Archivo de la etiqueta: higueras en Melilla

La higuera oculta


      Esta es probablemente una de las higueras más latas de la ciudad, si no la que más. Esta oculta a la mirada directa. Solo se puede ver desde el edificio de Los Altos de La Vía. Está encerrada en un pequeño patio, y ha buscado la luz creciendo de modo vertical. Antes estaba más oculta, pero la demolición del techo de tejas de un antiguo edificio, la ha hecho más visible, pero solo desde el citado edificio. Allí existía un antiguo taller de automóviles, y otros locales comerciales. El edifico trasero ya está también vacío. Solo prosigue su actividad comercial, una pequeña tienda de ropa de bajo precio, en la calle Álvaro de Bazán. Esta es una higuera destinada a desaparecer, cuando todo ese solar y el edificio, sean declarados en ruinas. Es una higuera desconocida y por eso la traemos hasta El Alminar. Ya no dejaremos fotografías para el día siguiente.

      Nota:https://elalminardemelilla.com/2016/02/02/en-el-dia-siguiente/

Anuncios

La higuera del puente del ferrocarril


 

 

    Hay un error que no puede cometerse en Melilla, llevando siempre una cámara fotográfica encima. Cuando se ve una foto hay que hacerla, porque si se deja para el día siguiente, puede que el objeto que llamó la atención ya no exista. Si es un edificio puede estar derribado al día siguiente, si en un contenedor o una papelera puede haber ardido esa misma noche y si se trata de un árbol, puede estar talado la siguiente vez que se pase por allí.

                        El talado de la higuera del puente del ferrocarril

         El puente del ferrocarril tenía una higuera hermosa, que florecía en mayo y proporcionaba un deliciosa aroma al pasar junto a ella, en una ciudad que no se distingue precisamente por sus buenos olores. Talar una higuera no tiene sentido alguno, y más estando florecida. No lo han hecho por limpiar la zona en donde se asentaba, que sigue estando sucia y llena de residuos. No causaba molestia alguna y proporcionaba un detalle verde y aromático en una zona gris, con el puente gris del ferrocarril, que en otra época estuvo pintado de color beis claro.

                 No tiene sentido lo que se ha hecho. Es una mala acción, una de las muchas que se cometen de modo constante contra el arbolado melillense. Era una higuera de un esqueje, pero muy robusto, aferrada al puente de una manera imposible, pero una planta al in y al cabo, un ser vivo. Un verde florecido que rompía la gris uniformidad de la zona.

                 Todos los años, desde la creación del Alminar, revisamos las higueras existentes, buscamos nuevas, y damos cuenta de ello. Lamentar profundamente su tala, y sobre todo, que la semana pasada, tanto Uno de Melilla (que me avisó de la fechoría), pensamos en hacer una fotografía más de la rama  de higuera del puente. Tanto uno como otro, pese a llevar cámaras fotográficas siempre en el zurrón, dejamos la posible escena para otro momento. Craso error, si nosotros fallamos ellos no. El bien descansa pero el mal no. La mierda y la ruina allí siguen.

                Hoy la higuera ya no es nada. Hemos recogido sus últimos frutos, y mostramos sus últimas imágenes.

Las higueras del cerro de Camellos


             Nombres históricos como el de Cerro de Camellos desaparecen del callejero urbano, no hay una sola calle o plaza en el Barrio de la Victoria que tenga ese nombre, mientras que otros casi se repiten, como el de Paseo ciudad de Málaga, y el de Calle camino ciudad de Málaga.

                             Tiempo de brevas y de higueras

           La casi ausencia de invierno, y la llegada temprana del calor, han adelantado el florecimiento de las higueras en Melilla. En otras ocasiones y años hemos escrito sobre ellas en el mes de junio. La higuera es una planta de la familia de las moráceas, árboles de madera blanda, de grandes hojas verdes y de intenso e inconfundible aroma. En principio era una especie monoica, con flores separadas de ambos sexos, en un mismo pie. Razones biológicas han hecho que con el tiempo, se convierta en una planta dioica, con flores separadas de cada sexo. Las higueras masculinas se denominan cabrahigos, y las femeninas son las comunes o cultivadas.

            La higuera es un árbol muy resistente, no requiriendo especiales cuidados, salgo que se quiera cultivar. Una vez plantada y teniendo las condiciones necesarias de humedad y calor, solo hay que esperar a que de su fruto anual, las brevas al inicio de la temporada y los higos al final. Actualmente se está cultivando la higuera brevera, brevales o bacorera, pues son los frutos más apreciados en el mercado, y su valor alcanza un precio más alto. No todas las condiciones climáticas son adecuadas para que la higuera de fruto dos veces al año, y en muchos casos, los frutos de otoño no llegan a florecer. Cuanto mayor es la calidad del suelo, mayor es la calidad del fruto.

                      Las higueras de las faldas de Camellos 

       Al final de la calle Mesones, hemos encontrado una gran y florecida higuera, en una ruta que todavía es muy utilizada para descender desde la zona de La Remonta, hasta la mitad de las escaleras del monte. La otra, que en realidad es un conjunto de tres, está situada también en la falda del monte, junto a las otras escaleras, las que dan acceso a la calle Pérez Oses y Auxilio Social. Allí queda en la ladera el resto de una escalera que ya no es utilizable.

Nota: (1)https://elalminardemelilla.com/2011/12/16/melilla-el-absurdo-en-las-calles/

De higos a brevas


Es una expresión clásica que genera no pocas discusiones, pues existe una confusión formidable sobre los frutos de la higuera y su tiempo. Unos dicen que los higos son los oscuros y otros que son los de color verde. El caso es que nadie se pone de acuerdo, ni sobre cuando empieza la temporada ni sobre cuando acaba y las desavenencias se mantienen durante años.
La expresión de higos a brevas marca un ciclo, que va desde el mes de septiembre hasta el mes de mayo del año siguiente. Es un ciclo anual, de un año hasta el próximo. Melilla es una ciudad de higueras, pero salvajes, pues en los parques públicos no hay ninguna. La higuera tiene muchas leyendas y refranes acerca de ellas, e incluso maldiciones si son taladas. La Reina Isabel II ordenó talar una en Melilla, que era milenaria y sagrada, y acabó su reinado en el exilio. De esta higuera y de su historia hemos escrito en El Alminar, y de esta reina escribiremos próximamente.
La cuestión es que la higuera es un árbol que da frutos dos veces en un año, diferenciados en forma, color y sabor. En mayo se inicia el primer florecimiento de la higuera, y esos frutos son las brevas, que pueden ser negras y verdes. En agosto y septiembre culmina la 2ª floración, con los higos, que mantienen ambas tonalidades. Los higos son más pequeños, redonditos y dulces, mientras que las brevas son más alargadas. Eso sí, cuando el color rojo aflora por sus grietas, es que ya empiezan a estar pasados.

PD: http://www.hogar.mapfre.com/noticia/975/los-higos-combaten-como-nada-el-estrenimiento-y-las-verrugas
Notas: (1) https://elalminardemelilla.com/?s=tiempo+de+higueras. (2) https://elalminardemelilla.com/2012/09/21/una-higuera-centenaria-en-melilla/.

Una higuera centenaria en Melilla


                        La higuera más grande de Melilla

           Algunas veces se encuentras las cosas porque se están buscando o se está detrás de ellas, otras aparecen sin buscarlas. En septiembre la higueras están dando por segunda vez sus frutos, los higos. Ya no volverán a florecer hasta el mes de junio, ofreciendo la primera floración, las brevas. Empieza el periodo de tiempo conocido como ” de higos a brevas”, que tienen una duración de nueve meses, lo mismo que un embarazo. Hay todo tipo de leyendas, historias y dichos sobre las higueras. Melilla es una ciudad de higueras, pero silvestres, pues sorprendentemente no hay ninguna plantada en los parque de la ciudad.

          En el monte de Mª Cristina, entre las calles de los ríos Nervión y Salor,  me he encontrado con la higuera más grande de Melilla. Se extiende a lo largo de tres calles y rodea por completo la casa junto a la que se encuentra. Proporciona frutos grandes y abundantes frutos a lo alrgo de tres meses, de los que disfrutan casi todos los vecinos de la zona.

       Esta higuera es centernaria, un verdadero monumento natural, en el barrio de La Incineradora de residuos de Melilla. Según el propietario de la casa mata en donde se encuentra esta higuera centenaria, su edad es como mínimo de 80 años, tiempo en el  que su familia tiene constancia de su existencia.

      Nota:  refranes sobre las higueras y su tiempo. http://frutales.wordpress.com/2012/07/03/refranes-de-higueras/

            PD: https://elalminardemelilla.com/2012/06/08/tiempo-de-higueras-en-melilla/

Tiempo de higueras en Melilla


                                La higuera 

         La higuera es un arbol de la familia de las moráceas, de hoja caduca y que en época de floración, inunda el entorno con uno de los olores más característicos, penetrantes y dulces que existen. “Es un arbol o arbusto que llega a alcanzar unos 8 metros de altura, de amplia copa por sus ramificaciones con tendencia a la horizontalidad. Las hojas, muy grandes y con amplios lóbulos, son ásperas al tacto. La polinicación la realiza una sola especie de himenóptero. Es una especie cultivada en todo el Mediterráneo, requieriendo un clima seco, caluroso y con algo de humedad”, (1).

           “Algunas higueras son bíferas, produciendo un tipo de fruto a principios del verano (brevas), y otro a finales (higos). Con ellos se fabrican licores, vinagres y aguerdientes. El latex blanquecino se utiliza para eeradicar verrugas.  Sus frutos son ricos en vitaminas A, B y C, se les reconocen propiedades medicinales diversas, tales como antisépticas, sudoríficas, laxantes, expectorantes, hipoglucemiantes. También alivia las picduras de los insectos y se uiliza para cuajar la leche y el queso”, (2). Su fruto es muy voluptuoso e incluso afrodisiaco, que todo hay que decirlo.

                         La higuera en Melilla

       La higuera se puede ver en Melilla de forma natural en antiguas huertas, en solares, en patios de casas , en cuarteles, en campos abandonados, pero no en los parques, lo que resulta un hecho curioso. Se plantan todo tipo de flora  y árboles ornamentales de tipo tropical, pero se desdeña un árbol autóctono y propio.

         Las culturas oritentales, de donde parece proceder la higuera, la tenían como un arbol sagrado, aunque hay más de 40 tipos de higuera. En las culturas celtas también tenía un significado místico. En Asturias y Galica es muy frecuente verlas. La leyenda de la fundación de Roma, cuenta que las cesta en la que los gemelos Rómulo y Remo fueron arrojados al precipicio, fue detenida por las raices de una higuera, lo cual podría tener algo de cierto, pues las higueras pueden crecer en las laderas de los barrancos.

           Para la cultura musulmana es también un árbol sagrado, que obviamente adoptó de las tradiciones preislámica. Incluso el propio profeta Mahoma alabó ante sus discípulos las propiedades de su fruto. La higuera y el olivo están asociados al culto en las mezquitas, siempre y cuando tenga cerca algún terreno en donde poder plantar este tipo de árboles. En la entrada de la mezquita de Reina Regente hay un olivo plantado junto a la puerta.  En Melilla existió una importante mezquita asociada a una higuera, la de Lal-la Zurzut, y que estaba situada en lo que se conoce como cerro de Santiago. Su emplazamiento pudo coincidir con la superficie que hoy ocupa el colegio de La Salle. Todo el conjunto fue demolido en 1863 mediante un decreto específico de la Reina Isabel II. Ambos árboles pueden verse también en el entorno de los morabitos.

             En Melilla existen higueras, en todos los emplazamientos antes citados, algunas muy hermosas y puede que hasta centenarias. Hasta el año 2009 podía verse una rama de higuera junto a la torre de san Juan, en la muralla de Melilla. Intenté sin éxito salvarla, recurriendo a argumentaciones de todo tipo. Al final la talaron, pero mi nombre quedó asociado a esa higuera, tanto para los amigos, como para los adversarios.

         La expresión temporal: “De higos a brevas”, alude al tiempo comprendido  entre el final del verano en curso  y el inicio del de la misma estación del año próximo. Primero son siempre las brevas y finalmente los higos.

Notas: (1) La flora silvestre de Melilla; Juan Antonio Gonzalez, Huberto García y José Mª Cabo. (2) Paseos botánicos por la ciudad de Melilla; Juan Antonio González y Carmen Enrique.

PD: (1)http://www.webislam.com/articulos/36191-la_mezquita_de_lalla_warzo_la_higuera_sagrada.html. (2)http://www.webislam.com/articulos/40409-la_mezquita_de_la_higuera_sagrada_147_anos_de_su_demolicion.html.(3)http://www.webislam.com/articulos/36468-una_higuera_en_la_muralla_de_melilla.html