Archivo de la etiqueta: Fundación GASELEC

Yagüe y Franco en el refugio de los dinosaurios



Los dinosaurios franquistas encuentran la paz en Melilla

A veces hay que buscar las comparaciones adecuadas durante días, y otras viene solas, como es el caso. Francisco Franco, el Tiranosaurio, y su camarada de La Legión Juan Yagüe, el Velociraptor (dado el infernal ritmo de avance que logró en Extremadura con su “columna de la muerte), han encontrado acomodo y paz entre los muros de la Fundación Gaselec. La enorme y postfranquista escultura ecuestre del General Franco, fue ubicada en el patio de las instalaciones de Gaselec, con un permiso de la Ministra socialista de Defensa Carme Chacón. El monumento de su localidad natal de San Leornado en Soria, ha encontrado también un lugar de reposo en las mismas instalaciones, con la voluntad del Gobierno Popular de Castilla y León. Son dos despropósitos, pero protegidos en instalaciones privadas, y con un horario de visitas muy exigente. Sólo pueden ser visitados durante una hora a la semana, los sábados.
El monumento de Yaguë no lo querían ni en su pueblo natal. Ha tenido que ser restaurado porque una de las figuras fue decapitada y constantemente era objeto de pintadas contra la dictadura franquista.

Los sistemas de protección ideados para ambas estatuas, son casi los mismos que protegían a los dinosaurios en Parque Jurásico, a saber: hileras de cristales, vídeo cámaras, perros e incluso alambradas con voltaje. Habría que estudiar claramente si esa exposición pública de los conjuntos escultóricos vulnera la Ley de Memoria Histórica.

El General Yagüe y Badajoz

Soy nacido en Badajoz, viví hasta los 9 años junto a la plaza de toros, en la plaza del Pilar, y detrás de mi casa estaban las ruinas del cuartel de Menacho, en dónde jugaba con mi grupo de amigos. Nos gustaba subir, por una escalera de hierro, hasta la primera planta, en donde se encontraba lo que nosotros llamábamos el fantasma. Era una silueta humana, perfectamente delimitada, probablemente por el estallido de una bomba delante de él, que vaporizó el cuerpo y dejó plasmado el contorno. Todo eso fue luego demolido. Quiero decir que no va a venir nadie, de ninguna parte del mundo, por mucho que pertenezca a la asociación Retrógenes, de carácter militar, a decirme a mí, o a nadie de Badajoz o de Extremadura, que lo que allí ocurrió no fue cierto, o que el General Yagüe, no fue responsable de lo sucedido.
Hay más responsables, por supuesto, e incluso hasta su propia hija habla de que: “Badajoz fue una página negra en la historia de mi padre”. Fue una página negra, sin lugar a dudas, y también roja, por la cantidad de personas a las que se fusiló y asesinó sin juicio alguno.
Las cifras más probables son las que sitúan la matanza en 3800 personas, como ha escrito el historiador extremeño Francisco Espinosa, muy ajustada a la propia cifra asumida por el General Yagüe, en una entrevista al periodista John Whitaker: ¡Claro que los fusilamos ! ¿Cómo iba a llevarme conmigo a 4000 rojos, cuando mi columna avanzaba a contrarreloj?. No hay nada más que decir.

Nota: En cuanto al supuesto historiador que ha insultado a los integrantes del colectivo de La Memoria Histórica, llamándalos analfabetos en el nº2 del semanario La Luz de Melilla, le diré que hay algo peor que un analfabeto; una persona con mala fe, o sea, aquella que pretende negar el pasado y ciertos hechos, sabiendo fehacientemente que son ciertos.

La réplica de la Nao Victoria en Melilla


            La embarcación denominada como Nao es aquella en que toda su propulsión se efectúa por medio de velas. No hay pues líneas de remeros. Es lo que nos comentaba el otro día el marino y colaborador del Alminar , Carlos Esquembri. La Nao Victoria es una de las cinco embarcaciones que participó en la 1ª vuelta al mundo y la única que regresó a España, al puerto de Sanlúcar de Barrameda el 6 de septiembre de 1522. Las otras cuatro naves eran: Trinidad, San Antonio, Concepción y Santiago. El viaje lo habían iniciado tres años antes, 1519, en el puerto de Sevilla, las cinco embarcaciones citadas con 234 tripulantes a bordo, de los que sólo volvieron 18, comandados eso sí, por el capitán español Juan Sebastián Elcano. El otro comandante de la expedición, el portugués Fernao de Magallaes murió luchando en Filipinas. La placa con los nombres de los 18 expedicionarios supervivientes, está ubicada en el Ayuntamiento de Sanlúcar.

                                       La Nao Victoria en Melilla

           La réplica de la Nao Victoria podrá ser visitada hasta el próximo domingo día 14 de octubre inclusive, en horarios de mañana y tarde. Las mañanas de los días laborables están reservadas para los escolares melillenses entre las 10 h 00  y las 14 h  00 de la tarde.  El horario vespertino va desde las 16h 00 hasta las 20 h 00. Los días festivos e incluso el sábado, se mantendrá en principio el mismo horario, aunque las visitas matinales se iniciarán a partir de las 11 h 00.

          La Nao Victoria ha llegado a Melilla traída por la Fundación Gaselec, que ha suscrito un acuerdo con la Fundación Nao Victoria que es la que gestiona la réplica de la famosa y legendaria embarcación. La verdadera Nao Victoria desapareció en alta mar, en un viaje de regreso a España.

                 Notas:  (1) http://es.wikipedia.org/wiki/Victoria_(nao), (2) http://www.fundacionnaovictoria.org/

El Nazareno del Real


La talla del Nazareno del Real también está en Balerma

                   Cualquiera que visitase  la interesante Exposición sobre el V Centenario del Peñón de Vélez de La Gomera pudo preguntarse cómo un Nazareno del siglo XVIII, propiedad o del Estado o de la Iglesia y que estaba en la originaria capilla del Peñón, como se apreciaba en la foto a gran tamaño que se encuentra a la derecha del Nazareno, pudo acabar en una Iglesia de Balerma, y cómo una magnífica custodia de plata bicentenaria, pudo acabar en el Ayuntamiento de San Roque.

              Para intentar aclarar la respuesta hay que empezar diciendo que territorialmente la parroquia del Peñón de Vélez dependía administrativamente de la Iglesia de San Agustín de Real, con lo que al finalizar el poblamiento civil en los peñones, las iglesias fueron desmanteladas y sus enseres distribuidos entre las parroquias de las que dependía administrativamente en Melilla.

              Dos exposiciones pusieron de manifiesto las dos cosas más importantes que investigué entre 2007 y 2008. La exposición del aniversario de la iglesia del Sagrado Corazón evidenció los daños del período iconoclasta (1974-1989), osea, la destrucción y desaparición de imágenes sagradas en Melilla.

                    A la Iglesia le gustan sobre todo los panegiristas y los hagiógrafos, pero recela e impone trabas a quién pretende sólo descubrir la verdad. Lo sucedido tras la suspensión de La Semana Santa en 1974 supuso un grave atentado contra el patrimonio artístico-religioso de Melilla, porque aparte de estas imágenes que fueron objeto de comercio y transacción por el dinero, hubo también robos o sacra rapiña, que denomine así  por pertenecer al ámbito de lo religioso, tanto  lo robado como lo desaparecido.

               Lo llamativo es que en 30 años nadie se preocupase de catalogar o de buscar lo que fue robado, lo vendido y lo destruido. En el ambiente eclesiástico nadie puso freno a tanto desmán, nadie alzó su voz contra los sacerdotes que consintieron la venta y enajenación de imágenes, objetos de culto y adorno, nadie en definitiva se ocupó del asunto. A parte de todo, lo sucedido supuso en grave acto contra la Fe de las personas, que vieron cómo sus imágenes desaparecían,o  eran robadas o literalmente destruidas.

          Todavía hoy me sigue llamando la atención y no puedo explicar el espeso silencio que cubrió y aun sigue cubriendo todo lo sucedido. Quizá Imparcial pueda sacarnos de alguna duda o aclararnos algunas cosas.

       Nota: La talla del Nazareno del Real estuvo durante 90 días en la Exposición de Gaselec. No lo fotografié en Balerma porque estaba desmontado para su restauración. La Custodia del Sol volvió a Melilla, a través de la Fundación Melilla Monumental y puede verse en el Museo de Arte Sacro.