Archivo de la etiqueta: ramadán en Melilla

El final del mes de Ramadán


           El Ramadán, mes sagrado y de ayuno de la religión musulmana ha llegado a su fin, a su día trigésimo. Todos los países del mundo islámico o de religión  musulmana, excepto Turquía (que lo ha celebrado hoy 5 de julio) , celebrarán la fiesta del Eid Al Fitr, a lo largo de todo el día 6 de julio. Sin embargo difirieron en su inicio: los sultanatos de Oman, Brunei, Marruecos y Ceuta y Melilla, que lo iniciaron el 7 de julio.

             Turquía se extiende desde su parte continental europea, en su frontera con Bulgaria, hasta adentrarse en oriente, en sus fronteras con Iraq e Irán, abarcando casi todo el golfo pérsico. la ciudad de Adana está casi en línea con La Meca y Medina. Todo el Oriente medio y la península Arábiga, pertenecieron en su momento al Imperio Otomano. Tiene por tanto sus propios criterios para decidir el inicio y el fin del mes de Ramadán, en el que se distinguen casi siempre de Arabia Saudí. Una de las ciudades turcas más extremas, Van, coincide en el meridiano con la capital Saudí, Riad.

           El Ministerio de asuntos Religiosos e Islámicos de Marruecos, daba en la tarde de hoy por certificado el avistamiento directo de la luna, en el vigesimonoveno día del mes de Ramadán de 1437, según el calendario marroquí. Solo nos queda desear una feliz fiesta del Eid al Fitr, a todos los musulmanes melillenses. El mes de Ramadán se ha extendido este año desde el día 7 de junio hasta hoy 5 de julio.

          Si los cálculos son correctos, la fiesta del Sacrificio o Eid al Adha, será el próximo 13 de septiembre.

Anuncios

Ramadán en Melilla


                                         Ramadán Mubarak 

        Marruecos, Melilla, Ceuta y los sultanatos de Omán y Brunei , comienzan el Ramadán hoy día 7 de junio. La posición geográfica de Marruecos, la más distante posible desde el foco de La Meca, hace que su mes sagrado del Ramadán se inicie un día más tarde, con respecto al calendario oficial saudí. Además de las razones geográficas, existen las de tipo religioso, en las que las autoridades de cada país,  marcan la fecha de inicio del mes de ayuno. En el caso marroquí, la monarquía Alauí, que gobierna en Marruecos desde hace 385 años, está revestida de la autoridad religiosa, al ser descendientes directos del profeta Mahoma. Por eso, el monarca marroquí recibe el título de Amir al Muminin, o comendador de los creyentes.

       Mohamed VI es el 25º monarca de Marruecos, desde el establecimiento de la dinastía Alauí en 1631, cuyo primer rey fue Muley Alí Cherif, príncipe de Tafilat. Además de seguir el islam sufí, Marruecos está bajo la influencia de la escuela Malikí, y cuenta con la universidad de jurisprudencia islámica más antigua del mundo, la de Al Karaouine.

       El año pasado, Marruecos sí celebró el inicio y final del mes sagrado del ayuno con el resto del mundo islámico, incluida la fiesta de Aid el Kebir, o Pascua grande. El hecho ha resultado ser solo una coincidencia, y no el inicio de una nueva tendencia, como comenzaban a sugerir algunos analistas del mundo árabe e islámico.

           Nota:https://protocolomarroqui.wordpress.com/2014/01/29/origen-de-la-dinastia-alaui/

Finaliza el Ramadán mas largo


 

 

El mes de Ramadán, el noveno del calendario islámico,  o mes del ayuno, es el acontecimiento con mayor impacto sobre la cotidianeidad melillense. Un mes lunar dura 29 días y 12 horas. Esto provoca que el mes de Ramadán rote a lo largo de todo el año, adelantándose su celebración unos 11 días sobre el año precedente. Un ciclo completo del mes sagrado de los musulmanes dura 33 años, por lo que el mes de ayuno no volverá a coincidir con el calendario cristiano hasta pasar esa cifra de años.

                  Este Ramadán que concluirá el próximo lunes en Marruecos y en las ciudades de Ceuta y de Melilla, es el más largo posible, pues se desarrolla en el tiempo en el que los días, o predominio de la luz solar,  son más largos. Apenas unos días de la festividad de San Juan, se inició el mes de ayuno en nuestra ciudad, concretamente el día 28. Mañana lunes será el último día de ayuno para la comunidad musulmana melillense. El martes es el día de celebración del fin del Ramadán o Eid al-Fitr , que se inicia en las primeras horas del día con el rezo colectivo de “la comunidad de los creyentes”.

                  El ritmo de la ciudad, de las personas, cambia por completo. Una semana antes de su inicio se vive una gran agitación y una actividad mayor, pues el inicio del mes del ayuno ralentiza la vida durante el día. Todo parece vacío, adormecido, más pausado. El Ramadán es uno de los cinco pilares del Islam. Mañana lunes concluye el ritual de expiación que supone el ayuno. La renovación no solo debe ser física, sino también espiritual.

Las luces del Ramadán


El Ramadán es el mes sagrado de los musulmanes, tiempo de ayuno, sacrificio y reflexión. El calendario musulmán se rige por la luna, de modo que su ciclo dura 32 años ( cada ese tiempo, el Ramadán vuelve a coinncidir con el calendario occidental), y se adelanta unos 13 días cada año, con respecto al calendario solar, vigente en el mundo desde la época de los romanos, aunque antes que ellos los egipcios y los persas, también se regían por el calendario solar.
El sacrificio del ayuno (no se puede comer ni beber nada), se realiza desde la salida del Sol a las 06h 56´, hasta su puesta, marcada por el rezo de la tarde o al Magrib, a las 21h 47´, momento en el que se realiza la ruptura del ayuno. En éste mes, se debe reflexionar sobre la propia vida, y también sobre las de los más desfavorecidos. Especialmente en el mes del Ramadán, las mezquitas, sobre todo la Central, ofrecen cientos de platos de comida para los pobres, a partir de “la ruptura del ayuno”. Empresarios panaderos ofrecen gratis el pan, y otras personas hacen donaciones monetarias, unas de las obligaciones de los musulmanes, junto con los rezos diarios y el viaje a La Meca.
Hace años, exactamente 32, los mismo que han pasado desde que llegué a Melilla, todo el ambiente del Ramadán se concentraba en El Rastro. Hace esos años, la población melillense no estaba tan mezclada y el desarrollo de los barrios no era el mismo. La vida nocturna del Ramadán se concentra hoy en el barrio del Real, en las mezquitas, abarrotadas en el rezo de la noche o al isha, y en la casas.
Es hora de pensar también en los pobres. No se trata de dar limosna solo en determinada época, o de hacerlo solo por que queda bien. La pobreza, hablar de ella, no es demagogia. Hay ricos muy ricos, que deberían ser generosos, pero no solamente un día, o dar de lo que sobra. Eso no es nada, es solo un acto, pero nada más. No se trata solo de cumplir la letra de la ley, sin ni siquiera llegar hasta el fondo.