Jesucristo y la higuera


           

 

               <A vosotros se os ha dado el misterio del reino de los cielos; en cambio a los de fuera todo se les presentan en parábolas, para que «por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y sean perdonados>. Marcos 4, 10-12

    Esta es una de las parábola más extrañas de las muchas contenidas en los evangelios, es más, la acitud de Jesucristo resulta dificil de comprender, incluso por sus mismo discípulos, que no entendieron su reacción contra la higuera. Ante el asombro de Cruz de Malta y el «vago» recuerdo de Padeciendo la incompetencias, El Alminar ha investigado el asunto en todas las fuentes disponibles.

             Evangelio de Mateo. 21, 18-20 : 

   De mañana, camino de la ciudad tuvo hambre. Viendo una higuera  junto al camino se acercó, pero no encontró en ella nada más que hojas y le dijo: «Que nunca jamás brote fruto de tí». E inmediatamente se secó la higuera. Al verlo los discípulos se admiraron y decían: ¿Cómo es que la higuera se ha secado de repente?.

           Evangelio de Marcos. 11, 12-14

   Al día siguiente, cuando salía de Betania, sintió hambre. Vió de lejos una higuera con hojas y se acercó para ver si encontraba algo; al llegar no encontró más que hojas, porque no era tiempo de higos. Entonces le dijo: «Nunca jamás nadie coma frutos de tí». Los discípulos lo oyeron.  A la mañana siguiente vieron la higuera seca de raíz. Pedro se dió cuenta y le dijo a Jesús: «Maestro, la higuera que maldijiste se ha secado».

      El texto de Marco es absolutamente preciso y difiere por completo del de Mateo, porque especifica que no era tiempo de higos. Aquí los apóstoles no se asombran, sino que se callan y sólo al día siguiente Pedro se atreve a preguntarle por el incidente. Eso sí, la higuera está igualmente seca.

              Evangelio de Lucas. 13, 6-9     

             Uno tenía una higuera plantada en su viña y fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. «Dijo entonces al viñador: Ya vés, tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera y no lo encuentro». Cortalá, ¿para qué va a perjudicar el terreno?. Señor, déjala todavía este año, cavaré a su alrededor y le echaré estiercol, a ver si da fruto en adelante.

      Lucas redacta su evangelio con los dos anteriores a la vista, eso está claro y altera toda la historia para «suavizar» el inexplicable comportamiento de Jesucristo. No era tiempo de higos y no podía haberlos. Tampoco está justificado el secar una higuera que no da frutos cuando no es su tiempo. En el evangelio de Lucas todo se relata como una conversación entre agricultores. No hay maldiciones y sobre todo; no talan la higuera, porque las higueras no deben talarse. Juan, el discípulo amado y también evangelista, ni siquiera menciona el asunto de la higuera.

        Esto es todo lo que hay sobre este inexplicable suceso y como dicen los porpios evangelios: ¡ Quién tengan ojos que vea, quién tenga oídos que oiga y quién pueda entender que entienda!.

                        El Cerro de la Higuera en Melilla

  El cerro de la higuera fue llamado por los españoles como de Santiago y así se le conoce en la actualidad. Los nombres también borran el pasado. En ese cerro existía un conjunto integrado por una alcazaba musulmana y un santuario religioso islámico de tipo morabítico, con una pequeña mezquita asociada. El complejo tenía también un arbol sagrado, en concreto una higuera. Todo fue demolido en 1863, con un decreto emitido por la Reina Isabell II de España, lo que da una idea de la importancia del conjunto. Hoy he fotografiado la higuera allí existente, muy próxima a lo que pudo ser su emplazamiento real.

        Nota: Todas las fotografías son de higueras actualmente existentes en Melilla.

21 comentarios en “Jesucristo y la higuera

  1. Muchas gracias por refrescarme la memoria, así es. Lo de las zarzas es otra cosa que yo he mezclado con esto (la zarza ardiente).

  2. La de la zarza que arde pero no se consume es también una historia muy buena. Así imaginaba yo el fuego del Infierno, como algo que te quema pero sin llegar a consumirte nunca.

  3. Gracias por atender nuestras demandas. Me ha gustado bastante. Tal como lo has planteado, ofrece varias lecturas e interpretaciones. No conocía estos pasajes del N.T.
    Hay tiempo para comentarlo, porque es muy interesante el tema.

  4. En El Alminar y su Consejo de Redacción, procuramos atender en lo posible, las sugerencias de los comentaristas. El Alminar se hace entre todos. Necesitaríamos algún teólogo o exégeta de los evangeliios.

  5. He estado varias horas leyendo y releyendo varias páginas que tratan sobre la parábola de la higuera (y es increíble cómo pasan los minutos cuando se está concentrado en un tema de interés), sobre su interpretación, la que más me ha llamado la atención y me ha gustado es ésta. Os recomiendo su lectura.
    http://www.revistacriterio.com.ar/iglesia/%C2%BFpor-que-jesus-maldijo-una-higuera/

    Hospitalario.
    Advertencia: Mi antivirus me advierte de que esa página tiene un «troyano» alojado. Leerla pero no descargarse nada. Deberíamos eliminarla.

  6. Asombrosa coincidencia. Puedo asegurar que no había leído ese texto ni ningún otro parecido, cuando elaboré la entrada del Alminar. Mi intención era solo hablar de las higueras de Melilla, amplié el tema ante las dudas de Cruz de Malta y de Padeciendo las incompetencias.

  7. Mi antivirus no detecta nada (y es de lo mejor), pero gracias por la advertencia. Es una pena porque es súmamente interesante lo que se puede leer en esta página.

  8. A raíz de esta entrada del blog, he tenido la ocasión en estos días de hablar con un buen amigo teólogo acerca de las parábolas de la higuera. Desconocidas para mí, sin embargo, hemos profundizado en ellas, y encierran en su interior un mensaje, una segunda lectura, como casi todos los textos del Nuevo Testamento.
    Partiendo de que las parábolas eran el método normal de predicación para Jesús. Una forma sencilla, cercana al pueblo, historias sacadas de la vida cotidiana.
    En San Marcos, el episodio precede a la expulsión de los mercaderes del templo. La higuera esteril simboliza al pueblo de Israel que no ha dado los frutos esperados.
    En San Mateo, significa la autoridad de Jesús, que busca «frutos» en su pueblo y no los encuentra y anuncia el final del templo y de Jerusalen.
    También expresa el poder de la fe. Esa fe que siempre es la condición necesaria para que Jesús realizara sus signos.

  9. Diós nos dá los recursos necesarios. El Espiritu Santo produce esos frutos en el corazón de cada uno de nosotros, pero Diós buscará continuamente esos frutos en el creyente.
    ¿cuales son?
    Luchar contra la injusticia, ayudar a quién nos lo pida, y no pensar en hacer daño al prójimo de forma deliberada. A diario nos dá muchas oportunidades de rectificar en nuestros actos.

    La higuera tenía un aspecto estupendo, con hojas, pero estaba seca por dentro.
    Cuantos, como la higuera, dan apariencia de piedad y bondad, aparentando ínteres y amor por el prójimo y están llenos de podedumbre y odio por dentro.
    A pesar de eso, Diós nos concede oportunidades de cambio en nuestra vida.

  10. Es un tema recurrente este de la higuera. Leí las palabras de las parábolas y mi comprensión es fría. Nadie se pone de acuerdo cual es el significado ?

    • He leído voces infinitamente autorizadas, en este caso, con el cristianismo ya creado, acabó simbolizando a la Sinagoga que por no reconocer a Jesús (la Paz sea con él) como mesías no da frutos. Parece que Jesús la maldice usándola como símbolo de la ciencia, ya que la relaciona con el intelectual Natanael. Los estudiosos opinan que la maldición de la higuera es una expansión secundaria de la iglesia primitiva, no pertenece al Jesús histórico, se trata de un milagro punitivo, único y extraño entre los milagros de Jesús. Por tanto no hay que hacerle caso como si procediera del Jesús histórico. Pero al margen de esa consideración, la higuera ha tenido un simbolismo muy importante en todo Oriente y en las culturas del Mediterráneo. Solía simbolizar la abundancia (como el olivo o la vid), pero también tenia significados negativos cuando se secaba. Pero la simbología de la higuera, según tiempos y culturas, parece ser muy amplia y de capital importancia en todas partes.

  11. Globalmente, se puede considerar la higuera, en el pensamiento de Jesús, como un paradigma de lo que estaba pasando con el Israel de entonces. La higuera tiene hojas, pero no tiene fruto = Israel tiene una tradición rica, pero está siendo infiel a su misión entre los pueblos. Es decir, tiene una frondosidad engañosa que oculta su esterilidad. La maldición de la higuera es figura la destrucción del templo por Tito en el años 70. Está aludiendo a lo que dice Marcos 1,15 : «Se ha cumplido el plazo/tiempo», el de la antigua alianza y no ha dado el fruto deseado. Jesús confirma su esterilidad para siempre: ha terminado su papel histórico en el plan de Dios. La referencia al monte puede identificarse con el templo. Lo que no cumple su finalidad no tiene razón de existir.

  12. Es importante aclarar que la denuncia de Jesús no se hace por odio a los seres humanos, aunque sean opresores como el templo de entonces, sino para evitar que continúe la opresión. Se excluye la violencia y se proclama el compromiso de amor con la humanidad.

  13. Hoy ya sé que el hecho descrito en esta parábola es real, que lo normal es que la higuera de dos frutos (brevas e higos), pero que en ocasiones, es posible que solo lo de una vez, al principio del verano. Este episodio pudo producirse a finales de agosto o principios de septiembre. Por alguna razón, probablemente climáticas, esa higuera no pudo madurar por segunda vez sus frutos, de ahí el enfado de Jesús, el Cristo.

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.