Los cien días


            Hemos buscado entre los blogs de los que escribieron antes que nosotros, para intentar averiguar el origen y significado de la expresión de los “cien días de cortesía” que se conceden a todo nuevo gobierno, aunque esto sea ya algo que está cayendo en desuso. Ya no suele haber treguas en la lucha política, ahora se intenta abatir al adversario en cualquier lugar y momento, como Bellido Dolfos, que asesinó al rey castellano Sancho II en 1072, mientras este andaba descuidado en el asedio de Zamora. Este asesinato, del que fue injustamente acusado como colaborador el Cid Campeador, dio origen al primer gran poema épico en lengua castellano, el Poema de Mio Cid.

               Según el blog de Iustopía, ese margen de 100 días tiene su origen en el efímero regreso de Napoleón (el ogro) desde la isla de Elba, 20 de marzo de 1815, hasta su derrota final en Waterloo, el 18 de junio del mismo año. El 28 de junio, la capital de Francia volvió a recibir al rey Luis XVIII, que tuvo que ausentarse por 100 días. Napoleón regresó de la isla en donde estaba desterrado, para apoderarse nuevamente del gobierno de Francia, hasta su derrota total y definitiva. La analogía no puede resultar mejor, para los tiempos que corren en nuestra ciudad, país e incluso mundo. Nada parece haber seguro, y todo se asienta sobre terrenos muy inestables. La desestabilización parece ser la norma.

                Son muchos los que llegan hasta El Alminar y preguntan qué va a pasar en la ciudad, cuál será el futuro del blog, o qué línea adoptaremos. De momento diremos que en este blog se van a respetar de modo escrupuloso ese margen de 100 días, contados desde el pasado 4 de julio y que concluye el próximo 11 de octubre. En todo este periodo de tiempo puede suceder cualquier cosa. Nosotros seguiremos defendiendo siempre lo mismo, o sea, un gobierno del pueblo y para el pueblo (que es lo que tenemos), y no un gobierno solo para sus votantes (que es lo que teníamos).

                En cuanto al Alminar, su línea será siempre la misma, la que nos ha mantenido y mantiene aquí pasados 8 años. La herencia ha sido una ciudad en ruinas, la que hemos contemplado, la que hemos transmitido. Hay 10 asuntos prioritarios para resolver cada día, en cada consejería. No vamos a molestar a nadie.

                  En la ciudad la inquietud es máxima. No hay certeza más allá del propio día. Ellos no tuvieron en cuenta la posibilidad de la derrota y ahora no se puede caer en la misma imprevisión. No es lo deseable, pero hay que estar preparado para la posibilidad de un regreso temporal de Napoleón, y tener que derrotarlo de modo definitivo, en el plazo de cien días. Napoleón siempre busca a Waterloo.

         El que no contempla todas las opciones, puede perecer, como la casa de la higuera. Esperaremos cien días.

Anuncios

6 Respuestas a “Los cien días

  1. Sabemos que el Alminar de Melilla está pendiente de sus primeros pasos, cómo será y qué hará. Aquí el papel del Alminar es imprescindible, es parte de la vida misma.

  2. José Luis Zapata

    ¡EL ALMINAR VIVE
    LA LUCHA SIGUE!

    Aquí tenéis al nadorense
    en esta tarde de julio
    escribiendo a bolígrafo
    para pasarlo a ordenador
    el cielo está cubierto
    por un manto de nubes
    gris-perla y unos algodones
    anunciando lluvias
    que de momento no llegan.

    Abro la ventana alegre
    de mi amado alféizar
    donde conviven como
    buenos hermanos:cactus
    geranios y romeros
    y Espinas de Cristo
    junto a mi bella sultana
    la hierbabuena que me
    embriaga con su aroma.

    Entro en el ALMINAR
    siempre están las puertas
    abiertas para todos
    los que deseen lo mejor
    para la ciudad de Melilla
    HOSPITALARIO hace honor
    a su apelativo solidario
    y recibe amable a quienes
    deciden participar-opinar
    sobre lo divino y humano.

    Siempre menciono
    a mi buena y excelente
    amiga Carlota Leret
    ella fue mi madrina
    en mi bautizo en este
    acogedor y paladín
    de la justicia-libertad
    que es EL ALMINAR
    donde tenían cabida
    los sin voz aunque
    estaban cargados
    de verdades y razones.

    Esta es la humilde
    opinión de un nadorense
    trabajador del verso
    incluso en verano
    cantaba “La Negra”
    la gran Mercedes Sosa
    Todo cambia-cambia Todo
    parecía que en Melilla
    la bella-antigua Rusadir
    no se movían ni la hojas
    de los árboles cuando
    arreciaba el feroz levante.

    Hasta Barcelona llega
    una brisa marina
    que refresca por fuera
    y por dentro porque
    en la otra orilla lejana
    de un mar común:
    EL MEDITERRÁNEO
    donde brilla Melilla
    empieza a resurgir
    la libertad y la justicia.

    Abrazos fraternales
    de quién os admira
    EL NADORENSE.

    • Muchas gracias Nadorense. Hemos atravesado el tiempo. Ocho años después aquí seguimos. Entre otras cosas, gracias a su comunidad de seguidores/as, comentaristas y lectores.

¡Bendita perseverancia la del borrico en la noria!. Siempre al mismo paso, siempre las mismas vueltas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.