Lunes de San Nicolás en Almería


       Las visitas de los tres lunes

San Nicolás de Myra (Turquía) fue Obispo de la Iglesia católica allá por el siglo III d.C, hijo de un rico comerciante, del que heredó una gran fortuna que empezó a repartir entre los pobres de su área de influencia, incluso en vida de su padre. Tenía y tiene gran fama de milagrero y abarca gran cantidad de campos de acción, pero fundamentalmente es el santo de los marinos, pues en la zona oriental de la iglesia cristiana, la Virgen no tiene advocaciones. Es el equivalente oriental de la Virgen del Carmen. Otras de sus más famosas acciones fue librar de «la venta» a tres muchachas casaderas a las que su padre, comerciante empobrecido, quería vender. Enterado de esto el obispo Nicolás de Myra, durante tres lunes seguidos hizo caer una bolsa de monedas de monedas de oro por la chimenea de la casa de las jóvenes. De este hecho arranca las «visitas de los tres lunes», que se deben realizar en el mismo mes. Esta acción le hace ser invocado tanto por mujeres casaderas como por gentes en dificultades económicas.

Como intercesor ante las dificultades económicas fue muy venerado durante «la etapa franquista», sobre todo durante la larga y dura postguerra. Prácticamente no había ciudad o localidad que no albergara una imagen del santo de Myra en alguna de sus iglesias. Se editaron miles de estampas de San Nicolás y de cuadernillos con indicaciones  para los tres lunes y cuadernillos con novenas para pedir la protección del santo.

En la situación actual de crisis, se observa un crecimiento de «las visitas de los tres lunes» relacionadas con San Nicolás. En la Catedral de Almería, todos los lunes, colocan una imagen del Obispo de Myra en la parte derecha del templo, entrando desde la plaza de la Catedral. Colocan una imagen, una pequeña mesa para las velas y ofrendas,  y un lamparario eléctrico.

San Nicolás es actualmente conocido como Nicolás de Bari, localidad italiana en la que reposan sus restos desde el siglo XI, cuando la amenaza de la expansión sarracena hizo que la costa turca ya no fuese segura para la cristiandad. De hecho, desde el siglo XII, tras la caída del Reino latino de Jerusalen, toda la región que es cuna del cristianismo primitivo, e incluso los Santos Lugares, están bajo dominio del Islam.

San Nicolás es un santo de rito oriental. Es el santo patrono de Rusia y Grecia y de los cristianos turcos. Su vida está tan llena de leyendas y milagros fabulosos, que la Iglesia Católica Romana, mediante decreto del Pontífice Pablo VI, dejó de considerarlo como santo, de hecho, su festividad del día 6 de diciembre, ya no se conmemora por la Iglesia Católica. En los países nórdicos y centro europeos, se celebra la versión deformada de Santa Claus y la más irreconocible de Papá Noel. La Iglesia Luterana hace los regalos a los niños en esta fecha, ya que se considera a San Nicolás como protector de la infancia. También es protector contra los juicios injustos y de hecho es el patrón de los jueces o magistrados.

En esta iglesia de la calle Reyes Católicos, cedida por el Obispado de Almería a la Comunidad Católica Rumana de rito Oriental, se conserva muy viva y presente la tradición de los lunes de San Nicolás. La iglesia merece una visita porque en ella, salvo la imagen de San Nicolás, todas las figuras religiosas están representadas mediante iconos, ya que las representaciones en volumen de Dios, los santos y de La Virgen, están prohibidas en Oriente. Uno de los motivos de división entre la Iglesia de Roma y la Ortodoxa oriental fue, entre otros, la representaciòn de los santos mediante imágenes, algo que es considerado como «herético» por la doctrina ortodoxa.

Todo no era posible


Edificios públicos e inversiones cerradas en Málaga

Durante años pareció que todo era posible. Todos los pueblos y ciudades de costa querían tener paseo marítimo. Todos querían tener bibliotecas, centros asistenciales, teatros, museos. Daba igual el coste y la posible rentabilidad. No importaba el techo de endeudamiento: «Dios proveerá», pensaban casi todos, o lo que es lo mismo, papa Estado. y así sin que nadie se diera cuenta, ni Gobierno de España, ni gobiernos autonómicos, ni ayuntamientos. Tanto daba que la gestión fuese socialista, o de derechas, o nacionalista.

La diferencia estriba en que las administraciones socialistas invirtieron ese dinero «sobrante» en infraestructuras y en servicios sociales, mientras que las populares de derechas se decidieron por los gastos suntuarios y las obras de magnificencia. Las primeras quedarán y serán útiles para los ciudadanos y las segundas quedarán infrautilizadas y se las llevará el tiempo. La diferencia no es cualquier cosa.  Y en Melilla esto es una cosa muy fácil de ver, y de comparar costes y es algo que pondré de manifiesto.

Nadie se ha librado de nada. En Málaga hay ahora mismo una cantidad considerable de edificios públicos sin uso, porque no ha dinero ni para acondicionarlos, aunque las rehabilitaciones o construcciones ya están hechas, ni para ponerlos en uso: «una guardería en el centro de Málaga, un centro de Estudios Marroquíes, la casa museo de Gerald Brenan, un centro de mayores en el Bº de La Victoria, el teatro municipal de Torrox, el museo de la piedra de San Pitar, el centro de atletismo de Antequera o el centro de salud de Alhaurín el Grande».

En Melilla nos espera el gran gasto de habitar y acondicionar la «megalómana y suntuaria» nueva Consejería de Hacienda.

PD: El trabajo de edificios sin uso fue publicado por el Diario Sur el pasado 24/07/2001

Amanece sobre la Alcazaba de Málaga


Lo primero que se ve al llegar en barco desde Melilla, tanto a Málaga como a Almería, son sus imponentes alcazabas árabes. Hasta el pasado siglo XX ambas estuvieron muy descuidadas en cuanto a monumentos, pues hasta el siglo XVIII fueron utilizadas con fines militares. Luego vino el abandono y el olvido, pero como siempre digo, el olvido preserva, aunque parezca una paradoja, aunque quizá lo sea. el caso es que ambas ciudades nos ofrecen dos imponentes monumentos de mas de mil años de antigüedad y que se han convertido tanto en emblemas de la ciudad, como en objeto de estudios arqueológicos y en fuente de conocimiento  y de cultura. Málaga y sus obras del metro están sacando a la luz los restos y los límites de sus antiguas murallas musulmanas, porque aparte de la majestuosa alcazaba, un alminar que pertenece hoy a una iglesia, el mercado de las atarazanas, magníficamente rehabilitado, conserva pocas cosas más de su pasado islámico en la capital. Aun así, y con financiación Saudí, se está construyendo en ella la mayor mezquita de toda Andalucía, la más moderna y lo que será el mayor centro de estudios islámicos de España. Todo un acierto y una reconciliación con parte de su pasado, en una ciudad que es símbolo de las tradiciones cristianas y que posee, una de las más imponentes Semanas Santas de Andalucía, que es como decir de España.