Archivo de la etiqueta: santa maria micaela

Religiosas Adoratrices en Melilla


Las Religiosas Adoratrices, Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, fueron fundadas en 1856 en Madrid por Micaela Desmaisières y López de Dicastillo, con el siguiente objetivo: Contribuir a mejorar la calidad de vida de mujeres en situación de prostitución y/o víctimas de Trata de Personas mediante un proceso de desarrollo humano, formación integral, capacitación desde el enfoque de derechos, trabajo en red institucional y la búsqueda de alternativas laborales que la comprometan en la transformación de su entorno familiar y social. Una fundación increíblemente moderna para su época.

La fundadora pertenecía a la aristocracia española, y era una dama de Corte, abandonará esa actividad por completo tras visitar el Hospital de San Juan de Dios y ver la crudísima realidad de las mujeres sometidas a la prostitución. En apenas unos años tendrá creada su fundación, en la que se integrará con el nombre de Madre Sacramento. Para los usos de la Iglesia Católica, alcanzará el estado de beatificación en 1925, y el de santidad en 1934; a cuyo santoral pertenece con el nombre de Sta. Mª Micaela (15 de junio).

Las Religiosas Adoratrices en Melilla

Con el Ejército de África establecido en la ciudad desde 1908, si en algún lugar había mujeres sometidas a la esclavitud de la prostitución, era precisamente este. Llegaron a Melilla en 1938 y se establecieron en la ya desaparecida Casa del Reloj, antigua sede de la Feria Internacional de Muestras del Protectorado Español. Allí permanecieron hasta la mitad de la década de 1960, cuando se trasladaron al nuevo convento y colegio de la frontera de Beni-Enzar.

En 1953 se inauguró en el barrio de La Victoria la nueva iglesia de Santa Mª Micaela, sin embargo, las Religiosas Adoratrices no participaron de ese nuevo templo, al que se llevó la imagen de la Madre Sacramento, en donde permanece desde entonces. Las obras del nuevo convento, Iniciadas por la Alta Comisaría, se demoraron mucho, tanto que en 1956 desapareció el propio Protectorado Español de Marruecos. Costó mucho tiempo acabar las nuevas instalaciones, de las que apenas hicieron uso durante una década (1963-1972), pues abandonaron la ciudad en esa última fecha.

Pese al objetivo básico y principal de las Religiosas Adoratrices, que recibieron el premio de Derechos Humanos Rey de España en 2015, su colegio y talleres se convirtieron en uno de los más prestigiosos de la ciudad, por cuyas aulas pasaron centenares de jóvenes melillenses. Pese a sus tres décadas de estancia en la ciudad, quedaron pocos testimonios de ellas, siendo hasta el día de hoy unas grandes desconocidas.

Hoy, desde El Alminar, y gracias a la aportación de Boira, una lectora y colaboradora del blog, ofrecemos y compartimos unas fotografías que empezarán a llenar ese espacio de desconocimiento y de olvido. Desde nuestra ciudad se trasladaron a Almería, en donde siguen al frente de su convento y colegio.

Nota:https://elalminardemelilla.com/2012/03/04/el-convento-de-adoratrices-de-melilla/

Micaela, la mayor campana de Melilla


    Micaela es la mayor campana de Melilla, y en sus tiempos se dijo que era una de las mayores de la diócesis de Málaga.  Fue bendecida el 22 de enero de 1953, en presencia del entonces obispo de Málaga,  monseñor Ángel Herrera Oria. Esta dedicada a María Inmaculada y dedicada específicamente a la parroquia de Santa María Micaela. Esta montada sobre un enorme yunque metálico, dado su enorme peso, que es de 561 kilogramos. Fue fundida en los talleres de Bautista Rosel Soler, de Azaneta (Valencia). Por delegación expresa del obispo, fue el párroco Manuel Guerrero el primero en tañer la enorme campana

              La Iglesia se encuentra en uno de los cerros más elevados de la ciudad, el de Camellos, a 72 metros sobre el nivel del mar. No hay otro templo en un lugar más alto  en Melilla. Desde las alturas de su campanario, se observan unas de las mejores vistas de la ciudad. Justo enfrente se encuentra el cerro de Reina Regente, de equivalente altura. Allí hay otro templo, una mezquita en este caso, pero en una cota un poco más baja, lo que unido a la mayor altura del campanario, convierte a la iglesia de Santa María Micaela en el lugar más elevado desde el que se invoca a Dios.

                 El yunque tiene una viga metálica que sostiene la campana por las asas. El enorme badajo, que golpea sobre los labios de la campana,  está sostenido por una argolla de acero. A su lado hay una pequeña campana auxiliar. Todo el conjunto está bastante oxidado y presenta un estado deteriorado.

Sta. Mª Micaela de Melilla


 

        La iglesia de Santa Mª Micaela de Melilla

 Enrique Delgado        

                El 14 de enero de 1938 llegaron a Melilla las RR Adoratrices, Congregación fundada por Santa Mª Micaela para salvar a las mujeres que habían caído en las redes de la prostitución, informando de  este hecho  el mismo día en El Telegrama del Rif. El entonces delegado gubernativo Marqués de Valdecañas lo anunció mediante un comunicado: “Llegan las religiosas Adoratrices a Melilla a fundar su institución, a recoger a las pobres pecadoras que ninguno queremos recoger, y  amparar a las que pudieran llegar a pecar”. En la nota gubernativa se solicita la colaboración ciudadana parta dotar de enseres a las Adoratrices: “Cumplid este deber social de reciprocidad, privándoos de alguna cosa de vuestra casa, por una sola vez”.

           Las Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad se establecieron en la antigua Casa del Reloj, en Santa Mª Micaela la antigua, en donde estuvieron hasta la inauguración de esta Iglesia para pasar finalmente a lo que hoy es la casa Mercedes, en donde estuvieron sólo tres años. No les fue bien en nuestra ciudad, en 1952 sufrieron un acto sacrílego y en su destino final (el antiguo convento que hoy es la Casa Mercedes), sufrieron varios robos e incluso un incendio, por lo que se marcharon definitivamente a Tánger.

          Todo esto sirve para decir que de ellas sólo quedó el nombre de su advocación principal en el nuevo templo, pues las religiosas adoratrices nunca llegaron a habitar esta nueva iglesia, inaugurada o bendecida, como se prefiera, el 22 de enero de 1953. Eso sí, todas sus imágenes que estaban en el antiguo templo pasaron al nuevo, como la de la fundadora  Micaela Desmaisiéres López de Dicastillo, que tomó el nombre de Madre Sacramento al fundar la Orden de Las Adoratrices y que es conocida y venerada con el nombre de Santa Mª Micaela.

         Las veneradas imágenes del Rocío y del Cautivo

  Las veneradas tallas de El Cautivo y del Rocío, llegaron a Melilla en 1949, en la recuperada Semana Santa de Melilla. El Cautivo procesionó por 1ª vez el 6 de abril de 1950. La Virgen del Rocío lo haría un año mas tarde, el 22 de marzo de 1951. ambas imágenes salieron siempre desde la iglesia antigua de Sta. Mª Micaela y así lo hicieron mientras las Religiosas Adoratrices estuvieron alojadas en la antigua Casa del Reloj. En 1955, tras tener ya construido su nuevo convento se fueron a las inmediaciones de la frontera de Beni Enzar. Las imágenes fueron llevadas a la nueva iglesia del naciente Bº de La Victoria y en ese momento, 1956, acabaron su breve paso procesional en Melilla. El nuevo barrio no tenía población y las imágenes ya no se volvieron a sacar. Tras un sueño y olvido de más de 20 años, en 1978, fueron rescatadas del cuarto en donde yacían abandonadas y vueltas a poner en el centro de la devoción de los melillenses.

                 Un nuevo templo para Dios en Melilla

       Así se titulaba la crónica firmada el día 21 de enero de 1953 por Asenjo y que resulta interesante recordar porque nos describe cosas que ya no existen en el templo: “ En el fondo del altar mayor, conformado a la liturgia, en imitación de mármol con alegorías en su pié de policromadas figuras angélicas con atributos musicales en fondo dorado. Sobre el altar el camarín en donde irá instalada la titular Santa María Micaela y en las naves laterales dos proyectos  de altares..”. Mas adelante leemos: “ A la entrada de la iglesia en el lateral izquierdo, se ha construido un recinto bautismal en imitación mármol, con placas plateadas alegóricas al bautismo de Jesucristo por San Juan con el siguiente texto, docente omnes gentes baptizantes eo in nomine Patri, et filii en Espiritu Sancti y púlpito en madera tallada”. De todo esto no queda ni el más leve rastro, amen de figuras y ornatos de todo tipo.

            El 22 de enero con la presencia del obispo de Málaga y cardenal de La Iglesia Herrera Oria se bendijo el nuevo templo, asociado al barrio del Monte de La Libertad, Calvo Sotelo durante el franquismo, pues entonces no existía el bario de la Victoria. El día antes se bendijo la campana, el acto más importante en un templo católico pues representa la voz de Dios y se asocia a las vicisitudes de la vida diaria de cada creyente católico. La campana, de 561 kilos de peso es una de las más grandes de toda la diócesis de Málaga y fue fundida en los talleres valencianos de Bautista Rosel Soler.

         Sta. Mª Micaela es una iglesia única en varias cosas. Tiene la única imagen existente en la ciudad de San Pancracio ( protector de la salud y del trabajo). Es la única iglesia que no está dedicada a una virgen o a Jesucristo, sino a una santa y también  la única que tiene construido  un campanario, según las normas arquitectónicas que los conforman. Además cuenta con la campana más grande de toda la diócesis de Málaga, al menos  en su momento. Es la única iglesia en la que la cofradía tiene sede propia e independiente del conjunto eclesiástico.

La campana de Sta. María Micaela


 

                  En 1952 era la campana más grande de Málaga

  El campanario es una evolución del alminar. Hasta la llegada de los árabes a Europa, con su nuevo concepto de edificio religioso, las iglesias cristianas no tenían campanarios. Eran edificios muy sólidos  y en las espadañas se instalaban las campanas, algunas tenían torres, pero en principio no estaba destinadas a albergar campanas. El intenso intercambio  entre la cultura islámica oriental  y la occidental cristiana hizo que en las iglesias empezaran a aparecer los campanarios, cada vez más altos y esbeltos, pero netamente diferenciados del resto del edificio. Pienso que los campanarios surgen como consecuencia de los alminares musulmanes y a imitación de éstos, que constituían un cuerpo diferenciado del resto del edificio religioso.

          En Melilla, la única iglesia con un campanario netamente diferenciado del resto del edificio, es la de Santa Mª Micaela, erigida en 1952 y cuya campana, fue en aquel momento, la más grande de toda la diócesis de Málaga, a la que pertenecía y sigue perteneciendo Melilla.

         La instalación de la campana y su bendición, es probablemente el momento más importante de una iglesia, pues la campana está revestida de un carácter sagrado. Es el ruido sagrado y el bronce y su tañido diferencian claramente a unas iglesias de otras. El tañido de las campanas es un cierto ritual  de exorcismo  que ahuyenta la presencia demoníaca.

                ” Que esta campana, dice una oración, semejante a la lira de David, atraiga al Espíritu Santo por la dulzura de su armonía…………… Que el sonido de esta campana ahuyente las asechanzas del enemigo, con sus astucias engañosas……..Que ella aplaste las potencias del aire”. Jean Hani: “El simbolismo del templo cristiano”.