Peatonalización en falso


                      El gran fiasco del Barrio del Real

             En los días finales del mes de abril, solo se han completado dos tramos de los cinco que iban a suponer la transformación del bulevar central del Barrio del Real de Melilla, o calle de La Legión. El resultado está decepcionando a los pocos que confiaron en estas obras, porque la mayoría de los residentes y comerciantes del barrio nunca las vieron claras. El proyecto presentado a los ciudadanos del barrio y la realidad, no coinciden casi en nada.

               La nivelación del suelo desde un lado a otro de la calle no se ha hecho de modo integral. Se ha rellenado únicamente la calzada y se ha mantenido el viejo enlosado de la zona central. Esta mezcla desluce mucho el conjunto visual. Se ha utilizado el mismo tipo de material que en el Parque Forestal, para la aprte nueva.

                Las obras se iniciaron con mucho retrso y han llegado a estar paralizadas en al menos dos ocasiones. Se idearon desde un planteamiento electoralista y la conclusión no llegará a tiempo. Está generando mucho malestar, porque ha supuesto la eliminación de casi la mitad de los aparcamientos existentes y dificultará mucho tanto el tránsito rodado, como la actividad económica de la zona. No era el tipo de obra que necesitaba el Barrio del Real.

                Rellenar terreno no es una cosa fácil, es quizá de las labores más complicadas, porque si el firme sobre el que se asienta no está en buenas condiciones, o el material de relleno no es suficientemente denso, más pronto que tarde, acabará mostrando el defecto anterior y el propio. Este fenómeno ya ocurre en el mencionado Parque Forestal, donde los desniveles y la evolución del terreno es constante.

           Las obras han sido abiertas en los tramos transversales e inmediatamente se han empezado a producir las ondulaciones del firme. En otros luagres no ha sido necesaria la presencia del tráfico rodado, para que la acera ya aparezca inclinada. Las rampas de acceso o abandono de la zona central, para los vehículos, son de perfiles feroces.

              Son muchos los comerciantes y residentes en el paseo central, los que se preguntan qué sucederá si se reproducen las inundaciones del año 20o8, que anegaron el barrio por completo. Con un suelo a ras desde un lado a otro, el agua bajará sin obstáculo alguno que la detenga. Lo malo de estas obras, es que ni siquiera están en su ecuador. Lo peor, en cuanto a cortes de tráfico está por llegar, cuando se corte la zona central, en la intersección con la calle Aragón.

Anuncios

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s