Archivo mensual: mayo 2012

Senatus Populusque Romanus


        Juan José Imbroda cumple 12 años en la cima Poder

          No resulta fácil analizar la trayectoria política del hombre que rige los destinos de Melilla desde hace 12 años.  No resulta fácil tampoco explicar coómo es posible que Juan José Imbroda sea el único político en activo desde “La Transición”.  Si hubiese que  extraer una primera definición diríamos de él que es ese tipo de político que desea hacer una cosa, pero al que las circustancias obligan a hacer otra. En 1980, siendo 1er Tte. de Alcalde y concejal de la UCD hizo estas sorprendentes declaraciones a la revista Melilla, editada por su primo José Imbroda: ” No aspiro a la alcaldía de Melilla, yo entré en el puesto 11 o 12 de la lista, si tenía algún gusanillo por la alcaldía, ya lo maté, proque he ejercido las funciones de Alcalde”.  Probablemente esta reflexión fue sincera, de hecho, tras la derrota electoral de la Unión de Centro Democrático en las Elecciones Generales de Octubre de 1982  y en las   Municipales de 1983, el nombre de Imbroda desaparece de la vida política. La UPM (Unión del Pueblo Melillense) se fundará en 1986 básicamente como un partido familiar ( los Imbroda y  los Weil ), y regionalista, destinado a ser oposición “per se”.  En el decenio siguiente y hasta 1996, nada se alterará en ese esquema, pero es en esa época en la que probablemente, Juan José Imbroda incuba la ambición política de convertirse en Presidente de la ciudad de Melilla.   No le corresponde a nadie juzgar al hombre si no al político. Juan José Imbroda ha instalado, dentro de las formas y usos democráticos, un principado, basado en la familia, cosa también intrínseca a los principados. Bajo este prisma, ya podemos analizarlo según las normas meridianamente establecidas por Nicolás Maquiavelo (1469-1527).

         Los capítulos VI y VII del Príncipe de Maquiavelo, hablan de los principados nuevos adquiridos por las propias armas “políticas” ( su partido UPM), las ajenas (Enrique Palacios o el ariete que derribó a Ignacio Velázquez), y la propia fortuna, que hasta ahora siempre le ha favorecido. Hay algo decisivo en el relato de Maquiavelo y es que advierte lo siguiente: ” las experiencia muestra que quienes han hecho grandes cosas han sido los príncipes que han tenido pocos miramientos con respecto a sus propias promesas”, sin que esto suponga prejuicio personal o político alguno. El ejercício del Poder se rige por normas morales distintas a las de las relaciones personales.

           Los mandatos más largos de  la Historia de Melilla

             Antonio Villalba y Angulo………….1732-1757     25 años

                 Antonio de Tejada…………………….1571-1595     24 años

                  Ramón Conti…………………………..1800-1814    14 años

                   Juan José Imbroda………………….2000-2012?  12 años

                   Luis de Velázquez y Angulo………1656-1677       11 años

                  Alfonso de Guevara Vasconcellos..1719-1730    11 años

         Si se analizan fríamente los datos históricos, se extrae la conclusión de que  el ejercicio de la Alcaldía de Melilla es extraordinariamente convulso. La lista de mandatarios que apenas que no llegan a superar un año en el cargo es elevadísima. Sólo seis personas en 515 años de historia llegan a superar la década de mandato. Si concluye la legislatura en 2015, Juan José Imbroda será la tercera persona cuyo mandato ha durado más, en toda la historia de Melilla.

         Desde hace un año he debatido con mi amigo y profesor de latín Jacinto Montes, con qué emperador romano podíamos comparar a nuestro César. Él sostenía que el más afín era Octavio Cesar Augusto, yo no acertaba a oponerle una tésis de similar categoría, hasta que dí con el nombre de Tiberio, un gobernante muy complejo pero de gran eficacia en el ejercício del Poder. Sobrevivió a personajes de gran talla como Druso, Marcelo, Antonio, Agripa,  Pompeyo o el propio César y acabó heredando el Imperio de manos de Octavio Augusto.

     A nosotros, a nadie, nos corresponde juzgar a las personas, pero solo nosotros nos hemos atrevido a colocar a Imbroda, en su lugar, en la historia.

    Nota: Aconsejo leer “las memorias de Tiberio” de Allan Massie. El torturado y torturante  psicoanálisis del doctor Gregorio Marañón nunca me gustó.

Y monseñor Buxarrais se marcha


           “Dentro de poco ya no me veréis, pero dentro de poco me volveréis a ver”. Hch 18, 1   

      Hay vidas que se desarrollan como una linea recta, en donde todo sucede tal y como está prefijado, en su orden natural. Hay otras que discurren formando meandros e incluso algunas, sufren cortes bruscos, componiendo un tapiz final, en donde cada cosa cobra su sentido. Nada debe suceder antes de tiempo, pero hay que estar en el momento adecuado para poder aprovechar ciertas cosas.  La vida de monseñor Buxarrais es la de un elegido por Dios, porque es Dios Padre quien le ha distiguido entre los suyos,  de aquellos que deben represenarle. Son muchos los que se proclaman como servidores de Dios, muchos los que dicen actuar en su nombre, pero son muy pocos en los que se puede distinguir esa marca: “Acordáos de que son muchos los llamados y muy pocos los elegidos”. La vida de monseñor Buxarrais ha sufrido cambios enormes, que oscilan desde su época de párroco en Chile, hasta la de Obispo en Zamora y luego en Málaga, en dónde se dió a conocer ante el mundo entero. Su última etapa es la melillense, que se inició en 1991 tras renunciar a la prelatura del episcopado malagueño.

         Veinte años son un mundo  y en estos dos largas décadas en Melilla, monseñor Buxarrais ha acumulado vivencias y experiencias de todo tipo. Sin dejar de ser el mismo Padre Buxarrais, es una persona completamente diferente. Hay personas que no varían a lo largo de una vida entera, y otras que cambian constantemente, que están en permanente trasformación. Como diría León Trotsky, es la revolución permanente, el estar dispuesto a cambiar el modo de pensar y de ver las cosas. Firme como la roca, flexible como el junco, como dicen los chinos.

          He hablado en bastante ocasiones del obispo emérito de la Diócesis de Málaga. Es una  de las pocas personas que he visto renunciar a cualquier oropel mundano, para seguir tras una idea, o una Fe.  Desde que las Hijas de La Caridad se marcharan el pasado 28 d enoviembre de Melilla, monseñor Buxarrais ha seguido oficiando misa solo, para su pequeña comunidad de una docena de fieles. Los problemas físicos que le llevaron a renunciar a la Mitra episcopal se han ido acrecentado con los años, con la humedad de Melilla y con los rigores del clima norteafricano. El próximo martes 29 de mayo, el padre Buxarrais, de 82 años de edad,  abandonará la ciudad para ser sometido a una operación de cadera en Barcelona. No se conoce qué tiempo estará fuera de Melilla. Hay múltiples facotores que ya no están en sus manos, como la evolución del post operatorio, la rehabilitación, el calor del verano que se presume ardiente.

            El lunes 27 oficiará, D. m., oficiará su última misa en la capilla del Centro Asistencial, aunque tampoco es seguro. Quizá la última sea el domingo a las 11 de la mañana. Esta es la noticia y por eso lo traemos de nuevo al Alminar. Desde aquí le deseamos toda clase de suerte y una pronta y completa recuperación.

          Nota: La Vicaría de Melilla seguirá asistiendo la misa dominical para los residentes y trabajadores del Centro, pero llevará a cabo el oficio religioso a las 6 de la tarde.

Desayuno en la alturas


               ¿ La Ley del todo vale se asienta en Melilla ?

   En Melilla hay supermercados que carecen de salidas de emergencia, o si las tienen no son claramente visibles. Hay negocios frecuentados por los melillenses que están dentro de edificios en ruinas. Hay casas que están acabadas apenas un instante antes  de recibir la licencia de obras. he visto también como al Casino Militar se le permitía modificar la fachada, para abrir una entrada al pasadizo Emperador.En Melilla suceden cosas que no tienen explicación y si la tienen, no suelen darla aunque se solicite.  No suelo mirar al cielo cuando camino o me muevo por la ciudad, entre otras cosas por el peligro de chocar con un poste eléctrico o con una farola, incluso andando por la acera. Yo no me había dado cuenta de esto, pero fue un amigo el que por una vez, me hizo levantar la mirada y ofrecerme la magnífica vista de “un supuesto restaurante” en la terraza de un edificio, en pleno centro de la ciudad, frente al Teatro-Cine Kursaal.

        Ignoro si esta instalación tiene los permisos requeridos, ignoro también si va a ser destinada a restaurante o simplemente es una excentricidad de un acaudalado. Solo manifiesto mi sorpresa y la comparto y así volvemos a lo cotidiano, que también merece nuestra atención. El día a día es también El Alminar. No se puede estar siempre paseando entre las nubes. Por mucho menos (hacerse un pequeño techo de madera en su propia terraza), he visto al GRURO (Grupo de vigilancia de Obras),  imponer una sanción a una conocida, y obligarla a desmontar la instalación, en un barrio exterior de Melilla. Ahora dicen, o se rumorea, que el nuevo PGOU pretende desmontar las obras que muchos ciudadanos ha realizado en sus áticos. Eso puede decir, aunque la realidad, como siempre, nos dice y muestra otra cosa.  Esto merece una explicación y si todo es correcto, lo diremos igualmente.

En memoria, siempre, del Juez Giovanni Falcone


           Se cumplen 20 años de su asesinato a manos de La Mafia

 El Juez antimafia Gianni Falcone viajaba en su vehículo blindado el 23 de mayo de 1992, cuando los 500 kilos de explosivos fueron detonados con un mando a distancia, en la autovía Palermo-Trapanni, a solo 20 kms. de la capital de Sicilia. Con él murieron su esposa Francesca Morvillo,  y los tres agentes de custodia. Dos meses después, el 19 de julio de ese mismo año, volaba con 100 kilos de dinamita, su amigo y también Juez, Paolo Borselino, junto con 5 policías de su escolta. En el caso de Giovannni Falcone, la carga explosiva fue tal, que saltó por los aires un tramo completo de la autovía.

        Los movimientos de Giovanni Falcone, no eran conocidos más que por 4 o cinco personas en todos el Estado italiano. Por eso, la sombra del complot, del chivatazo desde dentro del Estado, nunca ha abandonado a los atentados contra estos dos jueces, que deberían ser un modelo de los defensores del Estado. La corrupción existe, pero en todos los ámbitos, incluido el judicial. La corrupción es algo que contamina todo el espectro social, desde el escalón más bajo, hasta el más alto. La mayoría de los jueces de esta País cumplen con sus funciones de manera irreprochable, pero se echa en falta una implicación mayor en los casos de corrupción política y económica, quizá haya que dotarles de una estructura especial dedicada solo a eso. La sensación es que en España resulta demasiado fácil enriquecerse a costa del Estado. No es admisible que la condena por “tirar” del bolso a una anciana, sea mayor que por la  de  desfalco  al Estado. Hay que reformar las leyes, y tipificar claramente los delitos económicos.

       El asesinato de los jueces Falcone y Borselino cambió lo todo en Italia, porque la conmoción social fue enorme. Se desarolló la creación de La Dirección de Investigaciones Antimafia, una estructura estatal que coordina las actividades de policías y jueces. Ningún juez o policia se enfrenta ya solo a las investigaciones, sino que actúa respaldado por un órgano estatal que les ampara. No se trata solo de vencer, sino también de poner las cosas difíciles a ciertas actividades y prácticas; y también de convencer. Convencer de que la defensa del Estado, de una vida honesta, no solo es deseable, si no que es lo correcto, lo que debe hacerse.

              Giovanni Falcone siempre lo tuvo claro, en sus conversaciones con la periodista Marcelle Padovani, tras el atentado fallido de 1989, le dijo: “Es cierto que todavía no me han matado, pero no han rizado aún el rizo. Mi cuenta con la Cosa Nostra permanece pendiente. Sé que solo podré saldarla con mi muerte, natural o no”.

             Hace un año, en El Alminar de Melilla recordábamos su muerte (https://elalminardemelilla.com/2011/05/23/en-memoria-del-juez-falcone/). El Alminar del mes de mayo de 2011 solo fue visto por 500 personas. Un año después la media de visitas mensual es de 20.000. Para este blog, para mí, Giovanni Falcone es uno de los grandes héroes, es un mito, incluso un santo.

         Nota: Melilla debería tener calles dedicadas a estos dos jueces. Tenemos el callejero lleno de “nombres grises”, y de nombres de tonterías. Hay pocos ejemplos en dónde mirarse, nombres que sirvan de estímulo y que estén reflejados en el callejero. Ese debe ser el objetivo del callejero de una ciudad, servir de recordatorio a la propia historia y enaltecer a quien realmente lo merezca. No se me ocurre nadie mejor que Giovanni Falcone, en un día como hoy.

    PD: El monolito de mármol rojo marca el lugar exacto en donde murió el Juez Falcone, en la autovía de Palermo. 

Huelga de docentes en Melilla


                         ¡ Mucha policía, poca manifestación !

   Parafraseo la canción del grupo vasco Eskorbuto y de su canción casi homónima, para hacer un inciso sobre el exceso de policia que se está viendo en cualquier manifestación o concentración, no sólo en Melilla, sino en todo el territorio nacional. El Partido Popular le tiene miedo a la calle cuando está en el Gobierno de la Nación, pero no duda en agitarla hasta el límite cuando se encuentra en la oposición. El gobierno socialista de Rodríguez Zapatero aguantó una semana entera, la previa a las elecciones de mayo de 2011, con concentraciones y acampadas del movimiento 15 M, en todas las plazas de las capitales españolas. El gobierno del derechista Mariano Rajoy no aguanta un solo día cualquier concentración en la calle. Cuando era oposición promovía y amparaba todas, incluídas las concentraciones de “la familia”, organizadas por el movimiento neocatecumenal, de carácter integrista católico.

             Hoy estaban de huelga los docentes en Melilla, tanto profesores como maestros. A  las 12 de la mañana los funcionarios en huelgs y sus representantes sindicales se concentraron frente a la Delegación del Gobierno, como suele hacerse siempre, desde hace décadas. Si hay un colectivo en este País, con mayor “eduacación”, es el del Cuerpo de Funcionarios Docentes, por lo que sobraba la presencia amedrentadora de la Policia. Una cosa es que la haya, otra cosa es que esté de modo intimidatorio. Son los tiempos del PP. La calle siempre ha sido de ellos. Ya lo dijo Manuel Fraga, ministro franquista y supuesto padre de La Democracia. No son imágenes agradables. Recuerdan mucho a Martín Villa como Ministro del Interior.

      Nota: Como la madrastra del cuento de la Cenicienta, el PP disuelve las concentraciones a partir de las doce de la noche y convierte la carroza de la democracia en calabaza.

El contencioso de la Zona 00


                           La lucha de Orell, en la zona 00

   José González Orell es un melillense, maestro nacional jubilado, residente en Morón de La Frontera (Sevilla), antiguo poblador de la Huerta del Práctico en la Carretera de Hidum. En 1996 se inicia una nueva fase expansiva de la ciudad de Melilla. Se expropiaron fincas por todos lados para construir nuevas barriadas de viviendas sociales y también urbanizaciones privadas. Lo hemos dicho muchas veces, o alguna que otra. Desde los acuerdos con Marruecos en 1860, el negocio en Melilla es la posesión de terrenos. Terrenos comprados entonces, siguen dando sustanciosos frutos mas de siglo y medio después. Quien posee tierras, tiene también dinero e influencias. En aquellos convulsos años, se oyó por primera vez la palabra “pelotazo” asociada al urbanismo en Melilla. Hay quien pasó de no tener nada a tenerlo todo, y quien pasó de tenerlo todo, a quedarse, presuntamente, sin la mitad de su terreno. Este es el caso de José Gonzalez Orell, quien también es presidente de la asociación prohibida: APROME (Asociación pro Melilla).

                      Expropiación en la Zona 00

    Este es uno de esos temas llamados transversales, porque atraviesan Administraciones distintas, pero que curiosamente afectan a las mismas personas, pues Miguel Marín era Consejero de Fomento con el gobierno de Ignacio Velázquez en 1996 y lo volvió a ser con el gobierno de Juan José Imbroda desde el año 2000 hasta el 2011, on lo cual, la línea de responsabilidad de la Administración no se ha extinguido. Hay más asuntos transversales en Melilla (Isla de Talleres, Cuartel de Valenzuela).

    La Huerta del Práctico comprendía 90.000 m² agrupados en tres parcelas que son objeto de expropiación. Cuando se redactan los planos para llevar a cabo la expropiación, desaparecen por arte de birli-birloque, al menos 5.000 m², o quizá muchos más, porque el asunto difícilmente  es difícilmente comprensible. A mí se me escapa. Lo traigo al Alminar de Melilla por 3ª vez, porque nadie más en Melilla le da voz al boletín de Orell, pese a que edita 250 ejemplares mensuales, que son remitidos a medios de comunicación, notables de la ciudad y una serie de particulares, como éste que les relata la historia.

       Son quince años de batallas judiciales con sentencias de todos los colores del espectro de la luz, con decisiones  judiciales absolutamente contradictorias entre sí, y con una decisión de la Audiencia Provincial en 2007, que obligó a reiniciar todo desde el principio. El caso es que los viejos planos con la superficie exacta no aparecen y de los nuevos con la superficie desaparecida, nadie se quiere responsabilizar. Las sentencias y las decisiones judiciales se siguen acumulando y nadie es capaz de medir los planos y decidir si la expropiación fue correcta o no. Las indemnizaciones y las costas judiciales son inmensas. La historia es interminable.

     En la Huerta del Práctico se construyó la urbanización de Las Palmeras. Una de las parcelas es la carretera, S2,  que divide la misma y sobre la otra, la S3 se construyó el bloque lindante con Carretera de Hidúm. El bloque más cercano al Río de Oro se asienta sobre la parcela S1.

         Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/10/21/el-caso-gonzalez-orell/

Melilla en clave neolítica


                            En recuerdo de Angelo Ghirelli         

            El Neolítico del Norte de África es mauritano, y el de la península ibérica es ibérico. Esto parece una obviedad, o una verdad de perogrullo, sin embargo es más difícil de aceptar de lo que parece, todavía existe quien no lo reconoce. La historia, la arqueología, también tienen su componente político. Aceptar la premisa primera, implica reconocer que los bereberes fueron y han sido siempre los pobladores del Norte de Marruecos, e implica aceptar también que el tamazigh es la lengua natural de sus habitantes, antes que cualquier otra, incluido el latín y todas las posteriores.

        Melilla y su comarca debieron  ser un hábitat fácil para el hombre neolítico. Tenía agua, zonas fértiles y de fácil cultivo y el componente calcáreo del entorno debió proporcionar gran cantidad de refugios naturales y de cuevas fácilmente habitable. Ocurre que al ser un territorio en guerra permanente, el grado de destrucción fue muy elevado, perdiéndose para siempre decenas de posibles localizaciones. Aún así, quedaron muchas cuevas naturales en el entorno de Horcas Coloradas, que sirvieron de habitat hasta las primeras décadas del siglo XX, hasta la construcción de los barracones de San Francisco. Hasta esa fecha, parte de la población de Melilla vivía en condiciones míseras, inclusive por debajo en habitabilidad a la zona que se pretendía  colononizar del norte marroquí.

                 En clave neolítica

   No recuerdo cómo cayó en mis manos el primer libro de Angelo Ghirelli, su historia del Norte de Marruecos. Quedé impresionado por lo esclarecedor de su relato, por la rigurosidad de su exposición. No cae en errores comunes ni en falsos mitos fundacionales. Los siguientes libros suyos que encontré en anticuarios fueron: El País Berebere y Prehistoria Norte- Marroquí. Existe un libro suyo más, una historia del Islám y de su expansión. Todos son de la década de 1930. En su Prehistoria Norte-marroquí redacta varias líneas referidas a nuestra ciudad: “En Melilla, Pallary encontró jaspes y silex tallados en bastante cantidad, tanto en la población como en el Río de Oro y en los terrenos que se extienden por la falda del Gurugú. En el mismo Río de Oro, encontró un hacha de ofita de siete pro cuatro centímetros, análogas a las del Oeste argelino”.

       Todo esto sitúa a Melilla como un enclave habitado desde siempre por los pobladores naturales de la zona, con una lengua propia, lo que deshace muchos mitos y falsas leyendas, tanto a un lado como a otro de la valla fronteriza. Existe un trabajo publicado por la UNED de Melilla titulado: “Sidi Guariach, una cantera taller de industrias líticas en silex de la prehistoria reciente de Melilla”.

              ¿ Quién fue Angelo Ghirelli ?

   La única referencia a su persona subsiste gracias a Francisco Carcaño y sus “Rifeñerías”, pero es absolutamente esclarecedora: “Otro explorador extranjero hizo su aparición en Melilla, era el intaliano Angelo Ghirelli. Poseía el árabe a la perfección y se internaba con mucha frecuencia. Cuando iba vestido de musulmán, difícilmente se reconocía en él rasgo europeo alguno. Su trato era fino y agradable. Tocaba el piano, sabía de medicina, tenía algo de brujo y de adivinador. Hombre de inteligencia despierta, obtenía más fruto que Delbrel de sus excursiones al interior”. Fue expulsado de Melilla por ciertas maniobras de Delbrel en su contra. Muy africano, muy de Melilla el final de alguien tan exquisito como debió ser Angelo Ghirelli. El misterio persiste. La obra de Delbrel es reeditada, pese a su insoportable concepto de superioridad sobre la sociedad rifeña y  Ghirelli vive en el ostracismo de la historia, pese a la  calidad de su obra.

                  Cuevas de Melilla

  Estas y otras cosas hicieron que me interesara por las cuevas de Melilla, a las que llamo y seguiré llamando “cuevas moras”. He localizado varias, pero sólo hablaré de una ya destruida, en donde probablemente se pudiera haber encontrado  algo de interés, de haber querido buscarlo. Dando paseos por la zona, encontré un percutor neolítico que llevé a los arqueólogos de Melilla. Lo encontré sin buscar nada, estaba entre la tierra removida por obras de carretera, extracciones ilegales de arena para las obras; en esa zona de Melilla que vive y se mueve sin el control de la Administración. En este caso, la cueva ha sido allanada por una nueva obra, para la obra del nuevo acceso al Polvorín de Horcas.  Quedan pocas zonas vírgenes en Melilla, pero al ritmo que se va, la extensión de la plancha de cemento va a ser absoluta. No quedará nada en dónde buscar.

      La siguiente agresión que espera, es la que unirá Horcas Coloradas con Rostrogordo. Esta cueva está completamente desaarecida. Guardo el resto de fotografías de cuevas, para evitar su demolición. No publicaré nada con respecto a este tema.

    Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/11/13/las-cuevas-moras-de-melilla/