Archivo de la etiqueta: cofradias de melilla

La Semana Santa de Melilla en imágenes


 

 

                      Una exposición retrospectiva

          Eclessia es una palabra griega que significa comunidad, y La Iglesia tomó el todo por la parte y se sustantivizó  a sí misma, de modo que en los evangelios traducidos del griego se  escribe comunidad y en los de traducción latina se traduce la palabra como Iglesia. La Iglesia como tal, surge casi cuatro siglos después de los evangelios, cuando el emperador Constantino la convierte en religión de Estado.  Viene esto a cuento porque en el programa de Semana Santa del año 2014, el Vicario Episcopal expresa el agradecimiento público a una persona concreta “su labor” en favor de esta semana de pasión, y no a toda la comunidad anónima de fieles, que es la que ha mantenido vigente y con vida, a lo largo de todos estos años, la Semana Santa de Melilla. No es porque el mencionado y único aludido no lo merezca, es porque siempre son los mismos nombres los recompensados una vez tras otra, y el pueblo llano, la feligresía común, está lejos siempre de las palabras de reconocimiento y de las medallas honoríficas.

                                                               Pregones y pregoneros

          En una pasada entrada escribía*: la designación del pregonero de cada Semana Santa es también otro proceso realizado en las cumbres y sin participación directa de la feligresía de base. Lo afirmé entonces y lo mantengo ahora, aunque muchos quisieron ver una crítica específica al pregonero del año en curso Francisco Gámez, y no una alusión general a un proceso que sigue siendo oscurantista y sin posibilidad de votaciones previas y proposición de candidatos,  por parte de los feligreses. En todos estos años desde la reconstitución de la Semana Santa en 1981, solo se han designado a dos mujeres ( Encarna León en 2003 y Francisca Muñoz en 2011), mientras que el diputado Antonio Gutiérrez ha realizado   dos lecturas de pregones (1987 y 1995), y mucha gente que lo merece jamás tendrá la satisfacción de leer un pregón de Semana Santa.  Escrito esto, aclaro que la designación de Francisco Gámez es muy acertada y que además le llega en un difícil trance personal, que esperamos que supere. Aun así seguimos afirmando que otras muchas personas, hombres y mujeres, no tendrán siquiera posibilidad de leer un pregón. Sigue existiendo demasiada política y pasillo en la Santa Madre Iglesia y quienes la representan y actúan en su nombre y viven en sus aledaños. Hay todavía ausencias inexplicables y designaciones incomprensibles.

                                               El acierto de una exposición

        El grupo photowalk es uno de los más activos y participativos de la historia de Melilla, integrados por hombres y mujeres, muchos de los cuales están muy vinculados a la Semana Santa y sus cofradías. Han llevado a cabo muy diferentes propuestas y exposiciones sobre temática muy diversa. La última exposición, una retrospectiva sobre la Semana de Pasión de nuestra ciudad ha sido muy acertada, porque se han centrado en las personas que han dado forma e historia a la semana santa. Han huido de los retratos de tronos e imágenes y de los personajes oficiales, ya suficientemente reconocidos, para centrarse en las personas, conocidas algunas y otras no, que son las que en definitiva hacen y han hecho la semana santa melillense. Sigue habiendo dos mundos, el oficial y el real, el oficioso, el que representa photowalk. Yo sigo prefiriendo este último grupo.

Notas:  https://elalminardemelilla.com/2013/12/18/sobre-el-inmovilismo-en-las-cofradias

Sobre el inmovilismo en las cofradías


Las cofradías son una expresión de fe, no hay duda, pero también un problema para La Iglesia. Se cuentan por miles los desencuentros entre las cofradías y los obispos titulares de sus diócesis, porque al final el medio acaba siendo el fin, o sea, que la cofradía se convierte en la iglesia de los cofrades, hecha a su imagen y semejanza.

El Arzobisbo de Sevilla Juan José Asenjo Pelegrina, en el boletín diocesano del mes de novimebre les dedica este párrafo a las cofadías hispalenses: “De poco servirán, queridos cofrades, vuestros cultos esplendorosos y la belleza de vuestras procesiones, sin en vuestra vida asociativa la primera preocupación no es la santificación, el amor a Jesucristo y a su santa Iglesia, la comunidad fraterna, la unidad en el seno de la Hermandad y la comunión con los pobres. Estaríamos ante un enorme tinglado de cartón piedra, detrás del cual solo existe el vacío”. La contundencia del párrafo es evidente para cualquiera, otra cosa es que luego se hagan oídos sordos y nadie se de por aludido, como pasa siempre.

Las cofradías son un mundo muy hermético y rara vez trasciende fuera lo que pasa dentro, aunque en muchas ciudades ciertos pasos procesionales cambian su recorrido y hora para no coincidir con tal o cual otro. Las relaciones entre hermandades procesionales no suele existir más allá de los aspectos protocolarios. Si en el mundo político la renovación es dificil y hay que hacer años de pasillos, de clanes y de camarillas, para a menudo no conseguir nada, en el mundo cofrade todo eso se supera con creces. Ya lo dijo un gran Papa, Urbano II: el buen cristiano matará a su hermano hereje con las entrañas abrasadas de amor a Dios.

                    Dimisión del presidente de La Agrupación de Cofradías en Melilla

        Existe un canon en el Código de Derecho Canónico que impide compatibilizar los cargos de representación cofrade o eclesial, con los de representación política o pública. Cuando Francisco Javier Calderón fue designado como Consejero de Seguridad Ciudadana, esta posible incompatibilidad saltó al debate público, y el entonces Vicario Episcopal (el melillense Jose Manuel Barreiros López), intervino aclarando que el canon se refiere solo a los “cargos electos”. La ley o norma siempre tiene su jurisprudencia, incluída la eclesiástica. No sería difícil establecer una relación entre la nueva dimisión de Calderón como presidente de la Agrupación de Cofradías, antes había dimitido como Hermano Mayor de La Soledad, y la última visita del Obispo de Málaga Monseñor Catalá Ibañez. Este dimisión y abandono de todos los cargos eclesiales puede interpretarse como una recomendación sugerida por el Episcopado malacitano.

También podría ser indicio de un  futuro político más prometedor para el actual Consejero de Seguridad Ciudadana, tal y como se rumorea en la ciudad. Francisco Javier Calderón podría ser el futuro nº 2 , solo por detrás de Imbroda, en las listas municipales de mayo de 2015, o incluso el próximo presidente del PP melillense. Todo esto sí daría luz a  estos movimientos sin explicación pública.

                                  Situación cofrade en Melilla

La Cofradía del Rocío lleva más de 10 años en situación de “intervención episcopal”, sin celebrar elecciones y sin rendir cuentas al cabildo. Carece de Hermano Mayor y el actual delegado episcopal, Gregorio Castillo, vuelve a asumir el papel de presidente de la Agrupación de Cofradías, mandato que ya ostentara durante ocho años aunque de modo interirno. En la Cofradía de La Victoria sigue sin saberse si dos años después de celebradas las elecciones, se ha producido la ratificación episcopal, algo obligado para todas las entidades incardinadas en La Iglesia y sujetas a los cánones y normas del Código de Derecho Canónico. Si se quiere estar y actuar dentro de La Iglesia, se deben cumplir sus normas. En la Cofradía de La Flagelación, en donde se han celebrado elecciones recientemente, ha salido ganadora la candidatura de José Francisco Ramos, hermano mayor del anterior Hermano Mayor, frente a la candidatura renovadora de Roberto Vargas.

Nadie se arriesga a perder el poder en las cofradías, ni los componentes de las juntas de gobierno se resignan a renunciar a la parte de lustre social que conllevan. El acceso de los jóvenes a las juntas de gobierno y la renovación de sus estructuras, en una ciudad de poca población de confesión católica, es lo único que puede salvar o retardar el declive de la Semana Santa de la ciudad. La designación del pregonero de casa Semana Santa es también otro proceso realizado en las cumbres y sin participación directa de la feligresía de base.

Hay muy poca participación de los fieles de a pie en las estructuras de La Iglesia. Si se quiere conseguir algo es a base de pasillo y de muchos años de espera, en la mayor parte ineficaces y frustrantes. En todos los lugares y desde hace muchos años, se siguen viendo casi los mismos nombres. Todo ha variado muy poco. En la Iglesia corren vientos de cambio desde la parte alta, Papa Francisco, a la vez que en los pisos bajos todo sigue cerrado a cal y canto. El Concilio Vaticano II previó la creación de los consejos parroquiales, para que no todo dependiese de la voluntad o del carácter del párroco, pero nada de eso se llevó a cabo.

Nota: http://semanasantamelilla.wordpress.com/2013/11/29/jose-francisco-ramos-vidal-gana-las-elecciones-de-la-cofradia-del-flagelado/

Sta. Mª Micaela de Melilla


 

        La iglesia de Santa Mª Micaela de Melilla

 Enrique Delgado        

                El 14 de enero de 1938 llegaron a Melilla las RR Adoratrices, Congregación fundada por Santa Mª Micaela para salvar a las mujeres que habían caído en las redes de la prostitución, informando de  este hecho  el mismo día en El Telegrama del Rif. El entonces delegado gubernativo Marqués de Valdecañas lo anunció mediante un comunicado: “Llegan las religiosas Adoratrices a Melilla a fundar su institución, a recoger a las pobres pecadoras que ninguno queremos recoger, y  amparar a las que pudieran llegar a pecar”. En la nota gubernativa se solicita la colaboración ciudadana parta dotar de enseres a las Adoratrices: “Cumplid este deber social de reciprocidad, privándoos de alguna cosa de vuestra casa, por una sola vez”.

           Las Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad se establecieron en la antigua Casa del Reloj, en Santa Mª Micaela la antigua, en donde estuvieron hasta la inauguración de esta Iglesia para pasar finalmente a lo que hoy es la casa Mercedes, en donde estuvieron sólo tres años. No les fue bien en nuestra ciudad, en 1952 sufrieron un acto sacrílego y en su destino final (el antiguo convento que hoy es la Casa Mercedes), sufrieron varios robos e incluso un incendio, por lo que se marcharon definitivamente a Tánger.

          Todo esto sirve para decir que de ellas sólo quedó el nombre de su advocación principal en el nuevo templo, pues las religiosas adoratrices nunca llegaron a habitar esta nueva iglesia, inaugurada o bendecida, como se prefiera, el 22 de enero de 1953. Eso sí, todas sus imágenes que estaban en el antiguo templo pasaron al nuevo, como la de la fundadora  Micaela Desmaisiéres López de Dicastillo, que tomó el nombre de Madre Sacramento al fundar la Orden de Las Adoratrices y que es conocida y venerada con el nombre de Santa Mª Micaela.

         Las veneradas imágenes del Rocío y del Cautivo

  Las veneradas tallas de El Cautivo y del Rocío, llegaron a Melilla en 1949, en la recuperada Semana Santa de Melilla. El Cautivo procesionó por 1ª vez el 6 de abril de 1950. La Virgen del Rocío lo haría un año mas tarde, el 22 de marzo de 1951. ambas imágenes salieron siempre desde la iglesia antigua de Sta. Mª Micaela y así lo hicieron mientras las Religiosas Adoratrices estuvieron alojadas en la antigua Casa del Reloj. En 1955, tras tener ya construido su nuevo convento se fueron a las inmediaciones de la frontera de Beni Enzar. Las imágenes fueron llevadas a la nueva iglesia del naciente Bº de La Victoria y en ese momento, 1956, acabaron su breve paso procesional en Melilla. El nuevo barrio no tenía población y las imágenes ya no se volvieron a sacar. Tras un sueño y olvido de más de 20 años, en 1978, fueron rescatadas del cuarto en donde yacían abandonadas y vueltas a poner en el centro de la devoción de los melillenses.

                 Un nuevo templo para Dios en Melilla

       Así se titulaba la crónica firmada el día 21 de enero de 1953 por Asenjo y que resulta interesante recordar porque nos describe cosas que ya no existen en el templo: “ En el fondo del altar mayor, conformado a la liturgia, en imitación de mármol con alegorías en su pié de policromadas figuras angélicas con atributos musicales en fondo dorado. Sobre el altar el camarín en donde irá instalada la titular Santa María Micaela y en las naves laterales dos proyectos  de altares..”. Mas adelante leemos: “ A la entrada de la iglesia en el lateral izquierdo, se ha construido un recinto bautismal en imitación mármol, con placas plateadas alegóricas al bautismo de Jesucristo por San Juan con el siguiente texto, docente omnes gentes baptizantes eo in nomine Patri, et filii en Espiritu Sancti y púlpito en madera tallada”. De todo esto no queda ni el más leve rastro, amen de figuras y ornatos de todo tipo.

            El 22 de enero con la presencia del obispo de Málaga y cardenal de La Iglesia Herrera Oria se bendijo el nuevo templo, asociado al barrio del Monte de La Libertad, Calvo Sotelo durante el franquismo, pues entonces no existía el bario de la Victoria. El día antes se bendijo la campana, el acto más importante en un templo católico pues representa la voz de Dios y se asocia a las vicisitudes de la vida diaria de cada creyente católico. La campana, de 561 kilos de peso es una de las más grandes de toda la diócesis de Málaga y fue fundida en los talleres valencianos de Bautista Rosel Soler.

         Sta. Mª Micaela es una iglesia única en varias cosas. Tiene la única imagen existente en la ciudad de San Pancracio ( protector de la salud y del trabajo). Es la única iglesia que no está dedicada a una virgen o a Jesucristo, sino a una santa y también  la única que tiene construido  un campanario, según las normas arquitectónicas que los conforman. Además cuenta con la campana más grande de toda la diócesis de Málaga, al menos  en su momento. Es la única iglesia en la que la cofradía tiene sede propia e independiente del conjunto eclesiástico.