Archivo de la etiqueta: pío la torre

Un año más, Giovanni Falcone


 

                                        Il giorno maladetto

             Un año más y ya son siete, cada 23 de mayo lo dedicamos a la memoria del juez Giovanni Falcone, en el día de su asesinato, en la autovía de Palermo, junto a la salida de Capaci, hace ya 26 años. Hay algo diferente este 23 de mayo, y es que Salvatore “Totó” Riina (la bestia), el jefe de la mafia que ordenó asesinarle, murió el pasado noviembre en la cárcel en la que se encontraba preso desde 1993. Estaba condenado a 26 cadenas perpetuas. Murió en una omertá total, en un silencio absoluto en el que se sumergen los capos de la mafia, y que ya había previsto Falcone.

              Italia tiene una Comisión Permanente Antimafia, como España debía tenerla Contra la Corrupción. Cuando ministros del Estado, políticos de comunidades autónomas, presidentes autonómicos, consejeros y diputados aparecen implicados e imputados por delitos de corrupción, proliferan por todos los parlamentos autonómicos, es un claro indicio de la infestación del sistema político. Algunas acciones y defenestraciones que hemos visto en las últimas semanas en la vida política española, se asemejan mucho a los modos de acción mafiosos.

                                 Los servidores del Estado

             Giovanni Falcone se definía a sí mismo como “un servidor del Estado en tierra de infieles”, o sea, un defensor de la ley en el territorio del crimen y de la corrupción. A lo lardo de estos 7 años de conmemoración, hemos ido recuperando muchos nombres de servidores del Estado, como el de Pio La Torre, diputado italiano, miembro de la Comisión Antimafia, e impulsor de la Ley Bognoni-LaTorre, para la lucha del Estado contra la actividad mafiosa y la corrupción. Una de las cosas previstas por esta ley era “la incautación de todos los bienes obtenidos de manera ilícita y que no puedan justificarse por una actividad legal”. Esto era algo fundamental para el Juez Falcone: no permitir que los mafiosos y los corruptos, ni sus familias, puedan disfrutar de lo obtenido de modo ilícito. La Torre murió asesinado el 30 de abril de 1982. En Italia existe a día de hoy un centro de Estudios dedicado a su memoria, pero como decía también Falcone, el asesinato es la última opción de la mafia contra un servidor de Estado, porque éste responde.

           Un solo año después de la muerte de Giovanni Falcone (23 de mayo de 1992), y del también juez Paolo Borsellino (19/07/1992), Totó Riina, el jefe de la mafia que ordenó sus muertes, fue detenido y pasó el resto de sus días en prisión (24 años).

                                             Clases de Justicia

           Como ha dicho una jueza, Mercedes Alaya, se puede repetir y afirmar: “En España hay dos clases de Justicia, una para los poderosos y otra para los que no lo son”. Los poderosos son una exigua minoría, el resto somos todos los demás. Esta diferencia la vemos a diario en la prensa, cuando se observa la diferencia de las penas con la que es castigado el que roba un establecimiento, o a una anciana al salir de misa y el que desfalca al Estado, vacía una Caja pública, o desvía fondos desde cuentas públicas a las personales. El primero es juzgado y condenado de modo inmediato, mientras que el segundo grupo puede esperar años la celebración del juicio y obtendrá al final, penas más leves proporcionalmente. Es fácil demostrar el robo de un pizza, o hurto de una bicicleta, pero no es tan fácil demostrar cómo y cuánto se ha saqueado un cuenta pública.

          A lo dicho por la jueza Alaya, habría que decir que la Justica española está desfasada con respecto al tipo de delitos actualmente existente y que causan mayor alarma social, como son todos los relacionados con la corrupción. La Justicia española se especializó en delitos de terrorismo, pero ahora debería especializarse en delitos de tipo económico, de malversaciones, de fraudes y blanqueo de capitales. La Justicia española es procedimental y sancionadora, y la tendencia actual es la de una justicia especializada. Ya se ha visto lo que sucede cuando la misma Audiencia que juzga hurtos, robos y amenazas, tiene que enfrentarse a un  caso de violencia sexual.

             “Lo que sirve para iniciar un proceso, decía el juez Falcone, puede mostrarse insuficiente para formular una condena”. Es necesaria la especialización porque el crimen también lo ha hecho. Los poderosos, los políticos corruptos enmascaran sus patrimonios con mil y un artificios legales. En Marbella, de los 300 millones de euros desfalcados, apenas se han recuperado 3, el 1% de lo robado.

               Las fórmulas de Giovanni Falcone y de los que como él lucharon por poner coto a la actividad ilícita y entregaron sus vidas en  la defensa del Estado, eran sencillas. Un Ministerio Público (Fiscalía) fuerte, centralizado, y lo más independiente posible de las influencias del Poder político. Leyes especiales contra la corrupción y que vigilen las subrogaciones de los contratos del Estado, juzgados específicos y especializados en este tipo de delitos, con todo tipo de recursos a su disposición.

                 Como cada 23 de mayo, desde el año 2011, en El Alminar no existe otra noticia ni otro nombre que no sea el del Juez Falcone, acompañado cada año por otros nombres, como los ya mencionados, o el de Fernando Ciampi.

       Nota:https://elalminardemelilla.com/2017/05/23/25o-aniversario-del-asesinato-del-juez-falcone/

 

 

Anuncios

In ricordo di Giovanni Falcone


 

      En recuerdo del juez Falcone, Borsellino, Dalla Chiesa y La Torre

         Desde su origen en 2011, el día 23 de mayo no se escribe en El Alminar, o mejor dicho, solo se escribe acerca del juez palermitano, Giovanni Falcone, asesinado por la mafia siciliana un 23 de mayo de 1992. El próximo año se cumplirán 25 desde el atentado que acabó con su vida. Puede hundirse el mundo y no lo escribiremos hasta el día siguiente. El 19 de julio, ni siquiera dos meses después, la mafia demostraba su inmenso poder destructivo, aniquilando Paolo Borsellino, también  juez, también palermitano, y amigo personal y compañero del juez Falcone. Una década antes, el 3 de septiembre de 1982, fue asesinado en Palermo el general Carlo Alberto Dalla Chiesa, jefe de la lucha contra el crimen organizado.

                             Las lecciones del juez Falcone

           La mejor lección son sus ejemplos, pero también dejaron indicado un camino a seguir, para la lucha contra las actividades ilícitas en el entorno del Estado. La mafia necesita del Estado, pues existe en paralelo con éste. La existencia de la corrupción es un indicio claro de que la mentalidad y la actividad mafiosa puede estar ganando la batalla. Cuando hay cargos públicos alcanzados por la sombra de la corrupción, e incursos en delitos graves, y cuando esos políticos se sitúan en la zona alta de la representación del Estado (bien central o autonómico), es hora de tomarse muy en serio el problema y de empezar a actuar contra él.

        Existen similitudes entre el Estado italiano y el español, pues ambas democracias son jóvenes en comparación con otras europeas, como Francia, o Inglaterra, y ambas surgen después de una experiencia totalitaria de carácter fascista (Mussolini, Franco). Para dar una respuesta a la medida del desafío, el Estado debe ser fuerte y afrontarse desde un órgano independiente y con competencias  en todo el territorio. Italia y España se asientan sobre democracias muy débiles, y con Estados menos sólidos que los mencionados.

         Giovanni Falcone señalaba  la dificultad de probar ciertos delitos y su autoria, pues los los llamados arrepentidos señalaban por lo general a personajes ya puestos en la picota pública, pero sin aportar medios de prueba. Esto es algo que estamos viendo en la actualidad, en los llamados delitos económicos. Es muy difícil apuntalar luego una acusación, de manera sólida.

        Pío La Torre, políticocomunista nacido en Palermo, fue el artífice de la la Ley conocida como La Torre, que permitía iniciar las investigaciones solo con la sospecha de un enriquecimiento ilícito o repentino, ya fuese de un político, un magistrado, un constructor o por supuesto de “un hombre de honor”, y que nosotros conocemos con el término genérico de mafioso. La Ley permitía la incautación de los bienes obtenidos de modo ilícito, la no prescripción de determinados delitos. Pío La Torre fue asesinado por la Mafia el 30 de abril de 1982. La Ley La Torre fue aprobada por el Parlamento italiano en septiembre de 1982.

      Giovanni Falcone decía que: “siempre se puede hacer algo, esta es una máxima que debería inscribirse en la poltrona de todo policía o magistrado”, añadía también que: “de nada sirven las leyes, sino van acompañadas de una sólida voluntad política”. Por lo general, tras un acontecimiento de gran repercusión social, surgen declaraciones de todo tipo, pero luego nada cambia. Hay que cambiar la mentalidad social y política. La vocación de servicio al Estado debe arraigar en la sociedad.

     Toleramos muchos comportamientos corruptos, algunos de los cuales nos llegan a parecer como habituales, cuando la realidad es que la corrupción lo pudre absolutamente todo, al que la lleva a cabo, al que hace de ella un modo de vida, al que está dispuesto a corromperse, al que se beneficia de ella, al que solicita un favor corrupto. Hay individuos tocados, al igual que hay políticos tocados, magistrados tocados. En un estado de corrupción, ningún campo queda a salvo.

        Decía Falcone que: “Nosotros, los magistrados, hemos reivindicado frecuentemente nuestra independencia, pero durante mucho tiempo hemos cedido, en realidad, a las adulaciones del poder político. Al rodearnos de un mando de autonomía formal, el poder nos ha hecho olvidar que no poseíamos autonomía efectiva alguna”*.

           Desde mayo de 2011, la entrada del Alminar del día 23, tiene siempre un mismo nombre y motivo, Giovanni Falcone. Es la esencia de lo que este blog representa.

PD: *Las citas del juez falcone proceden del libro de conversaciones de Marcelle Padovani. Este año hemos localizado un texto excelente, en un blog italiano, sobre el recuerdo del juez Falcone, escrito por el propio Borsellino, que sería a su vez asesinado, tan solo dos meses después de su amigo y compañero.

Nota:http://confini.blog.rainews.it/2012/05/24/il-mio-ricordo-di-giovanni-falcone-un-testo-di-paolo-borsellino/