Adiós a Carlota Leret O’Neill


Carlota, la hija del capitán Leret

Carlota Leret estaba acostumbrada a vadear todo tipo de tormentas, en una vida que le fue adversa desde muy pequeña, concretamente desde el mes de julio de 1936, en Melilla. Una adversidad la ha perseguido hasta su último país de adopción, Venezuela, y hasta su mismo final.

El rigor del bloqueo y la ruina del Estado venezolano y de la República Bolivariana, a los que se sumó la pandemia del Covid, y que le impidieron recibir en persona la Medalla de Oro de la Ciudad de Melilla en 2020. Algunos problemas de salud que había superado con su tenacidad acostumbrada, como la implantación de un marcapasos en marzo del presente año.

Nos habíamos acostumbrado a que Carlota Leret podía con todo y que siempre volveríamos a verla una vez más. Sin embargo, las complicaciones de un imprevisible accidente doméstico, sucedido en los primeros días del mes, la llevaron al fatal desenlace de su fallecimiento, el día 7 de agosto, cuando todavía tenía mucho que decirnos.

Carlota Leret está presente en mi vida desde el año 2000, y en El Alminar desde el mismo año de su creación en 2011. Carlota apareció en la historia de Mellilla en el verano de 2000 y desde entonces se constituyó en el gran símbolo de la Memoria Histórica de la ciudad. Siempre sumó amigos/as en sus numerosas visitas a nuestra ciudad, y en Madrid, en dónde tenía su residencia de España.

Removió el cielo y todos los archivos para recuperar la memoria de su padre, encontrando grandes apoyos en el Ejército del Aire, pero no logró su otro gran objetivo, el más importante, el de remover la tierra y localizar los restos de «su papá», como le llamaba, aunque para todos nosotros/as sea el capitán Leret. La dimensión personal y humana nunca debe perderse de vista, porque Carlota buscaba a su padre, por encima de cualquier otra cosa. Incomprensiblemente, ningún Ministro de Defensa dio la orden de abrir la fosa en donde yacen sus restos. Sin embargo, para el dos veces golpista, dos veces laureado y dos veces enterrado, José Sanjurjo Sacanell, todo fue posible. Pasaron también los fuegos artificiales del aeropuerto Virgilio Leret. Aunque de esto último la responsabilidad recaiga compartida con la otra parte de su familia, los autodenominados como «los Leret», que prefirieron denegar la autorización para que el aeropuerto de Pamplona llevará su nombre, antes que tener que compartir ese honor con sus hijas legítimas y de sangre. Cuando alguien denomina a su página como «la verdad», es que solo cuenta lo que no lo es.

A la verdad se la reconoce, pero no se anuncia. La verdad de Carlota Leret O’Neill resplandece por sí sola, aunque ella ya no esté. Nunca respondió a los desaires recibidos, como el que la impidió recitar los versos de su madre en el fuerte/museo de Victoria Grande de Melilla. Se dio por satisfecha con la representación entre sus muros, en 2021, de una recreación de Romanza entre Rejas, a cargo de la compañía de Ceres Machado. Descansa ya para siempre, apreciada e inolvidable amiga Carlota, con tus padres, y tu hermana Maria Gabriela.

7 comentarios en “Adiós a Carlota Leret O’Neill

  1. Cuando me enteré de su muerte pasé un mal día, la verdad. No debería la Historia dejar inconclusa la lucha de alguien noble, que bastante perdemos ya. Estos 4 años, se podrá decir que no había tiempo para todo pero obviamente sí para lo que se ha querido priorizar, podrían haber puesto a Leret donde necesitamos. Y ahí estaba el aliento constante de su hija. Sus restos están sepultados por la caspa de demasiados, pero su memoria se podría haber reivindicado de manera más contundente. Ahora estará todo más diluido.

    lo que no cambia es el punto vértice de referencia. Cuando supe la noticia pensé en cómo lo trataría el Alminar. Así son las cosas buenas, que se las espera.

  2. Mi más sentido pésame al Alminar-Por la gran pérdida de una gran mujer coraje e hija de un bravo militar El Capitán Leret. Al que dedicó su vida para poder rendirle homenaje. Un abrazo enorme.

  3. ODA A CARLOTA.
    Hospitalario me
    dijiste en cierta
    ocasión:
    Nadorense dices
    que eres como
    el rio Guadiana.

    Porque apareces
    y desapareces
    aunque siempre
    estás cuando te
    necesitamos en
    EL ALMINAR.

    Yo soy y yo y mis
    circunstancias
    frase de nuestro
    compatriota y
    filósofo José.
    Ortega y Gasset.

    En una noche
    calurosa-húmeda
    en la gran urbe
    que es Barcelona.

    Entro en mi
    siempre admirado
    ALMINAR se me
    rompe el corazón
    en dos al leer
    la aciaga noticia.

    Nuestra querida
    y añorada amiga
    Carlota Leret O’Neill
    nos ha dejado.

    Una dama vestida
    de negro riguroso
    se la ha llevado
    para un viaje sin
    billete de vuelta.

    Carlota como
    expresar en verso
    tu amor hacia
    tus queridos
    padres: Carlota
    y Virgilio Leret.

    Ella buena madre
    excelente esposa
    poeta y escritora
    comprometida
    que acabó entre
    rejas siendo inocente
    como una paloma.

    Nací en Villa-Nador.
    muy cerca de la
    Base del Atalayón
    donde tu amado.
    padre Virgilio Leret.

    Fue militar-aviador
    Capitán en Jefe
    respetado y querido
    por sus oficiales
    suboficiales-soldados.

    El Capitán Leret era
    una persona creativa
    e inteligente inventó
    el primer motor
    a reacción aunque
    poco les importó.

    A los golpistas que
    lo fusilaron sin juicio
    formaron un pelotón
    con sus soldados.

    Según testigos las
    lagrimas cubrían
    sus rostros por el
    gran crimen que
    iban a cometer.

    Ordenado por
    mercenarios de
    uniforme a sueldo
    ávidos de medallas
    y de los ascensos.

    Tu querida madre
    Carlota entre rejas
    tu amado padre
    Virgilio fusilado.

    Tú hermana y tú
    más solas que
    la una los infames
    se cebaron con
    dos buena niñas.

    Carlota tu vida
    ha sido una lucha
    diaria para rendir
    homenaje.

    A tu amado padre
    y compañeros
    que yacen en
    una fosa común
    en El Cementerio
    de Melilla.

    Carlota has sido
    madre buena
    hermana ejemplar
    e hija solidaria.

    Tú lucha ha sido
    sin recompensa
    no has podido
    dar cristiana
    sepultura a tú
    querido padre.

    Pero los has
    intentado una y
    mil veces a lo largo
    de muchos años.

    Carlota duerme en
    en el sueño de los
    justos desde estos
    versos te mando
    un abrazo enorme.

    UN NADORENSE.

    ·

  4. HASTA SIEMPRE.
    Querida amiga
    Carlota Leret
    O’Neill mujer
    rebelde y coraje
    sin miedo a nadie.

    Tu vida ha sido
    desde niña una
    odisea por hacer
    frente a mil y una
    adversidades
    desde aquel aquel
    aciago 18 de julio
    de 1936 en la
    Base del Atalayón.

    Donde unos
    viles traidores
    a la República
    la vendieron
    como hiciera
    Judas Iscariote
    con el Nazareno.

    El bravo militar
    Capitán Leret
    fusilado sin
    juicio por unos
    golpistas ávidos
    de ascensos
    y de medallas.

    Este macabro y
    canalla suceso
    marcaría tu vida
    para siempre.

    Tu gran amigo
    y defensor
    Enrique Delgado.
    se sorprendió
    al saber la triste
    noticia de tu
    partida para
    un viaje sin
    billete de vuelta.

    Porque con más
    de noventa años
    tenías la vitalidad
    de una joven.

    Residías lejos
    en Caracas aunque
    para ti no había
    distancias cuando
    viajabas a Melilla.

    Para defender
    a tu querido padre
    Virgilio Leret Ruiz.
    y compañeros
    fusilados como él
    y sepultados en
    una fosa común.

    Has luchado
    como una leona
    africana y desde
    El Cielo de los
    Hombres-Mujeres
    nobles y leales.

    Tú amado papá
    te habrá recibido
    con los brazos
    abiertos y besado
    como hace un
    padre con una
    hija altiva-valiente.

    Trabajar en este
    poema me pone
    triste y emociona
    todavía recuerdo
    Carlota cuando
    alababas a nuestro
    gran HOSPITALARIO
    y EL ALMINAR.

    Y me recomendabas
    que entrara en el
    Blog que era y es
    un oasis de libertad
    derechos humanos
    y de tolerancia.

    Un abrazo inmenso
    siempre estarás en
    la memoria y gran
    corazón de este
    humilde nadorense.

    Un gran abrazo
    también para ti
    Enrique y tod@s
    los compañer@s
    del ALMINAR.
    Nadorense.

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.