Archivo de la etiqueta: INE

Melilla revienta el voto por correo


                            Los 5931 votos suponen el récord nacional absoluto (11%)

        El Instituto Nacional de Estadística es el organismo que elabora y es depositario del Censo Electoral, y garantiza la custodia de la solicitud del voto por correo desde que es solicitado por el elector en la oficina de Correos, hasta que este le es remitido de nuevo, con su certificación censal y las papeletas de votaciones que corresponden a la elección en cuestión.

          La corrupción de este sistema está en el origen o estímulo de la solicitud del voto, y en el proceso final, cuando el elector recibe el sobre con las papeletas, y se le ayuda a rellenarlo (poner la correspondiente en la papeleta del Senado) y a escoger la papeleta adecuada entre todas las opciones que se presentan a las elecciones. Hay partidos que se encargan de esto.

           Las 5931 solicitudes de voto por correo, harán que el día del recuento, el porcentaje sobre voto emitido pueda alcanzar casi el 20%, lo que es una cantidad extraordinaria, no conocida ni superada nunca, en ningún proceso electoral, en ninguna provincia española en toda la historia de La Democracia en España, desde la votación de La Constitución en 1978.

                            Voto por correo, la gran arma electoral

          El que en Melilla se use de modo desproporcionado y escandaloso el voto por correo no quiere decir que se esté cometiendo delito alguno, salvo el caso de las Elecciones Generales de 2008, y el anterior de la Elecciones Locales de 2007. Estimular la participación electoral mediante el voto por correo no constituye delito, tampoco el ayudar a la introducción correcta de las papeletas en los sobres, ni a marcar la x . Lo que si es delito es cuando hay promesas y dádivas, vales por alimentos, por material de construcción, el asegurar un buen puesto de salida en la lista de planes de empleo, o las promesas de trabajo o incluso el pago en efectivo por introducir determinadas papeletas.

          En Melilla hay una situación de listas abiertas, se escoge a quien se quiere y se gana por un solo voto, tanto en el Congreso como en el Senado, esto hace que cualquier voto tenga una importancia extraordinaria, decisiva. El voto por correo asegura mayorías en el Ayuntamiento, y garantiza la representación en el Parlamento.

          El caso es que el Partido Popular ha ganado todas las elecciones celebradas en la ciudad desde el año 2003, en las elecciones locales, y desde el 2000 en las elecciones a Cortes Generales. En el año 2000 se emitieron 2200 votos por correo, lo que supuso un 4,7% del censo, mientras que el porcentaje nacional no llegaba al 1,5%. Esta es la principal característica del voto melillense, que siempre duplica, triplica, o como en el caso presente, quintuplica la media nacional de voto por correo.

          Desde esos primeros 2000 votos, la cifra no ha parado de subir; 3221 votos en las EG de 2016 (4,2%); 3883 en las EG del pasado mes de abril (3,89%); 4210 en las EL de mayo del presente año (7,78%), y el primer gran récord nacional, el de marzo de 2008 con 5444 votos (11,4%). En ninguna de esas elecciones ha perdido o ha dejado de ser el PP el partido más votado. Ni siquiera en aquellas elecciones, en las que PSOE y CPM concurrieron en coalición electoral, se pudo derrotar a la candidatura de los Populares, que ganó las elecciones por casi 400 votos de diferencia. ¿Hay alguna relación entre estas victorias  y el incremento constante del voto por correo? ¿Es un arma electoral decisiva?.

                              La influencia de los votantes exteriores

         En las pasadas EG del mes de abril, de los 3883 votantes por correo, solo 1543 lo hicieron desde Melilla. Desde Málaga llegaron 605 votos, 400 desde Madrid, 380 desde Granada, 189 desde Almería, 115 desde Sevilla, y así desde todas las provincias españolas excepto desde Soria. El mayor número de votos exteriores proviene de ciudades en donde existen Casas de Melilla, nuestra red de embajadas.

          Estas mismas ciudades son también las que más votos emitieron en las EL del pasado mes de mayo: Málaga 432, Madrid 298, Granada 292, Almería 122 y 69 desde Sevilla. Las únicas ciudades desde la que no llegaron votos fueron desde Teruel y Lugo. Desde Soria llegaron 2 votos.

               El próximo 10 de noviembre están convocados a las urnas 54.295 electores residentes en la ciudad. Los escaños en litigio se decidirán por un solo voto. Es posible que no todos los representantes electos pertenezcan a la misma formación, y que incluso es posible que las tres formaciones mayoritarias y con posibilidades de alzarse con la victoria electoral, consigan una escaño cada una. El diputado y los dos senadores podrían ser de formaciones distintas. En Melilla se vota nombre a nombre y las diferencias de votos siempre han sido muy grandes, incluso dentro de una misma candidatura.

                      Incluso se ha llegado que cuando la derecha pierde las elecciones en Melilla, se repiten, como sucedió en 1989. En aquella ocasión se daban vales de “borregos” a cambio del voto*. Melilla es un mercado persa en lo que hace referencia a las elecciones.

       Nota:https://elalminardemelilla.com/2011/06/16/1989-el-pp-celebro-la-repeticion-de-elecciones/ . EG (Elecciones Generales), EL (Elecciones Locales). Fuentes: INE y Junta Electoral Central.

 

 

 

 

Anuncios

El lazarillo, las uvas y el voto por correo


           La temperatura del voto por correo se eleva en Melilla, del mismo modo que la potencia del reactor 4 de Chernóbil, hasta el estallido. En las elecciones a Cortes Generales de marzo de 2008, se superó el límite máximo de votos irradiados, un 11, 42% del censo y 5444 solicitudes tramitadas por el INE (Instituto Nacional de Estadística). Las alarmas saltaron, el Partido Popular estuvo a punto de perder las elecciones y llevó el caso a los Tribunales de Justicia, como “acusación popular”.

            La instrumentalización política de la Justicia, un peligro ya señalado en 2018 por el juez Baltasar Garzón: “No se debe utilizar las instituciones y mucho menos la Justicia, como armas para tomar parte respecto de determinados grupos o personas“. Recientemente acaba de decir que: “el derecho está siendo usado para la persecución política”. El caso es que la votación por correo de 2008 fue investigada y llevada a juicio,  y la de 2007, que afectaba de lleno al PP, fue archivada y sobreseída.

                               Votos, recuentos,  mesas e interventores

            Los presidentes y vocales de mesas designados por la Junta Electoral para presidir la jornada de votaciones son “mirlos” en medio de una legión de interventores, altamente cualificados para desentrañar, contar y escrutar cada nombre de su copia del censo electoral, que se corresponde con su mesa, sección y distrito. Conformando una media de 1000 electores, de los que se saben cada nombre y cada historia. El censo electoral es un arma política , cargada siempre de futuro. Nosotros solo miramos nuestro nombre, o el de nuestra familia como máximo, pero los interventores de cada partido, no dejan pasar detalle alguno.

             Los interventores realizan marcas que luego los partidos acumulan en su memoria logística. Se sabe quien vota siempre, quien es un abstencionista contumaz, quién ha solicitado el voto por correo, o quién vota en mesa, y si alguien que se conoce se retrasa para votar, se le llama. Se conoce tanto a los fieles como a los rivales. De la interpretación correcta del censo, depende una victoria electoral o una mayoría, en una determinada circunscripción. Los interventores, algunos con más elecciones acumuladas que la propia Democracia, lo son todo en una elecciones.

                     Hay un sencillo truco en el que no suelen caer el presidente de mesa y los vocales oficiales. Los votos por correo se introducen uno a uno al final de la votación, por lo que esa pequeña o gran masa de sobres queda en la parte alta de la urna. Los interventores analizan en milímetros el volumen que ocupan esos votos. Si el presidente de mesa no tiene la precaución de remover la urna, entonces los votos por correo quedan debajo y los efectuados en mesa queda arriba. Con este sencillo dato de observación, Coalición por Melilla supo que había ganado las elecciones del pasado mes de abril, pero que el resultado se invirtió al recontar los de la parte baja, supuestamente el de los sobres de los votantes por correo. En abril de 2019, se tramitaron 3883 votos por correo en Melilla, cifra que superó el 7% del censo. Luego estan los sobres con coloraciones y diferencias de tono casi indistinguibles para un profano, pero “pecata minuta” para un interventor profesional.

                Podemos considerar que hay un índice de “contaminación” por voto por correo, cuando la cifra de solicitudes supera el 10% del censo. Al menos esto es lo que dejó caer la sentencia del caso juzgado del voto por correo de 2008. ¿Qué ocurría si en las presentes elecciones se llegase cerca de ese porcentaje, o se superase el ya muy elevado del las elecciones del pasado mes de abril? ¿Qué está ocurriendo en Melilla?. En el pasado mes de abril, exceptuando al senador Imbroda y su colchón de 2000 votos de diferencia, el escaño de diputado y el 2º senador, se decidió por un estrecho margen de 400 votos

                           La parábola del Lazarillo, las uvas y el voto por correo

              En Melilla hay un racimo de uvas (un diputado y dos senadores), y solo tres  formaciones con posibilidad de hacerse con ellas, las uvas. Este año no había ningún lío ni noticia alguna con respecto al voto por correo y era sospechoso. Y así, tras una semana de votación en marcha, la senadora Acedo levantó la liebre y nos hizo mirar en una dirección no pensada. Según ella, había lío en una sede de Correos totalmente vacía hasta ese momento, y que pudimos comprobar porque acompañamos a un solicitante de voto, que efectivamente no va a estar en la ciudad en la fecha indicada. El trámite, exento de colas, no alcanzó los 10 minutos.

                   Esto me recordó un episodio de La vida del Lazarillo de Tormes, cuando estaba al servicio del ciego: Vuestra Merced sepa que, desde que Dios creó el mundo, ninguno formó más astuto ni sagaz. En su oficio era un águila. Tras muchas penurias y hambres, y hartos de engañarse, deciden llegar a un acuerdo para comerse un racimo de uvas, lo harán de una en una, primero uno y luego otro. Vayamos al relato original.

                  “Hecho así el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance, el traidor mudó propósito, y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura, no me contenté ir a la par con él, mas aún pasaba adelante: dos a dos y tres a tres y como podía las comía. Acabado el racimo, estuvo un poco con el escobajo en la mano, y, meneando la cabeza, dijo: —Lázaro, engañado me has. Juraré yo a Dios que has tú comido las uvas tres a tres. —No comí —dije yo—; mas ¿por qué sospecháis eso? Respondió el sagacísimo ciego: —¿Sabes en qué veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos y callabas”.

                     Es tiempo de uva tardía, de vendimia y de cosechas.

 

 

 

 

Mantenimiento de edificios y fachadas


               Edificio emblemático de la calle Villegas

      Despues de muchos años de desidia e inacción, parece que el Gobierno de Melilla se decide a publicar o a hacer cumplir “la ordenanza de mantenimientos de edificios y fachadas” en el Centro Modernista de Melilla. La exigencia del adecentamiento es obligación del Gobierno Local, pero el mantenimiento es cosa y debe correr a cargo de los propietarios, y si no lo hacen, exigírseles y si tampoco se reacciona así, entonces queda la multa o la expropiación. Se da el caso de que en Melilla La Vieja se han expropiado recientemente casi una decena de viejas y pequeñas viviendas, pero claro, una cosa es : “ser fuerte con el débil” y otra muy distinta la firmeza frente al poderoso. La mayor parte de los edificios del centro de Melilla están en manos de no más de 20 propietarios, pero gran poder económico y social.

            Hay decenas de edificios que presentan un lamentable estado exterior, como éste de la calle Villegas/Querol, que para mayor escarnio es obra de Enrique Nieto (1947), el arquitecto “tótem” de Melilla y del Modernismo, las marcas más representativas de la ciudad.

        Sin embargo, este edificio, que está frente a la Consejería de Educación, Juventud y Mujer, lleva deteriorándose años, sin que nadie exija al propietario una reparación inmediata. En la primera planta del edificio estuvo durante más de tres décadas, la Dirección Provincial del INE ( Instituto Nacional de Estadística).