Junio el mes femenino


 

                          Juno, la diosa protectora de las mujeres

        La diosa Juno, según los romanos, o Hera, según los griegos, era la hermana de Zeus y también su esposa. Era hija de Cronos y Rea. Se la consideraba en la antigüedad como la protectora de las mujeres y se la relacionaba con casi todos los problemas específicos del mundo femenino.

      Sus celos eran antológicos. Cuentan que un día se le aparecieron, por inspiración de Hera, a Paris las tres diosas (Hera, Atenea y Afrodita) y le preguntaron cuál era la más bella, en la creencia de que Paris le daría a ella la manzana de oro, cosa que no hizo,  ofreciéndosela a Afrodita. Esto motivó que Hera/Juno, tomase partido por los griegos en la Guerra de Troya.  Al tratarse de la diosa más poderosa, incluso por encima de muchas deidades masculinas, la consecuencia final fue que los griegos pusieron fuego y  borraron la ciudad de la faz de La Tierra. Juno tenía muchos títulos honoríficos, entre los que destacaban el de “reina”, “luz”, “matrona” y varios papeles asignados de “intercesión” frente a Zeus/Jupiter.  Tanto parte de su figura, como de sus representaciones, recuerdan mucho al “diseño teológico” tejido en torno a la Virgen María. Juno tenía dedicadas unas fiestas en su honor, llamadas las matronalias. Junio es un mes femenino, al igual que febrero. Juno también tenía una gran capacidad de predicción.

      El don de la profecía y la capacidad de predicción es una de las cosas más intrigantes que existen. Cuanto más certera debe ser menos clara y también puede  ocurrir que se manifieste sobre  un ámbito distinto

                                          El mes del verano

         Junio abre el verano. Los últimos días del mes, a partir del de San Juan, son los más largos de todo el año. Cuando Junio llega, prepara la hoz y la era. El intenso calor de junio provoca la pérdida de humedad del suelo, lo que ocasiona también “los nublados de junio”. Las nubes siempre amenazan a junio. Nadie esperaba un inicio de mes como el presente.

     Nunca habíamos visto renunciar a un Papa, o abdicar a un Rey.  No pasa nada, las cosas son como son. Todo seguirá existiendo y funcionando de igual modo. El mundo continuará con o sin nosotros. Retirarse a tiempo es uno de los más sanos ejercicios de la voluntad, y también el más difícil.

                          Retirarse a tiempo* (El Alminar, 15/09/2013)

           Es uno de los asuntos más difíciles. Decidir cuando la propia obra personal ha concluido. En España, el caso más ejemplar de esta actitud fue la del más grande de todos los monarcas, el también emperador Carlos I. En cuanto a etapas democráticas está el ejemplo del almeriense Nicolás Salmerón, que dimitió como presidente de La I República, con solo unos meses en el cargo, por negarse a firmar unas condenas de muerte.
             Un gran final, en el momento oportuno, elimina la mayor parte de los errores que se hayan podido cometer, y la situación inversa también. Un mal final, puede arruinar todo lo bueno que se haya hecho por una ciudad, nación, o región.

Anuncios

11 Respuestas a “Junio el mes femenino

  1. Pero, ¿acaso realmente existen los finales? Es un tema realmente profundo y que presta a discusión.
    Los hechos son cíclicos.

    • Claro que hay finales y sin posibilidad de corregirlos. El tema es verdaderamente profundo, sin embargo, lo que quiero decir aquí, es si el profeta puede quedar afectado por sus propias profecías. Dicho de modo más claro, si El Alminar está dentro de esta predicción. ¿Cómo reconocer el momento de concluir algo?. Don Quijote se fue tras ser derrotado en una playa de Barcelona. Es algo que pienso cada día. No es el momento, no hay indicios que así lo señalen, pero siempre hay que estar atentos.

  2. Larga vida a El Alminar. En cualquier caso no creo en los finales, y siempre se puede recurrir a las “precuelas”, y así lo que parece el final no es más que el principio.
    Saludos.

  3. Todo es más interesante cuando tiene un final. Las leyendas surgen tras los finales. El final de Jesús, el Cristo, con su esplendorosa muerte en la cruz, es el que da inicio a su leyenda. Si hubiese muerto anciano, todo hubiese sido distinto. Es el final el que marca una historia. Podría dar otros ejemplos, pero no creo que añada o quite a lo que ya he escrito. Fue Pablo, o Juan, o quizá ninguno el que dijo aquello de: y ahora el final, es el principio.
    La otra vida del Alminar, su leyenda, empezará en el mismo instante en el que acabe. Eso sí, no vale cualquier final.

  4. Ha habido de todo en El Alminar en estos tres años. Hubo quien asumió el papel del Cirineo, ayudándonos a compartir el peso, a veces aplastante, de la cruz de madera. Sentimos la presencia de Verónica, secando una y otra vez el sudor de la frente. Estuvo Pedro, que nos negó hasta tres veces antes de que cantara el gallo. No ha faltado Judas, el Iscariote, yendo hasta el sanedrín a denunciarnos a cambio de las monedas de plata de los halagos del Poder. Hemos caído hasta tres veces o quizá algunas más
    Las mujeres silenciosas han estado y permanecen al pie de la cruz, observando hasta el último detalle. El discípulo amado, que deberá dar cuenta de todo, y del que nunca se dijo el nombre. Son papeles y acciones que se han manifestado claramente a lo largo de todo este tiempo.
    Es imposible saber si nuestro tiempo está cumplido, pero esta es la reflexión que quiero hacer, la que he hecho constantemente, la que ha estado siempre presente en El Alminar desde su origen. Ocurre que ahora ya hay perspectiva.

    • Muy buena reflexión Hospitalario. Oportuna con el momento. En todo caso fue Pablo, cuando hablaba en Corintios del don de la profecía, del prinicipio y el fin.

      • Sí, pero la frase exacta: y ahora el final es el principio, no aparece, al menos con esa forma. Es parecida, pero no exacta. Lo mismo hasta es creación mía, o la he tomado de otro lugar.

      • Gracias Cruz de Malta. A veces ocurre que los comentarios superan a las entradas, o que un comentario completa la entrada y le da su sentido correcto. Para eso son también.

    • “Ha habido de todo en El Alminar….”. Me ha maravillado este comentario, Hospitalario.

  5. Yo sé que para El Alminar, no hay ni habrá final.Vienen tiempos muy importantes para esta Ciudad y tenemos que estar al pié del cañon Hospitalario.Todo se está moviendo y tienes que comentar y analizar todo no se puede poner punto y final, precisamente ahora.¿No crees?

  6. Solo era un comentario, inspirado quizá, pero solo un comentario. Ha causado un fuerte impacto. Es imposible evaluar el impacto de lo que se escribe, hasta que está escrito.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s