Maneras de dormir en Melilla


                       El irresoluble problema de los menores

        Duermen debajo de los puentes, de los balcones, en edificios abandonados, en la misma plaza de España. Cualquier cosa antes que regresar al fuerte de la Guerra de Margallo, que es su inadecuado centro de internamiento. Esto es lo que nadie quiso ver en Melilla, hasta que José Palazón les puso rostro y los devolvió a la categoría humana, y por eso es “odiado” por gran parte del “stablishment” político.

       José Palazón es el antagonista de la insensible Consejería de Bienestar Social, que en estos días ha recomendado “no dar comida ni limosna a los menores mendigos”. El sermón de la montaña, pero en clave inversa. Lo único que no se puede negar a nadie es una limosna o comida cuando lo que pide es eso. Desobedeciendo la orden de la Consejería, damos limosna y comida a todo el menor mendigo que lo pide, y recomendamos hacerlo. Jamás negar pan a quien lo pide.

     En una ciudad normal la Consejería de Bienestar debería cursar instrucciones a la de Seguridad Ciudadana para que identifique los puntos de concentración de menores mendigos o abandonados y llevarlos a donde se pueda comer, asearse, pero nunca pedir a los ciudadanos que sean ellos los que se enfrente con los mendigos, con frases del estilo “vete al centro de menores”, porque eso puede provocar situaciones de tensión.

      En un gobierno normal de cualquier ciudad, ambos consejeros delegados deberían estar todo el día en la calle identificando los puntos de “residencias irregulares”, las “zonas de concentración” y no esperar a que los ciudadanos y sus blogs o sus redes sociales, identifiquen los edificios y solares abandonados. Hacer censos de población ambulante, de menores mendigos

      No se trata de perseguir ni de criminalizar, simplemente es hacer el trabajo de gestión pública, para el que han sido elegidos o designados. Todos los días leemos noticias de que ciudadanos o agentes fuera de servicios detienen a “tironeros”, “ladrones”, o realizan acciones de emergencias en accidentes urbanos. Cuando los ciudadanos auxilian a ciudadanos, es que todo está fallando. Resulta incomprensible que todas estas imágenes las vean los ciudadanos a diario, y los encargados de evitarlas ni se enteren.

      En cuanto a José Palazón, erigido en defensor del menor, diremos que en cualquier ciudad de Europa ya sería considerado un ciudadano emérito. Tras su reciente y afortunadamente superada enfermedad, se pudo comprobar que su fama  o reconocimiento da la vuelta al mundo. Al menos queda ese consuelo, que la ingrata labor de poner luz y taquígrafos sobre aquello que no se quiere ver, acaba siendo reconocida, aunque sea muy lejos de nuestras fronteras.

 

Anuncios

6 Respuestas a “Maneras de dormir en Melilla

  1. Señor Palazón, me alegro mucho de la recuperación de su salud.

  2. Se lee: “Al menos queda ese consuelo, que la ingrata labor de poner luz y taquígrafos sobre aquello que no se quiere ver, acaba siendo reconocida, aunque sea muy lejos de nuestras fronteras.”
    Queda otro consuelo. Personas como él alimentan la esperanza, son la constatación de que por mucho que el poder la trate de ocultar, hay una parte de la humanidad que responde a las cualidades de lo que somos, humanos.

  3. En Melilla se recomienda “no dar comida ni limosna a los menores mendigos”. En consonancia con la política del PP y su ministro Zoido que dice que las ONG favorecen o potencian la inmigración salvando vidas en el Mediterráneo. ¿Hay que dejarlos en el mar?
    Es canallesco criminalizar a quienes salvan vidas, dan limosnas, a quienes hacen la labor que deberían hacer los Estados.

  4. “No dar limosna” lo dijo el Presidente de la ciudad, en instrucción repetida luego por el corifeo o caja de resonancia: http://elfarodemelilla.es/2014/07/18/imbroda-el-problema-de-los-menas-se-arreglara-mas-pronto-que-tarde/

  5. Muy bueno.

  6. “El problema de los menas se arreglará más pronto que tarde”
    Creo que TRES AÑOS es más tarde que pronto…

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s