Archivo de la etiqueta: ascensor Melilla La Vieja

La Torre de Las Cabras tiene goteras


El ascensor de Melilla La Vieja vuelve a estar cerrado

El pasado domingo paseaba por Melilla La Vieja, cuando un extraño cartel de “cerrado por motivos de seguridad” llamó mi atención. No interrumpí la cadencia del paseo, ni saqué mi siempre presta cámara de fotos (la más rápida de todo el Oeste), porque pensé: “Si algo se ha estropeado en Melilla, dentro de cinco días seguirá igual”. No había prisa ninguna en fotografiar el cartel ni enterarse de los motivos. El que el motivo del cierre del ascensor fuese por “motivos de seguridad”, tampoco me extrañó demasiado, porque en nuestra ciudad empieza a no extrañar nada. Ya no es noticia que este ascensor vuelva a estar cerrado. Sin embargo el ascensor está en perfectas condiciones. Lo que falla es la torre. Últimamente se están viniendo abajo demasiadas torres.

La llamo Torre de Las Cabras porque el verdadero “Torreón” se hundió hace casi un siglo. La muralla de La Florentina y lo que quedaba de la antigua torre se volvió a hundir con ocasión de las reformas para el V Centenario de Melilla, y lo que se reconstruyó constituye una de las mayores falsificaciones históricas de la ciudad. En la actualidad, y tras muchos cambios de rumbo, es el Centro de Interpretación de la Ciudad Vieja. En realidad aquello ya no es nada salvo el ascensor y es de eso de lo que nos vamos a ocupar.

La Torre con goteras

La entrada más antigua sobre una torre escrita en El Alminar data de enero de 2012, cuando la oscilación térmica y el frío intenso de las noches, quebró la torre de un parque infantil (https://elalminardemelilla.com/2012/01/11/la-torre-herida-por-el-rayo/)  , fracturando su pináculo. Hace apenas un mes escribía sobre una vieja torre de guardia del Parque de Artillería, que ya ha sido completamente desmochada, eliminando el peligro que suponía para los ciudadanos, (https://elalminardemelilla.com/2013/11/06/la-torre-desmochada/).

El pasado 17 de noviembre una intensa lluvia, casi la primera del otoño, llenó de agua la ciudad. La nueva Torre de Las Cabras hizo aguas por todos lados, inundando el ascensor. Ahora mismo hay una parte del Centro de Interpretación que no puede ser visitado. El agua se acumula en la zona superior de la torre y se filtra completa sobre la torre, provocando la inundación del ascensor, provocando un efecto cascada sobre la zona musealizada. Siempre que llueve se estropea el ascensor.

Desde entonces, y aunque la zona está seca, no se permite el paso ni el uso del ascensor. Los técnicos de Fomento deben visitar la torre y emitir su dictamen, sobre si es seguro seguir usando el ascensor o no. Mientras tanto, todo vuelve a estar cerrado y obras de rehabilitación carísimas, siguen dando muy poco resultado. La vanidad humana llevó a inscribir en un panel los nombres de todas las personas que habían colaborado de una u otra manera en la creación del Centro de Interpretación. Hoy todo está cerrado y lleno de humedades. En unos años será sólo un recuerdo.

Esperemos que el ascensor sigue estando en funcionamiento para entonces. Hay problemas mínimos, a los que son incapaces de darles soluciones definitivas. Si estas cosas ocurren cuando sólo caen unas gotas de más, asustar pensar en qué estado quedará todo si algún día un temporal se abate sobre nuestra ciudad. Hay demasiadas torres con problemas en Melilla.

El ascensor de Melilla La Vieja


        En un principio fue el Museo Amazigh, luego vino la nada, el abandono, el gran almacen y ya solo sobrevivió el ascensor de la ciudad vieja. Luego quisieron hacer un Centro de Exposiciones Temporales, como si no hubiese suficientes en Melilla. Prometieron, hace ya muchos años, que veríamos el contenido exacto de lo que fue el pabellón de Melilla en la Expo del Agua de Zaragoza. Luego volvió la nada y el vacio. Ahora emerge de nuevo, como Centro de Interpretación de Melilla La Vieja, cuya traducción es una nueva oficina de Turismo, con folletos, azafatas, alguna revista y sobre todo, una nueva foto de una nueva inauguración, una  más. Me gustaría saber si a al resto de muralla allí existente lo catalogarán, ya como la muralla omeya del siglo X o la merinida del siglo XIII.  Aunque ahora nos han prometido una nueva sorpresa sobre la conquista de Melilla, encargada a la factoría de “historias a medida”. Un nuevo traje del  pret a porter histórico con el que nos obsequian cada cinco años. Esperemos que esta vez midan bien la talla.

         A los melillenses, a los habitantes de Melilla La Vieja, a los visitantes que quiere subir al Pueblo, solo les interesa  saber cuándo se va a volver a poner en uso el ascensor. En mayo del año pasado, cuando publiqué esta entrada en un incipiente Alminar, el ascensor llevaba ya diez meses cerrado, a los que hay que añadir los 10 que ya han pasado, con lo que estamos a punto de cumplir casi dos años sin ascensor. Todo un record, de la gestión centrada en tí, o sea, en nosotros.

     Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/05/24/el-ascensor-de-melilla-la-vieja/

Melilla La Vieja sigue sin ascensor


         Es la misma entrada que publiqué en el mes de mayo y ya ha pasado medio año. El ascensor lleva cerrado desde el mes de agosto de 2010, creando muchas dificultades a quienes no tienen coche y quieren subir a esta parte de la ciudad andando, o no tienen más remedio que hacerlo así. Todo se justificaba por unas obras demoradas,prometidas y retrasadas,  para crear una nueva sala de exposiciones en Melilla La Vieja. Supuestamente se iba a inaugurar con la recreación de la participación de Melilla en la Exposición del Agua de Zaragoza, celebrada en 2008.

        Nadie entiende que se gaste dinero en crear una nueva sala de exposiciones en una ciudad que ya cuenta con suficientes zonas para hacerlas. Nadie entiende que se gaste dinero en reproducir el stand de una exposición celebrada en 2008 y que ya a nadie interesa. Los que disfrutaron de ella fueron los invitados a visitarla en Zaragoza, todo con cargo y costo al erario público. No se entiende que dejaran arruinar el Museo de la Cultura Amazigh creado en 1996. No se entiende qué pasa aquí y porqué estas obras son interminables. No se entiende que los vecinos de Melilla La Vieja llevan ya un año y medio sin ascensor.

Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/05/24/el-ascensor-de-melilla-la-vieja/

El ascensor de Melilla La Vieja


 

         No se ha votado una gestión, se ha votado una sugestión, algo que parece lo que no es. El ascensor de Melilla La Vieja lleva cuatro, seis meses cerrado, que más da, porque eso no ha importado, el pueblo no ha tenido en cuenta esas cosas. Hay una gestión aparente, movida simplemente por la propia inercia administrativa. La Administración es una máquina que no puede ser detenida. Hay una gestión mínima que obliga al mantenimiento de las cosas, pero nada más. No hay un solo lugar de la ciudad que aparezca impecable, incluso reconociendo que es una ciudad difícil, en la que la gente cuida muy poco de las cosas públicas. Pero para eso debe existir una gestión atenta al detalle, con consejeros y viceconsejeros que dediquen al menos un día a la semana a patearse la calle, a tomar contacto con el ciudadano, a recibirle en los despachos. Cuando se ha dispuesto, cuando se dispone de una cantidad de dinero tan formidable, el resultado debería haber sido 10 veces mejor, muchísimo más evidente.

             El pueblo ha querido esta Gestión, luego tenga esta Sugestión