Melilla en clave neolítica


                            En recuerdo de Angelo Ghirelli         

            El Neolítico del Norte de África es mauritano, y el de la península ibérica es ibérico. Esto parece una obviedad, o una verdad de perogrullo, sin embargo es más difícil de aceptar de lo que parece, todavía existe quien no lo reconoce. La historia, la arqueología, también tienen su componente político. Aceptar la premisa primera, implica reconocer que los bereberes fueron y han sido siempre los pobladores del Norte de Marruecos, e implica aceptar también que el tamazigh es la lengua natural de sus habitantes, antes que cualquier otra, incluido el latín y todas las posteriores.

        Melilla y su comarca debieron  ser un hábitat fácil para el hombre neolítico. Tenía agua, zonas fértiles y de fácil cultivo y el componente calcáreo del entorno debió proporcionar gran cantidad de refugios naturales y de cuevas fácilmente habitable. Ocurre que al ser un territorio en guerra permanente, el grado de destrucción fue muy elevado, perdiéndose para siempre decenas de posibles localizaciones. Aún así, quedaron muchas cuevas naturales en el entorno de Horcas Coloradas, que sirvieron de habitat hasta las primeras décadas del siglo XX, hasta la construcción de los barracones de San Francisco. Hasta esa fecha, parte de la población de Melilla vivía en condiciones míseras, inclusive por debajo en habitabilidad a la zona que se pretendía  colononizar del norte marroquí.

                 En clave neolítica

   No recuerdo cómo cayó en mis manos el primer libro de Angelo Ghirelli, su historia del Norte de Marruecos. Quedé impresionado por lo esclarecedor de su relato, por la rigurosidad de su exposición. No cae en errores comunes ni en falsos mitos fundacionales. Los siguientes libros suyos que encontré en anticuarios fueron: El País Berebere y Prehistoria Norte- Marroquí. Existe un libro suyo más, una historia del Islám y de su expansión. Todos son de la década de 1930. En su Prehistoria Norte-marroquí redacta varias líneas referidas a nuestra ciudad: “En Melilla, Pallary encontró jaspes y silex tallados en bastante cantidad, tanto en la población como en el Río de Oro y en los terrenos que se extienden por la falda del Gurugú. En el mismo Río de Oro, encontró un hacha de ofita de siete pro cuatro centímetros, análogas a las del Oeste argelino”.

       Todo esto sitúa a Melilla como un enclave habitado desde siempre por los pobladores naturales de la zona, con una lengua propia, lo que deshace muchos mitos y falsas leyendas, tanto a un lado como a otro de la valla fronteriza. Existe un trabajo publicado por la UNED de Melilla titulado: “Sidi Guariach, una cantera taller de industrias líticas en silex de la prehistoria reciente de Melilla”.

              ¿ Quién fue Angelo Ghirelli ?

   La única referencia a su persona subsiste gracias a Francisco Carcaño y sus “Rifeñerías”, pero es absolutamente esclarecedora: “Otro explorador extranjero hizo su aparición en Melilla, era el intaliano Angelo Ghirelli. Poseía el árabe a la perfección y se internaba con mucha frecuencia. Cuando iba vestido de musulmán, difícilmente se reconocía en él rasgo europeo alguno. Su trato era fino y agradable. Tocaba el piano, sabía de medicina, tenía algo de brujo y de adivinador. Hombre de inteligencia despierta, obtenía más fruto que Delbrel de sus excursiones al interior”. Fue expulsado de Melilla por ciertas maniobras de Delbrel en su contra. Muy africano, muy de Melilla el final de alguien tan exquisito como debió ser Angelo Ghirelli. El misterio persiste. La obra de Delbrel es reeditada, pese a su insoportable concepto de superioridad sobre la sociedad rifeña y  Ghirelli vive en el ostracismo de la historia, pese a la  calidad de su obra.

                  Cuevas de Melilla

  Estas y otras cosas hicieron que me interesara por las cuevas de Melilla, a las que llamo y seguiré llamando “cuevas moras”. He localizado varias, pero sólo hablaré de una ya destruida, en donde probablemente se pudiera haber encontrado  algo de interés, de haber querido buscarlo. Dando paseos por la zona, encontré un percutor neolítico que llevé a los arqueólogos de Melilla. Lo encontré sin buscar nada, estaba entre la tierra removida por obras de carretera, extracciones ilegales de arena para las obras; en esa zona de Melilla que vive y se mueve sin el control de la Administración. En este caso, la cueva ha sido allanada por una nueva obra, para la obra del nuevo acceso al Polvorín de Horcas.  Quedan pocas zonas vírgenes en Melilla, pero al ritmo que se va, la extensión de la plancha de cemento va a ser absoluta. No quedará nada en dónde buscar.

      La siguiente agresión que espera, es la que unirá Horcas Coloradas con Rostrogordo. Esta cueva está completamente desaarecida. Guardo el resto de fotografías de cuevas, para evitar su demolición. No publicaré nada con respecto a este tema.

    Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/11/13/las-cuevas-moras-de-melilla/

13 comentarios en “Melilla en clave neolítica

  1. Me gustaria saber si hay algun modo de acceder al contenido de esos libros de Angelo Ghirelli.
    Felicitarle por los diversos contenidos de su blog.

  2. Muchas gracias Clío. No sé la disponibilidad de los libros de Angelo Ghirelli. Podrias buscar en Google books y quizá tengan alguno en el apartado libre. En la Biblioteca Militar de Melilla los tienen todos y se pueden consultar. En librerías virtuales de la red, se encuentran todavía casi todos sus títulos y a precios muy asequibles.

  3. Gracias, es un tema que me interesa bastante.
    Comenzaré por visitar la Biblioteca Militar, aunque será una nueva experiencia para mí.

  4. La Biblioteca Militar de Melilla tiene una organización excelente. Puedes sacarte la tarjeta de investigador. Antes de unificar todos los fondos procedentes de los cuarteles, desaparecieron muchas cosas. Aún así, tienen un material excelente. El trato en la biblioteca es muy profesional. Da gusto estar en esas salas.

  5. ¿Hay algún requisito que debo reunir para sacarme la tarjeta de investigador?
    Gracias de nuevo por la información.
    Por cierto, y permíteme cambiar de tema, como sabrás hoy ha muerto Robin Gibb, seria buena idea que colgaras alguna de sus canciones en el post de La música de El Alminar a modo de recuerdo o pequeño homenaje.
    Una sugerencia, no más.

  6. Amigo Enrique: Todo viene a ser más o menos lo mismo de lo que hablamos. No se si ha caído en tus manos el estudio genético que el equipo de los doctores Elena Bosch y Jaume Bertrandpetit, de la Pompeu Fabra de Barcelona publicaron en 2003 sobre genética de las poblaciones humanas en la península ibérica y el magreb. Allí se dejaba muy claro que, las poblaciones ibéricas llegaron aquí por el norte pirenaico hace unos 10.000 años (final del último periodo glacial) y las del norte africano en esa misma época pero desde el cáucaso y por la orilla sur del mediterráneo. Y que ambas no se han juntado desde entonces, merced al estrecho de Gibraltar. Es algo que le ha pasado también a una especie arbórea como es el cedro (Cedrus atlantica en este caso). Y que en ninguna de esas poblaciones se encuentran marcadores característicos de la población de Arabia, por lo que la invasión arábiga del 711 se cae por pura lógica y ahora aplastante peso genético.

    Un Abrazo.

  7. Esta misma mañana he acudido a la Biblioteca Militar, efectivamente el trato es exquisito, tan sólo me ha hecho falta rellenar una ficha y una fotocopia del DNI que me la han hecho allí mismo.
    Sorprendente el variado gusto musical del consejo de redacción del Alminar.

  8. Va a sorprender y mucho una cosa que voy a decir, pero los militares de La Democracia, son una de las mejores cosas que tiene este País. Nada que ver con el ejército franquista y eso ha sido obra, sobre todo, de los gobiernos socialistas.

  9. A mi personalmente no me sorprende. Es más, el ejército siempre ha estado al servicio de Estado, cumpliendo órdenes, ahora y siempre.
    El ejército es necesario en un país, pero según veo, los gobiernos socialistas han convertido el ejército español en una ONG.

  10. El ejército español convertido en una ONG de ayuda humanitaria, lo cual no es malo pero no es la función de un ejército.

  11. LAS CUEVAS DEL PUEBLO
    Saludos
    Hospitalario
    En los años treinta, vivía en la calle Querol y frecuentaba, junto con mis hermanos, la escuela de D. Gabriel Almécija Castillo situada en la calle que hoy lleva el nombre del legionario Milán.
    Uno de los alumnos llamado Duque, su padre era teniente y vivía en el pueblo, nos refirió lo de las cuevas, indicando como se podía entrar en ella.
    Decidimos, (fueron los mayores quienes decidieron ) y se formó un grupo todos decididos a explorar lo que fuera.
    El grupo estaba integrado por el citado Duque, de Antonio Menendez, Pepe Forcada, los hermanos Infantes , Vicente y Pepin, un hermano mio y yo, y algún que otro mas que no recuerdo su nombre

    A la entrada de aquella cueva situada frente al mar se bajaba por las escarpadas rocas desde la plaza de armas, bajando en diagonal hacia la izquierda encontramos la entrada, esta tenia una puerta desvencijada de hierro con barrotes. Aquella puerta estaba abierta casi completamente a la derecha, y estaba tan oxidada que se encontraba fija sin poder moverla; creo que probamos por temor de que alguien nos encerrara! Y comenzó la exploración.

    En medio de las galerías, a veces, nos encontramos con hondonadas, que sorteábamos pegándonos como sanguijuelas a las paredes de la galería.
    Llevábamos cerillas, y velas que colábamos en el fondo de latas de leche vacías, recorriendo aquellas galerías, que a veces teníamos que ponernos a gatas debido a lo bajo de la bóveda. Me hizo falta tener algunos años mas para comprender los peligros que nos acecharon en aquellas excursiones!

    En uno de esos recorridos, pues había muchas bifurcaciones, no encontraba la manera de continuar por la estrechez ,y en donde era imposible de seguir avanzando. Vi que al fondo había como una pequeñita claridad y de momento pensé que era uno de los compañeros, y que lo que veía era un destello de la luz de su vela. Cuando conprendi que no podía ser me arrastré como pude y me di cuenta que la pequeñísima claridad provenía de la pared;
    Solo había una pequeñísima rendija que daba la impresión que era una lucesita. Hice el esfuerzo de levantarme un poco para alcanzar aquella rendija y después de cerciorarme solo pude gritar: “ Veo el cine Kursaal”, En efecto, era la fachada lateral izquierda del teatro, o sea una parte de este que se podía ver desde aquella rendija, pero nadie me creía, hasta que conseguí retirarme y uno a uno pudieron comprobar que era cierto. Habíamos recorrido bajo tierra, desde las rocas del Pueblo, , hasta el centro de Melilla frente al teatro cine Kursaal.

    Fue la ultima vez que se nos ocurrió volver a explorar aquellos túneles.

    No puedo explicar la impresión que dejo aquella exploración entre todos nosotros. El caso es que, continuamos nuestros juegos y nuestra amistad, incluso hasta en el servicio militar y aun después con algunos, hasta que el destino nos fue separando poco a poco, pero nunca volvimos a mencionar entre nosotros aquella “pequeña locura” de niños. Sé que algunos fallecieron ya, pero ignoro si aun viven otros!

    No volvimos mas, quizás temerosos de que algún familiar se pudiera enterar de nuestra “travesura”, y solo seguimos dedicando parte de nuestro tiempo a explorar el monte de San Lorenzo, y hacer espaditas poniendo los clavos que encontrábamos, en las vías del tren que transportaba el mineral, que a su pasaje dejaba aquellos clavos como espadas, que intercambiavamos entre nosotros!.
    Recuerdos lejanos que rememoro visto vuestras inquietudes de conocimiento por aquellos lejanos tiempos.
    Cordiales saludos
    Angel

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .