Archivo de la etiqueta: eucaliptos en melilla

Árboles altos


               La altura de algunos árboles de Melilla es muy llamativa, como los tres ejemplares de palmera mexicana de la plaza de Torres Quevedo. Estas tres palmeras son las únicas supervivientes de la vegetación primitiva de la plaza, y aparecen reflejadas en las postales de la década de 1970.

                         ¿Existen árboles centenarios en la ciudad?. La evolución del territorio hace pensar que no, pues las necesidades defensivas de un territorio en guerra obligaban a la explanación más completa. Solo a partir de la segunda década del siglo XX pudo iniciarse la plantación de árboles y otras especies vegetales. Por las fotografías existentes, los árboles más antiguos podrían estar en el parque Hernández, pero no puede asegurarse que alguno de sur árboles pertenezca a la plantación primitiva. Lo que sí parece apreciarse en las fotografías antiguas es que era mucho más frondoso. Los árboles más antiguos del territorio de la expansión sí podrían estar aproximándose al siglo de existencia y se encontraría en este parque, que es el termómetro verde de la ciudad.

                 Las araucarias, los eucaliptos colorados y los de cabeza mazuda, junto con los pinos australianos pueden contarse como los árboles más altos de Melilla. En los antiguos cuarteles existen todavía árboles de gran altura, destacando los del acuartelamiento Pedro de Estopiñán, fácilmente reconocibles desde el exterior.

                    Sin embargo, los árboles más hermosos y majestuosos de Melilla,  son los dos eucaliptos situados junto a la frontera de Beni-enzar. Las copas son las más elevadas de la ciudad, además de las más grandes y espectaculares. Son solo dos árboles pero de una superficie colosal. Un auténtico monumento arbóreo.

                    Constatar la pérdida de grandes árboles en la última década, utilizando como referencia el libro de Antonio González y Carmen Enrique. También queda de manifiesto la mala salud del arbolado urbano, debido a las constantes y devastadoras podas. Las fotografías muestran que los árboles más grandes y saludables están en aquellos lugares en donde no están al alcance de intervención alguna, como cuarteles y zonas aisladas.

 

Anuncios

La selva de los eucaliptos


                                   Eucalipto, el árbol terrible

            ¿Cuándo llegaron los eucaliptos a Melilla?, ¿Pueden ser los eucaliptos considerados como una especie invasora? Los  eucaliptos llegaron a Melilla al igual que a toda España, a partir de 1960. Se necesitaban árboles de crecimiento rápido para la producción de pasta de papel, y la fácil repoblación resultante con este árbol, de bosques quemados con especies autóctonas.

                       El eucalipto es una especie de origen australiano, que una vez plantado tiende hacia el gigantismo. Son los árboles más altos de los que pueden verse en nuestra ciudad, siendo los más conocidos los de la calle Mar Chica. Se encuentran también en la plaza Daoiz y Velarde de Tesorillo, en una de las riberas del río de Oro, junto al Instituto Leopoldo Queipo y en las faldas del Cerro de Camellos. Podían también verse en instalaciones militares, como el Hospital Militar (ya talados), y en las dependencias administrativas del antiguo cuartel de Artillería, objeto de una reciente y severa poda.

                         Es un árbol que degrada el bosque, ya que absorbe todo el agua disponible con sus potentísimas raíces, y tiene un altísimo impacto paisajístico, pues sobresalen sobre cualquier otro árbol. En España se está intentando frenar su expansión, ya que en caso de incendio arden con mucha facilidad, como ocurrió en Galicia hace dos años.

                          En la calle Mar Chica se están podando en las ramas de la parte baja, pues la calle tenía un aspecto selvático. Requieren una atención constante, ya que algunos son muy altos y de grandes y pesados troncos. El desplome de alguna rama elevada o incluso la caída de algún árbol, ya se han talado varios, podría causar grandes estragos. Hace un año fueron podados en sus copas.

                        La presencia de los eucaliptos en la ciudad y de tanta flora australiana, es uno de los tantos misterios legados a esta ciudad en su etapa franquista.

 

            Nota:http://archivo-es.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/bosques/InformeEucalipto2011.pdf

El gran eucalipto del arroyo Farhana


         Los eucaliptos proceden de Australia y su presencia en nuestra ciudad debe remontarse a los años de la expansión y décadas posteriores. Los ejemplares más antiguos existentes son centenarios o próximos a cumplir el siglo de vida. Si hacemos caso a los pocos libros existentes sobre la flora y el arbolado de Melilla, podemos descubrir que  la carretera de Farhana estuvo llena de este tipo de árboles, pero que fueron talados sin más por las nuevas políticas estéticas imperantes en la ciudad. Un árbol centenario no debería ser talado nunca, porque es parte del patrimonio ecológico de los melillenses. Sin embargo sí fueron talados eucaliptos centenarios, en esta carretera en fecha no determinada, y junto al tanatorio municipal, hace apenas un año.

        Con los datos recopilados se puede afirmar que estos dos grandes y  casi centenarios eucaliptos, son el único resto de una pasado arbóreo que ya nadie recuerda. No parece que exista mucho interés por conservarlos. Uno tiene la rama completamente partida y cae hasta el lecho seco del arroyo. El estado de la zona es bastante lamentable. Esto es suelo rústico pero será urbanizado dentro de no mucho tiempo. Dejamos constancia de que estos dos árboles existen y son testigos de un pasado más esplendoroso y verde, de antes de que llegara el imperio gris del cemento. No sabemos si esto servirá para su conservación o para que sean talados hasta las mismas raíces.

          Hay varios tipos de eucaliptos en nuestra ciudad. Los más grandes y altos son los colorados y los de cabezuela mazuda. El primer grupo, los colorados,  se encuentran sobre el Río de Oro, detrás de la tapia del Instituto Leopoldo Queipo y en la espalda de la calle Juan Ríos. El segundo grupo concentra sus ejemplares en la plaza de Daoíz y Velarde en el Tesorillo, y en la calle Mar Chica. Estos dos ejemplares, de los más altos y antiguos son eucaliptos colorados.