Archivo de la etiqueta: restos de la Melilla musulmana

Las pruebas del incendio de Melilla


Al otro lado del pasadizo

Lo descubrimos hace mucho tiempo (https://elalminardemelilla.com/2011/07/19/el-arco-de-herradura-de-la-plaza-de-armas/) , porque alguien nos invitó a pasar dentro y dimos cumplida noticia, porque compartimos todo. Luego sellaron la zona, pero nosotros seguimos vigilando, es lo que siempre hacemos. Hace poco mostramos la parte baja del pasadizo (https://elalminardemelilla.com/2013/09/23/la-puerta-y-el-arco-del-hornabeque/) , ya limpio y despejado de escombros. No creo que nadie pensase que no íbamos a ir al otro lado, porque siempre buscamos el otro lado, y sobre todo cuando sabemos donde está. Nada desaparece del todo, siempre queda algo escondido, incrustado dentro de otra cosa, pero permanece. La Melilla musulmana desapareció en más de un 90%, pero sabemos que algo queda, que lo ocultan. Unos tienen una labor y nosotros tenemos la nuestra, que es mostrar todo lo que podemos.

Noticia de un incendio

En los tiempos modernos, el rey de España, envión una escuadra para conquistarla, pero antes de que llegaran, tuvieron noticia sus habitantes y pidieron ayuda al rey de Fez, el cual, estando  entonces ocupado en la guerra con los pueblos de Tamesna, envió un ligero ejército y los habitantes, habiendo sido muy bien informados sobre la grandeza de la armada de los españoles y, desconfiando en poder contener el asalto, evacuaron la ciudad y, con sus cosas, huyeron a los montes de Buthoia.  El capitán del rey de Fez, viendo lo sucedido, bien por hacer agravio a los de la ciudad o por desprecio a los cristianos, puso fuego a las casas, quemando la ciudad. Juan León el africano. Venecia, año 1550.

Es la cita más irrebatible acerca de la conquista de Melilla en 1497, la descripción de los motivos y las causas del incendio de la ciudad y la razón de su abandono. Pese a la claridad meridiana de la cita, siguen sin reproducirla de modo completo y empeñados en la fracasada negociación con los alguaciles traidores en 1494. como fundamento de la conquista. Sin embargo,  las pruebas del incendio estaban ahí (https://elalminardemelilla.com/2011/12/02/las-huellas-del-incendio-de-melilla/), también lo escribimos, las vimos y las fotografiamos. Cuando excavaron y alteraron la Plaza de Armas para siempre, todo el suelo estaba lleno las cenizas del incendio. Que nadie aprecie en esto el menor signo de vanidad. Llevamos escribiendo de todo mucho tiempo, aunque nunca, hasta ahora, habíamos visto una huella tan clara del lejano incendio.

La verdad también  está al otro lado

La madera que cubre la techumbre de ese pasadizo es muy antigua, podría tener tres siglos de antigüedad como mínimo. Estaríamos muy cerca de los techos de la ciudad musulmana que se encontraron los españoles. La muralla de caliza amarilla es un signo irrefutable (https://elalminardemelilla.com/2011/11/03/la-muralla-de-caliza-amarilla/) , pero no les gusta ese color y lo eliminaron en la Batería Real, pero también lo fotografiamos y lo mostramos. Esta es una entrada de entradas. Es una entrada desde el otro lado del pasadizo. Somos lo que somos, pero alguien tiene que serlo.

Cuando apareció la Melilla musulmana


      En 1999 aparecieron restos de la Melilla musulmana nada menos que en la calle Alta, en pleno corazón de Melilla La Vieja. Desde hace 5 años sostengo que la arqueología melillense se ha regido por este triple lema: “Se oculta, se destruye, se tapa”. Esto ha sido más o menos evidente hasta el año 2005, fecha en la que se tapó sin cortapisas de ningún tipo, todo lo encontrado en la Plaza de Armas. ¿Quién es responsable de esto?. Es algo muy difícil de determinar, por que  ha habido diferentes administraciones. Hasta una determinada fecha todo corría a cargo del Ministerio de Cultura, hasta que en  el año 2002  se completó el proceso de transferencias.

                            El hallazgo perdido en el parque Lobera

   Puedo asegurar que me he leido absolutamente todo lo publicado y que lo tengo todo en casa, pero ocurre que lo publicado no es ni la mitad de lo que se conoce. Lo que está a disposición de los comunes es muy poco y nos abrimos paso en una senda oscura en la que “la nomenclatura” dispone absolutamente de toda la información. Lucho muchas veces contra las trampas de la memoria, pero a veces, como esta semana, el azar, el destino, juega en mi favor y me proporciona las pistas de algo ya olvidado y sucedido hace más de 13 años. Melilla La Vieja estaba en obras. Se demolían casa y aparecían cosas, que se determinaban claramente como pertenecientes a la Melilla musulmana.

           En esas excavaciones, dirigidas por el Ministerio de Cultura, se halló un gran silo medieval islámico en el Parque Lobera (área rural musulmana), y estructuras físicas de la Melilla islámica en la  ciudad vieja. Conozco a más de un arqueólogo que daría lo que fuese por encontrar restos físicos de esa etapa de Melilla. además del no reconocido de la muralla de La Florentina.

           Lo sorprendente de esta noticia y de estas excavaciones, en las que se encontró material mobiliar muy abundante de las diferentes etapas del dominio islámico, fue que de la noche a la mañana, no se sabe quién, aunque imaginamos con qué motivación, hizo o hicieron desaparecer todos los restos encontrados. Fuese lo que fuese lo encontrado, desapareció de modo radical y luego ya se hizo el silencio más espeso y absoluto.

           Una casualidad que corrobora todo lo que he ido sosteniendo en solitario a lo largo de estos tres últimos años. Queda claro que entonces se informaba de las cosas, no como ahora, en donde el silencio es absoluto, aparte de ridículo. ¿ Qué va a pasar con El Gobernador?, ¿ en qué dejarán el hallazgo del fuerte de San Miguel?.