Los miserables


Víctor Hugo les dio categoría, voz y presencia física en su magistral novela, que fija su relato en lo que fuera el siglo de Francia. La Revolución francesa y todos los convulsos acontecimientos que iban a cambiar la historia del mundo. El pobre no tiene culpa de serlo, y también reclama su lugar en la sociedad, e incluso su oportunidad. ¿Cuántas personas hay viviendo en la miseria o en sus límites en nuestra ciudad?

El cierre de fronteras forzado por la pandemia e iniciado por Marruecos hace ya casi un año, puso al descubierto una realidad que convivía con la Ciudad de las Culturas y también del derroche y de la fastuosa Semana Náutica. La realidad de la miseria, de los ciudadanos marroquíes que residían ilegalmente, y la de otros grupos de población, que ni siquiera son reconocidos por el país de procedencia. Marruecos se enfrenta también a sus propios problemas, a la pobreza de amplias capas de población, a la miseria, y también a la afluencia de miles de inmigrantes procedentes de todos los lugares de África, de los cuales solo una minoría consigue llegar hasta Ceuta o Melilla.

Los centros de acogida de menores, la plaza de toros, el fuerte de Rostrogordo, el CETI, solo albergan a dos tercios de la población inmigrante o sin papeles que antes de la pandemia, recorría la ciudad día y noche. Todavía existe otro tercio de personas que ocupan edificios abandonados, cuevas, puentes, solares perpetuos, o cualquier otro lugar susceptible de ser «habitado», sin salida posible, ni hacia atrás ni hacia adelante. Son los sin papeles, los indocumentados, los miserables.

El problema es que no solo nuestra ciudad alberga este tipo de población, de colectivos generadores de inseguridad, sino que también en el resto de las ciudades ocurre lo mismo, y el problema va a seguir extendiéndose y va a seguir aumentando. Hemos escrito mucho sobre inmigración, pobres y colectivos sin techo en nuestra ciudad. Hay una realidad a la que no puede volverse, y es a lo que sucedía en esta ciudad antes del cierre de las fronteras. Se precisa un acuerdo fronterizo entre España y Marruecos, que regule todos los aspectos de esa realidad de ciudades fronteras. Ha sido muchas décadas de negarse a reconocer lo que estaba sucediendo.

Hoy, un grupo de esos menores desamparados, ya casi adolescentes, que viven en cualquier parte de la ciudad, han intentado manifestarse frente a la Delegación del Gobierno. Han desaparecido pronto, tras rodearla. Lo mismo ocurre con las madres marroquíes con hijos sin escolarizar, y que reaparecen con periodicidad. ¿Se sabe cuál es la cifra de población con residencia irregular en la ciudad? Después de un año de confinamiento en el perímetro, el de verdad, ya es hora de que se empiece a pensar en responder a la pregunta.

Los agujeros negros


 

                      Abandono y accesibilidad en la antigua Casa de Socorro

      Un agujero negro en una ciudad es un antiguo edificio abandonado por la administración local, que mientras espera un nuevo destino, cambio de uso o de propietario, se va transformando en lugar de residencia y actividades no confesables, de personas sin hogar, sin trabajo, sin futuro, menores deambulantes. En definitiva, en refugio y principado de «los miserables» en el sentido inmortalizado por el escritor francés Victor Hugo. Aquellos a quienes la miseria a rodeado con sus brazos.

    Este edificio es la antigua sede de Cruz Roja y de La Casa de Socorro, y lleva años degradándose. Muchas veces se ha podido ver ropa tendida en la parte alta del abandonado edificio. Hace un mes ocurrió aquí un sórdido suceso. Los menores deambulantes marroquíes están ya en la zona de contacto de los depredadores sexuales. Años de exposición a la vida sin referentes les va convirtiendo en adultos sin límites. Hacen la transición de menores a adultos de la manera más sombría posible, expuesto al mundo de la oscuridad. Mientras tanto, los responsables de Servicios Sociales hacen una vida ajena al área de su responsabilidad, como si ninguna de estas situaciones tuviera que ver con el área que supuestamente gestionan.

      Hay muchos lugares abandonados en la ciudad, que son habitados por indigentes y personas sin hogar. Algunos son de difícil acceso y conocimiento público, pero este edificio está en el centro de la ciudad y sigue siendo accesible. El mundo sórdido les acecha por todos lados.

Nota:http://elfarodemelilla.es/2016/09/21/la-policia-detiene-hombre-mayor-abusando-menor/. http://www.20minutos.es/noticia/2584171/0/detienen-policias/melilla-abuso-sexual/menor/

La mendiga de Orsay


             «Siempre habrá pobres entre vosotros», dijeron hace mucho; pero nunca imaginamos que acabaría habiendo tantos, cada vez en mayor número  y cada vez más pobres y más desprotegidos. Estas son las excelencias del sistema capitalista, el más dañino de todos, y que todavía algunos se atreven a loar. La realidad es que el sistema capitalista y su ahijado político el neoliberalismo, precisan de la pobreza, países pobres a los que esquilmar y de otros a los que empobrecer.

                    París es una ciudad de muchas cosas, y también de pobres, como inmortalizara Victor Hugo en dos grandes novelas: Nuestra Señora de París y Los Miserables. La profunda carga del retrato de Hugo precisó de la edulcoración de Disney, y de los musicales de Hollywood, en los que casi da alegría ser pobre, pertenecer a La corte de Los Milagros, o ser el príncipe de los locos.

              Cuando vi a esta mendiga, de aspecto medieval y en posición antinatural, pensé de inmediato en las novelas mencionadas. Varios siglos después, la pobreza no solo no se ha erradicado, sino que se ha aumentado. París, al igual que muchas otras ciudades, están llenas de mendigos y de gentes apartadas del sistema. No se trataba de los clásicos figurantes o de mimos que se ganan la vida fingiendo ser estatuas. Es una mujer pobre real, sin nombre y ya sin pasado. Los ricos cuando hacen donaciones, de lo que les sobra, concentran todas las portadas de la prensa y todos los comentarios y parabienes de la sociedad, a la que probablemente han esquilmado.

          El primer día me sorprendió la dura imagen, el segundo ya estaba preparado y llevaba «la limosna» en el bolsillo, porque ella seguía en el mismo lugar. Escribe Víctor Hugo en Los Miserables: nadie conoce el partido que ciertos seres débiles, que han envejecido en la miseria y en la honradez saben sacar de un cuarto. Llega esto hasta ser un talento.

                 Esta es la imagen de la mendiga de Orsay (Museo del Impresionismo y antigua estación de ferrocarril). Nadie suele contar estas cosas de sus visitas, pero El Alminar está para esto, para sacudir las conciencias y removerlas. El señor Magdalena, Jean Valjean, Fantina, siguen conviviendo entre nosotros. Gracias a la mendiga de Orsay, he vuelto a releer la novela de Víctor Hugo, el primero que convirtió a los miserables y sus vidas en sus personajes centrales. Es bueno recordar estas cosas en Navidad.