Archivo de la etiqueta: Melilla

El Alminar de Sidi Ouariach


Es uno de los lugares más históricos y conocidos de Melilla, escenario de la guerra mundial del General Margallo, nombre que por sí solo, ha pasado a la historia como La Guerra de Margallo. Es lo máximo a lo que puede aspirar cualquier ser humano, o sea, a que su nombre no sea olvidado. Sin embargo, antes que Margallo, estaba Sidi Ouariach (el pelo sucio), el santón musulmán llegado de Al Andalus, y que profetizó la caída del mundo musulmán español y que dicen, pero eso solo es leyenda, que habitó en alguna de las cuevas de Melilla La Vieja, en donde advirtió a la población rifeña, de la inminente llegada de los castellanos. Otras fuentes orales hablan de que Sidi Ouariach perdió la vida frente a las huestes de Estopiñán.

En 1893 se provocó la “guerra de Margallo” para evitar que el cementerio, morabito y mezquita quedaran dentro del lado español, y justo 100 años después, se inauguró el primer cementerio musulmán de Melilla, desde la conquista española de 1497. La historia muestra su rueda puede retrasarse, pero nunca detenerse.

En el interior del Alminar de Sidi Ouariach

Melilla es una ciudad de mezquita e iglesias, pero con menor número de campanarios y alminares. ¿Qué se ve desde un alminar?; nada, todo. Lo más importante es que uno solo ve aquello que quiere ver, y que lo que está a la vista no es siempre ni la realidad, ni la totalidad de los hechos. Hay que querer ver la cosas, y querer mostrarlas. Lo primero que llama la atención de este alminar redondo, el único de Melilla, y con clara influencia oriental, es su deplorable estado de conservación y acabado. Las ventanas del mirador no se abren, salvo dos, porque el cemento se ha expandido y las ha bloqueado. Hay partes resquebrajadas y la claraboya del techo ha perdido parte de su acristalamiento y está a cielo abierto, lo que inunda el alminar en las épocas de lluvia.

La escalera interior, de caracol, no tiene los peldaños acabados. Son solo de cemento, sin enlosado de ningún tipo. Carece de barandillas y la subida es algo peligrosa. Las paredes interiores no están enfoscadas ni siquiera pintadas. No habíamos estado nunca en el interior de un alminar y la experiencia ha sido gratificante, pese a que la visibilidad no era excesivamente buena. Es un lugar muy interesante, que podía serlo más si estuviese en un adecuado estado de mantenimiento. No hay luz eléctrica en las escaleras medievales y el pararrayos está a punto del desplome. La diferencia de trato con respecto a los edificios y templos de la iglesia católica es evidente, y eso que este lugar es de titularidad municipal.

Hemos subido hasta la parte más alta, gracias a la amabilidad y beneplácito del almuhédano (clérigo musulmán), que es quien decide si autoriza o no las visitas a los lugares bajo su jurisdicción religiosa.

ERE en el Registro de la Propiedad de Melilla


    

             En Melilla no existe burbuja inmobiliaria, el índice de construcción de vivienda libre sigue siendo positivo en nuestra ciudad, sin embargo, y esta es una gran paradoja, este índice positivo no tiene repercusión sobre los datos del paro en el sector, que siguen siendo elevadísimos y en constante incremento. En el 2º trimestre de 2011, Melilla la ciudad de España con un mayor índice “absoluto” de viviendas libres iniciadas (157), por encima de comunidades como el País Vasco, Navarra, o las dos Castillas. 

         El dato es sorprendente, porque se trata del indicador “absoluto”. En cuanto a viviendas terminadas Melilla sólo está por detrás de La Rioja. En el 3er trimestre de 2011, Melilla inició 95 nuevas viviendas, solo por detrás de Ceuta que tuvo un índice de 151 nuevas viviendas iniciadas. Ambas ciudades están muy por encima, en cifras absolutas de La Rioja, que ocupa el tercer lugar. En cuanto a viviendas libres terminadas, Melilla ocupa el puesto nº 3, pero seguimos hablando de cifras absolutas, que indican, que ni en Melilla ni en Ceuta la construcción ha sufrido desplome alguno, todo lo más, una pequeña ralentización. El precio de la vivienda nueva se resiste a caer y constantemente se inician nuevas viviendas y se conceden nuevas licencias de derribo, sin que aparentemente, esta actividad tenga repercusión alguna sobre la economía de la ciudad, en donde los datos del paro se incrementan trimestre a trimestre, salvo las esporádicas reducciones provocadas por los Planes de Empleo. El aumento del empleo que provocan estos planes, siempre es algo inferior a las cifras que cabrían esperarse, dado el gran volumen de personas contratadas. Está claro que Melilla sigue destruyendo empleo a mayor ritmo del que se genera, porque hay una economía muy especulativa. 

             La empresa alemana Lidl ya ha eliminado un mínimo de 6 puestos de trabajo, desde que abriera sus puertas hace un mes. En el mundo de la prensa, pese a los convenios suscritos con la Ciudad Autónoma, también se están reduciendo empleos, sobre todo, porque los empresarios no están reduciendo su margen de beneficios. Esta ha sido la gran perversión de la economía española y mundial en los últimos años, el hacer pasar la disminución de los beneficios por supuestas pérdidas.

        En esta trampa cayó o fue obligado a caer el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero en mayo de 2011, cuando se vio obligado a aprobar su Decreto de Reforma Laboral. En ella abría la vía a los empresarios para la presentación de EREs (Expedientes de Regulación de Empleo), y modificaba el apartado de la anterior regulación, que permitía la presentación del ERE cuando hubiese pérdidas, a la actual, que los permite cuando exista una disminución de la actividad.

                En Melilla, y en lo que respecta al Registro de La Propiedad fue decretado y hecho. Los 8 trabajadores del Registro fueron objeto de un ERE ( 13 de diciembre de 2011), que afectó a la totalidad de la plantilla. El ERE alcanzó a todos, reduciéndoles el sueldo a la mitad y también el tiempo de trabajo. El ERE parece muy duro sin conocer más datos, pues la reducción de la actividad, con ser notable, no parece tanta como para justificar un expediente de regulación de esa magnitud. Sin embargo, y pese a todo, pasó sin trabas ni objeciones por el Área Funcional del Mº de Trabajo. Dos años antes, el Registrador melillense de la Propiedad, había presentado un ERE, que no fue aprobado.

   Nota: Lidl en Melilla ya ha reducido 6 empleos. No porque tengan pérdidas, sino porque los beneficios no eran los esperados.

Antenas radioeléctricas y de telefonía en Melilla


        Se las relaciona con todo tipo de dolencias y enfermedades: cefaleas, insomnio, alteraciones del comportamiento, ansiedad, depresión, cáncer, leucemia infantil, alergias, abortos, enfermedad de Alzheimer, malformaciones congénitas. Sin embargo la normativa para su instalación es muy ambigua. El caso es que nadie las quiere cerca.

        Hay un hecho indudable y es que los campos magnéticos, aunque invisibles, influyen en nuestra vida y en nuestro estado físico. Antes de que acabara el año 2011, un informe de la  OMS (Organización Mundial de la Salud), probaba la relación entre el uso continuado y excesivo del teléfono móvil, y algunos tipos de tumores cerebrales o la proliferación de los mismos. Hace una década, en Valladolid, se creó una alarma social grande al darse varios casos de leucemia en niños, cuyo colegio estaba cercano a unas instalaciones de antenas radioeléctricas. en aquellos años proliferaron las informaciones de este tipo y luego todo quedó en silencio, porque todo el mundo quiere cobertura en su teléfono móvil y porque éstos, son uno de los grandes negocios de este siglo y del final del pasado.

          El permitir que se instale una antena en la azotea de una comunidad de vecinos genera ciertos beneficios económicos, pero se soslaya cualquier tipo de información sobre los posibles perjuicios para la salud. En la década de 1990, en los años en que yo era presidente de mi comunidad, dijo que no a la instalación de una antena en nuestra azotea. Nos hemos librado de esa, pero no de las vecinas. Estamos expuesto a ellas de modo constante y no sabemos sus consecuencias.

         En Melilla existen por todos lados, algunas realmente grandes y que generan grandes campos magnéticos, que se extienden como un paraguas. Hace poco leí una noticia que decía que el próximo traslado de la antena de RTVE, que está junto a dos colegios de Melilla, es una aspiración del claustro escolar de uno de ellos. La verdad es que la antena, no solo está encima del colegio, sino también próxima a las viviendas de las inmediaciones.

      Son problemas escondidos, que existen pese a que no se hable de ello. Imagino que debería entrar dentro de las competencias de la Consejería de Medio Ambiente. No sé si Melilla ha desarrollado alguna normativa específica para la instalación de las antenas, o si se rige por la normativa general. En cualquier caso es algo que merecería ser estudiado con detenimiento y llegado el caso, ordenar algunos traslados de antenas, y también prohibir su instalación en determinadas zonas de la ciudad.    La sensación actual es de desorden.

 PD: http://www.nodo50.org/ecologistasclm/ab/documentos/basesdeantenas.htm

La plaza de Las Culturas


      Tiene el mismo nombre que la celebérrima plaza de la capital mexicana. La verdad es que es uno de los espacios ciudadanos con más asiduidad de visitas. Tanto por la mañana como por la tarde, registra un gran afluencia de público. Se ha convertido en la plaza más emblemática de la urbe. Melilla, pese a los gobernantes que ha padecido y padece, resulta muy fotogénica. La foto está realizada desde el falsificado baluarte de San Fernando. La plaza de Las Culturas  luce hermosa y bien iluminada con el exorno navideño. Es la gente de Melilla la que ha decidido, con su uso constante, que esta sea una plaza de referencia. Siempre es así. Por muchos planes y proyectos que se diseñen, es la gente, el pueblo, el que decide en donde está cómodo y en donde no. Sigue adoleciendo de falta de sombra, de un  mantenimiento más cuidadoso, pero en conjunto, es una plaza muy agradable en cualquier época del año. Abro con esta foto la nueva  semana, y que colocamos como la foto del día.

          El espíritu navideño nos reblandece a todos, pero también, como decían los persas: “Hasta el mejor arco necesita ser destensado”.

Incendios en Melilla



              El diario Melilla Hoy informaba en su edición del día 6 de diciembre, de los incendios producidos en el último fin de semana en Melilla, tres en total.  Uno se produjo en una vivienda de los pabellones militares de la calle Gral. Manzanera, otro en un solar abandonado del Tesorillo (hay demasiados solares abandonados en Melilla), y el último de la serie se produjo en el barrio de La Cañada de Hidum, calle de la nebulosa de Hércules. Sin embargo, nadie daba cuenta de este incendio producido en un vehículo, en la calle Infantería.

   Quizá se trataba de un incendio anterior. Consultadas las diversas fuentes, solo localizamos la noticia del incendio de un vehículo, que ardió de manera fortuita, tras la jornada electoral del 20N, en la calle Salvador Rueda, junto al Instituto de Formación Profesional. Otros medios de comunicación locales escribían sobre otros vehículos incendiados, en otros lugares No se trata pues del  caso del vehículo de la calle Infantería. Dejamos  la fotografía y la constancia del incendio. Nos queda saber la explicación.

Melilla, monumento al Alzamiento Nacional (I)


 

                         20 de julio de 1941: La inauguración

  Estética y conceptualmente es un monumento indefendible, por mucho que el proyecto lo firmara Enrique Nieto (se derriban casas suyas cada día en Melilla). Sólo tiene valor el grupo escultórico, cuyo autor fue el melillense Vicente Maeso y es lo único que merece ser conservado. El resto del monumento, además de feo, es una ofensa, porque está erigido sobre el lugar que ocupaba el Café La Peña, lugar de reunión de obreros, clases populares y gentes de izquierdas durante La República. El mamotreto monumental pretendió desde el primer momento, sepultar la memoria del emblemático Café, testigo de innumerables acontecimientos históricos de Melilla.

           En un principio, las autoridades franquistas pretendieron refundar el cafetín, aunque con su nuevo concepto ideológico y político. Lo llamaron “Nueva España”, pero fracasó rotundamente. La razón del fracaso fue muy sencilla, pues habían matado o encarcelado a toda su clientela. Así pues, el nuevo cafetín, aunque ya cerrado, les seguía recordando el pasado y optaron por demolerlo y sepultar así cualquier vestigio de la memoria.

       Nunca supieron como llamar al mamotreto. He leído varias denominaciones: De La Victoria, Al Ejército, pero ninguna realmente válida. La pervivencia de la placa que señala la fecha “17 de julio de  1936”, hace que opte por denominarlo como monumento al Alzamiento Nacional, pues fue inaugurado un 20 de julio de 1941, precisamente en el 5 aniversario de la efeméride.

          Para el evento, la avenida fue cubierta de flores, el monumentazo envuelto como un paquetito sorpresa y contó con la voluntaria y obligada presencia de toda la ciudad y de sus autoridades más ilustres. En un principio quisieron inaugurarlo el 17, y adelantarse nuevamente al discurso de Franco el 18 de julio, pero tras las órdenes oportunas, aceptaron el retraso al día 20. Siempre por detrás de Franco, eso fue Melilla en el franquismo.

         Nota: La fotos, cedidas por un colaborador de El Alminar, son inigualables y el ambientazo, realmente festivo. La foto del grupo de mujeres, entre las que muchos reconoceran  a sus madres, abuelas o tías, es maravillosa. En las fotografías aparecen establecimientos desaparecidos como la farmacia Bernardi o el bar Imperial, en la esquina de lo que hoy es Banesto.

Renovación del área infantil del Parque Hernández


                        La carcoma que nunca existió

         En el pasado mes de junio la alerta ciudadana informaba del deteriorado estado de la zona de juegos infantiles del Parque Hernández. La carcoma amenazaba con abatir columpios y provocar  el derrumbe de castillos y barras de juegos. Desde el blog: “La otra Melilla” se dio la voz de alerta y El Alminar completó la denuncia el día 7 de junio. A los pocos días el diario Melilla Hoy recogía las denuncias publicadas en los blogs. El Gobierno de la Ciudad, recién ganadas las elecciones y aún sin digerir la celebración electoral, arremetió contra: “los vándalos”, autores del supuesto desaguisado. No podían comprender que una gestión tan modélica, recién refrendada en las urnas, se viese cuestionada por “una indigna plaga de carcoma”. Se negó todo y se acusó a los suevos, vándalos, alanos y visigodos.

     La negación sistémica provocó las iras blogueras, y en los días siguientes fotografiamos cada palmo del parque infantil. La evidencia del paso de la carcoma ya no podía ser negada por nadie, ni siquiera por el gobierno que nunca se equivoca. No se reconoció nada, pero a partir del mes de junio se eliminó el castillo podrido, se cambió el travesaño del columpio, se rehicieron otras atracciones y finalmente se cerró esta parte del parque infantil, la del puente de madera.

         El castillo del puente de madera permaneció cuatro meses cerrado, recibiendo constantes visitas de técnicos de La Consejería (en general, porque nunca se especificó cuál se hacía cargo de las reparaciones). Tras sesudos análisis y múltiples informes, se derrumbó completamente lo que quedaba de este castillo y se allanó toda la zona. El blog de La otra Melilla dio puntual noticia del suceso. http://laotramelilla.blogspot.com/2011/10/seis-meses-para-derribarlo-cuantos-para.html

                ¿ Qué es lo que pasó, qué encontraron?. Nada se ha dicho. No lo podemos asegurar. Sin embargo, este fin de semana se estaba reconstruyendo a marchas forzadas una nueva zona  de atracciones, procediéndose incluso al cambio de las losas de goma. 

 Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/06/07/la-carcoma-devora-un-parque-infantil/

https://elalminardemelilla.com/2011/06/08/una-zona-infantil-en-colapso-absoluto/