Archivo de la etiqueta: melilla la vieja

Estampas ciudadanas en Melilla La Vieja


La media plaza de San Miguel

Hemos visto muchas cosas: aceras incompresibles, ubicación diabólica de contenedores, obras repetidas en el mismo lugar como una condena infernal, ascensores que no funcionan con la lluvia, papeleras desaparecidas, rotondas sin sentido y así hasta superar la imaginación de cualquiera; pero media plaza escapa a nuestra compresión. ¿Cuál es el sentido de hacer media plaza, o reventar solo la mitad y no repararla luego?. Este lugar es el inicio de la calle de San Miguel, en Melilla La Vieja, una de las más antiguas de la ciudad, casi la primera a la que se dio nombre, el posible lugar en donde estuvo la primera ermita cristiana. Debajo de esta media plaza están los aparcamientos públicos del barrio de Medina Sidonia y también algunas galerías y almacenes. La ciudad vieja tiene problemas y por las noches se convierte en el lugar de los sin techo y de los merodeadores. Hay huellas de incendios en los contenedores y si se mantiene limpia la zona, es por la eficacia del “barrendero” que está allí destinado y que cuida de las calles como si fueran suyas. Algo pasa con esta parte de la ciudad. Se ha invertido mucho dinero en la ciudad vieja, pero no acaba de ofrecer una imagen adecuada. No hay un  modelo definido,  ni accesos adecuados para subir hasta sus calles, ni servicios públicos, ni vigilancia en condiciones. En Melilla La Vieja puede pasar cualquier cosa, por la noche.

Anuncios

Deterioro en la ciudad vieja


En Melilla La Vieja hay demasiado descuido, demasiado vandalismo, y demasiado poca vigilancia. Si hace menos de un año que se terminaron las obras de rehabilitación de la zona y ya empiezan a verse cosas así, es que algo está fallando. Un gran error del gobierno de Partido Popular, fue deshacer el cuerpo de vigilantes nocturnos, para crear una guardia de corps o pretoriana, que luego fue fulminada por los Tribunales de Justicia. Desde entonces, la práctica totalidad de sus integrantes están repartidos en tareas administrativas, lejos de las funciones para las que fueron pensados y creados.
La noche de Melilla está en manos del vandalismo urbano, de los deambulantes y los merodeadores. La ciudad vieja es la matriz de la ciudad actual, se ha rescatado desde un estado lamentable y de abandono total, pero parece, a juzgar por estas imágenes, que son incapaces de combatir la entropía en esta zona emblemática de la ciudad. El 17 de septiembre (aniversario de la Conquista) está ahí mismo, y el 8 de septiembre (día de La Patrona), a la vuelta de la esquina.
Los pocos turistas y los también pocos melillenses que se atreven a subir hasta sus escarpadas calles, se encuentran con una mezcla de lustrosidad artificial y un evidente deterioro urbano. Estamos a escaso días de importantes actos oficiales en Melilla La Vieja. Se ha invertido mucho dinero allí para que se empiece a ofrecer este resultado. Los Museos de no son excesivamente visitados. El Museo Municipal sigue sin director y el Ibáñez de pintura moderna, no ofrece resultados a la altura de la altura de la inversión en él realizada.
No hay servicios públicos en la zona, el yacimiento del Gobernador yace abandonado y sin futuro, como el propio edificio, e incluso una existente y sin actividad, Asociación de Amigos del Pueblo, conserva un local al que no le da utilidad alguna, salvo la paella del día 17 o 18 de septiembre. El conjunto sigue sin ser arropado por un plan de dinamización. Todo lo que se hace allí es de modo esporádico, como los “Conciertos a la luz de la Luna”.
La pregunta es siempre la misma. Si existen cargos públicos, e incluso una Fundación Melilla Monumental, que debe vigilar la ciudad vieja: ¿por qué nadie advierte al Gobierno de Melilla de estos deterioros?.
La piedra artificial empleada también en la Plaza de Las Culturas, se quiebra con demasiada facilidad y se deteriora con rapidez. Estos son solo cinco detalles, pero hay casi un centenar de ellos.

Musica en Melilla La Vieja


En la plaza de Estopiñán, sin la estatua del conquistador de Melilla, con los mismos defectos que en pasadas ediciones: escasez de asientos, niños jugando que impedían una correcta audición, dificultad de acceso a la parte vieja de la ciudad, malos olores de los desagues tras una semana de levante; el apenas centenar de melillenses, amantes de la música instrumental y del flamenco, que se dieron cita en la emblemática plaza, pudieron disfrutar del sentido concierto de Josemi Carmona a la guitarra, y Jorge Pardo al saxofón* , en un intento de fusión del flamenco y el jazz
Mucha gente estaba sentada de espaldas a los músicos y otra en los bordillos o de pie, escuchando un concierto muy bien ejecutado por éstos profesionales de la música. En el último cuarto de hora, los niños, sin la menor advertencia de sus progenitores, se dedicaron a jugar, a tirar el cartel de uno de los patrocinadores del concierto, y a hacer casi inaudible esa última parte, pese a que estábamos encima de los músicos. Josemi Carmona, con muy buen talante dijo: “no se preocupen, estamos acostumbrados a esto”.
Grabé dos vídeos de un minuto, y aunque  estéticamente prefería el otro, solo en éste se escucha la música.  Es bueno el empeño de revitalizar las noches de la ciudad antigua, pero hay que hacerlo bien, y corregir los errores del pasado año.  La acústica es mejor con el escenario delante antiguo caseron del gobernador militar, pero hay otras muchas cosas que seguir corrigiendo, si se pretende que esto no sea solamente el sueño de una noche de verano y que tenga continuidad.

Nota: *Corrección de músicos e instrumentos, aportada por los colaboradores del Alminar.

El misterio de la casa de San Antón


           La calle de San Antón está en Melilla La Viejo o Pueblo, dentro del primer recinto fortificado. Todo el recinto está catalogado como Conjunto  Histórico Artístico, y no se puede realizar obras en ningún inmueble, salvo que estés autorizadas por la Consejería de Cultura y avaladas por la Comisión de Patrimonio. Pese a todo han sucedido cosas extrañas allí dentro, como el vaciado de la “casa de los cuatro patios”, hecho documentado en El Alminar. La Casa del Gobernador se deteriora de modo irremisible, y es utilizada como almacén, porque la aparición allí de un yacimiento arqueológico (ya abandonado), condiciona cualquier obra futura en el inmueble. Nosotros conocemos todo el recinto como “Área 51”, porque hay muchas zonas reservadas, en donde nadie puede entrar sin autorización de la nomenclatura, que protege y oculta determinadas zonas, de ojos no autorizados. Nos hemos jugado la vida en muchas ocasiones, para poder divulgar los acontecimientos y descubrimientos que se estaban produciendo allí.

                                La casa de San Antón

            En la única casa de la calle San Antón, se han producido reformas interiores, sin que existiese cartel alguno de obras en su fachada, algo obligatorio en cualquier lugar de la ciudad. Sin embargo, se han producido también obras exteriores, sin que pudiera verse en momento alguno, un cartel que informase de lo que estaba sucediendo con este histórico inmueble, uno de los más antiguos de Melilla. En concreto, se ha ampliado la casa, incorporándole una pequeña parcela colindante, y tampoco se ha visto reflejado en el preceptivo cartel de obras. Al no existir información pública, tampoco podía conocerse si la obras y la sustancial modificación del inmueble, contaban con el aval y autorización de las autoridades culturales melillenses.

                El interior de esa casa, que pude fotografiar con la autorización de los anteriores vecinos, es completamente de piedra y cuanta con su propio aljibe. Era curiosa porque todos las paredes interiores son o eran de piedra. Hace años fue la vivienda y tienda de un anticuario alemán, que estuvo afincado varios años en nuestra ciudad. Uno de sus muros tenía una bala de cañón empotrada en uno de sus muros, e incluso la huella de otra en una de sus piedras. Creo que en la actual reforma, esos elementos no se han conservado, pero no puede asegurarse ese extremo. Los vecinos de Melilla La Vieja, muy atentos a todo los que sucede en su recinto, nos alertaron sobre estas obras hace meses.

         Nota: https://elalminardemelilla.com/2012/03/01/la-casa-de-los-4-patios/. https://elalminardemelilla.com/2012/08/08/nuevo-derribo-en-melilla-la-vieja/

El parque que se llevó el fuego


             La zona infantil de Melilla La Vieja sigue inservible

     Hace un año o poco más (la memoria es más débil de lo que creemos), se inauguró este parque infantil, con gran ruido y pompa  mediática. Son los reyes de la propaganda, eso es algo que nadie duda. En realidad eran dos columpios y dos caballitos, ni siquiera había tobogán. Pese a todo, hizo mucha ilusión a los niños de la zona, del barrio de Medina Sidonia, porque desde la conquista española en 1497, nadie se había gastado allí un maravedí o euro. Es verdad que este gobierno fue el primero en instalar allí un parque infantil. Fueron algo rácanos, todo hay que decirlo, porque comparado con lo que se gastan en cualquier otra zona de la ciudad, en cualquier fruslería, la inversión pública realizada no era más que una limosna.  Eso sí, lo inauguraron como si aquello fuera el parque Warner o incluso Disneyland Sidonia.

          El caso es que allí no había sombra, muy necesaria en Melilla La Vieja, y sí  bancos incómodos, pero no importó, porque en apenas unos meses el parque ardió. La versión oficial atribuyó todo a los vándalos, siempre muy socorridos, aunque en las calles del barrio creen que fue un vecino, algo desequilibrado. Esto debió suceder hace un año o menos (vuelvo a repetir lo de la memoria).

           Desde entonces aquello sigue acordonado y sin reparar. No se sabe si es como un castigo por tamaña muestra de ingratitud. El abandono es abosoluto y el estado lamentable. Los vecinos se quejan y muestran el lugar a quien ellos conocen y piensan que puede ayudarles. La verdad es que el parque debería repararse, instalar al menos un tobogán, algo de sombra y algunos bancos con respaldo, que hagan la estancia más cómoda.. Hay bastantes niños en Melilla La Vieja y si el lugar estuviese bien cuidado, sería bastante agradable.

            El vandalismo y el mal trato de lo público es una mal endémico y común a todas las ciudades, por eso hay que cuidar el dinero invertido. No es tan dificil. En sus tiempos hubo un Cuerpo de Vigilantes Nocturnos” que se quiso convertir en una guardia pretoriana. Fue un despropósito que los Tribunales de Justicia anularon  y ahora hay 30 personas asignadas a labores administrativas, lejos de las funciones para las que fueron contratadas.           

        

Nuevo derribo en Melilla La Vieja


            El edificio oculta la entrada a una cueva y una galeria       

        Un nuevo edificio va a ser derribado en Melilla La Vieja. El casco antiguo e histórico de la ciudad se despersonaliza año tras año, con el beneplácito de la Comisión de Patrimonio de Melilla. Hace tres años, el 26/09/2009, fue derribada la parte final de este edificio, la que hacía esquina, era el número 19 de la calle de San Miguel (la más antigua de Melilla) y ahora se va a derribar el número 17. En el suelo removido por el derribo aparecieron ladrillos de color rojo y amarillo. Hace no muchos meses se permitió y autorizó el vaciado de la Casa de los 4 Patios,  y en ella había material histórico digno de haber sido conservado. Quién compra un inmueble en un casco histórico ya sabe lo que hace, que todo está sujeto a controles y que como máximo debería rehabilitar el edificio y no derribarlo. La parte vieja de la ciudad es ya una despersonalizada amalgama de edificios de diversas épocas. Esta parte de Melilla está supuestamente protegida por un doble Decreto Ley que la cataloga como Bién de Interés Cultural. Está claro que en Melilla eso no sirve para nada.

                      La casa de la calle de San Miguel

     La calle de San Miguel es la más antigua de Melilla, la única que conserva su nombre desde el siglo XVI. En un punto no determinado estuvo edificada la primera iglesia de la Melilla española, ubicada probablemente sobre la arruinada mezquita que abandonaron los pobladores de la ciudad, cuando ya daban como segura la conquista castellana. El número 19 de  esta calle, el que va a ser derribado, estuvo habitado hasta hace poco menos de un año, por una familia o grupo de jóvenes,  que fueron deshauciados para permitir su expropiación, pública subasta y derribo final.

     Sin embargo, esta casa guarda una sorpresa y es que en su interior y en la zona marcada con un círculo, oculta la entrada a una cueva, la boca de una galería o quizá un antiguo algibe. El derribo podría deteriorar definitivamente ese resto histórico o incluso comprometer la seguridad del edificio colindante.

      Hace dos meses un amigo me mandó al correo el anuncio de la subasta y derribo de esta casa. En Melilla todo sucede demasiado rápido y a veces no se da a basto con tal cantidad de temas a estudiar o a darles salida. La demolición de la casa estaba prevista para el día de ayer y ha sufrido un retraso de 4 días, quizá el tiempo necesario para evitarlo, o  al menos aplazarlo hasta que se investigue a dónde lleva esa cueva o galería y qué hay ahí dentro. Hay que dar una oportunidad a la historia de la ciudad.

     Nota: Es una sencilla ecuación en un casco histórico: Todo derribo debe llevar aparejado la consiguiente excavación, si es que se quiere construir algo allí. No hacer eso es desfigurar la ciudad y borrar el pasado.

        PD: https://elalminardemelilla.com/2012/03/01/la-casa-de-los-4-patios/

Melilla, la Casa de los cuatro patios


      ¿Quién ha autorizado una demolición en Melilla La Vieja?

  Melilla  La Vieja está declarada como Conjunto de Interés Histórico Artístico por un Decreto del año 1953, y refrendado por el Real Decreto 111/1986.  No se puede realizar  dentro del recinto histórico,  ninguna obra sin autorización de la Comisión de Patrimonio y de las autoridades competentes del Mº de Cultura. Es más, cualquier obra como la del “vaciado” de la Casa de los 4 patios, de debe realizar con un control arqueológico de los materiales retirados. Desde El Alminar de Melilla creemos que esto no se ha producido, porque como vamos a demostrar con fotografías, existían materiales, como un pasamanos de madera labrada, que nos extrañaría mucho que no haya acabado en una escombrera.

        No pensaba volver a escribir sobre temas de Patrimonio, máxime cuando existen suficientes entidades que deberían velar por este tipo de asuntos, como  la Fundación Melilla Monumental, la Comisión de Patrimonio, la Consejería de Cultura, e incluso asociaciones culturales de diversa índole.   Como comprenderán son demasiadas instituciones y organismos en absoluto silencio, como para que El Alminar de Melilla  puedan hacer frente a cosas de semejante calibre, o abandere causas de tal calado.

        El caso es que la Casa de los 4 Patios, así conocida por tener 4 patios, ha sido transformada en un solar diáfano, sin que haya mediado la más mínima información pública. La Casa fue comprada por el promotor que estaba a cargo de la 1ª Fase de las obras de “rehabilitación” de Melilla La Vieja y ahora está puesta nuevamente en venta. Es un asunto que por estar afectado por la Ley de Patrominio, se debería dar cuanta más informacíón sea  posible. sobre todo si se ha autorizado ese vaciado,  y si se ha concedido un nuevo permiso de obras. No es lo mismo poner en venta una casa antigua y con obligación de rehabilitarla, que disponer de un solar diáfano y ya vaciado,  para vender.

       Hay una agravante más, o una circunstancia que obligaría intervenir de inmediato a las autoridades de Cultura, y es la proximidad, a tan solo 20 metros, del yacimiento de la Casa del Gobernador. No se puede hacer ninguna obra en el solar de la Casa de los 4 Patios, sin realizar una excavación obligatoria y completa del solar. La existencia del Gobernador, compromete toda la zona, y este solar es parte de ella.

      Podrían haberse librado de excavar, de haber restaurado la Casa y haber respetado sus peculiar disposición interior, sus 4 patios. Ahora, con el solar vacío, ya no tienen más remedio que hacerlo. Parece un asunto muy importante y deberían intervenir las autoridades competentes de modo inmediato, o de no hacerlo,  exigirse su implicación . Se deben ofrecer todo tipo de explicaciones y si esto no resulta suficiente, debería solicitarse la intervención judicial, al amparo de la Ley de Patrimonio Histórico. La excavación del solar es obligatoria. Hay más que razones fundadas.