Archivo de la etiqueta: rotondas

La ampliación del puerto de Melilla


 

          La propaganda siempre es engañosa. Es mejor acercarse y ver la realidad. La gran frase propagandística decía que: La ampliación del puerto sería una realidad durante el gobierno de Rajoy. Han pasado ya seis años y no ni siquiera se atisba la posibilidad de que eso sea meramente posible, más allá de la quimera.

         Por ello, como la propaganda se alimenta a sí misma, y no hace falta si quiera que sea verdad, a cualquier obra se la denomina como el inicio de la ampliación del puerto. Si se realiza una pasarela kilométrica con una cinta mecánica que todavía no ha sido completada, y que solo existe en algún tramo, eso también es ampliación del puerto. Si se modifica el espacio de aparcamientos disponible, de un modo en el que no queda claro si la ampliación será real, pues también es ampliación del puerto. Con cualquier cosa que se haga se estará ampliando el puerto, por mucho que el futuro ni siquiera esté seguro en sentido alguno, ni en el previsto por la propaganda, ni en el del propio futuro del puerto. Por no saber, ni siquiera se sabe qué será de nuestras comunicaciones marítimas.

         Vistas las obras desde un punto elevado, no está claro cuál será el aumento de plazas de aparcamiento. Lo que sí es seguro es que habrá una nueva y formidable rotonda, que se adornará probablemente con un motivo oceánico. Toda esta nueva ampliación está costando un millón de euros, la cifra mágica que todo lo puede en la ciudad. Por debajo de esa cantidad la obra no es apreciable, ni digna de consideración. La kilométrica pasarela costó 2, 5 millones de euros.

           Es un modelo de obras, de gran coste y no tan visible resultado y rentabilidad. Eso sí, todo es grandioso, magno. Son las mayores transformaciones y ampliación del Puerto de Melilla en las últimas décadas. Es una estación marítima capaz de resistir los vientos de Júpiter.

Nota:https://elfarodemelilla.es/el-puerto-inaugura-su-nueva-pasarela-con-la-que-conectara-todos-los-muelles/.    https://elfarodemelilla.es/puerto-invertira-millon-e-reformar-aparcamiento-la-estacion-maritima-melilla/

Anuncios

El regreso de las rotondas


Avd. Duquesa de La Victoria

Construcción de rotondas en Duquesa de La Victoria

Sin haber sido demasiado anunciado, porque la prensa casi nadie la lee, tal es el nivel de descrédito en el que la han sumido, y siendo una de las ciudades con menos acceso a internet de España (si no hay para comer no se puede pagar recibo de adsl), mañana cortarán la conexión entre la avenida de La Democracia y la de Duquesa de La Victoria. La televisión pública de Melilla no la ve absolutamente nadie, porque para publicidad ya están llenos los buzones de ella. Por tanto, no hay manera de informar a los ciudadanos de que a partir de mañana y sine die, sumirán a en el caos al ya de por sí caótico tráfico de la ciudad. En las horas punta de la mañana y de la tarde, los embotellamientos y la falta de vías de salida, convertirán en un infierno el camino hacia los trabajos o hacia los colegios.  A todo se añadirá la falta de información y el desconocimiento casi absoluto por parte de la población de lo que va a suceder. Hubiese sido más efectivo editar un pequeña hoja informativa y colocarla en los parabrisas de los coches y en los principales comercios de la ciudad. A esto el llaman reordenación del tráfico. La verdad es que ya no están para nada, me refiero al gobierno de la ciudad. 

Nota: El primer corte está previsto en la intersección entre la calle Luis de Sotomayor y las mencionadas avenidas.

Con las rotondas partidas


                                   El mal de la rotonda o rotondismo

          Se han extendido como una plaga por todo el mundo.  Si son grandes y amplias no suele haber problemas. Circular por ellas no es difícil. En Madrid se encuentran desde hace mucho.  Son plazas circulares o glorietas, grandes y espaciosas. En Melilla no hay espacio. Las rotondas suelen ser pequeñas, y en muchas de ellas se permite el aparcamiento,  lo que reduce la zona de circulación. Muchas son realmente un estorbo, y obligan a hacer giros muy forzados. En otras, situadas en un punto tangencial a la calzada de circulación, constituyen más una molestia que ayuda al tráfico rodado. La rotonda de acceso al Barrio del Tesorillo por la calle Fernández Cuevas, organiza unos embotellamientos en las horas punta, cuyos efectos se notan hasta la Base militar de Alfonso XIII.

      Un imprevisto, un exceso de velocidad de entrada, un coche que se queda parado en el momento más inoportuno y…BLAM, el golpe está asegurado y para empeorar las cosas, porque siempre pueden empeorar, algunas son de ladrillo, bien rellenas de tierra y entonces el destrozo sobre el coche es aún mayor. La mayor parte de los golpes en ciudades suelen producirse en rotondas. Algunas provocan efectos engañosos, pues el automóvil que circula en línea recta en dirección a la rotonda, puede pensar que el coche que circula por ella está más lejos y va más despacio, de lo que en realidad lo hace, produciéndose también alcances. Hay una potencialmente peligrosa, la de acceso al Puerto Deportivo, en la que se se produce una falsa sensación de línea recta, porque la rotonda queda muy a la izquierda, y no se ve el vehículo en giro, hasta que no se está encima de ella, lo que provoca bastantes frenazos y sustos.

   Notas:  https://elalminardemelilla.com/2011/06/15/el-rotondismo/https://elalminardemelilla.com/2011/07/13/la-mega-rotonda-de-alfonso-xiii/

La mega rotonda de Alfonso XIII


                  No se trata de ir buscando defectos. Se sabe que quien los busca, los encontrará hasta en el paraíso, pero cuando se han gastado 5 millones de euros en una obra pública, se debe exigir cierta calidad. Ya no me cabe duda de que lo que realmente ha solucionado el embotellamiento de tráfico en este punto de la carretera de Alfonso XIII, ha sido más la mega rotonda mas que el propio túnel, que sólo tiene un sentido y una posibilidad de uso, por lo que 2/3 del volumen del tráfico de la zona se desvía o reconduce por la mega rotonda de la plaza de “las víctimas del terrorismo”.

              Hoy he tenido que hacer uso de ella por razones de trabajo (debía anotar precios de consumo en establecimientos de la zona) y he observado algunas deficiencias.

                   La 1º es la dificultad de acceso al aparcamiento si se sube desde los depósitos de la Shell. No he podido atravesar los tres carriles de la rotonda de una sola vez y he tenido que darle una vuelta completa, porque el giro es muy acusado en toda la rotonda y en la dirección carretera de Farhana es una auténtica chicane de circuito de Fórmula 1. La velocidad de giro es alta y la visibilidad con respecto al que  asciende por Alfonso XIII no es la deseable.

           Una vez dentro y aparcado se aprecia el tremendo desnivel del aparcamiento, no apto en ningún modo para carritos, sillas de ruedas e incluso para personas con perfectas facultades motrices. Este sería el 2º inconveniente y el 3º esta relacionado con el aparcamiento, pues para salir de él no se encuentra paso de cebra alguno, salvo el que está enfrente de la pizzería, en la zona superior derecha, por lo que si se desea ir a los establecimientos situados enfrente, o a la zona de viviendas, se debe rodear prácticamente toda la plaza. En la zona inferior, en la que marco con un triángulo, se debería hacer una isleta peatonal que permitiese salir del aparcamiento de modo más directo y con las garantías de visibilidad adecuada. La pronunciada curva, la ausencia de visibilidad y la velocidad interior de giro desaconseja ponerlo en cualquier otro punto.

               La 4ª y última deficiencia que señalo es la mala calidad de la señalización vial y la práctica ausencia de la misma en los dos únicos pasos de cebra, tanto en el inferior, como en el superior. Aconsejaría también que se utilizase otro tipo de material para la señalización del paso de cebra, no solo aquí sino en también en toda la ciudad. La actual es muy deslizante con lluvia y desaparece demasiado pronto.  No solo ya casi no son visibles los dos pasos de cebra, sino tampoco las señalizaciones internas de los carriles de circulación

¿ Rotonda o aparcamiento ?


            

 

             ¿ Se puede aparcar dentro de una rotonda ?

     Una lectora  de “El Alminar” y residente en las inmediaciones de la rotonda de la plaza del Callao, nos pedía que preguntásemos si se puede aparcar dentro de una rotonda, como es el caso de esta plaza, rotonda o lo que sea. Ya dijimos en días pasados que es una rotonda muy molesta y mal emplazada, porque el espacio de la plaza es demasiado reducido y la rotonda sólo dificulta la circulación (estrangula los dos carriles de circulación de la calle Méndez Nuñez) y también la visibilidad.

        Así que a estas dificultades, se añade la de los aparcamientos (en batería), dentro de la propia rotonda, lo que empeora la ya de por sí dificultosa circulación en ese punto. Melilla es una ciudad sin aparcamientos nuevos en los barrios o en las nuevas áreas urbanas. Están los de siempre, los que permiten el propio diseño de las calles y nada más. Todo el espacio disponible se dedica a la cosntrucción de edificios y mientras aumenta la densidad de la población en una determinada zona, se reduce el espacio destinado a aparcar, con lo cual el problema sigue aumentando sin solución posible. Y no estamos pidiendo que ahora acuda al lugar Seguridad Ciudadana, pinte los bordes de amarillo y se “forre” multando a los ciudadanos. Es solo señalar una incongruencia, que está pidiendo un nuevo diseño de la plaza.

El rotondismo


La rotonda del giro imposible

           El rotondismo es un mal que se está extendiendo por toda España y al que no ha sido ajena Melilla. Las dificultades para regular un tráfico cada vez más saturado, obliga a buscar soluciones que no solo sean “los semáforos” o la señalización vial normal, como el “stop” o “ceda el paso.  Sin embargo, la proliferación indiscriminada de rotondas, es a veces es más problema que solución, por mucho que contribuyan a la evitación de retenciones como las que se producían antes de ser instaladas.  También se recurre a la rotonda como vía rápida y no se buscan otras soluciones. Entonces se cae en el mal del “rotondismo”. Es un hecho que se producen bastantes accidentes por choques contra las rotondas , que algunas no estaban bien señalizadas, y que han tenido que instalar señales luminosas.

            La rotonda de la instersección entre la avenida de Los Reyes Católicos y la calle Carlos de Arellano, ha contribuido a evitar los colapsos que provocaba la regulación semafórica, pero está mal diseñada y obliga a unos giros de volantes “casi al límite” si se quiere circular por el carril adecuado y no invadir el adyacente.

         La rotonda de la calle Méndez Núñez está situada sobre una plaza demasiado pequeña, la del Callao, y aparte de cortar la visión sobre el Paseo Marítimo, estrangula los dos carriles de circulación de la calle, por lo que antes de acometerla, hay que tener cuidado de no cortarle el paso al vehículo que circula en paralelo, lo que obliga a una cesión previa de paso, antes de circular por la rotonda.

        La prueba de que se hacen las cosas precipitadamente, está en la rotonda de la calle del Gral. Pintos y la desembocadura de la calle altos de la Vía, que tuvo que ser rectificada tanto en tamaño, como en el de circulación, pues se impedía seguir de frente ( hacia la calle Alcalde Antonio Díez), en el carril derecho, hecho por el que fueron multados muchos melillenses. Al final se ha rectificado todo, tanto el tamaño, como la prohibición.

        Al menos se acierta cuando se rectifica, aunque no lo reconozcan jamás.