Archivo de la etiqueta: higueras

¿Derribo en Álvaro de Bazán?


 

El control del territorio

             El concepto está acuñado por Guelaya-Ecologistas en Acción, y es tan dúctil que puede usar no solo para el ámbito ecológico. El Gobierno de Melilla “no controla el territorio”, y por eso se producen vertidos ilegales de escombros o derribos internos de viviendas, que pasan completamente desapercibidos.

           Los vertederos ilegales de escombros están a la orden del día, y los derribos internos de edificios, previos a su demolición pública también. Cuando se cayó parte del inmueble de la antigua Casa del Reloj, pudo verse que una parte del edificio estaba demolida por dentro, algo que ocurrió también en el edificio de Talleres Montes. Hasta alcanzar la situación de ruina técnica se necesitan un número determinado de años, tras la cual el edificio puede ser demolido.

             En la actualidad, al menos un centenar de edificios antiguos están en esta situación, ya sea abandonados, o en proceso de demolición interna. Ambas situaciones son peligrosas, porque el edificio se mantiene aparentemente en pie, hasta que algún agente externo varía la situación estructural, o el propio agotamiento de los materiales provoca un  derrumbe. Lo grave es que esto está ocurriendo literalmente sobre nuestras cabezas, pues diariamente pasamos, sin advertirlo, junto a unos estos edificios. Hace apenas un mes, encontrábamos uno de estos edificios en la calle Teniente Mejías, cuya situación externa es solo la de un inmueble envejecido, pero que se encuentra demolido en su interior.

              En un edificio de planta baja la situación es menos peligrosa, pero en un inmueble grande y alto, como el que mostramos en la calle Álvaro de Bazán, calle por la que transitan a diario peatones y vehículos. Solo está acotada la parte de la acera colindante con el edificio, pero no en la calle Conde de Alcaudete. El inmueble lleva abandonado y cerrado al menos 5 años. En sus bajos existieron en su día un pequeño comercio de textiles y una taller de vehículos. Fue objeto de atención del Alminar de Melilla por la existencia de una gran higuera, dentro del abandonado e inaccesible patio. Quizá sea una de las más altas de la Melilla.

             El edificio, la higuera y la zona vuelven al blog, porque su demolición parece inminente o al menos próxima. Se han derribado dos edificios en las manzanas contiguas. Lo que no imaginábamos, es que parte de este edificio se haya en situación de derrumbe interno, como todos los mencionados anteriormente. La Administración Autónoma en funciones no controla el territorio, ni el exterior ni el interior. Melilla está en situación límite.

       Nota:https://elalminardemelilla.com/2019/05/13/edificios/; https://elalminardemelilla.com/2016/07/11/la-higuera-oculta/

 

Anuncios

Trara y las higueras


 

 

               Quisieron acabar con las fuentes de Melilla, ese era el plan, y luego enturbiaron las aguas, o sea, mezclaron el agua de los manantiales clásicos (Yasinen y Trara). Bien porque se agotaron los manantiales, o porque mezclaron las aguas con las de la desaladora. El caso es que la gente dejó de acudir a las fuentes y estas perdieron su vida clásica, la de decenios. Era un agua muy buena, sobre todo para los guisos y también para beber. El agua de Trara era un clásico en Melilla.

                 La fuente de Trara es legendaria en la ciudad, y uno de los puntos más altos de Melilla, 84m de altitud, solo superados por la meseta de Rostrogordo. Las higueras buscan el agua y también los riscos, pues suelen verse mucho en zonas escarpadas. Con el florecimiento de las higueras empieza el calor; “de brevas a higos el calor estará contigo”. Este año el mes de mayo ha sido suave y las higueras están iniciando su floración en tiempo: “Por san Bernabé las brevas empiezas a ver y por san Juan  a comer”.

                Hemos vuelto a Trara y al barranco de Cabrerizas. La fuente está muy deteriorada y vacía, mientras que la higuera está rebosante, buscando el agua, tanto que desborda el muro y lleva el espacio yermo. En esta zona que encierra muchos secretos del pasado, se puede ver muchas higueras en los bancales y en las cortaduras, como si defendieran su codiciado fruto, que ofrecen dos veces al año, y que pese a la confusión generalizada, no son lo mismo: “digo y redigo que la breva no es higo” y ya es conocido su orden: “Entre el higo y la breva, la segunda es la primera”.

            Sin embargo sobre las higueras hay advertencias: “Dicen que la sombra de la higuera no es buena, y que la del nogal trae mucho mal”. La sombra de la higuera es baja, porque aunque frondosa, el árbol no suele ser alto y las ramas pueden llegar a tocar el suelo. La savia de la higuera produce reacciones alérgicas en la piel fitofotodermatosis, por ello, si alguien se queda dormido debajo de una higuera y suda, puede tener reacciones alérgicas muy agudas y que tardan bastante tiempo en quitar. En algunos casos puede ser hasta graves.

            El refranero es una acumulación de sabiduría popular, que si bien no tiene una eficacia del 100%, rara vez suele estar equivocado. Hay refranes opuestos, pero también hay que ver a qué zona o tiempo se refiere el refrán, y porque muchas veces, en acontecimientos de la vida, de una misma acción puede salir dos reacciones opuestas, o de un mismo hecho darse dos interpretaciones diferentes.

      Nota:https://elalminardemelilla.com/2014/09/25/enturbiando-las-fuentes-de-trara/

 

 

 

Las higueras del cerro de Camellos


             Nombres históricos como el de Cerro de Camellos desaparecen del callejero urbano, no hay una sola calle o plaza en el Barrio de la Victoria que tenga ese nombre, mientras que otros casi se repiten, como el de Paseo ciudad de Málaga, y el de Calle camino ciudad de Málaga.

                             Tiempo de brevas y de higueras

           La casi ausencia de invierno, y la llegada temprana del calor, han adelantado el florecimiento de las higueras en Melilla. En otras ocasiones y años hemos escrito sobre ellas en el mes de junio. La higuera es una planta de la familia de las moráceas, árboles de madera blanda, de grandes hojas verdes y de intenso e inconfundible aroma. En principio era una especie monoica, con flores separadas de ambos sexos, en un mismo pie. Razones biológicas han hecho que con el tiempo, se convierta en una planta dioica, con flores separadas de cada sexo. Las higueras masculinas se denominan cabrahigos, y las femeninas son las comunes o cultivadas.

            La higuera es un árbol muy resistente, no requiriendo especiales cuidados, salgo que se quiera cultivar. Una vez plantada y teniendo las condiciones necesarias de humedad y calor, solo hay que esperar a que de su fruto anual, las brevas al inicio de la temporada y los higos al final. Actualmente se está cultivando la higuera brevera, brevales o bacorera, pues son los frutos más apreciados en el mercado, y su valor alcanza un precio más alto. No todas las condiciones climáticas son adecuadas para que la higuera de fruto dos veces al año, y en muchos casos, los frutos de otoño no llegan a florecer. Cuanto mayor es la calidad del suelo, mayor es la calidad del fruto.

                      Las higueras de las faldas de Camellos 

       Al final de la calle Mesones, hemos encontrado una gran y florecida higuera, en una ruta que todavía es muy utilizada para descender desde la zona de La Remonta, hasta la mitad de las escaleras del monte. La otra, que en realidad es un conjunto de tres, está situada también en la falda del monte, junto a las otras escaleras, las que dan acceso a la calle Pérez Oses y Auxilio Social. Allí queda en la ladera el resto de una escalera que ya no es utilizable.

Nota: (1)https://elalminardemelilla.com/2011/12/16/melilla-el-absurdo-en-las-calles/