Las fallas de Alborán Sur


Cualquier observación que nosotros podamos hacer, les servirá a los que saben de movimientos sísmicos, los sismólogos de del Instituto Geográfico Nacional (IGN), cuya aplicación tiene descargada toda Melilla, mas de lo que pensamos. La sismóloga Resurrección Antón, estaba hoy de guardia en la sede del Instituto. El primer día de junio ha sido muy movido en el conjunto de fallas que componen la zona conocida como Alborán Sur, desde las primeras horas del día, cuando comenzó una nueva serie sísmica, con un movimiento imperceptible de 1,9M. A lo largo del día se han producido más de 20 movimientos registrados, todos superiores a 2M, y tres de ellos iguales o superiores a 3M. Son terremotos sentidos, en palabras de Resurrección Antón, pero que no producen datos salvo pequeñas grietas en las paredes más débiles.

Lo primero que vemos en la aplicación del IGN es una detección automática, que luego se ajusta con el contrate de datos de los sismógrafos de la Red de Detección Española. En Melilla existe un sismógrafo y un acelerógrafo. La Marina Española también tiene sismógrafos en los peñones de Alhucemas y Chafarinas. Toda la información se comparte y cruza entre los observatorios, para el ajuste de los datos, y los estudios posteriores.

¿Qué ocurre en Alborán Sur? Según Resurrección Antón, casi todo está por saber en la zona de Alborán Sur. Más que de colisiones de placas o movimientos de subducción , se podría hablar de una zona muy fragmentada, por los movimientos de las grandes placas Africana y Europea, que a su vez ha creado un conjunto de fallas, o una zona muy fragmentada, casi como un mosaico. Es una zona amplia de terreno, muy activa y también muy inestable.

Lo que sí parece en esta ocasión, es que es una serie sísmica muy diferente a la de 2016, y que de momento no da signos de remitir en su actividad, aunque sí parece contenida en cuanto a sus límites mínimos y máximos (>2M <4M). La intensidad de los movimientos se sitúa en el margen de II-III de una escala que llega hasta X, y que solo resulta peligrosa a partir de IV, franja en la que ya se producen daños perceptibles en los edificios.

La serie de 2016 tuvo una cantidad considerable de réplicas, como consecuencia de dos grandes terremotos, uno el día 21 de enero de 5,1M, y otro posterior de 6,3M el día 25. A partir de ahí la serie se fue disipando a lo largo del año. La serie actual ofrece un patrón sísmico similar, desde hace dos meses, sin que pueda precisarse el motivo, porque hablamos de movimientos de placas que se producen a profundidades que oscilan entre los 5 y 20 kms. La falla de Alborán Sur, o el conjuntos de ellas, se denominan como transformantes.

En todos estos días hemos podido distinguir claramente dos tipos de seísmos diferentes. Uno con aceleración que dura varios segundos, que tiene un arranque y un movimiento continuado hasta su detención, y otro muy breve, pero que es como un golpe seco y potente, pero sin movimiento. Los seísmos se propagan por ondas sobre el terreno, por lo que también influye la composición del mismo, la profundidad y la distancia desde el epicentro. Hoy 1 de junio ha aparecido un movimiento sobre la punta de Tres Forcas, en línea recta sobre Melilla. También hemos observado que a veces los movimientos en Alborán Sur, tiene uno correspondiente sobre el terreno, en la zona marroquí de Aknoul, también en línea recta.

Es una falla Cuaternaria, < de 2,9 millones de años de antigüedad, muy alejada de la actividad volcánica en la zona, que se remonta a más de 4 millones de años. Ha sido muy estudiada por: Álvarez-Gómez, J. A., Aniel-Quiroga, Í., González, M., Olabarrieta, M., Carreño, E., en 2011. La magnitud máxima alcanzada por un terremoto en la zona es de 6,9M, desde que existen registros. Los de Instituto Geográfico Nacional tienen datos desde 1370.

Anuncio publicitario

La efeméride sísmica


        Efeméride es cualquier acontecimiento notable que se recuerda en cualquier aniversario de él. El día 25 de enero se cumplieron 4 años del terremoto o grupo de terremotos del Mar de Alborán. Enfrascados en los propios problemas de la ciudad, ningún medio ha dedicado unas líneas, aunque sean pocas, a recordar la efeméride que difícilmente será olvidada. A lo largo de todo el año se produjo una serie infernal de más de 2000 réplicas, gran parte de las cuales fueron sentidas por la población. La página web del Instituto Geográfico Nacional se convirtió en la más visitada por los melillenses. Su éxito fue tanto, que apenas un año después el IGN actualizó la web, sus formatos y contenidos. La serie fatídica se inició el día 21.

               Recuerdo a la gente en las calles desde las 06 horas de la mañana y la total ausencia de servicios de Protección Civil aconsejando qué hacer a la ciudadanía, que colapsó la carretera de Cabrerizas en dirección a Rostrogordo. Hasta muy bien avanzada la mañana no llegaron los primeros avisos en los que se suspendía toda actividad laboral, sobre todo la de los colegios.

                El Gobierno de la Nación destinó 4,6 millones de euros a la ciudad para reparar los daños, que afortunadamente fueron solo materiales, de los que hubo que devolver medio millón, por no haberse podido emplear en reparaciones acreditadas y  por pura desidia. La gestión fue mala desde el principio hasta el final.

                 Todavía hay edificios y muros en los que se pueden apreciar las grietas del terremoto, otros ya han sido reparados y bastantes, entraron en la amplia lista de derribos de la ciudad. Algunos, en pie todavía, finalizaron su periodo de vida útil aquel 25 de enero de 2016.

               En la red social Twitter, hay un experto apasionado por la sismología, Paco Almanzor, que rastrea la historia de todos los terremotos tanto históricos como actuales. Ofrece abundante y precisa información sobre sismología, con planos, escritos antiguos, dibujos y fotografías de gran calidad. Para El Alminar es una fuente de conocimiento. Es un sabio y un gran dibujante, que abarca infinidad de temas, entre los que destaca especialmente el de la arquitectura musulmana hispana. El buque oceanográfico Hespérides estuvo analizando la zona, y descubrió una nueva falla, causante de estos terremotos de alta magnitud.

                Nota:https://www.diariosur.es/malaga/identifican-nueva-falla-20180723184701-nt.html

 

 

Terremoto en Melilla


         Melilla vive su día más largo tras un potente terremoto

              Un golpe seco y muy potente te despierta, a las 5h y 22 minutos del día de la conversión de San Pablo, 25 de enero, una fecha que ya nadie olvidará nunca en Melilla. Seguidamente, una fuerza poderosa empieza a agitar la corteza terrestre, de millones de toneladas de peso y de m³ de espesor. El terremoto se distingue por el intenso ruido que provoca, muy agudo y uniforme. Toda la ciudad, todo el manto terrestre moviéndose a la vez, con la misma facilidad con la que se mueve una mesa y se hace caer los objetos que hay encima. La fuerza de la naturaleza agita la ciudad, los edificios y te impide reaccionar, solo lo indispensable para poner al cuerpo en alerta, y ponerse en movimiento tras la finalización del temblor. No hay tiempo para pensar. El nerviosismo y la ansiedad surgen después. Todo se cimbre, los objetos caen y las paredes se agrietan, en medio de un potente estrépito que impide pensar.

          Ha sido un movimiento muy potente y de larga duración, 20 sg, con epicentro a 10 kms de profundidad en el mar de Alborán, frente a la costa de la ciudad marroquí de Alhucemas, a las 4h 22´ GMT, en la posición geográfica 35, 6331 de latitud, y -3.8103 de Longitud, con una profundidad de 10 kms,  y una intensidad de 6,3 y magnitud 5. Esta es la información que proporciona la página del Instituto Geográfico Nacional. Desde ese instante se empezaron a producir las réplicas, especialmente alta la de las 6h 10´ GMT, con una intensidad de 4,6. A esa hora, la ciudadanía melillense ya llevaba una hora y media en la calle. En el Barrio del Real, además se cortó la luz eléctrica en las casas, aunque se mantuvo la del alumbrado público.

                                  La noche más corta en la ciudad

           Cuando el movimiento sísmico liberó toda la energía contenida bajo la corteza terrestre, la ciudadanía empezó a reaccionar y a salir de la jaula en la que un terremoto convierte tu propio hogar. Los barrios y las calles empezaron a llenarse  de personas, unas envueltas en mantas y con batas o pijamas. Otras bajaban a la calle perfectamente vestidas. El sentimiento de solidaridad que se extiende en un suceso de este tipo es difícil de expresar. Solo se desea ver a gente a la que tampoco le ha pasado nada. Apenas se habla con nadie, salvo con los amigos, vecinos y conocidos, pero reconforta ver a tanta gente en las calles, en una actitud silenciosa pero serena. A las seis de la madrugada la calle estaban más concurridas que cualquier otro día, en una hora punta. Lo que distingue una situación de otra es el silencio. Hay gente pero no ruido ni bullicio. Las cafeterías del Barrio del Real han cumplido con su papel de puntos de encuentro ciudadanos.

          La información de las autoridades competentes no llega con la suficiente celeridad. Pese a las nuevas tecnologías de comunicación, el ciudadano cuenta con pocos elementos para decidir qué hacer o a dónde ir. Mucha gente decidió quedarse junto a sus casas, otras fueron a la explanada de Rostrogordo y otras muchas personas se decidieron por el Parque Forestal. Lo poco se ha ido sabiendo ha sido por los medios tradicionales de comunicación.

              Desde entonces, el número de réplicas asciende a más de 40, y todo esto se ha producido tan solo 4 días después del terremoto del pasado jueves, día 21. estas son solo 4 imágenes. Hay muchas más y todas darán o están dando la vuelta al mundo. Hay muchos

 

edificios afectados, los antiguos en el centro de la ciudad, y algunos semimodernos o incluso nuevos en los barrios periféricos.

        Nota:http://www.ign.es/ign/layoutIn/sismoListadoTerremotos.do?locale=es&zona=1&cantidad_dias=5