Archivo de la etiqueta: cruces de mayo en melilla

En torno a las cruces de Mayo


             Siempre se podrá aclarar o conocer algo más de cualquier cuestión o tema. Nunca podemos pretender tener la última palabra en algo. Hace unos días recogimos la denuncia de uno de los participantes en el concurso de las cruces de Mayo de la Viceconsejería de Festejos, y ahora hemos conocido los entresijos de un concurso que en el futuro habrá que vigilar más, si no se quiere acabar con la poca participación ciudadana y popular que todavía queda en pie.

         En el artículo anterior escribíamos esto: “La cruz de mayo del matrimonio de Sebastián y Loli es muy superior en calidad a muchas de las que participan en el concurso colectivo”, aunque eso sí, ellos se presentaban al concurso individual con la cruz instalada en la azotea.

         A raíz de esta opinión, recibí la llamada de la ganadora del concurso, Marisa Escamez Pastrana, para que visitara la suya, y hoy es algo que agradezco, porque me ha permitido saber más de acerca de las cruces de mayo. Además, esto mostraba que la concursante cumplía con la obligación de mantenerla expuesta hasta el día 12, según exigían las normas de participación. Algo que no han cumplido la mitad de los participantes que participaron en el concurso individual, y que procedieron a desmontarlas nada más irse el jurado calificador.

        Las normas dicen que las cruces del apartado individual deben estar dentro de los domicilios, bien en el propio inmueble, caso de Marisa Escamez que la montó en su propio salón, o en el patio o en las azoteas.

        Para aclarar las cosas de modo definitivo debemos decir que la decisión de declarar ganadora a esta cruz  no admite duda, resultando casi la única de las decisiones del jurado,  que aunque  inapelables, está en situación de no ser cuestionada. La cruz de  Marisa Escamez, participante en el concurso desde hace 15 años, está montada sobre tonos azules, y es rica en significados y conceptos. Ha cuidado todos los detalles ornamentales e incluso añade el componente del aroma en el espacio, con ramas de albahaca, romero o incluso un pequeño melocotonero. Todo resulta perfecto y por eso ha recibido de manera justa el galardón.

       Hay que decir también, en honor a la verdad, que preside siempre cualquier escrito del Alminar, que Loli y Sebastián, también participantes habituales,  nunca pusieron en duda en el resultado del concurso y solo llamaron la atención sobre el hecho de que su cruz, también de gran calidad y una de las mejores del concurso, no recibieran premio alguno, ni siquiera el 4º o el 5º, a las que superaban con creces. La cruz de Sebastián y Loli es del tipo cordobés, con el color rojo dominante y con el elemento floral y macetero como complemento.

       Hechas estas dos aclaraciones, debemos decir que estudiadas las bases, y hablado con otros participantes y entendidos, solo hemos detectado incumplimientos de las normas, y margen amplísimo de discrecionalidad para el jurado. No existe un pequeño catálogo de apartados o contenidos mínimos que deba contener una cruz para resultar premiada. Hay poca definición en cuanto a las categorías participantes, como la de asociaciones recreativas, culturales o de cualquier otra índole. Han resultado premiadas entidades religiosas, que no están definidas como categorías participantes. En el apartado individual se debería especificar que solo se admite una cruz inscrita por domicilio y debe velarse por el estricto cumplimiento de la norma que obliga a que estén expuestas hasta el día 12 de mayo.

      Hay cruces concursantes en el apartado individual que han estado expuestas en la calle, en asociaciones de vecinos o incluso en el Mercado Central, lo que supone un incumplimiento de las normas. Hay que preservar la independencia objetiva del jurado, y que sus valoraciones sean lo menos subjetivas posibles, definiendo los elementos a valorar. Una cosa es que el fallo sea inapelable y otra ecuánime. Las bases de la convocatoria hablan de un jurado y al parecer luego hubo dos. No están muy diferencias algunas  relaciones entre organizadores, miembros del jurado y algunos participantes.

     Mención aparte merece el hecho de que los participantes individuales reciban 350€ solo por participar, o 460€ en el caso de las asociaciones. Se trata de fomentar las tradiciones, pero no de regalar el dinero. Debería existir una selección previa antes de la participación en el concurso. Quienes no cumplan las normas establecidas no deberían entrar en la fase de valoración, y obviamente deberían quedar excluidos de la subvención.

Anuncios

El fallo de la Cruz de Mayo


                    

                   

                  ¿Olvidó Festejos la Cruz de Sebastián y Loli Arjonilla?

       Un fallo es tanto una sentencia dictada por un juez o tribunal, como una decisión tomada por una persona o jurado en un determinado asunto. Fallo es también una deficiencia o error, o el propio acto de fallar.

        La Vice-Consejería de Festejos es la encargada de fomentar y velar por el mantenimiento de las tradiciones de las diferentes comunidades que conforman la sociedad melillense.    Las Cruces de Mayo se engloba en las tradiciones de la comunidad cristiana y consiste en el adorno de patios, o vestíbulos,  bien en comunidades o asociaciones de vecinos,  en entidades oficiales, o en casas particulares que dispongan de un patio o de una azotea en donde instalar estas cruces, hechas con flores y otro tipo de exornos.

       Sebastián García y Loli Arjonilla son una familia del Monte de la Libertad, o de Calvo Sotelo, que de “motu propio” celebran en la calle y con todos los vecinos, varios eventos tradicionales cristianos (Navidad, Rocío y Cruz de Mayo). Las Cruces de Mayo es aparte de una tradición, un concurso en el que participan todos los melillenses que quieran, en sus distintas modalidades, y regulado por la Festejos, con reglamento de participación.

                                         ¿Fallo o fallo?

       En la modalidad del concurso individual, participó como cada año éste conocido matrimonio melillense, que también dirige uno de los coros rocieros más famosos y de calidad de la ciudad. Su Cruz de Mayo, instalada en la azotea, es una de las más hermosas y bien realizadas que he visto. Es muy superior en calidad a muchas de las que participan en el concurso colectivo. Sin embargo, el Fallo del jurado del concurso de las Cruces de mayo, ha fallado en favor de todos los participantes, excepto en el del caso de Sebastián y Loli, al que ni siquiera mencionan.

     ¿Olvido, fallo, mano negra, ésta espectacular Cruz era la peor de todas las que se presentaban?. Según cuentan los vecinos y el propio matrimonio, creen que el jurado oficial se olvidó, bien de visitar su casa, o de mencionarlos siquiera en el apartado de meritorio. Piensan que “el jurado” que se presentó a visitar y valorar la cruz no era el oficial, porque han contactado con otras personas y no eran los mismos componentes del jurado visitante.

    El fallo del jurado es inapelable, según las bases del concurso, y también clamoroso, tras la vista de la espectacularidad de esta cruz. Aquí ha habido un olvido, no se sabe si deliberado o involuntario. En la mañana del lunes 8 de mayo van a presentar una aclaración ante el jurado de las Cruces de Mayo, porque las bases obligan a que las composiciones estén montadas hasta el día 10, para que el público que lo desee pueda visitarlas. Saben de buena tinta que algunos de los premiados en el concurso individual ya las han desmontados. A ellos sí les visitó el jurado oficial.

Tradición de las Cruces de Mayo


 

                          Cruces de Mayo en Melilla

              La más antigua noticia que se tiene acerca de la milenaria tradición de las cruces de mayo, se remonta a la década de 1920 en algunos patios y calles de Córdoba. La leyenda la vincula al siglo IV y al hallazgo de las tres auténticas cruces en las que fueron crucificados Jesucristo y los dos ladrones que le acompañaron en el tormento. La amplia difusión de los trozos de la Vera Cruz, radica en que fueron halladas tres, y no una solamente, como cree la mayor parte de la gente. lo que hubiese resultado extraño es que  en el monte del Gólgota, o de la calavera, en donde los romanos crucificaron a miles de reos por múltiples causas a lo a lo largo de varios siglo; no hubiese aparecido  una sola cruz de crucifixión, el tormento preferido por la justicia romana. Pero todo esto da igual, porque es la Fe la que crea o hace la reliquia y no al revés.

           Lo que antaño fue una fiesta religiosa, ya no lo es,  y su origen parece remontarse a la época romana. Tiene un marcado carácter popular, aunque todavía mantenga la vinculación religiosa. De hecho, las principales cruces se concentran en patios, casas particulares y asociaciones de vecinos y culturales, y no en las iglesias, aunque también las hay, sobre todo en las cofradías.

                                       La Capilla de Sebastián García

              Sebastián García, vecino del barrio de La Libertad, es el último y único Hermano Mayor de la Cofradía de Jesús Cautivo (1979-2004), porque no hubo otro antes y no ha habido otro después. Gregorio Castillo, quien se encuentra en la actualidad al frente de la Cofradía, es solo su  Gestor delegado desde  el año 2005.

               Sebastián García y Dolores Arjonilla, desde su encontronazo en 2004 con el lado duro de la Santa Madre Iglesia, han creado un mundo religioso particular. Una capilla privada y popular en donde se celebra absolutamente todo: Navidad, Pentecostés, el Rocío, la Cruz de Mayo, rezos del rosario o cualquier otra cosa que tenga que ver con la religiosidad popular. Esta capilla de la calle Sargento Arbucias es una de las más visitadas de toda Melilla, y si no lo es más, es porque no disponen de mayor tiempo, pues tienen que atender a sus obligaciones laborales. En la exposición de la Cruz de Mayo del presente año, repartieron más de 500 bocadillos entre los vecinos del barrio. Su capacidad de organización es indudable. Mientras la cofradía del Rocío ha perdido la mitad de sus hermanos en los últimos 10 años, el Coro Rociero de Jesús Cautivo, que dirige este matrimonio, cumplirá el próximo año los 25 años de existencia.

         Nota: http://coro-cautivo-melilla.webnode.es/