Archivo de la etiqueta: excavaciones

Las cercas de la Alafía


                                         Tras el rastro del pasado    

        Aunque no esté considerado como tal, la puerta de la Alafía y su largo túnel de ladrillo rojo, representan el único resto visible de la antigua muralla musulmana, junto con el diseño del perímetro y el propio emplazamiento de la ciudad. Para imaginarse el lugar hay que rellenar mentalmente los fosos (Carneros, Hornabeque y Santiago) y pensar en un suelo continuo desde el baluarte de La Concepción (antigua alcazaba) hasta el cerro de la Horca o del parque Lobera.  Romanos y árabes edificaban ciudades siguiendo siempre un mismo modelo, en este último caso serían la alcazaba o distrito militar, la medina o distrito administrativo y la zona rural o almunia. En Melilla no resulta difícil recrear esta división y sus posibles emplazamientos.

            El área rural se iniciaría a partir de lo que hoy conocemos como carretera de la alcazaba y se extendería hasta el cerro del parque Lobera. La apertura de los fosos para fines defensivos, la excavación para asentar nuevos edificios y fuertes defensivos y sobre todo la reutilización de materiales, hacen casi imposible la aparición de nuevos hallazgos, aunque todavía existen zonas vírgenes y poco removidas, que no vamos a mencionar para evitar su desaparición, hasta que la excavación arqueológica en Melilla esté en manos de la Consejería de Cultura, y se lleve a cabo por arqueólogos especialistas en diferentes etapas históricas.

           Las restos de murallas, o de cercas aparecidos en las últimas obras en la alcazaba, pudieran tratarse de vallados delimitadores de áreas rurales, o incluso de pequeños muros de viviendas, que acabaron formando parte de la cimentación de los grandes edificaciones castellanas a partir del siglo XVI. Se han removido miles de metros cúbicos de materiales, entre los que habrán aparecido cientos de restos cerámicos y de otro tipo,  de procedencia medieval musulmana. Como viene siendo norma en la última década, no hay la más mínima noticia sobre estas excavaciones, que ya parecen finalizadas. Hasta hace unos pocos años, eran fácil recorrer este suelo virgen, y en un observación atenta, descubrir decenas de restos cerámicos de factura bereber dispersos por el suelo.

           En el año 2012 encontramos muchos fragmentos de vasijas. que pusimos en manos de los entonces responsables del Museo Arqueológico. Siempre que nos es posible acudimos a los distintos sectores del Área 51, con el objeto de observar que está pasando allí, y también animados por uno de nuestros colaboradores más apasionados, Tonio Tapia. En una fotografía procedente de la Biblioteca Nacional de Francia, puede verse un enorme muro, que parece ser parte de un edificio. Las cercas o vallados de piedra caliza de color amarillo, muy presentes en toda el Área 51, son siempre de procedencia musulmana o bereber. Aquí se encontraron innumerables silos en el pasado más reciente.

                               El misterio de las necrópolis

              La voladura del cerro de San Lorenzo para construir la plaza de toros acabó probablemente con cualquier resto fenicio o romano y sus posibles necrópolis, pero la conjetura no resuelve el misterio. Solo se han hallado enterramientos aislados. Sin embargo, la mayor de las incógnitas es el emplazamiento de la necrópolis de la ciudad musulmana. ¿Estaba en el parque Lobera y como dice la leyenda los restos humanos fueron en camiones hacia el cementerio de la Concepción?, o todavía no ha aparecido y ya solo quedan dos emplazamientos posibles. La verdad siempre está ahí fuera y sigue esperando.

Nota:https://elalminardemelilla.com/2012/04/15/excavaciones-en-victoria-grande-y-cerro-del-cubo/

Parque Lobera, espacio medieval islámico


 

              La amenaza se cierne sobre el parque Lobera

   Han quedado tan orgullosos de la “milenaria y millonaria” remodelación del parque Hernández, que ahora prometen nuevos gastos suntuarios en el parque L0bera, con fuentes y plantas de mil colores de fantasía. Nos prometen recrear el jardín del Edén, o la nueva versión de los jardines de Babilonia, con un paseo “histórico ” que se iniciará en el fuerte de Victoria Grande y llegará hasta el mencionado parque. Será una senda mágica que conectará el pasado con el presente y nos transportará hacia el futuro. Pero esto es la propaganda y la ensoñación.

   Lo que está claro, fuera de los sueños infantiles, es que el parque Lobera era un espacio medieval islámico de tipo rural. Todas las prospecciones realizadas allí, han hecho aparecer silos para almacenamiento de grano (islámicos o bereberes), abundante  cerámica (casi toda de factura musulmana), e infinidad de restos. Históricamente también han aparecido restos romanos por las inmediaciones. Como se ve en esta foto que nos cede amablemente un colaborador de El Alminar, los restos están prácticamente en superficie, lo que quiere decir, que aquí, por ser un lugar de interés arqueológico de primer orden, no se puede remover el suelo sin excavar y prospectar antes, toda la superficie del Parque. La Ley de Patrimonio Histórico español protege este tipo de suelos, y si hace falta presentar una denuncia en los juzgados, ante el riesgo de pérdida de patrimonio arqueológico, se hará, que no les quepa duda alguna.

        El parque Lobera necesita arreglos y sobre todo mantenimiento, que es lo único que no hacen, pero respetando el entorno, la historia del suelo y sobre todo, la esencia y las características de este parque. El parque Lobera es un espacio muy agradable, en donde solo se oyen los sonidos de la naturaleza. Así que si pretende venir aquí a instalar fuentes de mil colores con banda sonora de Bonnie Tyler y ruido ambiental, que vayan pensando otra opción.

Nota: En la foto se aprecia la existencia de una cerca de caliza amarilla, del mismo color que la muralla de La Florentina, igual que otra que hay enterrada bajo la falsificación de La Plaza de Armas, igual que la que apareció en la batería de la Muralla Real (estos últimos fueron pasados por la piqueta). Esas similitudes hacen pensar que proceden del mismo periodo histórico, que son de la misma factura y traza, y nos situarían, casi con toda seguridad, en la Melilla medieval musulmana.       En el plano se ven claramente dónde estaban las construcciones existentes a la llegada de los españoles. Casi todo lo que queda está en la zona del parque Lobera.

 

El último año en El Gobernador


 

  Este año será el último de excavaciones en la Casa del Gobernador

          No habrá más excavaciones en el yacimiento del Gobernador, no se ampliarán las excavaciones, no se proseguirá en ninguna de las direcciones que apuntan los restos sacados a la luz en la década 2000-2010. No sabemos con que criterios se ha decidido esto, igualmente tampoco sabemos si esta última postura es firme e inamovible.

             En estos últimos años se han oído infinidad de tonterías sobre el futuro de la Casa del Gobernador, a saber: “Que si iba a ser la sede de La Presidencia de Melilla, que si iba a ser un Hotel con encanto o encantando, que si se destinaría a ofrecer locales a asociaciones culturales que no tenían sede”. En definitiva, mil y un planes porque realmente no se tenía ninguno. El último plan, fechado en junio de 2011 hace referencia a que el edificio será cedido al Ministerio de Defensa y será destinado al nuevo Museo Militar, que ya está en el Baluarte de La Concepción. Tanto da una solución que otra, porque Defensa tiene dinero y medios y al parecer de eso se trata.

            El caso es que el área del patio que mostramos en una de las fotografías, no se excavará y no sabemos las razones. Yo sigo pensando que hay algo que no se quiere encontrar o que lo que se busca, no se encuentra. El caso es que en el undécimo y último año de excavaciones, tenemos 200.0oo restos mobiliares y apenas unas pocas líneas escritas.

              La últimas son de Manuel Aragón Gómez, arqueólogo a cargo del Gobernador desde el año 2008, publicadas en el nº 8 de la revista del Museo de Melilla. En esas pocas, Manuel Aragón confirma las líneas iniciadas por los arqueólogos Conrado González y Noé Villaverde en 2oo2 y amplia otros datos y conocimientos, sobre todo de los siglo II y I a.C. y retrotrae el yacimiento hasta la época fenopúnica (siglos VII al V a.C.), en los más de 4 metros excavados hasta llegar a la roca madre. También avanza en el conocimiento del asentamiento humano, llegando a alcanzar hasta el siglo XI d.C., en clara etapa de dominación musulmana.

            Habida cuenta de que no se permite la excavación hacia el sector Oeste del patio, y llegados ya a la roca madre, solo se ha permitido un leve avance en dirección Sur, hacia lo que sería la puerta de salida. Esta nueva zanja, de la que se ha excavado poco más de un metro , muestra la misma continuidad de la potente cimentación medieval, en dirección perpendicular, y restos de alineamientos de muros, en dirección transversal. También parece haberse encontrado un pequeño habitáculo o cueva, en el centro de la nueva área excavada. No podemos decir nada más. Dejaremos las fotos para la interpretación y conocimiento de los expertos. Yo he cumplido mi misión sobradamente. Ahora quien quiera, que dé las explicaciones debidas.

                PD: El área del patio marcada con las líneas amarilla y roja, no será excavada.

¿Sin novedad en El Gobernador?


 

            Excavaciones en la Casa del Gobernador

         La Casa del Gobernador es realmente el Área 51 de Melilla. No hay datos. No se permite la entrada. No se llama ni consulta a expertos  en arqueología de otras Universidades, de otras partes de España en donde se está excavando de modo constante. La Casa del Gobernador está en situación de parálisis, en deterioro constante, tanto la propia casa como la zona de excavaciones. La áreas a excavar deben estar resueltas en un plazo máximo de 5 años. En Onda (Valencia) se ha llamado a expertos en arqueología islámica para visitar las excavaciones en su alcazaba. En todos lados se comparte la información y se divulga.

          Melilla obtendríua muy importantes beneficios si se ofreciese el yacimiento del Gobernador a la tutela del Ministerio de Cultura y a la Dirección General de Bella Artes. El primero y más inmediato sería la aportación de fondos para la excavación total en un máximo de dos campañas. El patio del Gobernador no es grande y se podría resolver en un lapso muy corto de tiempo, que es lo recomendable, porque la exposición a los agentes ambientales, deteriora irreversiblemente los yacimientos. Como se ve en el grupo de tres fotografías, la situación no ha cambiado nada en el patio desde el año 2009.

             El segundo beneficio sería la llegada de expertos arqueólogos de diversos períodos históricos y la afluencia de “estudiantes y voluntarios excavadores”. Esa afluencia de personal, que sería estable durante varios meses, haría que Melilla se integrase en ámbito de las noticias de arqueología. Mientras Ceuta ha saltado de lleno al campo arqueológico y su campaña de excavaciones ha sido editada por la Fundación Medina Azahara de Córdoba, Melilla es una absoluta desconocida, por causa de una política de oscurantismo y secretismo  cultural que nadie entiende.

           Obviamente el 3er beneficio sería el mediático. Lo que no se conoce no interesa o nadie se interesa por ello, con lo cual, queda meridianemente claro que la que se está haciendo es absolutamente perjudicial, porque hasta el propio melillense desconoce qué ocurre en La Casa y qué es lo que allí se trama.

          Se sabe que en la eterna área de excavaciones (abierta desde 2001) ya se ha llegado a la roca madre y por eso se ha ampliado algo el área de excavación, al parecer en dirección Este. También se cuenta que este sería el último año de campaña de excavaciones de verano y que se estudiar ceder la propiedad del inmueble al Ministerio de Defensa, para que se haga cargo del mismo y no se sabe si también de las excavaciones. Todo son conjeturas.

          Lo que está claro, a la vista de las fotografías, es que las estructuras al descubierto recorren todo el patio y pasan probablemente por debajo de algunas zonas del edificio, por lo que debería excavarse el área de modo completo, al menos todo lo que es el patio, pero dentro de los criterios  expresados, nunca con el estado actual de cosas o de gestores.

  El suelo del edificio del Gobernador está dos metros por debajo del patio, por lo que ya no debe albergar resto alguno y el colindante de la Casa del Manco, tiene un sótano de tres metros por debajo del nivel de la calle, lo que le colocaría en la misma situación. Lo que haya está en ese patio, en la antigua Caja de Reclutas y hacia arriba, en dirección a la arruinada Casa Lafont.