El mundo que viene


  La invisibilización urbana de las clases populares y sus problemas. Pobreza urbana en Melilla.

          Llevamos observando dos meses a este grupo de personas afincadas en los aparcamientos del antiguo Hospital Militar de Melilla. Hace dos semanas, cuando escribimos acerca de la suciedad y del abandono de sus antiguas instalaciones* allí estaban. Omitimos cualquier referencia a ellos para comprobar si se producía algún tipo de respuesta, bien de la consejería de Medio Ambiente (responsable de la limpieza urbana), de la de Seguridad Ciudadana, o la de Bienestar Social, que sería la encargada de dar solución y alojamiento a este grupo de personas que malvive en la calle. Estamos en la ciudad que solo tiene un albergue social para indigentes y personas sin techo. No ha habido la más mínima respuesta. La invisibilizacion de la pobreza es máxima, es más, cuando se muestra de un modo tan claro suele ofender bastante.

          No es la primera vez que escribimos acerca de una magnífica revista Papeles, y de los profundos artículos de análisis social y político que contiene. Uno de ellos se titula “La invisibilización urbana de las clases populares”, elaborado por Jean Pierre Garnier . En el artículo relata que ha desaparecido de los medios de comunicación casi cualquier información relativa a las clases populares, y que cuando se habla de ellas, es solo para resaltar aspectos negativos: violencia urbana, botellones juveniles o para incidir que la ciudadanía no vota lo que debe, caso de Podemos, Ciudadanos o la CUP- Candidatura d’Unitat Popular, en Cataluña. Quien se atreve a oponerse al Sistema es inmediatamente objetivo de ataques.

            Las clases populares fueron despolitizadas e invisibilizadas de modo consciente y programado, y solo cuando ha sido capaces de recomponerse y agrupar sus fuerzas, ha vuelto a ser objeto de las iras del Sistema. Dos décadas de despolitización han conducido a la corrupción completa del Estado, de su desfalco y ruina, en las que el bipartidismo ha sido el agente necesario y cómplice.

              Hay mucha pobreza en España y en nuestra ciudad, pero ni se le da lugar en los medios públicos de comunicación, ni en los privados. Nadie sale a buscar en dónde están los pobres, muestran cómo viven o de qué forma salen adelante. Es mejor mostrar solo esa mínima mínima parte de la ciudad que vive en fiesta permanente, de banquetes sociales, o en autohomenajes que nunca llegan a satisfacerles, porque se ven obligados a repetirlos de modo constante.

              La última vez que mostramos la pobreza en Melilla nos acusaron de hacer demagogia.

  Nota*: https://elalminardemelilla.com/2015/10/02/hospital-militar-pages-de-melilla/

Personas sin techo en Melilla


             

                     La crisis azota en nuestra ciudad, aunque sus consecuencias a veces no sean visibles. En muchas partes de Melilla hay viviendas abandonas de fácil acceso, de algunas ya hemos hablado en otras ocasiones, en las que se refugian personas sin hogar, ilegales y desheredados de la sociedad en general. Las estadísticas de pobreza aumentan y el de personas desamparadas también. Es indudable que se gastan grandes sumas de dinero en asistencia social, pero quizá se podría obtener mayor rendimiento gastándolo de otra manera, racionalizando las partidas dedicadas a esos menesteres, abaratando sus costes y revisando cautelosamente los pliegos de mantenimiento.   

         Antes de acabar el año escribí acerca del único albergue existente en Melilla para personas sin hogar, el de San Vicente de Paul, inaugurado en 2000 siendo Presidente de la ciudad Mustafa Aberchán, que sigue sin retrato oficial en el Salón de Plenos de La Asamblea melillense.

    No se trata de gastar más, ni de crear centros nuevos. La verdadera buena gestión consiste en atender a más personas por el mismo dinero, o incluso por menos. Es posible. Solo hace falta dedicarse a ello. No podemos hacernos cargo de todos los problemas del mundo, pero sí de evitar que personas sin recursos, tengan que utilizar como improvisado dormitorio, la entrada de acceso al aparcamiento de la plaza de Las Culturas. Esta imagen pudo verse en el día de ayer.

      Nota: (1)  https://elalminardemelilla.com/2012/12/22/albergue-de-san-vicente-de-paul/. (2) https://elalminardemelilla.com/2012/09/29/la-corte-de-los-milagros-de-melilla/