La higuera del puente del ferrocarril


 

 

    Hay un error que no puede cometerse en Melilla, llevando siempre una cámara fotográfica encima. Cuando se ve una foto hay que hacerla, porque si se deja para el día siguiente, puede que el objeto que llamó la atención ya no exista. Si es un edificio puede estar derribado al día siguiente, si en un contenedor o una papelera puede haber ardido esa misma noche y si se trata de un árbol, puede estar talado la siguiente vez que se pase por allí.

                        El talado de la higuera del puente del ferrocarril

         El puente del ferrocarril tenía una higuera hermosa, que florecía en mayo y proporcionaba un deliciosa aroma al pasar junto a ella, en una ciudad que no se distingue precisamente por sus buenos olores. Talar una higuera no tiene sentido alguno, y más estando florecida. No lo han hecho por limpiar la zona en donde se asentaba, que sigue estando sucia y llena de residuos. No causaba molestia alguna y proporcionaba un detalle verde y aromático en una zona gris, con el puente gris del ferrocarril, que en otra época estuvo pintado de color beis claro.

                 No tiene sentido lo que se ha hecho. Es una mala acción, una de las muchas que se cometen de modo constante contra el arbolado melillense. Era una higuera de un esqueje, pero muy robusto, aferrada al puente de una manera imposible, pero una planta al in y al cabo, un ser vivo. Un verde florecido que rompía la gris uniformidad de la zona.

                 Todos los años, desde la creación del Alminar, revisamos las higueras existentes, buscamos nuevas, y damos cuenta de ello. Lamentar profundamente su tala, y sobre todo, que la semana pasada, tanto Uno de Melilla (que me avisó de la fechoría), pensamos en hacer una fotografía más de la rama  de higuera del puente. Tanto uno como otro, pese a llevar cámaras fotográficas siempre en el zurrón, dejamos la posible escena para otro momento. Craso error, si nosotros fallamos ellos no. El bien descansa pero el mal no. La mierda y la ruina allí siguen.

                Hoy la higuera ya no es nada. Hemos recogido sus últimos frutos, y mostramos sus últimas imágenes.

Anuncios

15 Respuestas a “La higuera del puente del ferrocarril

  1. Pásate a media mañana por la rotonda de Hidúm. Encontrarás tantas fotos que hacer que se te fundirá la cámara.
    Y al día siguiente, siempre de tener tiempo, cuando se anime el Rastro. Si le pones “Última visita a Fes” al álbum, nadie será capaz de contradecirte.
    Dan de sobra para sendas entradas… :/

  2. Era una higuera preciosa.
    Creo recordar que en otra ocasión en otra entrada sobre higueras contaste que para los musulmanes talar una higuera trae mala suerte. Deseo de todo corazón que así sea, la peor de las suertes para los responsables de esto.

  3. Conozco de sobra esa realidad a la que aludes, pero El Alminar nunca alzará su denuncia contra el pobre, que no tiene culpa de serlo. Los responsables de que eso ocurra y se siga produciendo, ni siquiera han pasado por allí.
    Esa es la frontera interior de Melilla, la que nadie, ningún partido o formación política traspasa, y fíjate que digo “ningún”, salvo, evidentemente Coalición por Melilla.
    Las grandes fortunas de la ciudad, siguen aumentando a costa de eso. Si metemos allí nuestros focos, solo perjudicaremos a aquellos que mendigan un salario de un día.

  4. Dos hombre mayores que cruzan este puente a diario, al verme hacer fotos, me preguntaron el motivo de que hubiesen talado esa higuera. Solo acerté a decirles que es son malas acciones, no de los trabajadores, sino de quienes les dictan esas órdenes. Me consta que muchos sufren al realizar esas podas salvajes, o talas como la presente.

  5. Muchas veces cruzo ese puente y solía tocar con mis manos las hojas de esa higuera y disfrutar de su olor. Ahora siento una profunda tristeza. Asco por esta ciudad…

  6. Estoy profundamente indignado. Me gustaría añadir a mi mensaje anterior la siguiente reflexión: Quénes son más salvajes, los que queman contenedores o los que cercenan la vida?

  7. Esa higuera era un ejemplo de la perseverancia de la naturaleza. Lo que ha hecho no tiene calificativo posible, aparte del de fechoría.. Yo sumo la tristeza a la indignación. Sé que se complacen cuando ven que algo nos causa dolor o rabia. Por esta vez no puedo ocultarlo.

  8. lo explico en otro sitio, para no distraer aquí. Quizá esas personas a las que aludes son precisamente lo que menos sobra ahí. Aunque en esa realidad, si hubiera alguien con sensibilidad en el ayuntamiento, unos bancos de madera, un poco de dignidad estructural, no vendría nada mal…

  9. Buenas noticias, amigos. La higuera que fue salvajemente talada por unos criminales al servicio del poder indigno está volviendo a brotar. La vida se vuelve a abrir camino!!!

  10. Resistencia y perseverancia, eso es lo que necesitamos.

  11. la naturaleza siempre se abre paso, y nos da lecciones de resistencia y perseverancia.

  12. Me alegra la tarde saber que renace la bella higuera del puente. Ya lo dijo un gran poeta y humanista Pablo Neruda. Defensor de la República y que ayudó generosamente a muchos de nuestros compatriotas en el duro exilio. Podrán cortar todas las flores, pero nunca detendrán la primavera.
    Abrazos y la solidaridad del nadorense que os aprecia.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s