Archivo de la etiqueta: placas

La rotulación de las calles de Melilla (II)


           Pasear por las calles de Melilla y toparse con estas placas chapuceras, produce un efecto deplorable, sobre todo cuando se piensa que se gastaron 600.000€ en rotularlas (algo absolutamente necesario). El efecto es más devastador cuando se sabe que hay un contrato anual de 74.000€ para el mantenimiento de las mismas. Yo trabajo en la calle con las encuestas y me son muy útiles las placas con sus nombres, pero es que cuando más me fijo, más errores descubro y no sólo es eso, es la bajísima calidad de las chapas. Esto no es un trabajo bien hecho. Se han olvidado los acentos en todas:

      Consideraciones generales (wikipedia)

Siempre que se escriba con mayúscula, habrá de tener en cuenta las consideraciones siguientes: El empleo de la mayúscula no exime de poner tilde cuando así lo exijan las reglas de acentuación . Ejemplos: Álvaro, SÁNCHEZ.

          Luego está el descuadramiento del texto ( o falta o texto o sobra placa), las “ces” volantes que sobrevuelan la línea de texto, letras que parecen chorrear. Lo malo es que siempre hay algo peor y es que se taparan placas anteriores de cerámica, en perfecto estado, para colocar esos chapones, o  que se mantengan otras en estado birrioso, como el de la calle Churruca.

      A esto se añade  el que se coloquen nombres a voleo o a capricho, como el de la plaza Adolfo Suárez, rompiendo la unidad visual y la continuidad de la calle Gral. Ordóñez, que empezaba en la intersección con Carlos V. Si no se quiere homenajear al Presidente Adolfo Suárez, que no se haga, pero que no se tire una placa en medio de una esquina pretendiendo ser un homenaje, porque ese tramo, físicamente no es ninguna plaza. Cuando se paga esa cantidad de dinero, hay derecho a exigir una calidad mínima y esto no la cumple, se mire por donde se mire. De este tema  de las placas, hay hasta aburrirse y lo vamos a hacer.

Anuncios

Rectifican las placas erróneas


             La noticia es muy positiva porque demuestra que nos leen, que nos leen a todos los que intentamos poner un poco de contrapeso a la propaganda que día tras día y durante años ha destilado este Gobierno de Melilla. Nos jugamos la vida y la posición social todos aquellos que no nos hemos resignamos a aceptar la versión tan autocomplaciente que este gobierno tiene de sí mismo. Y señalar deficiencias, agujeros de gestión, en medio de este desierto crítico tiene un riesgo muy elevado, porque equivale a citar al toro desde el centro de la plaza sin protección alguna y con el público pidiendo las “dos orejas y el rabo” como trofeo.

       Es muy positivo que rectifiquen, aun cuando no lo reconozcan y sólo nos demos cuenta los que paseamos por las calles fijándonos en las cosas, sin cobrar un sólo euro por ello y sin recibir reconocimiento de ningún tipo. Al menos se tiene la recompensa de que todo este trabajo ( y el del blog amigo de La otra Melilla), no se pierde en en la nada y contribuye a mejorar la apariencia de nuestra ciudad y que es una de nueestras pasiones. También satisface y mucho el seguimiento diário de los ya miles de lectores anónimos del blog y que constituyen el verdadero sustento, motivo  y sentido de la comunidad de El Alminar de Melilla.

Placas y nombres de calles


74.000 € para el mantenimiento de la rotulación

        La rotulación y numeración de las calles en Melilla era algo absolutamente necesario, porque en algunas zonas de la ciudad no se sabía ni en que calle se estaba. El Gobierno Local ha invertido en esta actuación 600.000€  en los cuatro últimos años. Hasta aquí nada que objetar. No obstante, es un derecho ciudadano opinar sobre el modo en que se ha hecho y sobre la “calidad estética de la actuación”, dada la alta inversión realizada.

         Este Gobierno lleva 11 años al frente de Melilla y en ese tiempo, ha numerado de dos formas distintas muchas calles de la ciudad, creando trastornos al usuario solo por el hecho de cambiar un número, que quizá, con una actuación mas cuidadosa se hubiese evitado. Con un simple cambio de número, se necesitan dos años para redirigir toda la correspondencia. Todavía, es mucha la correspondencia perdida y devuelta a Correos.

             Aparte, se ha cambiado la denominación y numeración de muchas calles sin mayor criterio que la simple decisión del momento. En el barrio del Tesorillo se cambió complenta la numeración de las calles Cabo Noval y Antonio San José y los pares pasaron a ser impares y a la inversa, sin que hubiera la más mínima necesidad. En el Barrio del Real se dividieron en dos casi todas las calles trasversales, obteniendo la misma calle una doble denominación (Pamplona/Navarra, Mallorca/Baleares, Lugo/El Ferrol, León/El Bierzo, etc), alegando que las viviendas de las calles Infanta Elena y Cristina rompían la continuidad visual de la calle. Sin embargo, ese criterio no fue respetado para colocar a una misma calle, dos denominaciones distintas ( Conde de Alcaudete/Restaurante los Salazones). Los transtornos que se causan con decisiones así son infinitos.

        El último aspecto a señalar es el de la calidad estética, que es bastante mala. Son simples chapas y si se hizo por ahorrar costes, no habría nada que decir, pero cuando esas “deslucidas chapas” se han  superpuesto groseramente sobre otras anteriores más artísticas y de cerámica, sí existe el derecho a quejarse. Además hay muchos errores en las denominaciones de las calles, teniendo algunas dos escrituras distintas.

           Esperemos que este contrato de 74.000 anuales, sirva al menos para corregir todos esos errores y deficiencias y además, se retiren algunas placas absolutamente mugrientas y no solo para el mantenimiento de las ya existentes.

      PD: dos fotografías proceden del blog “la otra Melilla”.