Junio sísmico en Alborán Sur


Alborán sobrepasa los 340 terremotos en junio

La actividad sísmica del conjunto de fallas cuaternarias de Alborán Sur, se ha adueñado del mes de junio, quitándole protagonismo a cualquier otro evento. No le habíamos perdido la cara a las series sísmicas de Alborán Sur, iniciadas en los primeros días del mes de abril, pero el terremoto del la madrugada del pasado día 19 de junio a las 05h 23′, con 4,7M e intensidad III, nos ha obligado a volver sobre un lugar, del que sabemos muy poco.

Este terremoto es el máximo del año en España, y ya son 8 los que han alcanzado y rebasado la magnitud 4 en el presente mes, aunque todos se mantienen en la misma intensidad (II-III). Los terremotos de San Fe en Granada, se concentraron en el mes de enero, pero del doble de intensidad, ya que al situarse sobre el mismo epicentro, la intensidad media duplicó a las de Alborán Sur (V-VI).

El pico de actividad de las series sísmicas de Alborán se concentraron entre los últimos días de abril y la primera quincena de mayo, momento a partir del cual la serie pareció empezar a disiparse, y ya rara vez se alcanzaban movimientos superiores a 3M. La situación empezó a cambiar en los últimos días de mayo, en donde se alcanzaron cuatro movimientos iguales o superiores a 4. Parecía existir un límite, y era ese, el 4M.

Sin embargo, iniciado el mes de junio, y sin rebasar el citado límite, la actividad sísmica empezó a ser de nuevo más constante, con una frecuencia y magnitud media digan de atención. el mismo día 1, se produjeron tres terremotos superiores a 3M. Esto inició una serie constante que tuvo su máximo el pasado sábado, con el mayor seísmo registrado hasta la fecha. Lo que resulta más sorprendente, es que ese terremoto el el 277º de la serie del mes de junio.

Con los registrados en el día de hoy, 22 de junio con un máximo de 3,6M a las 16h 54 (hora oficial española), alcanzamos la cifra de 340 movimientos sísmicos solo en lo que llevamos de mes. Lo que esté sucediendo allí abajo, está fuera de control y predictibilidad. No ha síntomas de fatiga sísmica, ni límite que no pueda ser rebasado.

Se han movido también Alborán Oeste (4) y Alborán Norte (7). El límite sur se sitúa en Anoual (3). La posición de Melilla, a más de 70 kilómetros de los distintos epicentros, la profundidad de los mismos, que oscila entre los 2 kilómetros y los 80, parecen asegurar un margen suficiente que atenúa la peligrosidad. El 99% de los seísmos se están produciendo en el mar, y en una zona cuya profundidad media es de 1 km, por lo que aquellos que se producen en en superficie, en los mismos bordes de las fallas, están profundos. Tanto en Santa Fe, a principios de año, como el terremoto de Lorca (2011) se produjeron casi sobre el mismo suelo.

En 2016, el día 21 de enero, se produjo un terremoto de 5,1M, que «abrió el paso al gran terremoto del día 25, con 6,3M. Hay muchas diferencias con aquella serie, pero la presente, iniciada hace 3 meses, reabre dormidos temores, que nadie esperaba volver a vivir tan pronto. Solo han pasado 5 años.

Fuente: Instituto Geográfico Nacional

Las series sísmicas de Alborán Sur


En la costa de los volcanes

La actual serie se inició el pasado 17 de abril con 4 seísmos consecutivos, tres de 3,1M, y el principal de 3,8M. La secuencia fue de 3,1-3,8-3,1 y 3,1, con intensidades de II y III. Se cumple la norma del movimiento lanzador, el principal y las réplicas posteriores. En los siguientes días se sucedieron otros 8 movimientos de una magnitud media de 3M, y una profundidad que oscilaba entre los 2 y los 27 km. Todo esto es normal, porque el 70% de los terremotos ocurren a menos de 70 km de profundidad. Las zonas más frágiles de la corteza terrestre son las más inmediatas a la superficie, por lo que la frecuencia de los terremotos es inversamente proporcional a su profundidad. El 28 de abril se produjo otro movimiento sísmico de 4M e intensidad tres, precedido solo en unas horas por otro de 3M, a solo 5 km de la superficie. Según un amigo sabio y experto en terremotos, «las series sísmicas son muy frecuentes en el Mar de Alborán».

En solo un mes se han producido tres movimientos sísmicos de magnitud similar (3,8 a 4,1) e igual intensidad. Todos localizados en la zona de Alborán Sur, frente a la localidad marroquí de Alhucemas. En total 21 movimientos registrados hasta la madrugada del pasado domingo, a los que hay que añadir otros 8, que pueden incluirse dentro de la serie sísmica actual. En algún caso la profundidad del epicentro se sitúa a solo 1 km de profundidad y un máximo de 18. Esa es la franja de profundidad en la que se están produciendo los actuales movimientos (1-29), y en una posición geográfica media de 35.4360º de Latitud y –3,6400 de Longitud. Parece pues una zona o foco muy determinado.

¿Cuánto puede durar una serie sísmica? Es imposible determinarlo, pero oscila entres días, semanas o meses. La actual parece que tiene una magnitud mínima de 1,9 y una máxima de 4,1. En el último año, los terremotos en el entorno del sur peninsular y el norte africano, han alcanzado un máximo de 4,4 en Santa Fe de Granada el 26 de enero, y el actual de 4,1 sobre la ciudad de Alhucemas (Alborán Sur) y en dirección oblicua sobre Melilla, a unos 65 km de distancia. En los terremotos importa también la distancia a la que se producen y la dirección y propagación de los ondas sísmicas, según que tipo de terreno atraviesen, blando o duro.

El Cabo Tres Forcas es una antigua costa volcánica con origen en el macizo del Gurugú y que acaba en la punta del mismo cabo, en lo que llamamos farallones, y que no es otra que el resto de la cresta de un cono volcánico. Según un viejo libro geológico, en la década de 1940 todavía se distinguían los restos de dos pequeños conos volcánicos dentro del territorio melillense. La alteración humana para áridos y materiales de construcción, así como la explanación de terrenos, ha hecho desaparecer ese resto geológico. Las coladas de lava corrían desde el macizo del Gurugú y desde las laderas de Farhana, hacia Melilla y la costa. Según el autor del libro, Alfredo San Miguel, se podía distinguir el resto de una colada sobre el cerro de Hidúm. Todo el entorno melillense está lleno de bombas de basalto. Toda esta actividad volcánica, de la que no hay registros, puedo acabar hace unos 5 millones de años.

¿Qué sostiene una montaña? Unas se apoyan en placas de roca dura, otras se apoyan en raíces corticales que penetran profundamente en el manto. ¿Sirve de parapeto el gran macizo de Tres Forcas a Melilla, situada en la base opuesta al foco sísmico activo? Todavía es pronto para decir si la actual serie sísmica está en fase decreciente, aunque parece que tenemos un límite mínimo y máximo.

Fuente: Instituto Geográfico Nacional

Terremotos de Alborán y el medio rural marroquí


                           La calma sísmica parece llegar a Alborán Sur

             Todo el Cabo Tres Forcas y una línea que se inicia en la localidad de Alhucemas, Tensanmane, Anoual, y que se prolonga hasta Dar Drius y Aknoul, ya en el interior del Marruecos; han sufrido con gran intensidad toda la serie de más de 100 terremotos desde el día 21 de enero, y los centenares de réplicas de los distintos seísmos.

                     Los daños y la inquietud acumulada a lo largo  de dos meses, tuvieron su cenit el pasado 16 de marzo, cuando un terremoto de magnitud 4,2 tuvo como epicentro la zona de Tensanmane y Alhucemas*. El terremoto se produjo el suelo, y no en las profundidades del lecho marino como hasta ahora, porque lo que fue más sentido por la población. Los daños en las casas rurales y las grietas se multiplicaron por toda la zona. Los colegios suspendieron las clases desde el jueves, mientras los técnicos marroquíes evaluaban los daños producidos. Al igual que en Melilla, la población de las ciudades del Cabo Tres Forcas han salido en muchas ocasiones a la calle. Las tiendas de campañas junto a las casas, han sido y siguen siendo todavía una parte del paisaje urbano del medio rural marroquí. Aunque cierta  paz sísmica parece haberse instalado sobre la falla de Alborán, nadie se fía y todo el mundo está prevenido.. Las redes sociales han contribuido a informar y también a propagar bulos. Una colaboradora preguntaba al inicio de la serie sísmica, qué estaba sucediendo en Marruecos, en la zona colindante con Melilla.

                 Como pude comprobarse, por las fotos cedidas por un colaborador y las del diario digital Nador City (www.nadorcity.com/), ha ocurrido casi lo mismo que en nuestra ciudad. En ciudades grandes también se han producido grietas en edificios, caída de cornisas y levantamiento del pavimento. La población también sufre de ansiedad, insomnio y otras alteraciones nerviosas.

       Nota:http://www.ign.es/ign/layoutIn/sismoDetalleTerremotos.do?evid=ign2016fihi&zona=1

Plan de emergencias sísmicas en Melilla


Almería forma un Comité de emergencias sísmicas

        Los terremotos del Mar de Alborán se están sintiendo en la costa norte de Marruecos entre Alhucemas (Melilla está situada en medio) y Cabo de Agua, y en las provincias de Málaga y Almería. El mapa de intensidades que elabora el Instituto Geográfico Nacional (IGN), refleja la intensidad con la que los movimientos sísmicos afectan a las localidades que rodean el epicentro. La acumulación de sacudidas, que aunque no sean percibidas, están, van deteriorando el terreno (el pavimento de la ciudad empieza a ondularse), y los edificios, que cada vez presentan grietas mayores. Los más antiguos presentan mayores daños, y los más recientes menos, según el tipo de normativa sismorresistente vigente durante su construcción. En una situación así, se ve y verá afectado tanto lo antiguo como lo reciente.

             Este es el motivo por el que la ciudad de Almería ha formado un Comité Territorial de Emergencias Sísmicas*, en previsión de que la situación se prolongue. También están elaborando un censo de edificios en zonas de riesgo, catalogando los inmuebles, para ver cuáles están construidos con la Normativa Sismorresistente más reciente y cuáles no **. Esto se debería estar haciendo ya en Melilla. Tanto el propio IGN, dependiente del Ministerio de Fomento,  como todos los expertos de universidades que se están pronunciando en las últimas semanas, coinciden en afirmar que la situación puede prolongarse a lo largo de los próximos meses. Si esto es así, cabría matizar lo afirmado por el Presidente de Melilla en días pasados, cuando dijo que: «La ciudad está preparada para aguantar un año de terremotos». No todos los edificios de Melilla pueden soportar un año de movimientos sísmicos constantes. Eso es algo que se debería estar haciendo ya. Primero formar el Comité de Emergencias Sísmicas, solicitado solo por Coalición por Melilla, y luego la elaboración de un censo de viviendas, en atención a su antigüedad, al modo en que están siendo afectados por los terremotos, diferenciando con qué tipo de normativa fueron edificados, sobre qué tipo de terreno y con qué materiales***.

            Es cierto que la actividad sísmica ha decrecido, pero las oscilaciones y vibraciones acumuladas en estos dos meses son muchas, y los materiales, por muy recientes que sean, tienen Límite, aunque este sea alto en los de más reciente construcción. Por lo que se ve en las calles, ya hay daños en casi todas partes. Habría que empezar ya a divulgar información en comunidades, edificios públicos, normas de actuación, puntos de encuentro, recomendaciones sobre el uso del coche en caso de emergencia, en una vías urbanas inservibles por la acumulación de obras, y otras muchas cosas que no se están haciendo. La indolencia, o el estado de shock, parecen haberse adueñado del gobierno de la ciudad. La ansiedad en la población ya se deja notar. Es otro elemento que habría que tener en cuenta.

           Los adornos y pináculos de la plaza de toros, muchos ya demolidos, presentan un estado alarmante. La base de una de las torretas de luz del estadio Álvarez Claro, presenta una grietas inquietantes.

          Nota: *http://www.lavozdealmeria.es/Noticias/102597/2/El-Comit%C3%A9-del-Plan-Territorial-de-Emergencias-S%C3%ADsmicas-analiza-los-mapas-de-riesgo-de-la-provincia. **http://www.elalmeria.es/article/almeria/2241562/mas/viviendas/no/soportarian/gran/seismo.html. ***http://www.oei.es/divulgacioncientifica/reportajes053.htm

Los terremotos de Alborán Sur


         Al otro lado del cabo Tres Forcas, se encuentra la zona denominada como «Alborán Sur«, en la que se están originando todos los movimientos sísmicos que sacuden Melilla, sin solución de continuidad, desde el pasado 21 de enero. Dos nuevos movimientos sísmicos de igual magnitud (4,8), han sacudido la ciudad a las 16h 04´y a las 16h 17´. Previamente, a las 10h 20´, uno de magnitud 3,7, había alertado a la población en la mañana del sábado. La paz sísmica con la que parecía haberse iniciado el mes de marzo, sin movimientos sísmicos significativos en los dos primeros días, se quebró el día 3 a las 12h 36´, con un nuevo movimiento de 4,7.

             A lo largo del día 12 se han producido más de 50 movimientos sísmicos, y 40 el día anterior, en un mes de marzo, que estaban resultando relativamente tranquilo, con un número pequeño de seísmos, entre 4 y 10 movimientos al día. Estas cifras, no obstante, están muy alejadas del centenar de movimientos diarios que registraron los sismógrafos con posterioridad al gran seísmo del día 25 de enero (M 6,3), y hasta el del día 22 de febrero, que resgistró el tercer terremoto de mayor intensidad (M 5,1). de los producidos a lo largo de esta crisis sísmica o grupo de terremotos. Desde que hay estadísticas registradas, y en los datos históricos anteriores, parece que estamos ante la mayor serie de seísmos de la historia de Melilla.

            Las efemérides de Gabriel de Morales, registran que entre finales de marzo y principios de abril de 1848, se registraron fuertes terremotos. En julio de 1902 y en junio de 1903, data la existencia de terremotos, sin daños reseñables ni víctimas. también anota uno, en el mes de junio de 1899.

                   Entre los datos registrados por Gabriel de Morales, encontramos otro año crítico, 1792, que anota 38 terremotos significativos, entre el 1 de enero y el 2 de septiembre.                                                           

                                               Alborán Sur

                La línea de máxima peligrosidad del los terremotos, se detiene un poco antes de la ciudad de Melilla, quedando tanto nuestra ciudad como la vecina de Nador, en una zona intermedia. El cabo Tres Forcas parece estar recibiendo la mayor intensidad de las ondas sísmicas. Sin embargo, se trata de un área con poca densidad de población, salvo algunos núcleos urbanos, en donde predominan las casas tradicionales, de una sola planta, agrupadas en pequeñas aldeas o aduares. Eso hace que el impacto de los terremotos sea en principio menor, aunque no se dispone de noticias sobre daños en la región de Tres Forcas. Los medios informativos marroquíes sí recogen la inquietud de la población en la zona de Alhucemas, y en las poblaciones rurales, que tienen los epicentros sísmicos delante de sus costas. Los datos publicados por el Instituto Geográfico de España, recogen terremotos en poblaciones marroquíes del interior, como Anoual y Mezguitem.

                                      Melilla. Convivir con grietas y temblores

               Dentro de unos días se cumplirán dos meses desde el primer terremoto del 21 de enero. Las grietas se han multiplicado por toda la ciudad, y los edificios dañados en un primer momento están viendo incrementados sus deterioros. Pasado este tiempo, ni los organismos públicos, ni los centros educativos, ni la propia ciudadanía tienen información adecuada sobre qué hacer en caso de que los temblores pasen de una determinada magnitud. Se producen dos terremotos importantes en un fin de semana, y nadie transmite a los ciudadanos la más mínima información. Protección Civil no existe en Melilla. En la era de la tecnología y la comunicación, la ciudadanía recurre a las redes sociales, con el riesgo de bulos y de desinformación que ello conlleva,  para enterarse de qué pasa, dada la ausencia absoluta de sus autoridades.