y  lo que es peor, casi nadie se atreve a ser él o ella misma.

        Tras el espectacular lanzamiento, a los pocos meses se presentó el Partido Populares en Libertad, que se ha convertido en el símbolo del incumplimiento en sí mismo. De todas las promesas políticas de este partido no me interesa nada, salvo una, la de crear la Fundación Fernando Arrabal, y la de otorgar su nombre al remodelado Teatro Nacional- Kursaal.

         En Melilla impera la censura de prensa pese a estar prohibida por La Constitución, o lo que es más grave, rige la autocensura, que es el peor de los estados posibles. La noticia fue tratada de modo lamentable en los medios de comunicación. Era imposible censurar la presencia del melillense más insigne e inmortal, pero sí se eliminó la compañía de Ignacio Velázquez en la mesa de la conferencia. Si se relee la información del momento, parece que Fernando Arrabal hubiese venido solo.

         En la Historia Interminable de Michael Ende, la nada devora el país de La Fantasía, hasta que a un niño, Bastian;  se le ocurre un nuevo nombre y todo vuelve a empezar de nuevo. La nada está devorando Melilla y a nadie se atreve a pronunciar un nombre nuevo para que vuelva a renacer la esperanza y la imaginación.

            Nota:https://elalminardemelilla.com/2012/02/11/existe-censura-en-melilla/

Represión de periodistas en Melilla


La absolución de Jesús Blasco de Avellaneda

          Jesús Blasco de Avellaneda en un periodista freelance, como muchos otros. En Melilla impera la ley mordaza y el sometimiento de la prensa. No hay manera de escribir sobre aquello que no esté en “la orden del día”, o en donde publicarlo. La Constitución Española prohibe  la censura, pero nada dice de “la autocensura”, aquello que todos/as saben que no se debe escribir. La crisis de la valla fronteriza cogió al partido gobernante con el paso cambiado. Las fotografías de los saltos masivos a la valla dinamitaban la imagen de la ciudad, y ponían en evidencia la política del Gobierno de España.  Las denuncias sobre la violación de Derechos Humanos que representa el entramado fronterizo recorrían el mundo, desde la ONU hasta el Parlamento Europeo. Amnistía Internacional y Human Rights Watch cuestionaban duramente la política española de fronteras.

                               Ocultar la noticia y denunciar al mensajero

           España es una Democracia y se pueden hacer fotos en cualquier parte. En ninguna parte del perímetro fronterizo se explicita que no se puedan hacer fotografías, la única salvedad es aquella que afecta a la propia imagen de las personas. Jesús Blasco de Avellaneda estaba aquel día de julio de 2013, en la zona perimetral trabajando en un plan de empleo, cuando sobrevino un salto masivo a la valla. Si hizo o no fotografías es algo que no compromete la defensa de Estado, ni supone violación alguna de la ley. Pero esto ya da igual en Melilla.

              Jesús Blasco fue detenido, intimidado, y le fueron requisadas las tarjetas de fotografías, en las que no había fotografías de los saltos de inmigrantes. Fue denunciado por la Delegación del Gobierno y acusado de presuntos delitos contra la seguridad en las fronteras y de favorecer la inmigración ilegal. Según la tesis de la denuncia el realizar reportajes sobre la valla de Melilla se estaba favoreciendo un efecto llamada. Uno de los periodistas que iba con él es invidente. Los agentes se refería a ellos como: “el ciego y el gordo”.

              Ha pasado un año y medio y Jesús Blasco ha sido absuelto de todos los posibles delitos o infracciones de las que se le acusó, pero es una año y medio de deambular por los juzgados, de tensión, de preparar medios de defensa, y de desembolsar dinero. Gracias a las reformas del anterior Ministro de Justicia Ruíz Gallardón, la Justicia no ha sido gratuita en los últimos tres años. Jesús Blasco ha sido absuelto, pero el mensaje también se ha entendido.

                     En este año y medio no ha recibido apoyo por parte de la Asociación de la Prensa de Melilla, pese a que tiene suscrito un convenio con el Colegio de Abogados de la ciudad. Ha estado apoyado únicamente por otras asociaciones, como Pro Derechos Humanos y sindicales, como Sate-Stes.

            Nota:http://periodismohumano.com/sociedad/comunicacion/el-corresponsal-de-periodismo-humano-en-melilla-detenido-incomunicado-y-denunciado.html