Archivo de la etiqueta: Gabriel de Morales

La puerta del arcángel San Miguel


¿Qué ocurre cuando alguien te descubre que todo lo que sabemos no es cierto, que alguien en algún momento del pasado ocultó todo, que toda la historia está construida sobre un error primero, y que dos siglos después la desviación ya es muy grande y obliga a empezar desde el principio?.

                      La importancia del pasado de la iglesia del Pueblo

        Sobre las criptas existente debajo del suelo de la iglesia de la Purísima ya hemos escrito en una ocasión. Según cuentan quienes saben, existen al menos cinco. Una se derrumbó y vació en la década de 1950. Esas personas que saben, cuentan que al menos otras dos o tres se vaciaron en la rehabilitación de 1991-1996, pero que no se profundizó en la búsqueda de restos anteriores bajo el suelo. Ahora habrá que hacerlo, para conocer por completo la historia de la ciudad, de su templo histórico, pero en la forma y con el rigor de la excavación científica y multidisciplinar. En las manos del Obispado de Málaga, que ostenta la propiedad del edificio, está la solución y la verdad. Si el templo tiene que estar cerrado dos años, nada pasará. Ya estuvo cerrado un lustro en el pasado, y nadie se alteró por ello.

     Los que conocen la historia de Melilla, hablan de distintos emplazamientos de las primeras capillas de la ciudad. En concreto Gabriel de Morales, que define como la primera iglesia de Melilla bajo la advocación de San Miguel, que dará nombre a la calle y al primer cementerio de la ciudad. Es normal que se hiciera sobre la planta de un templo anterior, quizá sobre la mezquita aljama de la ciudad, que mencionara el hispano-andalusí El Bekri, en su viaje del siglo XI. Gabriel de Morales menciona la existencia de San Miguel en una Real Cédula de 1562, prorrogadas en 1575 y 1587. Es normal que las obras del templo de La Purísima Concepción, iniciaran su construcción incorporando los restos existentes de la iglesia de San Miguel, que desaparece sin dejar rastro de derribo, y que probablemente quedaran incorporado al nuevo templo. No hay noticia de que Melilla quedara sin culto durante algún tiempo.

      A lo largo de los siglos, muchas cosas han cambiado de lugar en el templo de La Purísima. Se cerraron criptas, se vaciaron o cegaron cementerios, como el que existía a la entrada de la iglesia, bajo la puerta de acceso. Se levantaron muros, se cubrieron ventanas y se elevó el suelo con respecto a su nivel original. Es hora de descubrir la verdad. Todo se construye sobre algo anterior y se reutilizan los materiales. Hay elementos que eran conocidos y se taparon, otros se ven ahora por primera vez. Si se deja hablar a las piedras, lo contarán todo. Las casas colindantes, el suelo del antiguo almacén. Todo está ahí esperando su oportunidad.

           El 21 de septiembre de septiembre de 1931, apareció la entrada a una galería y cripta bajo el altar mayor de la Iglesia Patronal. Soto de la Blanca, que dirigía las obras junto con Gómez Morales y Arturo Morán,  explicó que conocía la existencia de la misma, porque 46 años antes (en 1885) , ya había visto esa entrada. En una primera inspección apreciaron una galería, nichos, huesos esparcidos e inscripciones latinas. Planos de la época dataron su fecha en 1705, e indicando que debía existir otra, en la llamada cripta de las ánimas, así como la galería de comunicación entre ellas.

               En Málaga se planteó un problema similar al rehabilitar la iglesia de Santiago, en donde fue bautizado Pablo Picasso, y el Obispado, en colaboración con la Universidad de Málaga, decidieron excavar el templo hasta el mismo arranque de los muros, para corroborar o no, entre otras cosas, si el mencionado templo era la mezquita-aljama de la ciudad. Se han encontrado muchas cosas, algunas desconocidas. Las excavaciones están siendo llevadas a cabo por un equipo multidisciplinar de la Universidad malacitana. El primer día se invitó a todos los medios de comunicación de la ciudad, para que tomaran fotografías y explicarles las obras que se iban a acometer.

                             La puerta de San Miguel Arcángel

         San Miguel Arcángel, príncipe de las milicias celestiales, el más poderoso de todos, incluso que el mismísimo Satanás, al que derrotó. La iglesias de la conquistaNo se le puede mirar a los ojos, porque en ellos solo resplandece la verdad del que le mira. Si se abre su puerta, la verdad ya no podrá ser contenida, saldrá a borbotones y por cualquier lugar. Quien busca a San Miguel, solo encontrará la verdad, le guste o no. Merlilla La Vieja sigue escondiendo muchas cosas, muchas respuestas a interrogantes que todavía no han sido resueltos. La época del oscurantismo debe acabar ya. Nadie volverá ya a ver estas imágenes. El Templo se transformará por completo.   El Obispado debe hacer valer su posición y aventar la verdad al mundo.

Anuncios

Centenario de la fuente del Bombillo


  Tres fuentes centenarias melillenses: Bombillo,  Carmen y Príncipe

                                     Enrique Delgado

    La fecha de la inauguración de la fuente del Polígono, conocida popularmente como fuente del Bombillo quedó perdida en el tiempo. Durante años, el militar e historiador Gabriel de Morales anotó las principales efemérides de la ciudad en un cuaderno, que luego fue publicado en forma de libro. El recrudecimiento de la actividad militar en la región de Melilla hizo que interrumpiera sus anotaciones en 1913. La mitad de la historia de la ciudad estaría perdida sin esas laboriosas anotaciones.

          La aparición en 1905 del Telegrama del Rif hace que se cuente con una poderosa herramienta de investigación, hasta que la dictadura franquista convirtió la centenaria publicación, en una gaceta inservible para la investigación de la vida melillnese. Bucear en la hemeroteca del Telegrama es una tarea ardua, para quien no cuenta con una copia digitalizada, obtenida por la vía de la FE (favoritismo y elegidos), porque no están disponibles en la Biblioteca Pública. Hay que solicitarlas mediante instancia documentada a la Consejería de Cultura, y siempre pueden decirte que no.

                               Las inauguraciones de la Feria de septiembre de 1916

               Una vieja revista española, Blanco y Negro, escogida al azar por mi hermano Fernando, con noticias y fotografías de Melilla, aportaba luz sobre la fecha de inauguración de la fuente del Bombillo. Junto al material gráfico, los pies de foto aludían a la inauguración de tres fuentes, dos en el Polígono y una en el Barrio Príncipe de Asturias. Una de las fuentes es sin duda la del Bombillo, pues es la única existente y la que ha permanecido con su inalterable fisonomía. Casi todo el trabajo de investigación quedaba resuelto, salvo localizar el Telegrama del Rif del año indicado en la revista. El azar, una vez más, vino en auxilio de la necesidad.

                        Las inauguraciones y celebraciones principales se reservaban para la Feria de Septiembre, por lo que iniciada la búsqueda en el día 1, aparecía la siguiente nota en el día 6: “A las 11, solemne inauguración de las fuentes instaladas en el barrio del polígono, Carmen y Príncipe de Asturias”. La edición del día 7 de septiembre informaba de esta manera:

                                               Inauguración de las fuentes

           Rezaba como primer número del programa de ayer la inauguración de las fuentes instaladas en las calles del Cauice, Martínez Campos, Capitán Cossio y Príncipe de Asturiasy Mercado del Polígono. El acto tuvo lugar a las 11 d ela mañana con la asistencia del general don Federico Monteverde, al que acompañaban su ayudante, comandante señor Chao, y los vocales de la Junta de Arbitrios. señores Sousa, Cardín, Izaguirre y Navarrete.

             Ha realizado las obra sel contratista Francisco Tortosa, dirigiendo todos los trabajos el ingeniero de la Corporación señor Moreno Lázaro.

                 El vecindario de los respectivos barrios se congregó en torno a las fuentes, cuyos grifos, una vez abiertos, dieron paso al agua. S.E. y los vocales elogiaron las obras, siendo objeto de cariñosas manifestaciones por parte del vecindario, que aplaudió unas obras que tanto les beneficia.

                   Las fuentes del mercado son de fundición, para las necesidades del mismo, siendo las cuatro restantes de mamposteria, sencillas y esbeltas. El inteligente “amateur” señor Lázaro, obtuvo varias fotografías.

                        Nosotros hemos de felicitar al general Monteverde y a la Junta de Arbitrios por tan importantes mejoras. El Telegrama del Rif, 7 de septiembre de 1916

                        Con la recuperación de esta efeméride, de la que se cumplirán 100 años el próximo 6 de septiembre, se pone de manifiesto la vinculación de las fuentes de uso público con la población de Melilla. Una tradición centenaria que intentó ser cercenada desde la Consejería de Medio Ambiente de Melilla.

 

Los terremotos de Alborán Sur


         Al otro lado del cabo Tres Forcas, se encuentra la zona denominada como “Alborán Sur“, en la que se están originando todos los movimientos sísmicos que sacuden Melilla, sin solución de continuidad, desde el pasado 21 de enero. Dos nuevos movimientos sísmicos de igual magnitud (4,8), han sacudido la ciudad a las 16h 04´y a las 16h 17´. Previamente, a las 10h 20´, uno de magnitud 3,7, había alertado a la población en la mañana del sábado. La paz sísmica con la que parecía haberse iniciado el mes de marzo, sin movimientos sísmicos significativos en los dos primeros días, se quebró el día 3 a las 12h 36´, con un nuevo movimiento de 4,7.

             A lo largo del día 12 se han producido más de 50 movimientos sísmicos, y 40 el día anterior, en un mes de marzo, que estaban resultando relativamente tranquilo, con un número pequeño de seísmos, entre 4 y 10 movimientos al día. Estas cifras, no obstante, están muy alejadas del centenar de movimientos diarios que registraron los sismógrafos con posterioridad al gran seísmo del día 25 de enero (M 6,3), y hasta el del día 22 de febrero, que resgistró el tercer terremoto de mayor intensidad (M 5,1). de los producidos a lo largo de esta crisis sísmica o grupo de terremotos. Desde que hay estadísticas registradas, y en los datos históricos anteriores, parece que estamos ante la mayor serie de seísmos de la historia de Melilla.

            Las efemérides de Gabriel de Morales, registran que entre finales de marzo y principios de abril de 1848, se registraron fuertes terremotos. En julio de 1902 y en junio de 1903, data la existencia de terremotos, sin daños reseñables ni víctimas. también anota uno, en el mes de junio de 1899.

                   Entre los datos registrados por Gabriel de Morales, encontramos otro año crítico, 1792, que anota 38 terremotos significativos, entre el 1 de enero y el 2 de septiembre.                                                           

                                               Alborán Sur

                La línea de máxima peligrosidad del los terremotos, se detiene un poco antes de la ciudad de Melilla, quedando tanto nuestra ciudad como la vecina de Nador, en una zona intermedia. El cabo Tres Forcas parece estar recibiendo la mayor intensidad de las ondas sísmicas. Sin embargo, se trata de un área con poca densidad de población, salvo algunos núcleos urbanos, en donde predominan las casas tradicionales, de una sola planta, agrupadas en pequeñas aldeas o aduares. Eso hace que el impacto de los terremotos sea en principio menor, aunque no se dispone de noticias sobre daños en la región de Tres Forcas. Los medios informativos marroquíes sí recogen la inquietud de la población en la zona de Alhucemas, y en las poblaciones rurales, que tienen los epicentros sísmicos delante de sus costas. Los datos publicados por el Instituto Geográfico de España, recogen terremotos en poblaciones marroquíes del interior, como Anoual y Mezguitem.

                                      Melilla. Convivir con grietas y temblores

               Dentro de unos días se cumplirán dos meses desde el primer terremoto del 21 de enero. Las grietas se han multiplicado por toda la ciudad, y los edificios dañados en un primer momento están viendo incrementados sus deterioros. Pasado este tiempo, ni los organismos públicos, ni los centros educativos, ni la propia ciudadanía tienen información adecuada sobre qué hacer en caso de que los temblores pasen de una determinada magnitud. Se producen dos terremotos importantes en un fin de semana, y nadie transmite a los ciudadanos la más mínima información. Protección Civil no existe en Melilla. En la era de la tecnología y la comunicación, la ciudadanía recurre a las redes sociales, con el riesgo de bulos y de desinformación que ello conlleva,  para enterarse de qué pasa, dada la ausencia absoluta de sus autoridades.

¿ Quién fue el soldado Bueno Espinosa ?


                        El monumento del soldado desconocido

    Si hay alguna ciudad de España en la que su cementerio esté integrado en la vida de la ciudad, esa es Melilla. Todo melillense cristiano, acude al menos media docena de veces al año al cementerio, por uno u otro motivo. Pero además, están los “viernes” melillenses, en los que se acude al cementerio a recorrer las diferentes rutas de las tumbas milagrosas o de “favores”. En esas rutas hay una serie de tumbas que son visitadas por casi todos y otros distintas, según con quien se vaya.   

    Hay un monolito o pequeño mausoleo, que destaca por la gran inclinación de la columna que sirve de recuerdo y conmemoración de la muerte del soldado Fernando Bueno Espinosa. En el callejero de la Asociación de Estudios Melillenses, editado en la etapa de José Luis Blasco como presidente, se pueden recoger los pocos datos que sobre este soldado existen. El monumento o monolito, que consta de una columna partida apoyada sobre un basamento labrado e inclinado, fue costeado por los jefes y compañeros del “Batallón Disciplinario de Melilla”, al que pertenecía este soldado.

      En la parte frontal hay una lápida, partida e ilegible en un tercio de la misma, en la que  está inscrito el nombre de Bueno Espinosa y también un poema o largo epitafio como dedicatoria. Debería intentarse recuperar todo el texto antes de que se pierda. Ya ni siquiera puede verse la fecha del fallecimiento, que parece se produjo en el Barranco de Cabrerizas en 1892.

        Está colocado en una posición privilegiada que hace que siempre se vea, se vaya a la parte del cementerio a la que se vaya, pues está en el camino central. Está claro que con el paso del tiempo, todo nombre, toda gloria, por muy grande que esta haya sido,  está destinada a perderse y disolverse en el tiempo. Si he traido esta tumba a El Alminar, es porque no se trata de ningún muerto en acción de guerra, ni en batalla heróica alguna. Se trata de un simple soldado peninsular, fallecido en unas circunstancias extrañas, dicen que fue encontrado muerto por apaleamiento en Cabrerizas.

            Según Gabriel de Morales, el más grande historiador que haya tenido Melilla, muerto trágicamente en Annual, Fernando Bueno Espinosa murió al intentar perseguir a dos prisioneros fugados y vigilados por el Batallón Disciplinario. Al parecer rebasó los límites de Melilla en la persecución y fue capturado por los rifeños, que lo mataron por apaleamiento. Su cadáver fue objeto de intercambio entre los cabileños y la plaza de Melilla. Murió el 31/03/1982.

        Está integrado en la ruta de los viernes, y se depositan claveles rojos en su tumba. En un tiempo también se le consideró milagroso. Tiene una calle dedicada en Melilla.