El mundo que viene


  La invisibilización urbana de las clases populares y sus problemas. Pobreza urbana en Melilla.

          Llevamos observando dos meses a este grupo de personas afincadas en los aparcamientos del antiguo Hospital Militar de Melilla. Hace dos semanas, cuando escribimos acerca de la suciedad y del abandono de sus antiguas instalaciones* allí estaban. Omitimos cualquier referencia a ellos para comprobar si se producía algún tipo de respuesta, bien de la consejería de Medio Ambiente (responsable de la limpieza urbana), de la de Seguridad Ciudadana, o la de Bienestar Social, que sería la encargada de dar solución y alojamiento a este grupo de personas que malvive en la calle. Estamos en la ciudad que solo tiene un albergue social para indigentes y personas sin techo. No ha habido la más mínima respuesta. La invisibilizacion de la pobreza es máxima, es más, cuando se muestra de un modo tan claro suele ofender bastante.

          No es la primera vez que escribimos acerca de una magnífica revista Papeles, y de los profundos artículos de análisis social y político que contiene. Uno de ellos se titula “La invisibilización urbana de las clases populares”, elaborado por Jean Pierre Garnier . En el artículo relata que ha desaparecido de los medios de comunicación casi cualquier información relativa a las clases populares, y que cuando se habla de ellas, es solo para resaltar aspectos negativos: violencia urbana, botellones juveniles o para incidir que la ciudadanía no vota lo que debe, caso de Podemos, Ciudadanos o la CUP- Candidatura d’Unitat Popular, en Cataluña. Quien se atreve a oponerse al Sistema es inmediatamente objetivo de ataques.

            Las clases populares fueron despolitizadas e invisibilizadas de modo consciente y programado, y solo cuando ha sido capaces de recomponerse y agrupar sus fuerzas, ha vuelto a ser objeto de las iras del Sistema. Dos décadas de despolitización han conducido a la corrupción completa del Estado, de su desfalco y ruina, en las que el bipartidismo ha sido el agente necesario y cómplice.

              Hay mucha pobreza en España y en nuestra ciudad, pero ni se le da lugar en los medios públicos de comunicación, ni en los privados. Nadie sale a buscar en dónde están los pobres, muestran cómo viven o de qué forma salen adelante. Es mejor mostrar solo esa mínima mínima parte de la ciudad que vive en fiesta permanente, de banquetes sociales, o en autohomenajes que nunca llegan a satisfacerles, porque se ven obligados a repetirlos de modo constante.

              La última vez que mostramos la pobreza en Melilla nos acusaron de hacer demagogia.

  Nota*: https://elalminardemelilla.com/2015/10/02/hospital-militar-pages-de-melilla/

Reflexiones sobre el Día del Trabajo


         Campaña mediática contra los sindicatos y lo Público

        La derecha liberal y sus medios de comunicación, muchos de cuyos dueños son empresarios amparados en torno a las inversiones y subvenciones públicas, disfrazadas de publicidad;  braman contra los sindicatos, y por lo que ellos califican como “supuesto modelo desfasado de defensa de los trabajadores”, el abismo social se instala de modo definitivo en la sociedad europea, sin que nadie pueda parar la apisonadora de la voracidad del capitalismo y su modelo depredador del neoliberalismo.  Me gustaría ver a esos medios de comunicación que dirigen sus diatribas contra los sindicatos y contra el aparato público estatal, vivir únicamente de sus ventas y de las publicidad privada.  No existiría ninguno, pero desde hace décadas.

           La realidad de las cifras dice que el 1% de la población mundial, concentra ya el 40% de los recursos planetarios. Lo que quiere decir que los demás, somos el 99% de la población.

                         Trabajo esclavo y trabajadores pobres

          Hay  una serie de cifras que resulta difícil de conseguir, la de la realidad social de Europa, la del nuevo concepto de trabajo, la del trabajador pobre, concepto acuñado para definir a aquel asalariado, cuyo sueldo no llega a superar el 60% del salario medio estatal correspondiente.  En Europa, hay 15 millones de personas, lo que supone un 8% de los asalariados, que entran dentro de la categoría del “trabajador pobre”.  Alemania y Reino Unido son los que encabezan el ranking de trabajadores pobres, con un 21% y un 20%, respectivamente.  Son salarios que individualmente , no permiten superar el umbral de la pobreza, pese a tener trabajo. La situación solo se mitiga si el trabajador está inmerso dentro de un hogar (padres, familia), que sumados  a otros ingresos permite superar ese nivel.

           Los hogares que están por debajo del umbral de la pobreza están encabezados por España (11%), Italia (10%), y nuevamente Alemania (7%). Esta es la situación de aquellas personas que tiene trabajo, aunque sea trabajo pobre. Si a todas esta cifras añadimos la de personas sin empleo (26% en España), o el número de hogares sin ingresos de ningún tipo (2 millones en España), o los pensionistas, o las personas con subsidios ínfimos, podemos concluir que estamos ante una situación social dantesca, a la vez que la clase política española, en general, sigue instalada en un mundo de privilegios y de sueldos que nada tienen que ver con la realidad social española.

                          Medidas a aplicar en España de modo inmediato

        – Supresión total del concepto de productividad para los empleados públicos. Que solo se paguen las horas extraordinarias y los trabajos extras. Según una nota de Comisiones Obreras, sólo en el Ministerio de Hacienda del Ministro Montoro, se abonaron 31 millones de euros por este concepto a funcionarios, que en algunos casos supuso la percepción de 50.000€ anuales.

      – Eliminación de todos los asesores públicos y de cargos de libre designación, en cualquier tipo de administración. Las Administraciones Públicas solo deben funcionar con los trabajadores de plantilla, ya establecidas en las Relaciones de Puestos de Trabajo.

              – Eliminación de todos los gastos de representación y de campañas publicitarias innecesarias. El dinero invertido en los medios de comunicación deben ir dirigidos a conservar los puestos de trabajo, y no a asegurar los beneficios empresariales.

                  – Regulación y homologación de salarios en el Sector Público y en el político, con un apartado específico de retribuciones máximas.

                   Manifestaciones y concentraciones del 1º de Mayo

             Ha habido poca gente en las calles, en toda España, pero es porque la gente tiene miedo a significarse, y también porque ya está inmersa en la resignación y la desesperanza. El asalto contra los derechos laborales, y contra las prestaciones sociales es demasiado fuerte y amplio, como para pensar que en un solo día, pueden cambiarse las cosas. En Melilla, un año más, el Partido Socialista se concentró en el cementerio de la ciudad, para recordar a los que murieron en la defensa de un mundo mejor y con más esperanza para todos. Que al menos quede un instante para el recuerdo.

         Nota:  Una revista como Papeles, que concentra a los mejores analistas españoles y mundiales, lleva años analizando la situación socio-económica, proponiendo alternativas y soluciones al modelo depredador imperante. En ella se encuentra decenas de datos objetivos y ciertos.