Archivo diario: 7 octubre, 2015

Teoría de la relatividad


Un mundo hostil

     Me han robado el móvil a las 17h 30 minutos de la tarde, en acto de servicio, mientras buscaba una dirección para mi trabajo. Todo esto ha sucedido en la Carretera de la Vía Láctea, junto al callejón del Universo. Parece “2001 Odisea en el Espacio” , pero solo es 2015 en la Galaxia de Hidúm. Un poco más abajo de donde se ha producido el hecho se encuentran los callejones de Caronte (el barquero del infierno)  y Pandora (la caja que al abrirse esparció los males por La Tierra). Quién puso algunos de esos nombres, acertó casi de pleno, con la situación social latente de éste barrio.

    Hablo de estos barrios y estas calles porque transito mensualmente por ellos, como muchos otros trabajadores: carteros, repartidores, notificadores de La Administración. Lo hago desde hace muchos años, y nunca me había sucedido nada hasta ahora. El mundo se está volviendo hostil. En el Distrito 5º se concentra la mayor parte del desempleo de Melilla. Hay mucha gente, sobre todo joven, sin presente ni futuro. Son muchas horas sin nada que hacer, y eso es tener siempre abierta una puerta al mal.  Los malos ejemplos son siempre mayores que los buenos, y sobre todo, más fáciles de imitar.

       Dentro de la violencia  del suceso, ha resultado la mínima posible. Traigo a colación a Albert Einstein, porque su Teoría de La Relatividad estableció una Ley Universal, como la del callejón. Einstein solo dijo que era relativa la percepción del tiempo según la posición del observador, pero dejó claro que existen tanto el tiempo como el espacio.

           Del concepto de La relatividad se pasó al relativismo social, y esto es algo falso, porque el Bien y el Mal existen, así como las acciones que fomentan uno y otro. Si nada tiene premio ni castigo, entonces todo da igual y nada importa. Esta es la norma que impera. Ahí está el caso de Rodrigo Rato, de Miguel Blesa y de tantos y tantos otros. Los bandidos siguen libres y los jueces que intentaron castigar sus fechorías fueron apartados de sus funciones. El mensaje que se transmite a la sociedad es demoledor.

                                               Lecciones de un robo

           No confío en internet. Es un mundo en el que los hackers se mueven a sus anchas. No realizo  ningún tipo de operaciones a través de ella. Los teléfonos móviles son los más vulnerables de todos. Además puede ocurrir que se pierdan, extravíen o sean robados, por lo que no se deben usar para otra cosa que no sea la que su nombre indica. Por ello recomiendo el borrado y vaciado constante de cualquier cosa almacenada en estos aparatos. A partir de ahora, lo que venía siendo una norma genérica lo convertiré en una ley personal. Si se extravía o lo roban, que sea solo un teléfono lo que se pierde.

             Muchas veces he escrito que no se pueden  abandonar áreas completas de las ciudades a su suerte, como es el caso de Reina Regente, de la urbanización Los Pinares, de La cañada de Hidúm. Caminar, moverse  por estos espacio urbanos es muy inquietante. No hay vida en las calles, ni cafeterías, ni espacios comunes, no hay nadie sentado en los pocos bancos públicos. Todo se lleva a cabo dentro de las casas y a partir de una determinada  hora las calles están vacías. Mientras que en otras partes de la ciudad una papelera caída, o una tulipa de farola rota,  causa alarma social, por aquí, en la Vía Láctea, un coche puede permanecer en este estado durante un mes, sin que nadie siente la necesidad de llamar a los servicios municipales para que lo retiren.

Rotonda del desarrollo en el distrito 5º


                         Se llama la rotonda del desarrollo, porque el mismo gobierno de Melilla la presentó así, dentro de Plan para el desarrollo de los distritos 4º y 5º. Es una rotonda peligrosa, entre otras cosas porque no tiene los preceptivos señalizadores reflectantes. Por la noche no se ve. Son especialmente peligrosas las isletas, que no están señalizadas.  El pequeño triángulo de la carretera de Hidúm te lo comes aunque sea de día. Si no se conoce su ubicación, es muy probable que acabe bajo las ruedas del vehículo y provocando un susto. Algo más leve es el situado en la carretera  de la Vía Láctea. Aun así, tampoco tiene los obligatorios  reflectantes, que indiquen su presencia en la calzada.

                 Este tipo de actuaciones propagandísticas, solo las sufren los que viven en estos barrios y aquellos que deben transitar por estas calles por motivos laborales. Para el resto de la ciudad, exactamente el 50%, este lugar ni existe ni lo conocen. Por este motivo, algo tan deficiente y peligroso, no causa el mismo impacto mediático que una tapa de alcantarilla desaparecida en el centro de la ciudad.

               El pavimento de la calzada, en el lado colindante con la pista de carros apenas existe, es un leve recuerdo. Los baches y el hundimiento de la tapa de alcantarilla hace difícilmente transitable la zona. Las rotondas costaron 64.000€ y en su momento dimos cuenta de su instalación. Pon aquí transitan vehículos, el  transporte urbano que algunos parecen empeñados en dificultar. Pero nada de esto importa, porque sucede en “la otra Melilla”.

          Nota:https://elalminardemelilla.com/2014/10/26/en-la-galaxia-de-hidum/

Resaltos abruptos en el Real


          Los resaltos sirven para reducir la velocidad de los vehículos, pero deben estar pintados en un color distinto y llamativo. También debe haber una señal que advierta de su presencia y esto no se cumple en ninguno de los instalados en los accesos laterales a la zona de prioridad peatonal de la calle de La legión. Están instalados por las bravas. Sin embargo, el que no estén pintados y señalizados convenientemente es el problema menor, porque ocurre en otras parte de la ciudad.

                 El problema principal, el más peligroso es que no tienen las dimensiones y pendientes exigidos por la normativa sobre este tipo de bandas reductoras de velocidad, no son ni siquiera del tipo “lomo de asno”, sino que más bien parecen jorobas de camello. Los instalados en el Barrio del Real son escalones demoledores. Son dañinos para los vehículos, reventadores para los  neumáticos y amortiguadores.  Algunos golpean las cervicales al desplomarse el vehículo. Si esto ocurre con los automóviles, peor debe resultar para motocicletas y bicicletas.

                   Melilla es la ciudad que más asociaciones tiene del mundo, con un mínimo de tres por cada única causa, y no cuenta con una sola de vehículos. El Real Automóvil Club no tiene delegación en la ciudad. Los usuarios de vehículos no tienen quién les defienda, ni haga cumplir la normativa vigente para el tráfico rodado. Casi todas las bandas reductoras, badenes y resaltos instalados en los dos últimos años son, probablemente ilegales. No cumplen con las dimensiones exigidas.

                  Resaltar una por encima de otra en el Barrio del Real es difícil, sin embargo la hemos encontrado. Está en la calle Castilla,  en la intersección con la calle La Legión. El nivel del pavimento es descendente, para de inmediato encontrarse con el resalto ascendente. El vehículo hinca las ruedas  en sentido descendente y casi al mismo tiempo debe realizar el ascenso., con el consiguiente peligro para la seguridad del vehículo, del conductor y de los pasajeros.

                        Como muestra ponemos la imagen de un resalto en una ciudad francesa, el de la calle Luis de Sotomayor, y los escalones del Real.

     Nota:http://www.fomento.es/NR/rdonlyres/180E9859-01CD-45A2-92CB-B5B4D1137624/81033/1160101.pdf