Archivo de la etiqueta: Regimiento de Alcántara

Los frondosos árboles del Regimiento de Alcántara


     La suspendida entrega de La Laureada en Melilla

    A los 54 asistentes procedentes de la Ciudad Autónoma de Melilla a la ceremonia del Palacio Real del día 1 de octubre, se les comunicó  “in situ”, que la ceremonia de entrega de la Laureada al Regimiento de Alcántara, radicado en Melilla y heredero físico del que alcanzó la gloria y la inmortalidad en los campos del Rif, quedaba suspendida. La ceremonia estaba prevista y anunciada para el sábado 6 de octubre a las 12h 00, en el acuartelamiento del Regimiento de Alcántara  nº 21, con base en Melilla. ¿Qué ha pasado?.  Nada se sabe y no hubo ni habrá más explicaciones, pero estaba escrito y publicado.

         Las especulaciones son de diverso tipo, pero la más verosímil y filtrada al Alminar por una fuente de elevada competencia y conocimiento, habla de una posible “invasión de competencias” entre los Ministerios de Interior y Defensa, algo ya avanzado por el periodista Ignacio Cembrero*. La visita del Ministro del Interior a Melilla el pasado 7 de julio, las ceremonias y el trato con el que fue agasajado, pareció más el de un ministro de Defensa. Esas cosas nunca pasan desapercibidas y jamás quedan sin consecuencias.

          Parece ser que el Ministro de Defensa Pedro Morenés Eulate ha impuesto su mando en plaza y ha cortado de raíz cualquier acto u homenaje, que no haya sido previsto y autorizado por su Ministerio.

                  Los frondosos árboles del Regimiento de Alcántara

        El lado oeste del acuartelamiento Fernando Primo de Rivera, base del Regimiento de Álcantara, cuenta con una de las arboledas más hermosas y frondosas de Melilla. Es salvo el de La legión, el acuartelamiento más grande de la ciudad. En breve desaparecerá todo esto. Las dependencias están prácticamente vacías, salvo la vigilancia en la zona del Cuerpo de Guardia y poco más. Creo que ya no están dentro los tanques. Volveremos a insistir en loa necesidad de conservar ese arbolado, cuando toda la superficie pase a manos del Gobierno local. Ese arbolado debería constituir la zona central de un futuro parque forestal, pero con árboles. El futuro parque debería llevar el nombre del regimiento o en su caso, el de Fernando Primo de Rivera. La frondosidad de esos árboles simbolizan a la perfección, la inmarchitable gloria del Regimiento de Alcántara, tan tardíamente reconocida. Casi un siglo después.

    Habrá que ser muy exigentes y vigilantes, con el convenio de cesión del suelo por parte del  Ministerio de Defensa, para que todo quede muy claro y no dar oportunidad alguna a la especulación inmobiliaria. Lo sucedido con el acuartelamiento de Valenzuela, no debe volver a repetirse nunca.

     Nota:  En esta ocasión, parece que no ha existido incomodo alguno por parte de Marruecos, por la concesión de los máximos honores militares españoles al regimiento español. *http://blogs.elpais.com/orilla-sur/2012/07/cuando-el-ministro-del-interior-de-espa%C3%B1a-se-convierte-en-ministro-de-defensa.html

    PD: Añado la portada y el resumen estadístico del fascimil llamado: “Que las cifras hablen”, sobre las pérdidas humanas del Regimiento nº 14 de  Caballería de Alcántara.

Anuncios

Laureada a la Caballería de Alcántara en 1921


           Esta entrada va a ser breve, porque lo que busca es el debate abierto y directo, en una decisión sorprendente tomada el pasado viernes por el Consejo de Ministros presidido por Mariano Rajoy. El Desastre de Annual es un hecho luctuoso para el Ejército español, pero afortunadamente lejano en el tiempo. Pese a esa distancia temporal, es obviamente un acontecimiento de mucho calado y peso en la historia de España. El interés que suscita es tan grande, que se siguen esribiendo una novela tras otra sobre este tema. Ya hemos comentado dos en El Alminar.

         Yo no soy versado en asuntos militares, aunque me interesan. Tenemos como  colaboradores y opinadores a grandes expertos en esta materia en El Alminar. Son ellos, si quieren, los que deberán arrojar luz sobre este asunto, el de la concesión de La Laureada Colectiva al Regimiento de Cazadores de Alcántara, cuyo heróico sacrificio salvó muchas vidas, en la vergonzosa retirada del ejército español desde el campo de Annual. Lo triste es que ese sacrificio resultaría baldío a la postre, pues los que salvaron sus vidas y se refugiaron en Monte Arruit, perecieron también de igual modo, como el propio Fernando Primo de Rivera, Tte. Coronel del Regimiento y que moriría finalmente en la localidad marroquí de infausta memoria para España.

        Lo que me ha sorprendido y mucho, es que el Regimiento no tuviera concedida esa medalla militar, la de mayor categoría del Ejército español. No seré yo quien escriba que aquel sacrificio no fuese merecedor de esa recompensa, pero en su momento. Concederla en el año 2012 es claramente un anacronismo, que obliga a pensar en las motivaciones del Ejecutivo del Partido Popular para hacerlo ahora. Todas las razones que se me ocurren no son ninguna buena, ni bienintencionadas. Hay algo oscuro en esa decisión del Gobierno de Mariano Rajoy, además de que resulta una maniobra de distracción, claramente patriotera, que no va a dar los resultados esperados.

         En Melilla, el silencio es absoluto. La autoridades multiculturales de la ciudad no se han atrevido a decir nada, pese a que acuden a cualquier acto militar, y fomentan la vinculación de la ciudad con el mundo militar por el motivo más nímio. Está claro que la concesión les ha pillado con el paso cambiado y fuera de juego. Me gustará ver este 21 de julio, cuando recuerden la gesta del Regimiento de Alcántara, que autoridades acuden a la Tribuna de Honor, para imponer La Laureada a la Caballería de Alcántara.

       Las Guerras de Marruecos, desde la primera hasta la última, fueron guerras coloniales, llenas de héroes, pero de héroes a la fuerza. Eran soldados que defendia intereses comerciales y políticos de otros,  en un país que nunca les había pertenecido y en el que no tenían porqué estar, exceptuando claro, a las ciudades de Ceuta y Melilla. Todo lo que sucedió en el Norte de África, en Marruecos es mejor no recordarlo, al menos de esa manera, salvo que se pretendan otras cosas, que prefiero no pensar.

       El otro silencio llamativo es el de los exégetas y hagiógrafos del mundo militar, de los que Melilla está llena. Por cualquier motivo o asunto hacen un relato de heroicidades, y en esta caso nadie ha salido a felicitarse por esta anacrónica concesión, o a alabar al Gobierno de Rajoy porque 91 años después salden esta deuda histórica, que sin duda el Ejército español tenía con este Regimiento. Demasiado silencio. Esperemos a esa Tribuna de Honor el próximo 21 de julio.

   Nota: Artículo del periodista Ignacio Cembrero sobre la concesión de La Laureada: http://blogs.elpais.com/orilla-sur/2012/06/el-gobierno-de-espa%C3%B1a-glorifica-un-episodio-de-la-guerra-colonial-del-rif.html. Aprovecho la ocasión para añadir el enlace a su blog: “Orilla Sur”, en el blog roll.