Archivo diario: 14 mayo, 2015

Estampas de la decadencia urbana de Melilla.


                    Un banco de hierro se puede partir en cualquier ciudad, lo que no es normal que esté en ese estado un día entero, a apenas 10 metros de donde el gobierno de la ciudad lleva a cabo su labor de gestión. Salen a la calle en teatrales paseos, pero está claro que no miran ni siquiera ven, porque en el primer día de la semana recorrieron una acera ante los medios de comunicación, y tampoco vieron el bache y el hundimiento del pavimento, a escasos dos metros del paso de cebra por el que pasaron. Nos hemos movido en un radio de 200 metros desde el Ayuntamiento o Palacio de La Asamblea de Melilla. No hay espacio peor conservado y mantenido que la Plaza de España. Apenas un poco más allá, el templete de música del Parque Hernández, presente un estado de ruina y oxidación lamentable e incalificable, en un espacio urbano tan céntrico, en lo que es el escaparate urbano de cualquier ciudad, o sea, las inmediaciones de su ayuntamiento. No hay una zona de la ciudad que se salve del espanto. La plaza de las Culturas está dentro del mismo radio.

                       El gobierno de Melilla vive refugiado en los despachos municipales. No conocen problemas de tráfico o aparcamiento, porque el núcleo duro estaciona dentro de las dependencias del Palacio Municipal, en sus vehículos particulares. Solo los elegidos tienen mando a distancia para atravesar esa puerta, que solo parece o indica una salida de emergencias. Sestean e hibernan durante cuatro años, y cuando llega el mes de mayo electoral, salen a la calle para que se les vea o dejarse ver. La ciudad está abandonada a su suerte.  Los melillenses pueden acabar con esto con sus votos. Una ciudad no puede estar gestionada de una manera tan indolente, tan despreocupada,  desde hace tantos años. Siempre ha habido opciones y alternativas. Esta vez, podemos hacerlo, sin excusas.