Archivo diario: 12 junio, 2012

El Alminar en medio de la niebla


 

         ¿A qué se debe esa diferencia?. ¿A qué se debe que reaccionemos tan débilmente ante unos fenómenos que nos presagian un duro porvenir?. ¿Al trastorno de nuestros principios morales y a la ausencia de estos principios?. Los Hermanos Karamazov. Fiodor Dovstoyevsky

                  El Alminar surgió de la nada. Se fue perfilando con el paso del tiempo. Los acontecimientos impusieron muchos temas y me obligaron a entrar en asuntos que ya tenía aparcados, pero eso es un signo de que es algo vivo, con vocación de permanencia, de servir de referente. Muchos temas, algunos muy fijos, pero que son la espina dorsal del Alminar.  Tratados y seleccionados siempre desde la propia subjetividad, pero intentando dejar suficiente margen para el debate o la generación de ideas y puntos de vista nuevos. El Alminar empezó a erigirse dentro de la oscuridad y soledad más absolutas, y ahora resulta casi imposible prescindir de él. Aquí hay casi de todo y para casi todo el mundo. Amigos y adversarios pasan por aquí con casi la misma constancia. Algunos ya no han vuelto, muchos se renuevan y unos pocos permanecen.

           No todo el mundo puede levantarse en medio de la nada y empezar a caminar. Hay gente débil. La vida es dura y azota con desigual fortuna a las personas. No creo en ideologías o religiones  absolutas, porque no hay verdades absolutas. Hay formas de vida que pueden apagar las dudas que podemos sentir a lo largo de nuestra existencia, pero exigen, eso sí, la anulación de la conciencia y de la voluntad. 

       Despues de trece meses de actividad constante, casi ininterrumpida, debemos detenernos, pero estoy preparando la mayor entrada de la historia del Alminar. Será un mundo dentro de otro. Toda una ideología liberadora, una serie de referencias que servirán para todo un mes, y también para toda una vida. Quién siga ese camino, que es el del Alminar, tendrá algo a lo que asirse, pero a diferencia de otras, aquí no se pide nada a cambio. Se podrá hacer caso o no, pues el único modo de tener fortaleza interna es reconocerse débil. Nunca habrá respuestas para casi nada, porque no puede haberlas, y si las hubiese, no podrían ser expresadas. Las respuestas hay que buscarlas cada día, en cada momento, ante cada circunstacia. Yo sólo voy a ofrecer los instrumentos para que eso sea posible.

           Depués, nada es seguro. Todo cambiará. No sé que ocurrirá con El Alminar, ni en que modo seguirá. Hay cosas que son ocultas incluso para mí.     

Anuncios

Cuando apareció la Melilla musulmana


      En 1999 aparecieron restos de la Melilla musulmana nada menos que en la calle Alta, en pleno corazón de Melilla La Vieja. Desde hace 5 años sostengo que la arqueología melillense se ha regido por este triple lema: “Se oculta, se destruye, se tapa”. Esto ha sido más o menos evidente hasta el año 2005, fecha en la que se tapó sin cortapisas de ningún tipo, todo lo encontrado en la Plaza de Armas. ¿Quién es responsable de esto?. Es algo muy difícil de determinar, por que  ha habido diferentes administraciones. Hasta una determinada fecha todo corría a cargo del Ministerio de Cultura, hasta que en  el año 2002  se completó el proceso de transferencias.

                            El hallazgo perdido en el parque Lobera

   Puedo asegurar que me he leido absolutamente todo lo publicado y que lo tengo todo en casa, pero ocurre que lo publicado no es ni la mitad de lo que se conoce. Lo que está a disposición de los comunes es muy poco y nos abrimos paso en una senda oscura en la que “la nomenclatura” dispone absolutamente de toda la información. Lucho muchas veces contra las trampas de la memoria, pero a veces, como esta semana, el azar, el destino, juega en mi favor y me proporciona las pistas de algo ya olvidado y sucedido hace más de 13 años. Melilla La Vieja estaba en obras. Se demolían casa y aparecían cosas, que se determinaban claramente como pertenecientes a la Melilla musulmana.

           En esas excavaciones, dirigidas por el Ministerio de Cultura, se halló un gran silo medieval islámico en el Parque Lobera (área rural musulmana), y estructuras físicas de la Melilla islámica en la  ciudad vieja. Conozco a más de un arqueólogo que daría lo que fuese por encontrar restos físicos de esa etapa de Melilla. además del no reconocido de la muralla de La Florentina.

           Lo sorprendente de esta noticia y de estas excavaciones, en las que se encontró material mobiliar muy abundante de las diferentes etapas del dominio islámico, fue que de la noche a la mañana, no se sabe quién, aunque imaginamos con qué motivación, hizo o hicieron desaparecer todos los restos encontrados. Fuese lo que fuese lo encontrado, desapareció de modo radical y luego ya se hizo el silencio más espeso y absoluto.

           Una casualidad que corrobora todo lo que he ido sosteniendo en solitario a lo largo de estos tres últimos años. Queda claro que entonces se informaba de las cosas, no como ahora, en donde el silencio es absoluto, aparte de ridículo. ¿ Qué va a pasar con El Gobernador?, ¿ en qué dejarán el hallazgo del fuerte de San Miguel?.