Archivo de la etiqueta: macro gobierno

El Gobiernazo de Melilla


 

                    El Gobierno de los dos millones de euros                     

       Con la incorporación hoy, vía BOME (Boletín Oficial de Melilla) de dos Consejeros o Viceconsejeros  “sin cartera”, singular invento del Generalísimo Franco que consistía en nombrar un Ministro sin funciones específicas, alcanzamos la cifra de 10 Consejeros y 12 Viceconsejeros.  Todo un macro gobierno que nos va a costar exactamente la friolera de 1,445,600€, cantidad que se obtiene de multiplicar la asignación básica del salario del consejero o viceconsejero por 22 y aquí no se cuentan las cantidades a añadir como dietas, desplazamientos, asistencia a comisiones o Plenos, En el caso de que Imbroda mantenga su intención de no concurrir como senador a las próximas elecciones generales, habrá que sumar sus emolumentos a esta cuantiosa cifra de gastos, con lo que la cantidad resultante estará muy próxima a esos dos millones de euros y algo por encima de la cantidad prevista para este año en los presupuestos, que era 1.790.000€. No va a haber ahorro en este apartado y no se ha cumplido con la promesa de reducir de modo considerable el tamaño del gobierno.

       Dicho esto, hay que decir que el Presidente Imbroda está absolutamente para hacer este gobierno, formar otro aún mayor o conformar uno que pueda contar con los dedos de una mano. El pueblo de Melilla votó mayoritariamente esta opción el pasado mes de mayo y poco o nada se puede hacer ya, salvo, claro está, decirlo, escribirlo y dejarlo señalado como una de las promesas incumplidas. También hay que decir que esto no es un problema que afecte sólo a Melilla o a los gobiernos formados por Juan José Imbroda, pues esto está ocurriendo en todo tipo de ciudades, autonomías, diputaciones provinciales, ayuntamientos, cabildos insulares y afecta a todos los colores políticos posibles. Los sueldo políticos no están, casi en ningún lado en consonancia con los sueldos medios de los ciudadanos.

             Produce decepción que no se haya podido hacer un gobierno más pequeño y más operativo, porque este mastodóntico tamaño va a llevar aparejados nuevos edificios, nuevas áreas operativas y un mayor gasto de funcionamiento y eso se va a notar y mucho y al final se va a recortar el dinero de partidas de los ciudadanos  más desfavorecidos o de cualquier otra cosa, menos de donde se debe hacerlo. Esto es la derecha y esto es también lo que han votado los ciudadanos de Melilla y al menos hasta 2015 no hay solución posible, pero nuestra obligación es estar detrás y señalar todas estas cosas.

          También ha quedado claro que hasta el propio Presidente Imbroda es rehén de las reglas del Poder, que están ahí desde que el poder existe. Tras 10 años contando con las mismas personas, se establecen corrientes internas y camarillas difíciles de controlar. La Corte también tiene sus propias reglas y ahí está la evidencia de Mª Antonia Garbín, la única, que según fuentes políticas de solvencia, que le ha ganado un pulso al propio Presidente.

         las revoluciones nunca se hacen desde dentro, son siempre externas. Ya nos quedará siempre la duda de si Imbroda intentó hacer otra cosa distinta a esta.

Nuevo Gobierno. Primeras impresiones desde Almería


                     

                       Mas de lo mismo y mucho más de los mismos

           El diario Melilla Hoy avanza parte de la composición de la composición del nuevo Gobierno de Melilla y la primera impresión que ofrece es la de “continuismo”, lo que confirma la sensación existente en la ciudad de que nada o muy poco iban a cambiar las cosas. Tenemos pues, salvo un relevo por jubilación: “Mas de los mismo y más de los mismos“.  Esto confirma que el margen de maniobra del presidente del partido y el Presidente de Melilla era escaso, pues siendo verdad que el poder de Juan José Imbroda es absoluto, es igualmente cierto que 11 años de ejercicio de poder establace camarillas  sólidas, a las que no es posible poner coto ni reducir su influencia, salvo que uno quiera arriesgarse a fracturas internas y a la creación de tendencias en el partido. Imbroda sabe perfectamente que la “destrucción política” de Ignacio Velázquez se gestó en los pasillos del Poder  y confirma el axioma de que “hasta el César acaba temiendo el poder de sus colaboradores”. Por ello, hasta los consejeros cesados acabarán obteniendo canonjías de recompensa, porque como decían los políticos romanos: “Los elogios son gratuitos pero la lealtad no”, y quien quiera mantenerse en el Poder de modo hegemónico, debe pagar esas lealtades. El Poder tiene sus reglas e Imbroda debe cumplirlas.

       Hay menos consejerías, muchas más viceconsejerías y acabará habiendo muchos más altos cargos. No se entiende el mantener nombres que claramente no han funcionado, aunque ahora los cambien de área. El que es un deficiente gestor y lo ha demostrado, lo seguirá siendo por mucho que lo cambien de sitio. No se entiende tampoco ni el motivo ni la causa de algunas de las nuevas incorporaciones al Gobierno de Melilla. No se entiende un nuevo, que va a resultar más caro que el saliente. Hay áreas, como la de Administración Pública que para nada necesitaban de una viceconsejería y hubiese sido suficiente con una dirección general. la Viceconsejería de Festejos y la de Relaciones Vecinales  sobran sólo con mencionarlas. La Viceconsejería del Mayor es excesiva pàra sus funciones y como máximo debería ser un área integrada dentro de Servicios Sociales y lo mismo ocurre con la de Servícios Operativos, que debería depender de Fomento.

          La primera promesa de reducción del Gobierno ya está maltrecha y el camino de la austeridad no se vislumbra por lado alguno. Con este nuevo gobierno ya no se puede justificar la supresión del sueldo de la Vicepresidenta 1ª de La Asamblea, ni la supresión de un asesor por cada grupo municipal. Si el Gobierno de Melilla hace eso con la reforma del ROA (Reglamento Orgánico de La Asamblea), es que van a sacar el “hacha de guerra” desde el primer momento.

       PD: El siguiente gobierno necesitará una foto más grande y está claro que el complejo mundo del Poder de Imbroda tiene más servidumbres y ramificaciones de las que nos pensábamos.