Archivo de la etiqueta: Camara de Comercio de Melilla

El cierre de la Cámara de Comercio


                                          Sobre un final oscuro y silenciado

           La presidencia y la ejecutiva de la Cámara de Comercio de Melilla se gastó un millón de euros en la rehabilitación del edificio (la mitad fue aportada por la Delegación del Gobierno), pero en la hora de su desaparición, oscura y envuelta en la omertá informativa (solo El Faro ha informado de ella), se niegan a los tres trabajadores de la extinta Cámara, los derechos retributivos que les corresponde por Ley.

         Uno de las grandes problemas de este País, es su clase empresarial. Han dado lecciones de economía a todo el mundo (gobiernos, sindicatos, trabajadores, políticos, economistas), pero a la hora de la verdad, la de los hechos, se esfuerzan en no pagar a los trabajadores, y eso que la leyes laborales reformadas y podadas por el Partido Popular, ya dejaban los derechos laborales en sus mínimos históricos.

                 Lo que asombra en este oscuro asunto es que ningún partido político o Institución se haya pronunciado sobre este “silencioso” cierre. Ahora nos hemos enterado que los trabajadores de la Cámara llevaban desde 2015 sin percibir sus salarios o de que tampoco habían percibido las bonificaciones sociales concedidas por la Ciudad Autónoma. Asombra también que la presidente de la Cámara, afirmara hace no mucho que los excedentes o fondos de de reserva de las cuotas, se habían gastado en la rehabilitación del edificio.  La presidenta de la Cámara pasaba por ser un referente empresarial de la ciudad, e incluso nacional, por eso, resulta más asombroso aún que solo comunicara con “un sobre encima de la mesa”, el despido a los trabajadores, algunos de los cuales llevaban allí desde 1998, o que no ofreciera a los trabajadores el máximo de indemnización previsto por las ya exiguas leyes laborales. Parece que han fallado las formas, en aquellos que deberían ser el ejemplo, de un modo de actuar que luego exigen a la Administración Pública, a la que siempre acusan de despilfarro. Despilfarro es gastar casi un millón de euros en rehabilitar un edificio, cuando la Cámara de Comercio estaba en una situación tan crítica.

             Las Cámaras de Comercio son corporaciones de derecho público con personalidad jurídica propia. No parece que vayan a dejar de existir las del resto de las ciudades españolas, por lo que nos encontramos ante un caso quizá único y específico de Melilla. ¿Ha habido una mala gestión, había alternativas a este cierre precipitado y casi a escondidas?. Las preguntas son muchas, pero los partidos políticos deberían hablar y exigir explicaciones sobre lo ocurrido a su presidenta, quien sin embargo no dudó en responsabilizar de este cierre al gobierno de Rodríguez Zapatero, haciendo una afirmación de carácter partidista, impropia de quien representa a un organismo que debe mostrarse imparcial.

         ¿Ha sido el carácter voluntario del pago de cuotas la única causa del fin de la Cámara de Comercio de Melilla?. ¿Son incapaces los empresarios melillenses de pagar una cuota mensual de 50€, por mantener un organismo que les beneficiaba a todos?.¿Pueden algunos de sus representantes públicos, miembros de una asociación que se ofrece así misma como ejemplo de “bonhomía”, tener un ejemplo tan contrario a lo que predican, en el modo de despedir a sus trabajadores, que se han dedicado con lealtad y eficacia a la labor que se les exigió?. ¿Cuando se concedió la subvención para la rehabilitación ya estaba en una situación financiera crítica?.

           Mandar a trabajadores al paro, con 50 años de edad de media, es una de las situaciones más terribles y desoladoras posibles, porque  rectificar la vida laboral es muy difícil en ese tiempo. No nos creemos que no hubiera alternativas al cierre, que nadie conociese la situación, o que hubiese que hacerlo de esta manera. Las formas con las que se ha producido el cierre es inadmisible en un organismo de esta índole.

                   Lo peor, sin ningún género de dudas, es el silencio de partidos políticos, instituciones locales y gubernativas, y de quienes tienen la obligación de informar y dar a conocer estas cosas, salvo la excepción de El Faro de Melilla.

              Nota: (1) https://www.boe.es/boe/dias/2014/04/02/pdfs/BOE-A-2014-3520.pdf, (2)https://elalminardemelilla.com/2012/05/27/camara-de-comercio-de-melilla-rehabilitacion/

Cámara de Comercio de Melilla. ¿Rehabilitación?


                 ¿ Quién rehabilita la Cámara de Comercio de Melilla ?

    El Estado subvenciona a los particulares, a los municipios, a las comunidades autónomas, a los empresarios. Las comunidades autónomas subvencionan a particulares y empresarios. No suele verse que un particular subvencione al Estado o a las comuidades autónomas. Tampoco suele verse que un ayuntamiento subvencione al Estado para llevar a cabo un rehabilitación. Que no sea usual no quiere decir que no pueda producirse. Estamos en Melilla, ciudad en la que lo insólito siempre es una opción a tener en cuenta.

         La Cámara Oficial de Comercio es un organismo que aglutina a los empresarios de Melilla. Hasta hace  muy poco estaba ubicado en un edificio que además de histórico, es propiedad del Estado. Actualmente se están llevando a cabo supuestas obras de rehabilitación, subvencionadas por la Ciudad Autónoma de Melilla. El dinero que debería servir para ayudar a particulares a rehabilitar sus viviendas, se emplea en pagar la rehabilitación de un edificio del que es responsable el Estado.

            También ocurre que en Melilla se entiende por “rehabilitar” tirarlo todo, excepto la fachada. Esto es un concepto engañoso concepto de rehabilitación, pues la fachada es lo único que por ley no se puede tirar. La atenta y siempre vigilante Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento de Melilla (de la que expulsaron al representante de los Arquitectos y de la Delegación del Gobierno), autorizó la demolición de todo el interior, salvo de las escaleras. Ha sido todo un detalle. Con semejante dictamen, la empresa adjudicataria se puso, nunca mejor dicho, manos a la obra. Techos de madera, puertas, adornos, cristales, o cualquier otro vestigio modernista fue o está siendo pasado por la piqueta.

            Dimos un primera noticia de lo que estaba sucediendo, con fotos del interior de “la obra rehabilitadora”, de la que fuimos expulsado todos los que estábamos mirando, entre otros el senador socialista de la 1ª Legislatura Julio Bassets y unos cuantos más. Posteriormente cerraron todo de manera hermetica. No quieren testigos de nada. Pero se les olvidó una cosa: “Cerrar el espacio aéreo”. En El Alminar somos como el agua y cualquier rendija nos sirve para entrar y ofrecer fotografías de lo que está sucediendo en Melilla. Esto es lo que ocurre en la Cámara de Comercio de Melilla.

    Nota: El primitivo proyecto de restauración/rehabilitación, ha sido sustituido por uno de nueva redacción y firma, que es tres veces más caro que el primero.

     PD: Entradas sobre la Cámara de Comercio. (1)https://elalminardemelilla.com/2011/10/11/la-camara-de-comercio-de-melilla-sin-techo/, (2) https://elalminardemelilla.com/2012/03/22/camara-de-comercio-de-melilla/, (3) https://elalminardemelilla.com/2012/03/26/camara-de-comercio-edificio-protegido/.

 

Cámara de Comercio de Melilla


       ¿ Estamos ante un nuevo vaciado de un inmueble modernista ?

     Las cosas en Melilla están mal. No hay información alguna sobre las cosas que se van a hacer y sobre todo, se deja la defensa del Patrimonio al ciudadano, inerme ante la Administración y las empresas. Julio Bassets Rutllant ha sido Senador y Diputado en el Parlamento Español. Es farmaceutico, empresario, socialista y también miembro de la Cámara de Comercio. A todo esto se une su disposición personal y su interés  en la defensa del Patrimonio Arquitectónico de Melilla. Intentó sin éxito detener la demolición del más lujoso teatro de Melilla, el Monumental, en la década de 1980. En la presente década intentó paralizar el derribo del interior del Cine Nacional, tambien con nulo éxito. En Melilla ya no hay éxito con nada.

        Las obras del Teatro Cine Nacional o Kursaal supuso el derribo y demolicióny pérdida de todo el interior modernista, proyectado y diseñado por Enrique Nieto. Esas obras, que supusieron un aumento considerable del volumen del edificio y por tanto el aumento de la presión externa, hacia los edificios colindantes, acabó provocando daños y grietas en todas las edificaciones de la manzana. El más afectado de los edificios fue la Cámara de Comercio de Melilla, obra exterior en interior de Enrique Nieto, que perdió la techumbre hace más de dos años. Ha estado dos años sin techo, afectándose la decoración del interior, mucha de ella de madera.

          En estos días, Julio Bassets ha observado como se vaciaba de modo constante el interior del edificio, puertas de madera incluidas. Al intentar interesarse por lo que estaba ocurriendo, ha acababado todo de mala manera, con cruce de palabras entre operarios, encargados, viandantes y testigos. En las fotografías, hechas desde el límite de la puerta por la que se estaban sacando los escombros, parece que se está haciendo tabla rasa con el interior, del que se desconoce si se ha protegido algún elemento ornamental. Todos recuerdan la lujosa decoración de madera del salón de plenos, o de algunas de las puertas del inmueble. De momento la caja de las escaleras de marmol no se ha tocado, aunque aquí nadie se molesta en explicar qué se va a hacer, o qué se va a conservar.

         Los ciudadanos no pueden ser los que se enfrenten a estas cosas. Para esto están, o deberían estar las instituciones, que como las meigas: “haberlas haylas”.

   Nota: Esto ya lo habíamos comentado en El Alminar en el mes de octubre.https://elalminardemelilla.com/2011/10/11/la-camara-de-comercio-de-melilla-sin-techo/