Archivo de la etiqueta: gema aguilar

2019. La campaña final


              En mayo de 2011, junto con la campaña electoral autonómica, surgió este blog, El Alminar. Ya entonces vaticinamos que el PP de Imbroda iniciaba su lento, pero inexorable descenso. El 2015 no alcanzó la mayoría absoluta, y solo el pacto con el exiguo Populares en Libertad, propiciaron una prórroga no deseada por el electorado melillense, de un modelo de gestión que ya estaba agotado en aquel momento. Estos últimos 4 años han supuesto la prolongación de un régimen agónico, gracias entre otras cosas, a los caprichos y engaños del sistema electoral D´Hont, que otorga una representación proporcionalmente mayor a los partidos más votados,  que el porcentaje de votos recibidos. Escribíamos entonces, y lo repetimos ahora, que con un sistema proporcional de asignación de escaños, el Partido Popular estaría sin mayoría absoluta desde el año 2011.

             Estas primeras elecciones de abril de 2019 serán distintas, porque convertirán en inútiles todos los sondeos para las siguientes, los de las elecciones Locales y Autonómicas del mes de mayo, en el 8º año del Alminar. Los políticos suelen decir que el único sondeo válido es el del día de las elecciones. En esa ocasión, casi por única vez, al adelantarse por solo un mes las elecciones Generales a las Locales, van a saber cuál será su suerte electoral con un mes de anticipación. En abril se sabrá quién va a perder en mayo, y también quién alcanzará la victoria en las urnas.

           Concurrir a esas segundas elecciones sabiendo casi con una aproximación del 95%, cuál será el propio destino, se va a tornar o como un  calvario, o como un camino de rosas.

                                   Instantáneas de una noche de abril

           La noche del 12 de abril anticipaba varias cosas, la primera era la de un final de ciclo. La presencia de Coalición por Melilla en unas elecciones Generales por primera vez, significa un cambio de rumbo muy importante. La llegada al Congreso de un diputado melillense rifeño no solo es posible, sino probable. Mustafa Aberchán ya fue el primer rifeño en acceder a la Alcaldía de Melilla en 1999, y ahora puede convertirse en el primer diputado. Lo tiene al alcance de la mano, en unas elecciones en las que parten desde la posición ganadora en nuestra ciudad. La división en la derecha y la desaparición del bipartidismo imperfecto, propicia que la ciudadanía tenga más posibilidades de propiciar cambios.

             La obtención del diputado va a ser muy disputada, pero es casi seguro que al menos un senador sí caiga del lado de la coalición Cepemista. A priori la mejor situada es Dunia Almanosuri, Vicepresidenta 2ª de la Asamblea de Melilla y uno de los grandes valores políticos de CpM.

                  La victoria en las elecciones Generales va a caer del lado del Partido Socialista, en eso no existe discrepancia alguna. La única duda será el margen de ese triunfo y los posibles pactos para formar gobierno. Pedro Sánchez seguirá como presidente en funciones casi hasta las puertas del verano. Lo que acechará al futuro político del Estado será, a partes iguales, la presencia y expansión de Vox y el más que probable auge de Esquerra Republicana de Catalunya, que concentrará casi todo el independentista. Son dos sombras, tirando en sentidos opuestos y que pueden producir grandes fracturas en el consenso de la sociedad española.

               En esta lucha de dos, en lo que se refiere a Melilla, sigue en la senda de la esperanza, la candidatura de Podemos, ya como única alternativa a la izquierda del PSOE en Melilla. Gema Carolina Aguilar se ha consolidado como líder de la formación podemita, y tiene ya una personalidad política definida, en el difícil y abrupto mundo de la política melillense. Su objetivo es estar lo más cerca posible del 5% de los votos, que le permitan alcanzar la representación política en la Asamblea, en el siguiente mes, el de mayo.

Nota:https://elalminardemelilla.com/2011/05/28/aberchan-versus-imbroda/

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Podemos en Melilla


¿Por qué hemos apoyado a Podemos?

       La revolución  democrática que ha propuesto Podemos también ha llegado a Melilla. Las siglas del partido morado, el color del Alminar desde su origen, están ya presentes en nuestra ciudad. Para poder votar a un partido hay que constituirlo, y exponerse públicamente, en una ciudad pequeña, en donde casi todo el mundo se conoce, y en donde se vota tanto a favor como en contra, no es una cosa fácil, ni que todos/as estén dispuestos a hacer.. Es una satisfacción haber proporcionado cobertura a Podemos Melilla, y también haber formado parte de esa revolución democrática, de ese cambio que se abrirá a partir del domingo 24 de mayo de 2015. Hemos colaborado y nos hemos comprometido. El Alminar surgió en un mayo electoral del año 2011 y cuatro años después seguimos estando aquí. Nunca hemos obviado nuestro compromiso político, porque estamos en Democracia y porque tenemos derecho a escoger. Todos nuestros artículos siguen aquí para quien quiera leerlos y rebuscar en ellos, para quien quiere seguirnos, y para quien no quiera hacerlo. Existíamos mucho antes de que surgiera Podemos, y esperamos seguir existiendo, pero ya no sin ellos.  Por eso publicamos esta carta de Podemos, dirigida a los medios de comunicación, animando a la ciudadanía a votar.

            La hora de votar en conciencia y con memoria

          Cada cuatro años nos convocan a las urnas, y este es nuestro momento. Es nuestro momento porque en la soledad de la cabina electoral, debemos pensar en qué han convertido nuestro presente y qué han hecho de nuestro pasado, ese que conquistamos con tanto esfuerzo y sacrificio, para convertirlo en un presente de dolor y fraude. En la cabina, en ese instante a solas, en que el que nadie pueda ver o manipular nuestro voto, debemos votar pensado en qué futuro queremos, recordando qué han hecho de nuestro presente y quienes han sido responsables de ello.

         Debemos votar teniendo en cuenta lo que hemos visto, lo que hemos oído y de todo aquello de lo que hemos sido testigos. En Melilla han conseguido pervertir el instante democrático supremo, que es el del propio día de las votaciones. Desde el lejano 1989, venimos recordando, escuchando y leyendo noticias sobre compra de votos, o incluso repetir una elecciones completas, como sucediera en 1993. Siempre han sido los mismos, y como en su inicio no se atajaron, por la Justicia o por la clase política esos desmanes, hemos llegado a la situación política actual, que es de descrédito absoluto.

        La manipulación del voto por correo se inició en 2007 de modo masivo, y los grandes partidos se ofrecieron como agencias s tramitadoras del voto por correo. Pervirtieron la esencia de este tipo de voto, que no es otra que la de facilitarlo a aquellos que deben desplazarse fuera de la localidad, o que no pueden acercarse a las mesas electorales por causas física o laborales. Los grandes partidos son los responsables de la corrupción de este tipo de voto. Melilla solo está ofreciendo imágenes bochornosas al resto de La Nación.  Quienes han convertido a nuestra ciudad en Venezuela, son los mismos que se rasgan las vestiduras antes las noticias procedentes posibles fraudes electorales que atribuyen  a Nicolás Maduro. No nos han dejado muy lejos de las democracias populistas que ellos mismos critican, porque en esencia, y aunque algo más disfrazados, lo que nos ofrecen es prácticamente lo mismo.

                       Es la hora del futuro y del voto responsable

          Desde Podemos invitamos a la participación electoral, a acercarse a las urnas por primera vez, o una vez más. Esto es lo único que no pueden quitarnos, porque el acto de la votación es lo que diferencia a una Dictadura de una Democracia, aunque sea imperfecta. En esta ocasión nadie podrá quejarse o argüir que no hay opciones, que no hay a quien votar. En Melilla hay 9 listas electorales de otras tantas opciones políticas.

          Hay que responsabilizarse del voto, pensar que nuestro voto tiene consecuencias, no solo para nosotros, sino también para todos los demás. Con nuestro voto podemos seguir haciendo que el pasado siga siendo nuestro presente, o conseguir que todos formemos parte del futuro. Nunca se ha visto, dicho u oído que nadie se haya visto a obligar a introducir determinada papeleta en la urna. El 95% de los ciudadanos acude a votar de manera física o presencial, o sea,  que sí es posible cambiar las cosas con nuestro voto y eso es lo que pedimos: que se acuda a votar; con conciencia, con memoria, en libertad.