La lucha contra el cáncer


 

       Nada sobre en la lucha contra el cáncer y hace falta de todo. Hacen falta recursos públicos, dinero para investigación, unidades de oncología, información sobre hábitos perjudiciales. En Melilla la situación suele agravarse por la falta de especialistas en la ciudad, por la saturación del Hospital Comarcal, y por los traslados a Málaga para recibir tratamientos específicos.

      La estancia en la capital malacitana supone añadir muchos inconvenientes a cualquier tratamiento para esta enfermedad. Por ello, la delegación de la Asociación Española Contra el Cáncer realiza las cuestaciones anuales y también otro tipo de acciones para el mismo fin, que es sostener la red de viviendas existentes en Málaga para ayudar a pacientes melillenses y sus familiares, que precisan desplazarse a la capital de la Costa del Sol.

       Ana Rodríguez es desde hace dos años la presidente de la Delegación de Melilla. Es una profesional muy reconocida en la ciudad, una gran persona, y también la ha padecido, en una modalidad muy agresiva. Desde hace seis años está libre de cualquier sombra de la enfermedad. Por ello, es muy de agradecer que personas como ella, dediquen parte de su tiempo a ayudar a otras personas, para ofrecer recursos, y sobre todo, esperanza. Quien la ha padecido en un forma extrema, puede ofrecer una gran ayuda con su ejemplo.

      No es esperar a que llegue el día de la cuestación y hacerse la fotografía. Hay que poner todos los recursos a disposición de los ciudadanos. No malgastar lo existente y seguir apostando por un modelo sanitario público. Ana Rodriguez ha relanzado la Asociación en Melilla, tras la amplia etapa de Lely Muñoz. Ha cambiado la sede de localización y está ampliando su radio de acción. Es una asociación que hay que consolidar en la ciudad. Su ubicación actual está en la calle Pedro Navarro.

                                              El Iris Blanco

     Hoy regalaban un iris blanco a aquellos que se acercaban a la mesa para contribuir con su pequeña o gran colaboración. Lo que importa es ser constante. El iris blanco es la flor de la esperanza, un estado de ánimo que pretenden que brote en los pacientes que sean diagnosticados con esta enfermedad, o que ya la hayan padecido. Entre las muchas personas que se han acercado a las diferentes mesas instaladas en la zona centro, hemos visto y fotografiado al Vicario Arciprestal, junto a la presidente de la asociación Ana Rodríguez.

La campaña de la AECC


               La Asociación Española Contra el Cáncer alcanza en el presente año, los 60 de existencia. Por aquellos años era una enfermedad real, como todas, pero desconocida. Después de 6 décadas, el cáncer es una enfermedad muy conocida, y también muy combatida. Los tratamientos son cada vez más eficaces y lo índices de supervivencia cada vez más altos. Para que esto siga siendo así hay dos cosas fundamentales, la investigación y la prevención. sin embargo, los tiempos corren contrarios para estas dos cosas. Los recortes están afectando la base de la atención social y médica en España. Hay decenas de pruebas rutinarias y poco costosas, que se le podrían realizar a los usuarios del sistema de salud, a partir de determinada edad, en la que se sabe que la incidencia puede empezar a manifestarse. Es preferible realizar pruebas preventivas a tiempo, antes que luego tener que someter a los pacientes a tratamientos largos y costosos. Esto sería otra forma de ahorrar costes futuros. Las pruebas de detección son muy eficaces, como la del cáncer de colon, uno de los de mayor incidencia en la población, y los de más fácil cura.

                                            La AECC en Melilla

         La Asociación Española Contra el Cáncer tiene casi dos décadas de existencia en Melilla (1996). Tiene su sede en la carretera de Alfonso XIII, muchos voluntarios y dos pisos en Málaga, frente al Hospital Carlos Haya, a donde acuden muchos melillenses a recibir tratamientos contra el cáncer, y sus diversos tipos. El primer piso se alquiló en 1997 y el segundo en 2005, lo que da una idea del aumento de la incidencia de la enfermedad. Son 6 habitaciones entre los dos, en donde se alojan tanto los pacientes como sus acompañantes. A veces la estancia es de uno o dos días y otras se prolonga por más tiempo. En ocasiones hay listas de espera para poder hacer uso de ellos. Al frente de la asociación se encuentra en la actualidad Ángel Carmona.

            Para discernir las prioridades socio personales de los demandantes, la AECC cuenta en Melilla con un equipo profesional que evalúa las circunstancias de cada paciente, aunque cuando no hay una ocupación completa, no se le deniega el uso prácticamente a nadie. Hay una paradoja, y es que la ciudad que gasta más de 12 millones de euros al año para todo tipo de asociaciones, tiene dificultades para aportar los 15.000€ anuales que necesita la Asociación en Melilla. Cada año tienen más trabas, y todavía no han conseguido dotarse de un convenio que les cubra esta mínima necesidad presupuestaria, sin tener que pasar por el sobresalto y el estrés de tener que renovar anualmente la subvención.

                 La vinculación de Melilla con los hospitales de Málaga es absoluta, por ello es cada día más necesaria la existencia de estas organizaciones y de sus voluntarios, para atender las necesidades médicas de la población. Mantener el alquiler de estos pisos, siempre resulta más económico que pagar las estancias hospitalarias, o las ayudas para el alojamiento en hoteles o pensiones.

          Siguen sin recortar el gasto por donde debería hacerse, que es la eliminación total de cargos de libre designación, el recorte de los sueldos políticos, y de todos sus privilegios y canonjías.

                          Pisos de la AECC en Málaga para melillenses

                     En 1996 la AECC inauguró dos pisos para enfermos oncológicos, frente al Hospital Materno Infantil, uno para niños y otro para adultos. Desde el año 2006, existen dos pisos en alquiler frente al Hospital Carlos Haya.  Hasta el año 2010, la Junta de provincial de Málaga se hizo cargo de todos los gastos. Desde esa fecha los paga la Junta Provincial de Melilla, con las cuotas, las recaudaciones y las ajustadas subvenciones de la Ciudad Autónoma.

           Nota: Mañana instalarán 8 meses petitorias en la ciudad, y una, por primera vez, en el Aeropuerto de Melilla.